Película – Regresión


Resgresion poster

Reseñado por 0017

Ficha técnica

Título original: Regression

Año: 2015

Director: Alejandro Amenábar (Tesis, Abre los ojos, Los otros, Mar Adentro, Ágora)

Guión: Alejandro Amenábar

Música: Roque Baños

Fotografía: Daniel Aranyó

Reparto

  • Ethan Hawke
  • Emma Watson
  • David Thewlis
  • Devon Bostick

El esperado retorno de uno de los mejores directores del cine patrio se ha hecho esperar. El realizador de origen chileno, que ya hace veinte años desde que deslumbró y asombró a todos en el panorama cinematográfico español con su debut en el largometraje (una estupenda “Tesis” que ha sentado las bases de lo que debería ser este cine), ha tardado unos cinco años en volver a las pantallas desde que nos contó la historia de “Ágora”. Desgraciadamente, parece que este descanso entre proyectos no ha servido para asentar una historia brillante como sus otras cinco restantes, pinchando en esta ocasión con un bajón de calidad en una cinta cuyos mayores defectos son básicamente responsabilidad del realizador, con lo que nos queda resignarnos mientras esperamos que en próximos trabajos haya más aciertos.

Es algo normal que no se puede reprochar, Amenábar siempre ha sido un realizador de diez que nunca ha querido acomodarse a base de renovar los clichés del cine de género. Con “Tesis” dio una lección magistral de intriga, puesta en escena y desarrollo de la trama. Con “Abre los ojos” mezcló el mundo onírico con el de las obsesiones en otro thriller que tocaba la ciencia ficción, mientras que “Los otros” vislumbró un aumento en el presupuesto y la proyección internacional del reparto en una película de terror psicológico decimonónico. El cambio de género fue radical con “Mar adentro”, y “Ágora” era una crónica histórica de uno de los períodos menos conocidos de la humanidad. Poco había que reprochar a un director que siempre ha buscado el riesgo y salirse de lo fácil, si bien es su etapa española en la que más acertado estuvo, básicamente por mostrarnos que hacer cine de género en España no es tan difícil como nos quieren hacer mostrar.  Escenarios españoles, con actores españoles, también pueden ser sinónimo de historias de evasión e intriga, sin caer en el ridículo ni en leivmotivs trasnochados y simplistas. Y abrió la puerta a las producciones internacionales hechas desde casa, con las estrellas del momento en el reparto y conservando la nacionalidad en la firma. Con semejantes credenciales es justo darle un voto de confianza a cada nuevo estreno que presente; y si bien hay que ser imparcial en las críticas cuando la calidad baje (como es este caso), no se puede ser excesivamente duro con ellas esperando que esto sirva de acicate en sus próximos proyectos (y que no sea el mismo caso de M. Night Shyamalan, donde cada película ha ido a peor de manera exponencial).

En un pequeño pueblo de Minnesota, en 1990, el detective de la policía local Bruce Kenner investiga un supuesto caso de abusos sexuales de un vecino de la localidad con su hija. Estamos en la América profunda, y las familias con creencias religiosas radicales abundan en esta parte del país. Pero una entrevista con la hija, Ángela, revela que todo puede ser más complicado de lo que parece. Prácticas satánicas y sectas esotéricas se mezclan en una trama en la que el psicólogo Kenneth Raines se une a Kenner para ayudarle a recopilar pistas, mediante una técnica de hipnosis llamada regresión, que ayuda a los testigos a recordar hechos que están en sus subconscientes pero que no quieren salir. Todo el caso se complicará, al adentrarse en un mundo más peligroso de lo que uno se podría imaginar.

Para esta historia de extremismo religioso, hipnosis y rituales satánicos, Amenábar se ha rodeado de un siempre eficiente Ethan Hawke y una mediocre Emma Watson. El primero es especialista en proyectos fuera de la corriente mainstream de las carteleras (no hay más que ver sus colaboraciones con Richar Linklater), mientras que la segunda viene de la saga Harry Potter intentando hacerse un nombre en un cine más maduro. Si bien Hawke hace algún esfuerzo por hacer creíble a este policía obsesionado con el caso y repelente con sus propios compañeros, Watson fracasa totalmente al dar ningún matiz a su personaje. Ni fragilidad, ni desasosiego, la joven actriz es uno de los fallos más clamorosos de una película que se supone se centra en ella. Y lo mismo se puede decir de los secundarios: aunque con los minutos en pantalla del psiquiatra la cinta gana algo de peso por ayudar en la resolución de la trama (y ser el de David Thewlis otro de los rostros reconocibles del reparto internacional), del resto de personajes podemos olvidarnos por completo, ya sea la abuela, el padre, el sacerdote, el jefe de policía o los compañeros del protagonista. Ninguno resalta más que otro, ni aportan gran cosa a la insulsa trama que no hace nada por engancharnos.

Porque ése es el gran defecto de la cinta: el argumento escrito por este genio de las tramas terroríficas no tiene en esta ocasión ni chicha ni limoná, dicho en lenguaje castizo. La garra que ha presentado siempre Amenábar como seña de identidad al inicio de sus otras películas  n0 está presente aquí, lo cual hace muy cuesta arriba seguir esta película desde el principio. Desde los pocos minutos iniciales uno pierde el interés por lo que le están contando. El director no define ni remata en los primeros minutos un argumento que seguirá el resto del metraje sin enganchar. En algún momento se pone interesante, sí, y puede entreverse un atisbo de terror en la trama que hace que recuperemos algo de interés desde nuestras butacas; pero ya es demasiado tarde y además no dura mucho este cambio de ritmo en la intriga que nos van contando, con lo que encaramos el último acto de la película con una desgana impropia en el cine de este director, con un argumento tramposo y poco efectivo. No es que pida a gritos los giros de guión con sorpresa que le han hecho célebre en su filmografía, pero por lo menos que no decaiga el interés en una historia totalmente aburrida en todas sus vertientes.

Como cualidades, poco a destacar. Quizá el diseño de producción de esa anodina ciudad de Minnesota, con una recreación de los años noventa que nos recuerda a los mejores años de “Twin Peaks” y “Expediente X”, en los que en la América rural se presentaban los más variopintos misterios y había que hacer frente a una dispar tipología social a cual más extraña. Una fotografía en tonos oscuros donde la lluvia y los charcos nos da esa sensación de frío y desamparo ante las excentricidades de la gente. Y de nuevo Amenábar atizando a la religión como causa de intolerancia (por lo menos aquí no la demoniza como hizo en “Ágora”).

Como conclusión, solo queda esperar a que este fiasco le sirva de revulsivo a Amenábar para sus próximos títulos, esperemos menos prescindibles que esta “Regresión” que ni arriesga ni engancha, y fracasa en la elección del reparto.

Calificación: Regular

Lo Mejor: El diseño de producción de la cinta

Lo Peor: Una pérdida de tiempo en sus más de 100 minutos de metraje.

La vería de nuevo: No creo.

La Recomiendo: No

Ficha en IMDB: http://www.imdb.com/title/tt3319920/

Tráiler en You Tube (español):

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Uncategorized

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s