Archivo de la etiqueta: Corrupción

Película – La gran estafa americana

American Hustle Poster

Reseñado por 0017

Ficha técnica

American Hustle

Año: 2013

Director: David O. Russell (El lado bueno de las cosas, The Fighter, Tres Reyes)

Guión: David O. Russell, Eric Warren Singer

Música: Danny Elfman

Fotografía: Linus Sandgren

Reparto

  • Christian Bale
  • Bradley Cooper
  • Amy Adams
  • Jennifer Lawrence
  • Jeremy Renner
  • Robert De Niro

Ahora mismo hay en la cartelera dos películas que se están llevando el gato al agua en la taquilla, tanto por crítica como por público. Las dos son comedias; las dos hablan de estafas y fraudes; las dos están ambientadas en Nueva York en décadas pasadas (los 70 y los 90); las dos nos presentan una clase de personajes un poco gañanes que se mueven entre el honor y la cicatería, la infidelidad y la ética. Las dos están regadas de nominaciones a las mejores categorías para los Óscar de 2014, incluyendo mejor película, mejor director, mejores actores, mejor guión. Una es El lobo de Wall Street, de la que ya di cuenta hace unas semanas, con cinco nominaciones y una de las mejores interpretaciones de DiCaprio que haya visto nunca. La otra es la presente La gran estafa americana, de David O. Rusell, quien busca repetir el éxito que nadie se esperaba el año pasado cuando irrumpió con les mejores nominaciones en la anterior edición de los Óscar con El lado bueno de las cosas, que hizo llevarse la estatuilla a Jennifer Lawrence. La verdad es que aunque similares en  el planteamiento, a la cinta de David O. Russell destaca por tener una moraleja distinta y un mayor respeto a sus personajes principales. El protagonista interpretado por un soberbio e irreconocible Christian Bale, tiene unos principios y una ética de los que carece completamente el personaje que hace Leonardo DiCaprio; al contrario que los agentes del FBI que intentan dar caza a estos timadores, donde aquí vemos a un cargante Bradley Cooper víctima de su falta de integridad (al contrario que el bueno del personaje de Kyle Chandler que intentaba dar caza al lobo de Wall Street).

Nueva York, finales de los 70. Irving Rosenfeld es un timador de poca monta que tiene unos cuantos negocios repartidos por la ciudad. Un día conoce a la buscavidas Sydney Prosser y se enamora de ella. Sydney es muy lista y tiene un talento innato para las estafas, con lo que encaja a la perfección con los trabajos que realiza Irving y se convierte en su socia y cómplice. El único (y mayor problema) es que Irving está casado con la insoportable Rosalyn, con la que la vida a su lado es sumamente desagradable. Rosalyn tiene un hijo al que Irving ha adoptado como suyo, y al que le trata como si fuera su padre de verdad. Por esta razón y por el hecho de que Rosalyn es incapaz de enfrentarse a los problemas, a Irving le resulta imposible romper con su mujer e irse a vivir con Sydney. Un día, el agente del FBI Richi DiMaso descubre los negocios ilegales de nuestros protagonistas, y a cambio de no arrestarlos, les pide colaboración con el gobierno para atrapar a delincuentes especializados en fraudes y estafas financieras. Dentro de este objetivo aparece Carmine Polito, el nuevo alcalde de Nueva Jersey, a priori un tipo íntegro y familiar, y a DiMaso le brillarán los ojos de ambición ante la posible detención de un pez gordo de la política. La trama se irá complicando cuando nuevos elementos de la política y el crimen organizado aparezcan en el plan. Toda esta situación hará tensar no solo la integridad de los protagonistas sino también la relación de Irving y Sydney, y la pondrá a prueba.

Lo primero que llama la atención de esta película es la metamorfosis setentera a la que han sido sometidos los protagonistas, con un diseño de vestuario que merece la nominación al Óscar, o una lograda ambientación en los decorados y las escenas urbanas. Christian Bale no sólo ha hecho uno de sus sorprendentes cambios físicos engordando varios kilos de más, sino que la escena inicial con su falso y ridículo peluquín mientras se peina a lo cortinilla es toda una declaración de intenciones del personaje, al igual que los falsos rizos de Bradley Cooper o el imposible tupé mega lacado de Jeremy Renner. Son una metáfora de que los personajes no son como realmente son, sino que todos tienen una fachada tras la que se ocultan sus verdaderas personalidades. El timador profesional de poca monta realmente tiene un corazón de oro y su problema es que está atrapado en un matrimonio sin salida. El agente del FBI en realidad busca reconocimiento profesional y que le tomen en consideración, a pesar de que se autoengaña continuamente diciendo que quiere acabar con la corrupción del sistema. El político de clase baja que acepta sobornos porque realmente está preocupado por su electorado. La verdad es que todos los actores hacen un gran trabajo y están irreconocibles en sus papeles. De Bale ya nos lo esperábamos, de Cooper o de Renner también. Amy Adams está deliciosa con maquillaje o sin él, a pesar de sus generosos escotes que distraen la atención continuamente. Y Jennifer Lawrence (también con escotes) resulta fabulosamente repugnante e irritante como esposa con pocas -poquísimas- luces que está harta de que su marido no la tenga en consideración (a pesar de que es ella misma es la causa de dicha situación). Hasta Robert De Niro nos obsequia con el mismo papel de mafioso con el que se ha especializado en su trayectoria, en una episódica aparición.

A pesar de todos los claroscuros iniciales de los personajes, O. Russell ha sido claro en  la definición y, sobre todo, en la resolución argumental de los mismos. El final presenta una moraleja clara y otorga absolución a los buenos, y condenación a los malos. Por ello, aunque forzado en algunos aspectos, me gusta que se premie al que es en esencia bueno porque le da una adecuada lectura moral a la cinta; al contrario que en El lobo de Wall Street, donde DiCaprio no hace más que drogarse y pasar de su familia para, al final, traicionar a sus compinches y obtener gracias a ello una rebaja en su condena. Aquí, por el contrario, vemos a un personaje engañar, esnifar cocaína y engañar a su prometida; mientras que a otro le vemos en una escena clave tomar algún tipo de sustancia que más tarde descubriremos que es por una dolencia cardiaca. Ni que decir tiene que cada uno de dichos personajes tendrá un final distinto en función de sus actos y sus motivaciones. El director aquí es muy hábil en mostrarnos distintas caras de los mismos pecados. No son iguales todas las infidelidades que aparecen en la película, ni la relación de los protagonistas con sus respectivas familias, ni la manera en que quebrantan la ley unos y otros. Unos y otros tendrán una catadura moral distinta, en función de sus motivaciones éticas.

Como aspectos negativos, tenemos que la cinta intenta ser una reedición de El Golpe, la obra maestra del cine de timos y estafas, pero se queda a medio camino. Al argumento le falta empaque y cautivación, puesto que engancha en el principio pero a mitad de cinta pierde fuelle e interés, para recuperarlo en el segmento final. Pero la verdad sea dicha, se trata más bien de una película de personajes, donde no es tan importante el argumento sino los conflictos que surgen al abrigo del mismo. Es por esto por lo que, si bien La gran estafa americana no es una película redonda, sí que es una buena opción y por lo tanto recomendable dada la cartelera actual.

Calificación: Buena

Lo Mejor: Todos los actores y las distintas lecturas a nivel ético y moral que le dan todos a la cinta. La ambientación y el vestuario, algo exagerados pero tal y como corresponde a la década.

Lo Peor: Pierde ritmo e interés a medida que avanza el metraje.

La vería de nuevo: Puede

La Recomiendo: Sí.

Películas similares: El Golpe, Casino, El lobo de Wall Street,

Ficha en IMDB: http://www.imdb.com/title/tt1800241/combined

Tráiler en You Tube (español):

1 comentario

Archivado bajo Bueno, Película - Comedia, Película - Drama, Película - Historia, Pelicula, Puntuado

Película – La trama (Broken City)

la-trama-broken-city-cartel1

Reseñado por 0017
Ficha técnica
Año: 2013
Director: Allen Hughes (El Libro de Eli)
Guión: Brian Tucker
Música: Atticus Ross, Leopold Ross, Claudia Sarne
Reparto

  •   Mark Wahlberg
  •   Russell Crowe
  •   Catherine Z. Jones
  •   Jeffrey Wright
  •   Kyle Chandler

La reseña de esta semana va a versar sobre un ejemplo de propuesta fílmica fallida, a pesar de contar con buenos ingredientes de partida. Se trata de La Trama, película que, gracias a la lucidez del traductor español, comparte título con la última cinta que rodó Hitchcock (de ahí que se señale entre paréntesis el título original, como si fuera necesario diferenciarlas), pero que no es más que un despropósito narrativo que desaprovecha un buen punto de partida argumental y un reparto artístico más que notable, de lo mejor del cine actual, mostrando la dificultad de la profesión de realizador cinematográfico, en la que no cualquiera vale para hacer una buena obra contando con un buen material.

Mark Walhberg ha sido el impulsor de esta cinta, reservándose labores de producción, y tanteando a Michael Fassbender como protagonista para un papel que finalmente ha acabado interpretando el primero, demostrando el buen olfato artístico del segundo al rechazarlo.

El argumento va de lo siguiente: un policía es arrestado y juzgado por la muerte de un pandillero en la ciudad de Nueva York. Desde el inicio vemos al alcalde de la ciudad simpatizar con él, quien lo ve como un héroe. Al contrario que el jefe de policía, que le considera poco adecuado para defender la ley. Resulta absuelto del crimen que se le imputa, pero a cambio debe dejar el cuerpo. Unos años después, vemos al protagonista en el negocio que tuvo que montar tras dejar su trabajo, una agencia de detectives en horas bajas. Su salvación puede ser una llamada del alcalde, que se enfrenta a su reelección y le ofrece un sustancioso y bien remunerado trabajo para salir del bache. Tendrá que vigilar a la mujer del alcalde, que le está siendo infiel, y aportar datos sobre su engaño que le servirán para relanzar su carrera electoral. La trama se irá complicando con giros de guión sorprendentes en los que se mezclarán asesinatos, corrupción urbanística en la ciudad de Nueva York, ambiciones desmedidas y lealtades rotas.

La verdad es que en un principio este argumento podría resultar ameno y llevadero. La película así lo es desde un punto de vista inicial. Sin embargo, este buen punto de partida se acaba malogrando por un desarrollo de guión pésimo y de escasa maestría. Es un género que ya hemos visto innumerables ocasiones, el cine negro de larga tradición en Hollywood (del cual la última representación algo más afortunada fue la ya reseñada en el blog Jack Reacher). Es decir, historia de detectives privados ex-policías, con mujer fatal y asesinato erróneamente incriminatorio. Entre medias, la relación del protagonista con su novia aspirante a actriz y su drama familiar, un pasado alcohólico, corrupción urbanística en la carrera electoral, velados escándalos homosexuales, oscuros intereses y la ciudad de Nueva York pocas veces vista de manera tan insulsa.

Todos estos ingredientes, bien mezclados con un reparto tan potente como el que se presenta, podría haber dado lugar a una buena película de intriga sin muchas aspiraciones. Russell Crowe hace lo que puede y su presencia es reconfortante cada vez que aparece en pantalla, haciéndonos olvidar que una vez fue gladiador o comandante de una embarcación, para aparentar en cada fotograma que se ha dedicado a la política desde siempre. Catherine Z. Jones, como femme fatale es bastante solvente y nos hace desear más minutos suyos en pantalla, contrapeso perfecto del resto del reparto femenino (la joven secretaria de la agencia de detectives). Incluso el propio Mark Wahlberg está en su papel habitual de tipo duro sin sobresalir mucho ni hacer demasiados aspavientos.

A pesar de todos estos esfuerzos interpretativos, el resultado final no puede ser más decepcionante. El fallo subyacente de la cinta es el guión, con una trama que prometía algo más desde el título. El argumento presentado está torpemente desarrollado, con un guión incoherente que desperdicia el mencionado reparto. Ante nosotros se van desarrollando conflictos que no tienen mucho sentido ni encajan del todo las piezas del puzzle. Los personajes interactúan entre ellos sin respetar la lógica interna planteada desde un principio en la película. Por ejemplo, la relación más que tensa entre el jefe de policía y su ex-empleado, quienes desde el principio vemos que no se tienen simpatías mutuas, a mitad de metraje da un giro completo, siendo el protagonista invitando a contemplar e interactuar en la escena de un crimen, estableciéndose una relación de confianza mutua que no tiene mucho sentido. O la relación idílica que lleva con su novia a lo largo de los años, para terminar en una atónita discusión en una fiesta ante las sospechas de infidelidad.

Podría contar más ejemplos si me acordara de más incoherencias de guión, pero la verdad es que tras salir del cine la sensación que deja es la de haber visto una historia bastante vacua torpemente desarrollada, reflejo de una película sin personalidad propia ni alma, ni escenas, situaciones o personajes a recordar en ulteriores momentos. Intenta tratar temas tales como las luchas de poder en las altas esferas gubernamentales, la hipocresía de la clase política al enfrentarse a las corruptelas de diversa clase, pero acaba en una escena final que lo único que hace es soltarnos una lección moral tremendamente sonrojante y pueril. Sólo se salva el rato que uno pasa en el cine distraído intentando atar cabos sueltos y darle coherencia al guión.

Calificación: Pasable, mala
Lo Mejor: Russell Crowe y su solvencia interpretativa, junto al resto del reparto. Alguna escena suelta, como el momento de embriaguez del protagonista.
Lo Peor: Que hace aguas por todos los sitios.
La vería de nuevo: No
La Recomiendo: No, la verdad es que es una película del montón, hay mejores opciones en las que gastar el tiempo y el dinero.
Películas similares: Jack Reacher, Chinatown

Ficha en IMDB: http://www.imdb.com/title/tt1235522/
Tráiler en You Tube (español):

1 comentario

Archivado bajo Malo, Pasable, Película - Acción, Película - Thriller