Archivo de la etiqueta: El señor de las moscas

El señor de las moscas – William Golding

elsenordelasmoscasReseñado por Malosa

William Golding fue un escritor y poeta inglés, nacido a principios del S.XX y considerado como uno de los grandes autores en lengua inglesa de este siglo. Estudió en Oxford literatura inglesa y pronto inició su andadura literaria con poemas. Participó en la Segunda Guerra Mundial en la marina británica y tras la finalización del conflicto publicó su primera y más conocida novela, El señor de las moscas (1954). A partir de aquí desarrollará distintas teorías políticas, sociales y literarias en torno a su publicación y también escribirá otros relatos. Logró el Premio Nobel de literatura en 1983 por su ópera prima, que alcanzó fama mundial y pasó a ser un libro de lectura imprescindible en colegios e institutos.

Era imperdonable no haber leído este libro hasta ahora, lo sé. Y la verdad es que me ha gustado mucho, aunque tenga sus cosas negativas que en seguida os comento. Pero en general es una metáfora muy realista de la maldad de la naturaleza humana y el miedo a lo desconocido.

Sinopsis

Una treintena de muchachos son los únicos supervivientes de un naufragio en el que perecen todos los adultos. Enseguida se plantea cómo sobrevivir en tales condiciones, y no tardan en crearse dos grupos con sus respectivos líderes. Ralph se convierte en el cabecilla de quienes están dispuestos a construir refugios y a recolectar, mientras que Jack se convierte en el jefe de los cazadores, animados por un espíritu más aventurero. Las tensiones entre ambos bandos desembocan en un enfrentamiento que se resuelve en un baño de sangre. El señor de las moscas es un nombre para el mal en la cultura judía, y este es uno de los temas principales de la novela, junto con la contraposición entre civilización y barbarie y la validez de la disciplina, entre otros muchos.

Opinión personal

Muchas son las virtudes que tiene esta novela, sobre todo relacionadas con la caracterización de los personajes y las alegorías de temas inherentes a la naturaleza humana, siempre desde una visión claramente pesimista. Muy posiblemente la participación del escritor en la Segunda Guerra Mundial influyera en esta concepción cruel y violenta del género humano, que Golding plasma en sus obras. Y que también se da en esta novela.

Lo primero que voy a deciros es que yo no considero que este libro sea recomendable para niños, por mucho que estos sean sus protagonistas principales. No lo veo una lectura de colegio, porque los temas que trata son muy adultos, además de que la novela destila crueldad y violencia a raudales. Realmente yo no veo la necesidad de iniciar a infantes en estos aspectos a muy temprana edad. Como mucho lo recomendaría a adolescentes, pero más cercanos a la universidad que al instituto. Es mi opinión.

Respecto a los aspectos negativos que le veo a la novela, destacar principalmente el inicio y la falta de ritmo en el nudo de la historia. Creo que el libro empieza de una forma muy abrupta, poniendo a los personajes en el foco de la acción sin apenas una descripción mínima de los mismos y de cómo eran antes de. Esto hace que al principio no empatices demasiado con ellos y puedas liar unos con otros. Lo anterior se podría disculpar, pero a partir de aquí la historia se desarrolla de manera insoportablemente lenta y además muy repetitiva. Los problemas de liderazgo entre los dos antagonistas (Ralph y Jack), así como los conflictos continuos por mantener encendida la hoguera y la caza se repiten incansablemente. A esto le unimos una descriptiva profusa de la isla y llegamos a la mitad de la novela sin que realmente nos haya entusiasmado. Pero entonces el libro despega. ¡Y de qué manera!

Todo lo magnífico de la novela viene a partir de esta segunda mitad, cuando la acción se dispara y el autor retrata todos los aspectos antropológicos, políticos y sociales que nos quiere contar a partir de sus personajes. Cada uno de ellos encarna un rol social dentro de la comunidad, o un aspecto de la civilización humana que el autor quiere destacar o denunciar. Os cuento de forma resumida:

  • Ralph: Es el protagonista y representa la democracia. Será el líder elegido por aclamación popular y toda la novela intentará tomar las decisiones de la manera más racional y participativa posible. Destacar que al principio del libro no parece estar tan centrado y prefiere burlarse de su amigo Piggy. De algún modo podría representar la corrupción que puede provocar el controlar el poder.
  • Jack: Su antagonista principal, el que discute el liderazgo a Ralph pero siempre por la fuerza. Representa la dictadura, el autoritarismo y las fatales consecuencias que tienen este tipo de regímenes políticos en la sociedad.
  • Piggy: La mano derecha de Ralph y el pensador. Representa la racionalidad, ya que las decisiones de Ralph están siempre direccionadas por los consejos de Piggy. Por otro lado es el patito feo del grupo, gordo y miope, será el objetivo de todas las burlas. Representaría también la denuncia del bullying o maltrato infantil.
  • Roger: La mano derecha de Jack, quien ejecuta en primera persona las decisiones crueles de su jefe. Representaría la violencia y el sadismo, ya que Roger parece disfrutar de ejercer esta violencia sobre los demás.
  • Simon: Este personaje es el más filosófico de todos, será el que se mantenga al margen y descubra la verdad sobre el señor de las moscas, sufriendo las consecuencias de ello. En algunas críticas he visto que se le relaciona con Jesucristo. Quizá esta metáfora sea hilar demasiado fino, pero desde luego la representación teológica de la historia, de algún modo, la ostenta este personaje.
  • Los peques: Apenas tienen protagonismo y los conoceremos en genérico. Pero son los desprotegidos, a los que nadie presta atención y sufren las consecuencias de las decisiones tomadas. De algún modo representan al pueblo, como víctimas del desastre que se producirá en la isla por las luchas de poder desencadenadas.

Hablar también sobre el título, El señor de las moscas, que me parece fantástico por todo lo que representa, principalmente por ser una metáfora del miedo a lo desconocido.

Por último destacar el desenlace, esperado de algún modo, real como la vida misma pero tremendamente triste y pesimista. Algunos críticos destacan que esta novela podría considerarse también como la pérdida de la ingenuidad infantil, el paso a la edad adulta de manera inexorable. Yo no lo comparto tanto, creo que más bien recrea la pérdida de la humanidad, sea cual sea la edad. Esa resistencia a crecer y abandonar la inocencia de la niñez me parece que la plasma mucho mejor el americano J.D. Salinger con su obra maestra. Pero de nuevo es sólo mi opinión.

Libro que sí creo merece el Nobel. Hay que leerlo al menos una vez en la vida.

Por qué decidí leerlo: Este año me he propuesto leer clásicos. Y este libro ha sido mi segunda elección.

Lo mejor: Los mensajes. Es uno de los libros que he leído en el que mejor se representa la maldad de la naturaleza humana. Las múltiples metáforas recreadas a partir de sus personajes. Su desenlace conmovedor y terrible.

Lo peor: La primera mitad. El inicio es demasiado rápido y el nudo repetitivo. Hasta que la novela despega es muy difícil captar el interés del lector.

¿Volvería a leerlo?: Sin duda, merece además la pena la relectura para empaparte bien de todo lo que el autor quiere transmitir.

¿Lo recomendaría?: Sí, coincido con la crítica generalizada, es una novela muy buena. Pero lo dicho, yo no la recomiendo a niños, máximo adolescentes. Me parece un libro muy adulto.

Otros libros del estilo que podrían gustarte:

Malosa

Anuncios

1 comentario

Archivado bajo Aventuras, Drama, Juvenil, Muy bueno