Archivo de la etiqueta: César García Muñoz

Niebla y el señor de los cristales rotos – César García Muñoz

Niebla_cristalesrotos Reseñado por Malosa

Esta es la segunda novela que leo del madrileño César García Muñoz. Como podéis ver en la reseña de la anterior, El escultor de cadáveres, mi primer acercamiento con el autor me dejó un poco fría, sin que me entusiasmara su escritura. Pero siempre me leo, al menos, dos novelas de un mismo escritor para comprobar si realmente me convence o no. Además el propio César me escribió tras la reseña no muy positiva de El escultor de cadáveres y me gustó mucho lo equilibrado que fue y lo bien que aceptó las críticas. Esa capacidad es algo que aprecio mucho en las personas y más en los escritores, así que me hice con otra novela del madrileño sin dudar. Niebla y el señor de los cristales rotos es un libro que no tiene nada que ver con el anterior que leí y que ya os anticipo que me ha gustado mucho más.

Sinopsis

Niebla aseguraba que existía un mundo que se rozaba con el nuestro, un lugar increíble, oscuro, oculto. El reino de los Cristales Rotos. Niebla decía que si conocías la forma de cruzar sus puertas, podrías sumergirte en sus misterios y mezclarte con sus habitantes. Gente diferente, gente peligrosa con un poder extraordinario que nosotros, los tristes, no podíamos ni imaginar.

Yo no le creí ¿Cómo iba a tomarme en serio semejante locura? Una noche de verano, suave y cálida, poco antes de que la tormenta de la segunda guerra mundial se desatase sobre Europa, Niebla nos llevó al Reino de los Cristales rotos. Es extraño… pese a los horribles sucesos que vivimos, pese a tanta muerte y dolor, aquellos fueron los mejores días de mi vida.

Y es curioso, daría todo lo que poseo por regresar al reino de los cristales rotos… y por cambiar lo que allí sucedió.

Opinión personal

Lo mejor que tiene esta historia y lo que me ha conquistado del todo es su derroche de fantasía. César inventa un mundo nuevo, el reino de los cristales rotos, una suerte de improvisada Narnia con personajes más originales, estrafalarios y malignos que los del universo creado por Lewis. Toda esta magia está presente en cada circunstancia y elemento de la novela, permitiendo que la imaginación de los lectores vuele.

Además de lo anterior, comentar que es un libro muy orientado al público juvenil y adolescente, aunque un adulto no demasiado fan de lecturas serias pueda disfrutarlo perfectamente. Es por otro lado muy ameno, nada denso por las constantes peripecias que pasan nuestros personajes, con bastante acción alrededor y muchos secundarios esperpénticos y divertidos. A destacar especialmente el gato Katto y el/los agujeros, que protagonizan la mayoría de las situaciones chistosas del relato. Otro punto añadido a la novela, por tanto, su toque cómico.

En negativo destacaría que, a pesar de sus virtudes, a la prosa le falta algo de calado, mayor profundidad y descripciones más acotadas (de la bella Praga, por ejemplo, la de dentro y la de fuera) para considerarlo un libro redondo y 100%  equilibrado. Quizá sus personajes sean también algo maniqueos y a veces la novela peca de estar demasiado focalizada en el público juvenil, aunque esto ha podido ser también intención manifiesta del autor.

Por último destacar algo más que no me ha cuadrado y son las expresiones anacrónicas que usan algunos personajes, caso del caballero Katto, principalmente. Nos encontramos a mediados del siglo XX y expresiones como ¡No te jiba!, ¡Panda de guarras! o te la lían parda no parecen cuadrar mucho con la época situada. No sería el caso del lenguaje utilizado por el mayor de el/los agujeros (Primero), porque aquí el autor explica el por qué de su vocabulario. Pero no pasaría lo mismo con el gato y este aspecto le hizo perder cierta credibilidad a la novela. De todos modos creo que en parte el autor es consciente de esto e incluye este tipo de lenguaje a posta, con el objetivo de incrementar el cariz estrafalario y guasón de la obra.

En cualquier caso y  haciendo balance entre lo positivo y lo negativo, César nos regala una historia muy entretenida, divertida, bien escrita y con mucha fantasía. Así que por mi parte notable, raspado pero notable.

Por qué decidí leerlo: Me cayó bien el escritor y quería probar con otro libro suyo, a ver qué tal…

Lo mejor: Fantasía, fantasía, fantasía y fantasía a raudales en las páginas de esta novela. Muy entretenido también. Con un punto cómico acertado.

Lo peor: Le falta aún un poco para considerarlo un libro redondo, en cuanto a trama y madurez de sus personajes. Localizo algún que otro anacronismo no del todo explicado.

¿Volvería a leerlo?: Podría ser, sobre todo si nuestro escritor tarda mucho en publicar su secuela.

¿Lo recomendaría?: Sí, sí lo recomendaría. Sobre todo a público joven, también adolescente y con ganas de soñar. Los adultos pueden leerlo y disfrutarlo, yo lo he hecho, pero si eres un purista de la fantasía en su versión más seria, no te gustará esta novela. Aviso a navegantes que la novela acaba en punto álgido, justo en mitad de la acción. El lector necesita acto seguido hacerse con la segunda parte, el problema es que aún no está publicada…así que si sois impacientes mejor esperar a que César escriba la secuela.

Si quieres comprar el libro

Niebla y el señor de los cristales rotos

Malosa

3 comentarios

Archivado bajo Aventuras, Entretenido, Fantástica, Juvenil

El escultor de cadáveres – César García Muñoz

Escultor_cadaveresReseñado por Malosa.

Mira que soy bastante fan de los escritores patrios y me gusta dar oportunidad a los españoles, sobre todo a los que utilizan el medio digital y no son tan conocidos ni publicitados por las grandes editoriales. Pero claro, a veces se encuentran casos en los que una no acaba de casar con un autor o con una obra en concreto. No sé si habrá sido problema mío, pero El escultor de cadáveres ha sido uno de estos casos, a pesar de que cogí la novela con bastantes ganas.

Sinopsis

Thriller policial en la línea de “True Detective”, “Seven” o “El silencio de los corderos”.
Verano de 2014. Un joven es asesinado con violencia siguiendo un macabro ritual. Su pecho aparece tatuado con un intrincado dibujo que oculta las causas y las pistas del asesinato. Veinte años antes, ocho jóvenes fueron asesinados de la misma manera y los crímenes quedaron sin resolver. El escultor de cadáveres ha vuelto.
Bosco Black, un triste y repudiado inspector de policía, emprenderá una carrera contra reloj para resolver el enigma que encierra el tatuaje. Solo así podrá evitar la muerte de otros siete inocentes y atrapar al asesino.
Pero Bosco esconde un turbio secreto que pondrá en peligro la investigación y la vida de aquellos a los que ama.

Opinión personal

César García Muñoz es un escritor bastante prolífico, aunque yo no conocía nada de su obra hasta que encontré de casualidad por Amazon la novela que toca hoy, El escultor de cadáveres. Nacido en Madrid, desde muy joven mostró preferencia por la literatura fantástica y juvenil, siendo guionista con 19 años del cómic Beverly Rats 90210. Desde entonces ha escrito varios guiones y cortos cinematográficos, así como varias novelas casi siempre en formato digital, medio del que se considera defensor acérrimo. Ha escrito además dos sagas de libros en colaboración con Fernando Trujillo (la saga de la Guerra de los cielos y la prisión de Black Rock).

Comparar esta novela con Seven o con la obra maestra que es El silencio de los corderos casi me parece insultante. En general me ha decepcionado bastante la propuesta de nuestro madrileño, sobre todo por su resolución insatisfactoria. El libro promete mucho cuando te lees la sinopsis pero luego te da más bien poco. No tiene ni tanto suspense como parece incluir, ni resulta tan adictivo como esperabas. Y lo peor es que es tramposo en su explicación de los por qués.

Sobre lo que me ha gustado, destacar sus personajes extraños y retorcidos. Empezamos por el protagonista, Bosco Black, investigador concienzudo del caso, con escasas dotes sociales (nadie parece soportarle excepto su compañero Cien),  problemas de relación con su hijo y mucho misterio alrededor. Seguimos con sus dos compañeros en el caso, Sandy (el novato del departamento) y Cien (su amigo y policía experto). Sandy es un niñato espabilado, que quiere ascender en la policía cueste lo que cueste y se lleve a quien se lleve por delante. Pero que tiene un mejor fondo del que aparenta y muestra buenas dotes policiales. Cien es el compañero del alma de Black, putero, casi enano y desagradable en grado sumo…pero también fiel en todo momento a Black y con mucho sentido del humor. Nos hará reír en varias ocasiones a lo largo de la novela y aunque sea un individuo pernicioso será también el personaje que al final más nos convenza. Al menos a mí me ha gustado mucho, me ha resultado además original y consistente.

Sobre el ritmo de la novela es justo decir que el libro no aburre, el autor no se anda por las ramas y va desencadenando un crimen tras otro, en una persecución del asesino en serie que no dará tregua al lector. Aunque como he dicho antes no es tan adrenalítico como creo que pretendía el autor. A la novela le falta profundidad en su planteamiento, reposo en la presentación y desarrollo de la historia, cierta consistencia en su trama y especialmente en su resolución.

Y este es el punto que menos me ha gustado de esta obra y con mucha diferencia, el modo en el que el autor finaliza su historia. Sobre todo por ese cambio de género que en mi opinión no aplicaba y que el lector ni esperaba ni quería. El libro comienza como una novela policíaca de suspense y así se plantea y se desarrolla justo hasta el final, hasta el momento en el que hay que explicar el porqué y el cómo de los crímenes. Y justo aquí el autor decide cambiar al género fantástico y recurrir a la irracionalidad para justificar todo su planteamiento. Y con esto pierde, al menos para mí, toda la credibilidad en su historia. Y es lo que hace que el libro se quedo con un mero pasable, cuando su calificación podía haber sido mejor.

En fin, que no, no me ha convencido la propuesta del madrileño. Aunque le daré la segunda oportunidad de rigor al autor. Por mi parte que no quede.

Por qué decidí leerlo: Acababa de terminar un libro de Murakami y quería algo muy ligerito. El título y la longitud de la novela, así como su sinopsis, me convencieron del todo.

Lo mejor: Sus personajes, especialmente los secundarios. Me quedo con Cien, por lograr desagradarnos y encantarnos casi a partes iguales.

Lo peor: Sin duda, la resolución. Me esperaba una explicación racional que descifrara todo el tinglado montado. Recurrir a la fantasía para solucionar el desenlace no me ha convencido en absoluto.

¿Volvería a leerlo?: No, la verdad y eso que es una novela facilita y entretenida. Parece además apuntar a una saga y no me ha convencido tanto como para seguir con los siguientes volúmenes.

¿Lo recomendaría?: Tampoco. No me ha parecido un libro diferenciador, ni en su parte de thriller ni tampoco en la vertiente fantástica.

Si quieres comprar el libro

El escultor de cadáveres: Un caso de Bosco Black

Otros libros del estilo que podrían gustarte:

– La biblia de los caídos (Fernando Trujillo)
– Los crímenes mudos (Eugenio Prados)
El sonámbulo (Jonathan Barnes)

Malosa

4 comentarios

Archivado bajo Fantástica, Novela policíaca - thriller, Suspense