Archivo de la etiqueta: Amanda Stevens

El reino – Amanda Stevens

El_reino Reseñado por Malosa.

Segunda parte de la saga de La reina del cementerio, cuyo primer título publicado es La restauradora. Este segundo volumen continúa con esa mezcla ganadora de fantasmas, cementerios y novela policíaca en su vertiente más clásica. Sin embargo, no obtiene un producto final ni remotamente similar en calidad con respecto a su volumen predecesor. El reino me ha parecido una historia muy inferior.

Sinopsis

Tras aceptar un trabajo en Asher Falls, Carolina del Sur, lo devastado que está este pueblo le llega al corazón a Amelia, así como el lamentable estado de los dos cementerios que allí se encuentran, uno de los cuales quedó hundido bajo las aguas. La pequeña ciudad, rodeada de lagos y montañas, tiene un aura de misterio innegable y la única manera de llegar a ella es a través de un ferry. Todo esto le viene de maravilla a Amelia quien, aunque no quiera admitirlo, está huyendo de Charleston y de lo que le sucedió con el detective del que está enamorada, Devlin, un hombre acechado por sus fantasmas. Necesita volver a centrarse en su trabajo y obedecer a pies juntillas las reglas que su padre le impuso en su día para protegerse de su don: ser capaz de percibir la presencia de los espíritus.
Sin embargo, nada más poner un pie en el pueblo, se da cuenta de que hay muchos que no la quieren allí, que no quieren que restaure el cementerio, y Amelia empieza a percibir un aura de mal a su alrededor.

Opinión personal

Largo no…eterno. Esta ha sido la principal sensación que puedo destacar tras cerrar la última página de esta novela. Casi 3/4 partes de la misma me parecieron insufribles. La escritora estira demasiado el recurso de la persecución y el acoso. Amelia, nuestra protagonista, se pasa toda la novela huyendo: de personas reales, de fantasmas, de entes inclasificables…toda la novela con el corazón en un puño, la boca seca y asustadísima. Una vez, bien. Hasta genera desasosiego. Dos veces, bueno. A los impresionables puede gustarles. Tres veces, empieza a cansar. Suena a ya visto. A partir de la cuarta vez, estás cansado de tanta persecución: te agota.

Todo lo anterior genera sensación más de hastío que de agobio, lo contrario que creo intentaba lograr la autora. A esto se le añade un cierto agotamiento de la protagonista, ya que pasa más al papel de víctima y este rol tiene mucho peligro de saturación. Amelia resulta pesada ya con tanto miedo, fantasmas y seres que la acosan. ¿Por qué no se va? No tiene sentido que siga en el pueblo. Es tan buena y tan sufrida, que dan ganas de vomitar…

No aparece en esta parte el personaje de Devlin, mucho más interesante que el de Amelia, en mi opinión. Además, perdemos las interacciones entre ambos, punto fuerte de la novela predecesora. Esto unido a la pérdida de carisma del personaje principal hace que la historia se resienta aún más.

Respecto a los nuevos secundarios que aparecen, pues bueno. Ni fu ni fa. No creo que tengan la consistencia necesaria para llenar el vacío de los dos protagonistas. En concreto, no me convenció el nuevo galán masculino, Thane. Ni acabo de entender la necesidad de su papel en la historia.
Tampoco creo que sea acertado el cambio de rumbo en esta segunda parte, virando a una novela de suspense y relaciones familiares secretas en detrimento de una novela policíaca más al uso. Me entretuvo menos y me resultó más pastelosa.

Por último, la escritora culmina su obra con un final abierto, con claro intento de enganchar al lector para que lea la tercera parte de esta historia. Para ello utiliza un artificio muy banal, que no se corresponde con el resto de la historia desarrollada en el libro y que parece pedir a gritos ¡¡Cómprame!!

En resumen, muy decepcionante en mi opinión. Toda la originalidad, buen hacer, historia interesante, suspense y entretenimiento del primer volumen no se dejan ver en esta fallida segunda parte. Aunque ya sabéis que para gustos los colores, en general este libro ha tenido muy buena acogida por el público general. Yo no comparto entusiasmo.

Por qué decidí leerlo: Porque me había encantado el primer volumen de la saga, La restauradora.

Lo mejor: Mantiene esa mezcla ganadora de fantasmas, cementerios y novela policíaca.

Lo peor: La no inclusión de Devlin. Lo larguísima que se hace esta historia con tanta persecución y acoso a la protagonista. Que este personaje me saturó un poco.

¿Volvería a leerlo?: No.

¿Lo recomendaría?: Esta segunda parte no, me ha resultado muy floja. De hecho, dudo mucho que me lea la tercera y última novela de esta saga. Recomiendo el primero y ya.

Otros libros del estilo que podrían gustarte:

-El profeta (Amanda Stevens)
El último pasajero (Manuel Loureiro)
El guardián invisible (Dolores Redondo)

Malosa

1 comentario

Archivado bajo Fantástica, Novela policíaca - thriller, Pasable, Suspense

La restauradora – Amanda Stevens

imagesCAL2R84RReseñado por Malosa.

Me encantan las historias de fantasmas, esa es la verdad. Por tanto, viendo la sinopsis de esta novela, había muchas probabilidades de que me gustara. Y así ha sido. Nos encontramos ante una historia de fantasmas muy entretenida con un puntito diferencial en cuanto a la caracterización de los personajes (una restauradora de cementerios!!) y la ambientación planteada (thriller, búsqueda del asesino en medio de este entorno paranormal). Libro muy entretenido, hay que reconocerlo.

Sinopsis

Nunca reconozcas la presencia de una fantasma. Nunca te alejes demasiado de un campo sagrado. Nunca te relaciones con aquellos que están acechados. Nunca jamás tientes al destino. Esas eran las reglas de mi padre, yo nunca las había roto. Hasta ahora“.
Su nombre es Amelia Grey, una restauradora de cementerios que ve fantasmas.

Opinión personal

Esta novela es la primera de la serie La reina del cementerio, cuyos segundo y tercer título son El reino y El profeta, respectivamente. La autora, Amanda Stevens, crece en Bradford (Arkansas), una pequeña aldea en las estribaciones rocosas de las montañas de Ozark, zona cargada de folclore. Las viejas leyendas de la región y una fascinación innata por lo extraño e inusual le ayudaron a cultivar una imaginación muy viva.
Antes de convertirse en una escritora a tiempo completo trabajó para el gobierno de Estados Unidos. También ha trabajado en el campo del petróleo y la energía. Admiradora entusiasta de la teoría de la conspiración, Amanda escribe también bajo el pseudónimo de Marilyn Medlock.

 Este primer volumen trata la historia de Amelia, una joven restauradora de cementerios que tiene un don muy inusual: es capaz de ver fantasmas cuando se abre “el velo”, desde el atardecer al amanecer. Este hecho la marca desde niña y le confiere un carácter taciturno y solitario. Debe protegerse de los fantasmas, nunca reconocer su presencia ni acercarse a los acechados, personas rodeadas de dichos fantasmas. Pero su vida se complica cuando se produce un asesinato en el cementerio que está restaurando y empieza a relacionarse con John Devlin, el detective que lleva el caso. Detective que casualmente es un acechado, pero del que empieza a enamorarse, con lo que no puede separarse de él …

La novela es capaz de mezclar de manera adecuada dos géneros que no siempre se llevan bien, como son el género paranormal y la novela policíaca de asesinatos. Amanda combina muy bien la fantasía con la realidad, creando un producto final repleto de suspense y que se lee con interés y ganas de más, a pesar de su longitud.

Aunque el crimen principal queda resuelto en este libro (menos mal!) quedan en el aire algunas cuestiones muy relacionadas con la vida personal de los protagonistas, con lo que el lector buscará irremediablemente el segundo volumen de la saga para satisfacer su curiosidad. Yo desde luego voy a hacerlo.

Los personajes son correctos e interesantes, especialmente el femenino que presenta cierta inocencia y genuinidad. Su profesión le dota de un carácter introvertido muy atractivo y sus continuas dudas acerca de las reglas que siempre han regido su vida hacen que también nos identifiquemos plenamente con ella. El masculino es algo más tópico, el detective frío y flemático, poco comunicativo y que parece esconder muchos secretos. También resultará interesante al lector pero es mucho menos original.

Su poder de enganche es también muy elevado, la novela se lee en un suspiro a pesar de su longitud, si bien hay que reconocer que en la parte intermedia pierde algo de fuelle. Destacar como negativo también la relación entre los protagonistas, confusa en un inicio (no tienes muy claro si se atraen o no) y algo distante en sus reacciones.

En resumen, historia muy interesante, atmósfera opresiva, original en su argumento, con personajes atractivos e inteligente en el planteamiento, por emplazar parte del misterio a los siguientes volúmenes. Me ha gustado mucho.

Por qué decidí leerlo: Me convenció su ambientación paranormal, la historia de fantasmas y el argumento de fondo.

Lo mejor: La atmósfera inquietante, los personajes extraños y algo perturbados, los asesinatos de fondo.

Lo peor: Quizá se haga un poco largo (en la parte intermedia especialmente) y presente algunas incoherencias en el argumento (la relación entre los protagonistas puede resultar algo fría).

¿Volvería a leerlo?: Igual sí, porque el libro apunta a una saga. Así que para leer el segundo.  

¿Lo recomendaría?: También. Si te gustan las historias de fantasmas y asesinatos, lo disfrutarás mucho.

Si quieres comprar el libro

La Restauradora (Novela (roca))

Otros libros del estilo que podrían gustarte:

El guardián invisible (Dolores Redondo)
El último pasajero (Manel Loureiro)
– El reino (Amanda Stevens)

Malosa

8 comentarios

Archivado bajo Fantástica, Muy bueno, Novela Negra, Novela policíaca - thriller, Suspense