Archivo de la etiqueta: Annabel Pitcher

Mi hermana vive sobre la repisa de la chimenea – Annabel Pitcher

hermana_repisa_chimenea Reseñado por Malosa.

Conocí a esta escritora británica gracias a su segunda novela publicada, Nubes de kétchup. Me gustó, lo bastante como para leerme su ópera prima que además había sido todo un éxito entre la crítica especilizada. Mi hermana vive sobre la repisa de la chimenea es una novela muy similar a la anterior mencionada, quizá incluso superior, sobre todo en el estilo que caracteriza a Pitcher: su capacidad de describir desde la perspectiva de un niño hechos dramáticos como el terrorismo, el alcoholismo, el bullying o el abandono paterno, aderezados con grandes dosis de humor y ternura.

Sinopsis

Poco antes de cumplir diez años, el pequeño Jamie se va a vivir al norte de Londres con su padre separado, su hermana adolescente Jasmine y su gato Roger para empezar desde cero. Han pasado cinco años desde la muerte de Rose, la gemela de Jasmine, en un atentado terrorista islámico en Londres. La familia se ha venido abajo. Pero en todo ese tiempo Jamie no ha derramado una sola lágrima. Para él Rose, cuyas cenizas reposan en la repisa de la chimenea, no es más que un recuerdo lejano. Le interesan mucho más su gato Roger, la camiseta de Spiderman que le han regalado por su cumpleaños o que su padre no se entere de que se ha hecho amigo de una niña musulmana paquistaní. Un día, al ver en la televisión un anuncio buscando jóvenes talentos que sepan cantar, se convence de que eso puede hacer que las cosas cambien y que toda la familia pueda salir adelante.

Opinión personal

Quizá esa capacidad de Pitcher de relatar hechos terribles desde los ojos de un niño sea lo mejor de esta autora y este libro. El protagonista de esta historia, Jamie, nos cuenta cómo ha cambiado su vida desde que un atentado terrorista segó la vida de su hermana mayor. Y cómo este hecho ha cambiado profundamente el afecto de sus padres (la madre literalmente abandona a los hijos y el padre se refugia en el alcohol y la pena), la realidad de su otra hermana (que deberá hacerse cargo de su hermano menor mientras sigue con su vida adolescente y lucha por diferenciarse de su hermana gemela muerta) y su propia vida (cambio de colegio, abuso escolar, desamparo paterno y cargo de conciencia por hacerse amigo de una niña musulmana, la etnia responsable de asesinar a su hermana). Todas estas TRAGEDIAS en mayúsculas nuestra autora las cuenta con mucho humor, mucha inocencia, mucha ternura y sin menoscabo de seriedad en su conjunto.

Entre ocurrencia y ocurrencia de nuestro protagonista Pitcher reflexiona sobre temas tan profundos como la muerte, la irresponsabilidad paterna, la xenofobia o el maltrato escolar. Todo esto sin perder la frescura y sin resultar agobiante al lector.

Cuenta además la novela con unos personajes maravillosos, destacando en especial sus secundarios: Jas, la hermana mayor de Jamie con su desparpajo, su bondad y su excentricidad y Sunya, la amiga musulmana de nuestro protagonista que derrocha imaginación, fantasía y nos hace además reflexionar sobre la necesidad como occidentales de aceptar una cultura distinta a la nuestra: No todos los musulmanes son malos ni su religión debe considerarse perniciosa. Sin olvidar por supuesto a Roger, el gato de Jamie que protagoniza quizá los instantes más tiernos del libro.

Pitcher consigue relatar una historia con carga sentimental elevada sin pecar de ñoña. Logra describir una tragedia sin perder el humor. Llega a reflexionar sobre temas muy profundos a través de la ingenuidad de su protagonista. Nos conquista y nos convence con un relato a priori muy simple pero que esconde gran complejidad en su fondo. Sobresaliente para la británica.

Destacar por último lo original y acertado de su título, a la vez que de su argumento. Nunca pensé que la hermana que vivía sobre la repisa de la chimenea lo hiciera de este modo.

Por qué decidí leerlo: Porque me había gustado mucho Nubes de kétchup y quería conocer más de la bibliografía de Pitcher.

Lo mejor: La capacidad de la británica de narrar una historia desde la perspectiva de un niño. Lo hace más creíble y menos meloso que otros conocidos escritores

Lo peor: Quizá el envoltorio de la historia en sí, ya algo manido: el que un infante nos cuente hechos terribles es algo que habíamos visto ya, aunque en mi opinión Pitcher lo hace bastante mejor.

¿Volvería a leerlo?: Podría ser, es bonito y entretenido.

¿Lo recomendaría?: Sí, tanto a niños como a lectores adultos. Trata temas muy profundos de una manera muy liviana, sin restarle un ápice de seriedad.

Otros libros del estilo que podrían gustarte:

Nubes de kétchup (Annabel Pitcher)
El niño con el pijama de rayas (John Boyne)
La edad de los milagros (karen Thompson Walker)

Malosa

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Bueno, Desarrollo personal, Drama, Humor, Juvenil

Nubes de kétchup – Annabel Pitcher

nubes_de_ketchup Reseñado por Malosa.

Fueron el curiosísimo título de esta novela junto con la sinopsis que leí en la contraportada los que me llevaron a hacerme con este libro. Es un relato bonito, reconozco que me ha gustado…pero la verdad es que no tiene nada que ver con lo que me esperaba.

No conocía a esta escritora inglesa, que por lo que he visto es la autora de otra obra de cierto éxito titulada Mi hermana vive sobre la repisa de la chimenea. Yo no la he leído, pero en general los blogeros españoles hablan estupendamente de ella, así que estará entre mis próximas lecturas.

Esta novela nos cuenta la historia de Zoe, una chica inglesa de quince años que oculta un terrible secreto. Llena de angustia pero también con una buena dosis de humor, Zoe comenzará a escribir cartas a un criminal llamado Stuart Harris, encerrado en el corredor de la muerte de una prisión de Texas. Piensa que solo alguien así, marcado al igual que ella por el secreto, la mentira y el asesinato, va a poder comprenderla…Bolígrafo en mano, Zoe respira profundamente, come un sándwich de mermelada de fresa y comienza su relato de amor y traición.

Con esta sinopsis, me había hecho una composición de lugar algo diferente. Pero al final, el hecho de que Zoe le escriba cartas a un condenado a muerte es lo de menos. Si en vez de esto la niña las hubiera dirigido a su diario, el argumento no hubiera cambiado un ápice. Con lo cuál, creo que Pitcher por un lado lo hace bien, porque logra crear una atmósfera de partida interesante que engancha a varios tipos de lectores (entre ellos, yo). Pero por otro lo hace mal, porque arrastra a los lectores a leer algo que no responde después a sus expectativas. Aunque en mi caso, repito, la conclusión ha sido positiva.

Se trata de una novela más juvenil que otra cosa, que narra las peripecias de una adolescente en primera persona y que se relacionan especialmente con su vida familiar y sus primeros amores. Zoe descarga todas sus frustraciones, problemas y pensamientos en las cartas que le escribe a Stuart, el condenado a muerte. Pero no se trata sólo de historias de instituto, sino que Zoe también guarda un secreto oscuro. Ella misma afirma haber cometido un asesinato y página a página nos enteraremos de la triste historia de Zoe y del triángulo amoroso que forma con 2 chicos.

El estilo de Pitcher es pulcro, con cierto toque negro pero no exento de humor, siendo el resultado sin duda un libro muy divertido. Mezcla perfectamente la inocencia propia de la adolescencia con temas más adultos, como la violencia del asesinato. En general, el tono de la novela es irónico y rebosa mil y un ocurrencias divertidas de nuestra protagonista.

De entre estos temas adultos, podemos destacar en primera instancia los problemas familiares más actuales como son las peleas conyugales, el paro, la responsabilidad paternal vs. el excesivo control de los hijos o la minusvalía de algún familiar. Todos ellos descritos con solvencia por nuestra autora.
El otro tema adulto y que la autora critica abiertamente es, por supuesto, la pena de muerte. Aunque es cierto que la seriedad del asunto se ve diluida entre las peripecias de Zoe y sus problemas amorosos.

¿Qué he echado de menos? Sobre todo, algo del otro lado de la interlocución. La historia de Zoe es fascinante y te lo pasas francamente bien con ella, pero también te apetecería conocer algo más del asesino encarcelado de esta historia. Vamos conociendo poco a poco algún matiz de la vida de Stuart, pero este apartado se queda muy cojo en favor de la vida de Zoe. Prácticamente toda la novela se basa en las cartas que escribe Zoe y yo reconozco que eché en falta alguna escrita por Stuart.

Por otro lado no deja de ser una novela juvenil y la autora no arriesga demasiado en el desenlace, que se queda un poco tibio para mi gusto. Además, es altamente previsible la historia de Zoe y el lector se imagina desde muy al principio cuál es el crimen tan horrible que ha cometido la chiquilla.

Pero bueno, quitando lo anterior, la verdad es que esta novela no está nada mal. Se lee con gusto, no es nada densa (no llega a las 300 páginas) y a pesar de basarse en el estilo epistolar (que puede hacerse pesado si el autor no lo enfoca bien) logra enganchar al lector con facilidad y rematar la historia con suficiencia. Un libro bonito, que no te cambiará la vida pero que te hará pasar un rato agradable y ciertamente nostálgico.

Por qué decidí leerlo: Como os comentaba, me llamaron su título y sinopsis, aunque el libro resultó ser muy distinto de lo que esperaba.

Lo mejor: El estilo de Pitcher, derrocha originalidad, ironía y buen humor. Su bonito argumento, que es capaz de enganchar a cualquier tipo de lector aunque haya dejado muy atrás la adolescencia. Algunos personajes adorables como la hermana menor con minusvalía.

Lo peor: Se queda un poco corto, le falta profundidad. La mezcla de humor con este tipo de temas más escabrorosos a veces le resta seriedad al conjunto.

¿Volvería a leerlo?: Sí, me ha parecido un relato encantador.

¿Lo recomendaría?: También, es suficientemente original y bonito como para que interese a un espectro muy amplio de lectores. A jóvenes y adolescentes les gustará sobremanera.

Otros libros del estilo que podrían gustarte:

Link al libro en Amazon.es

Nubes de kétchup (Narrativa (alevosia))

La edad de los milagros (Karen Thompson Walker)
El frío modifica la trayectoria de los peces (Pierre Szalowski)
Canciones para Paula (Blue Jeans)
Donde los árboles cantan (Laura Gallego)

Malosa

3 comentarios

Archivado bajo Bueno, Drama, Humor, Juvenil