Archivo de la etiqueta: Lars Kepler

El hipnotista – Lars Kepler

El_Hipnotista

Reseñado por Malosa.

Antes de nada, comentar que todo lo malo que se puede decir de la película es poco. ¡¡Qué mala es!! Y que afortunadamente, el libro no se parece en nada a su fallida adaptación cinematográfica. No vamos a decir que la propuesta de Lars kepler sea la obra maestra del thriller nórdico, pero desde luego no está nada mal. Y algo muy importante: es entretenida a rabiar.
De acuerdo en todo lo que ha dicho 0017 sobre la película y os dejo el enlace a su reseña:

El Hipnotista – Película

Sinopsis

Estocolmo. Una familia es asesinada. El único superviviente de la masacre es Josef, el hijo de la familia que tiene sólo 15 años. También sobrevive Evelyn, su hermana mayor, que se ha salvado porque vive en una casa en el campo. Erik Maria Bark es médico e hipnotizador. La noche del asesinato el comisario Joona Linna, encargado de la investigación, le llama para que someta a Josef a una sesión de hipnotismo en el hospital de Estocolmo, donde está ingresado. Unos días más tarde el hijo de Erik Maria Bark, Benjamin, es secuestrado en su propia cama. Erik emprenderá la búsqueda de su hijo junto a Linna, Simone, su mujer y su suegro Kennet Sträng… Juntos intentarán resolver estos dos misterios.

Opinión personal

No quiero hacer más sangre de la película, sólo decir que aparte de mala, sosa y aburrida, no es nada fiel al libro ni es capaz de sacarle todo el jugo a una novela muy amena y bastante rebuscada. Porque estas dos últimas características me parecen lo más destacable del libro y lo que hizo que me gustara.

Como ya sabéis la mayoría, Lars Kepler no es una única persona, sino el pseudónimo que utilizan el matrimonio Alexander Ahndoril y Alexandra Coelho Ahndoril para publicar conjuntamente su saga de novelas policíacas, siendo El hipnotista la primera de ellas.

La principal baza de la novela es que cumple y con nota lo que promete cuando coges en tus manos un libro de estas característica: Mucho entretenimiento, suspense, crimes espeluznantes y juego de pistas para descubrir al asesino antes de que los autores nos lo desvelen. Esto que parece obvio, ni lo cumplen todos los escritores del género ni lo hacen todos bien. Así que en este aspecto, más valorable aún por la época estival en la que nos encontramos, no tengo queja ninguna.

También es una novela compleja, en todos los sentidos de la palabra. Por un lado requiere de cierta atención en el lector: la historia es exigente y los autores van tejiendo gran cantidad de hilos y estableciendo múltiples relaciones entre sus personajes que al final unirán (en su mayoría). Esto hace que el lector no pueda desviar la atención, a riesgo de perderse.
Por otro lado es una historia compleja en cuanto a los personajes y sus reacciones: es un libro muy crudo, impactante en su descriptiva y en todo lo que viven sus protagonistas. No tiene más sangre y vísceras que otros libros de nórdica que he leído, pero desde luego la crueldad que demuestran los intervinientes y lo escalofriante de sus motivaciones superan con creces a los restantes. La atmósfera de esta novela es fría en todos sus ámbitos y generará escalofríos al lector. La sociedad sueca no sale muy bien parada tampoco en esta historia, presenta muchos personajes claramente enfermos.
En cualquier caso, la complejidad me parece algo positivo. Y que un libro te genere reacciones, sean las que sean, es bueno también.

Aparte de lo positivo, hay ciertas cosas que no entiendo de esta novela. Los autores incluyen determinados aspectos, no sé si con el objetivo de diferenciarse del resto de escritores, que o no pegan ni con cola o que obtienen escaso éxito. Por ejemplo, incluir un capítulo con un título que ocupa una página (cuanto todos los demás son fechas y horas). O un flasback hacia la mitad del libro que ocupa un capítulo entero y más de 120 páginas!! Teniendo en cuenta además que el resto de capítulos son más bien cortos. ¿Y esto por qué? Entiendo que esta parte de la historia es necesaria y me resultó muy interesante, pero hubiera sido mucho más acertado dividirla e intercarlarla entre varios capítulos. Esta estructura entorpece el ritmo de la novela y hace que prácticamente desconectes de la historia principal y los personajes actuales.

Por último, decir también que los autores introducen tantos acontecimientos y subtramas que acabas el libro y tienes la sensación de que hay cosas que no has entendido. En mi opinión los autores se dejan unos cuantos cabos sueltos que, si bien un lector medio podrá suponer en qué acaban o la historia que podría haber detrás, desde luego no rematan con solvencia.

En resumen, si te gusta el género y no buscas la novela negra de tu vida, la propuesta de Kepler es más que correcta.

Por qué decidí leerlo: Llevaba ya tiempo con este libro en mente, pero no fue hasta el estreno de su adaptación cinematográfica cuando por fin me puse a ello.

Lo mejor: La crudeza que desprende en todo: clima, personajes, situaciones, sociedad. Lo entretenidísimo que es.

Lo peor: Los aspectos “originales” que incluyen los autores. Los cabos sueltos que inevitablemente quedan.

¿Volvería a leerlo?: Sí, es muy probable. Es un libro al que le viene bien una segunda vuelta para enterarte bien de todas las conexiones y subtramas planteadas.

¿Lo recomendaría?: Sí, sobre todo si buscas pasar un buen rato y leer algo escalofriante.

Link al libro en Amazon.es

El hipnotista (Navidad 2011)

Otros libros del estilo que podrían gustarte:

Cinco (Ursula Poznanski)
Sorry (Zoran Drvenkar)
Quien mate al dragón (Leif W.Persson)

Malosa

10 comentarios

Archivado bajo Bueno, Novela Negra, Novela policíaca - thriller

Película – El Hipnotista

El_hipnotista-389457288-large

Reseñado por 0017

Ficha técnica

Hypnotisören

Año: 2012

Director: Lasse Hallström ¿A quién ama Gilbert Grape?, Las normas de la casa de la sidra, Chocolat, La pesca del salmón en Yemen)

Guión: Paolo Vacirca

Basado en el libro de Lars Kepler (link al libro en Amazon)

Música: Oscar Fogelström

Fotografía: Mattias Montero

Reparto

  • Tobias Zilliacus
  • Mikael Persbrandt
  • Lena Olin
  • Helena af Sandeberg
  • Oscar Pettersson

El Hipnotista es la primera incursión en el thriller de Lasse Hallström, director de Chocolat y Las Normas de la Casa de la Sidra. Un género que a priori, no tiene mucho que ver con el resto de su filmografía y, visto el resultado, una mala decisión que esperemos no se vuelva a repetir. Malosa se había leído el libro y le pareció interesante, por lo que me convenció para ver esta cinta; pero dado el aburrido resultado que ha perpetrado el director sueco, todavía me está pidiendo perdón por haberme arrastrado al cine (Malosa, no Hallström).

No voy a dar muchos detalles sobre el libro, de ello ya se ocupará Malosa, pero decir que está escrito por Lars Kepler, seudónimo de un matrimonio sueco que se han subido al carro del éxito de la narrativa policíaca escandinava iniciado con el éxito de la trilogía Milenium. En un derroche de optimismo han planeado una serie de ocho novelas policíacas, siendo El Hipnotista la segunda de ellas. La comparación con la obra de Larsson no es gratuita, y dado que en breve reseñaré la excepcional adaptación de Fincher, lo primero he de señalar que comparte muchos de sus elementos de partida, a saber: crímenes sórdidos y desagradables, un reflejo de una sociedad nórdica no tan idílica como cabría suponer, y con un frío ambiental que ayuda a crear un clima desasosegante y perturbador. Sin embargo, no sé a nivel literario, pero lo que es fílmicamente hablando, El Hipnotista me dejó tan gélido como los escenarios en los que se desarrolla.

Un investigador perteneciente a la brigada policía judicial llamado Linna intenta resolver los salvajes crímenes de una familia entera asesinados a cuchilladas. Tan sólo ha sobrevivido el hijo de la familia, aunque herido de gravedad, y la hija mayor, en paradero desconocido. El caso corre el riesgo de llegar a un punto muerto y quedarse estancado, por lo que Linna toma medidas fuera de lo común: le pide a Bark, un médico del hospital, que realice una sesión de hipnosis con el muchacho inconsciente y malherido. La idea es que bajo los efectos de la hipnosis y de manera inconsciente el chico aporte toda la información acerca del suceso y de su hermana desaparecida. Sin embargo, todo se torcerá debido a posibles efectos adversos sobre la salud del chico, que hacen recomendable no seguir con la terapia. Mientras, Bark se enfrenta a problemas en su vida familiar. No está pasando por los mejores momentos con su insegura esposa, su hijo está en una fase adolescente y pasota, y él se ha convertido en un adicto a los somníferos sin los cuales es incapaz de dormir por las noches. Pero todo esto pasará a un segundo plano cuando el caso al que ayuda a Linna a resolver repercuta en su vida y pase a tener un protagonismo activo, poniendo a su familia en peligro. En ese momento deberá dar lo mejor de sí mismo y aunar esfuerzos con el investigador para abandonar sus temores y antiguos traumas profesionales, todo ello orientado a resolver el misterio.

La verdad es que así explicado da la impresión de que el argumento es llamativo y que reúne lo mejor del cine negro y policíaco, pero lo cierto es que me he esforzado por aparentar que la trama resulte atractiva sobre el papel después de dos horas de absoluto aburrimiento en la sala. Con un arranque prometedor, es normal que pensemos que los primeros minutos de película estén destinados a colocar las piezas del rompecabezas que luego nos afanaremos en recomponer de manera animosa y entretenida. Pero conforme va pasando el metraje, nos encontramos con un torpe desarrollo de los acontecimientos que no interesa a nadie, mezclado con un tratamiento de los personajes aburrido e irritante. Los devenires del matrimonio Bark están tan mal expuestos que hace que acabemos odiando a la cargante esposa y su cambios de humor (interpretada por Lena Olin, mujer del realizador, se supone que se preparó el papel intentando buscar testimonios de familias que se han enfrentado a traumas similares a los expuestos en el argumento). Si en Milenium el personaje de Blomkvist era capaz de tener relaciones liberales con las mujeres con las que se relacionaba, aquí el personaje de Simone Bark resulta tan celosa y desconfiada por una infidelidad pasada de su marido que hace que no tenga sentido ninguno de sus actos. La actuación de Mikael Persbrandt como Bark tampoco es que haga mejorar mucho la situación, pareciendo que tenga horchata en las venas debido a su ya mencionada adicción a los somníferos y dando una impronta permanentemente somnolienta a su personaje. Unos diálogos lentos y repetitivos hasta la extenuación a base de monosílabos hace la trama más pesada si cabe en la cinta en general y en estas escenas en particular.

Pocas cosas me hicieron tener buen sabor de boca al salir del cine. La interpretación de Tobias Zilliacus como investigador deja indiferente, lo cual no ayuda mucho a compensar las irritantes escenas del resto de personajes. Si se pretendía hacer una reflexión sobre la tipología de la familia escandinava poniendo al personaje de Zilliacus como modelo de soltero de mediana edad imposible de desconectar de su trabajo (en contraposición a su compañera de trabajo, siempre con el niño a cuestas), ésta no ha sido muy afortunada. Hasta el final de la cinta, con algo de acción que hasta el momento se nos había negado, está resuelta de manera ilógica y estúpida.

Resulta incomprensible el producto que ha desarrollado Hallström, más habituado a un cine poético y metáforico. El cuento de hadas que fue Chocolat, que desarrollaba una luminosa historia sobre la libertad a contracorriente del poder establecido (al igual que Las Normas de la Casa de la Sidra), choca frontalmente con esta cinta oscura y enferma que, parece que se ha atiborrado a somníferos como el personaje del título (poco comprensible también, dado que “hipnotista” no existe en español según la RAE, suponemos que ha sido una traducción literal del título original “Hypnotisören”, pero lo correcto hubiera sido decir “hipnotizador”). Todo esto nos hace pensar sobre las pobres cualidades del director sueco como realizador de thillers, presentándonos una aburrida y lenta adaptación con un guión desafortunado que malgasta un buen material de partida (si en el libro ocurren cosas desde las primeras páginas, ¿por qué aquí se empeñan en demorarlas hasta pasado medio metraje?). Esperemos que no haya más adaptaciones de estos escritores, y que el realizador sueco vuelva al tipo de cine reflexivo y pausado que mejor se le da hacer.

Calificación: Mala

Lo Mejor: Me quedo con muy poco de esta película, como mucho la escena final con un autobús en la nieve pero poco más.

Lo Peor: Las interpretaciones (el tratamiento de los personajes, su psicología y motivaciones son pésimos), y el ritmo lento y soporífero de la trama.

La vería de nuevo: No.

La Recomiendo: No.

Películas similares: Millennium (tanto las versiones suecas como la de Fincher), El alquimista impaciente.

Ficha en IMDB: http://www.imdb.com/title/tt1556243/

Link a la reseña del libro:

El hipnotista – Lars Kepler

Tráiler en You Tube (español):

4 comentarios

Archivado bajo Malo, Película - Drama, Película - Thriller, Pelicula, Puntuado