Archivo de la etiqueta: Dean Koontz

Fantasmas – Dean Koontz

FantasmasReseñado por Malosa.

Última oportunidad. Este es el tercer y creo que último libro que leo del americano Dean Koontz. Se supone que Fantasmas era uno de sus mejores libros y a mí me ha parecido, parafraseando al séptimo arte, una novelucha de serie B. Para pasar el rato, sí. Pero sin ninguna trascendencia, sin provocar miedo y con ciertas lagunas argumentales preocupantes. Fue publicada en 1983 y no sé si es que no ha resistido bien el paso del tiempo o qué, pero no me parece nada destacable en ningún aspecto.

Sinopsis

La doctora Jenny Paige y su hermana, la pequeña Lisa, vuelven al pueblo de Snowfield, ya que se aproxima la temporada alta y tienen que poner en marcha la consulta antes de que lleguen los turistas en invierno.

El pueblo se encuentra particularmente tranquilo y el silencio es total. Una vez en la consulta, encuentran a la asistenta en la cocina muerta, con el cuerpo hinchado y amoratado. El agente al cargo del pueblo también está muerto, por lo que tienen que pedir ayuda a una población cercana, desde donde enviarán a un grupo de policías para la investigación.

La historia desarrolla esta investigación, a la que se une más tarde un grupo científico del ejército. Todo el pueblo ha muerto o ha desaparecido, del mismo modo que comienzan a desaparecer miembros del grupo. Los encuentros con fuerzas desconocidas y seres de pesadilla son constantes y sólo una persona puede ayudarles: el científico Thimoty Flyte. Con su ayuda intentarán terminar con el Antiguo Enemigo, una criatura de millones de años de edad que durante su historia ha hecho desaparecer un gran número de criaturas y asentamientos humanos.

Opinión personal

Va a ser que no. Que este escritor superventas norteamericano a mí no me convence en absoluto. No sé si estoy demasiado influenciada por King o qué, pero Koontz me parece una mala copia que no le llega al primero ni a la suela de los zapatos.
Por ahí los comentarios dicen que esta novela presenta influencias de Lovecraft y que recuerda también al fantástico It (Eso) del ya mencionado King. No sé, me parece que los críticos son demasiado indulgentes y Koontz no se merece estas comparaciones tan ilustres. Alguna referencia hay con ambos, pero muy leve en mi opinión. Con el It de King no veo relación (novela por cierto posterior a Fantasmas, así que en tal caso sería al revés). Veo más con el primer mencionado, pero lo que me parece es que hay una inspiración demasiado evidente en los Shogghots de Lovecraft, de su novela En las montañas de la locura (1936).

Lo mejor que tiene este libro, es que es entretenido. Y esto, aunque sea bueno (y algo que no siempre ha conseguido conmigo Koontz, entretenerme), no dice mucho en su favor. El autor intenta construir una historia realista pero incluyendo elementos fantásticos, lo que desemboca en una mezcla extraña y sobre todo muy difícil de creer.
Lo más original de la novela debería ser la historia en sí, la esencia del bicho (o bichos) que pululan por estas páginas, el sentido de su existencia y el por qué de su actuación. Digo debería porque no me parece original, ya os digo que en mi opinión se basa demasiado en los Shogghots de Lovecraft. Sobre el bicho en cuestión no voy a hablar demasiado, porque me parece mejor leer el libro a ciegas y contaros más supondría incurrir en spoiler y estropear las pocas sorpresas que podéis encontrar en esta novela.

Es cierto que entretiene, pero lamentablemente no da miedo. Ninguno. Y mira que lo intenta. Lo que pasa es que resulta tan forzado en ocasiones, tan excesivamente macabro y con un monstruo protagonista tan ridículo, que en vez de miedo consiguió que me riera. Igual fui yo, pero que un libro que se titule Fantasmas te haga gracia, es un poco patético …

Los personajes, pues … típicos, tópicos y planos. Los malos muy malos y los buenos muy buenos además de muy listos, guapos y valientes. Ni la doctora Paige (que parece una super woman), ni su hermana menor Lisa (de 14 años y cuyas aseveraciones siguen a pies juntillas los restantes adultos que hay … es como la profeta del grupo), ni el duro y a la vez atractivo jefe de policía (cuyo nombre ni recuerdo), me parecen personajes originales. Ni carismáticos. Ni empáticos.
Y ya el desenlace me pareció malo, malo, malo … con una explicación pseudocientífica que el autor se saca de la manga y que no hay quien se la crea.

Quizá como literatura juvenil tenga un pase, puede que si eres un adolescente que no ha leído mucho este libro te guste y te asuste. Pero si tienes más de 25 años y has leído un poco, dudo que esta incursión en el terror de Koontz logre convencerte. Pero ya se sabe para gustos … los colores.

Por cierto que hay una película inspirada en la novela, titulada Phantoms y estrenada en 1998. Yo no la he visto (ni creo que lo haga), pero por ahí he leído que es peor que el libro, así que si ya éste no es muy bueno, cómo será la película …

Lo mejor: El antiguo enemigo, está claro, aunque no sea original de Koontz. Que el libro entretiene.

Lo peor: Me ha parecido una novela muy pobre en contenido, diálogos, profundidad de personajes, suspense y resolución. Y encima no me dio miedo.

¿Volvería a leerlo?: No.

¿Lo reomendaría?: Tampoco. Lee a King (algunos libros), a Lovecraft o a Allan Poe si quieres terror del bueno.

Otros libros del estilo que podrían gustarte:

– En las montañas de la locura (H.P. Lovecraft)
Las dos después de medianoche (Stephen King)
Tensión (Dean Koontz)

Malosa

4 comentarios

Archivado bajo Entretenido, Suspense, Terror

Tensión (AKA Intensidad) – Dean Koontz

IntensidadReseñado por Malosa.

Tensión o Intensidad es una novela de intriga, un thriller de persecución puro que hay que reconocer hace honor al título que lleva. Cuando era una enana (no creo que superara los 14 años) vi por casualidad una peli en la tele a altas horas de la noche. Trataba de una mujer que salía viva de una masacre en casa de una amiga y por razones desconocidas decidía perseguir al asesino hasta su guarida para rescatar a la niña que él parecía tener presa. Sólo pude ver la mitad de la película porque resultó estar dividida en 2 capítulos y esa noche sólo proyectaron el primero.
Nunca recordé el título pero sí que estaba inspirada en una novela del escritor norteamericano Dean Koontz. Y a pesar de no saber de qué película se trataba, siempre he recordado el argumento años después. La vileza del asesino, el estrés de la persecución, el suspense sobre si nuestra protagonista salvaría o no a la niña, el aspecto de la niña … todo esto se clavó en mi mente hasta el día de hoy.
Muchos años me ha costado localizar el libro que inspiraba este largometraje y que hace unos días he encontrado por puro azar en la novela que os traigo esta semana. Por supuesto no he tardado nada en ponerme con ella y devorarla hasta la última página.

Sinopsis

Chyna despierta sobresaltada, a tiempo de ver entrar en su habitación a un hombre con un cuchillo ensangrentado. Ella es la única superviviente de aquella horrenda carnicería. Toda la familia de su amiga Laura acaba de morir a manos de un misterioso maníaco. ¿O quizá Laura se había salvado? Sí, en efecto, aún conserva un hálito de vida, pero el asesino la tiene a su merced. Huye, Chyna, se ordenó a sí misma, pero, contra todo sentido común, decide impulsivamente salvar a su amiga. Aunque para eso tenga que seguir al criminal a la inexpugnable casa donde retiene a sus víctimas para martirizarlas salvajemente…

Opinión personal

Relatado con el formato de un guión cinematográfico, todo ocurre en apenas un día. Veinticuatro horas intensas y palpitantes le bastan a Dean Koontz para dar vida a un thriller de tensión emocional y suspense, que alcanzó el primer puesto entre los grandes bestsellers del año del New York Times y renovó el prestigio de su autor como experto en el género.
Tensión, intensidad, estrés, sangre, persecución, perros asesinos, una mente enferma, y una pequeño giro de guión al final es lo que encontrarás si cae en tus manos esta novela de Koontz. Aparte de un poco de adrenalina, la novela no aporta más en su conjunto. Y diría que es bastante pasable.

Hay partes que me resultaron algo aburridas, la persecución está muy bien pero me faltaba un poco de diálogo, algo de argumento, no sé!! Un poco de profundidad en la historia que lamentablemente no encontré. Un principio muy adrenalítico, sí … pero que en mi opinión se va desinflando mientras pasan las páginas (toda la primera mitad hasta que llegan a la guarida del asesino se me hizo cuesta arriba). A partir de la segunda mitad la novela gana en entretenimiento, pero sobre todo porque empezamos a conocer más del psicópata de la historia, que es lo verdaderamente atractivo del libro.

Lo poco que encontramos de manera intercalada (aparte de persecución) son algunos flashbacks de la infancia de la Chyna, que nos hacen empatizar con ella por esa capacidad de supervivencia que demuestra y lamentar su mala suerte. Chyna es un personaje bien construido, con unas acciones lógicas y que mantiene como puede el pulso de la historia. Funciona bien como antagonista del asesino, Veiss. Lo que pasa es que este último se la come con patatas en cuanto salta a escena.

Porque es así, el personaje fascinante de esta historia es Veiss. En la segunda mitad de la novela conocemos mucho más de su psique, sus pensamientos, algo de su pasado (demasiado poco, nos quedamos con ganas de más). Las conversaciones que tiene con Chyna y su propio diálogo interno son, sin duda, lo mejor del libro. Su mente torturada y su falta total de empatía por los demás, horrorizarán al lector.
Comentar también que existen 3 personajes en esta historia, 2 de ellos (Chyna y Veiss) fantásticamente descritos y con una interacción entre ellos muy lograda. Pero el tercero, la niña Ariel, pasa totalmente desapercibida dentro del conjunto. Y es una pena, porque Koontz plantea una psique muy interesante en Ariel pero apenas la esboza, de modo que el lector se queda con ganas de mucho más sobre sus pensamientos y sentimientos.

Comentar también que hubo algunos detalles que no entendí, el autor introduce algunos toques paranormales (o algo por el estilo) que ni se entienden, ni se explotan, ni cuadran en esta historia con un marcado carácter de suspense puro (aquí me estoy refiriendo a los alces y toda la parafernalia en torno a ellos. ¿Alguien lo entendió?).

En resumen, novela bastante decepcionante. Mucha adrenalina pero mal estructurada y con ninguna profundidad. Se salva un poco por el personaje del asesino y poco más. Recomiendo mucho antes la versión cinematográfica antes que la novela, a mí desde luego me entretuvo el triple. Por cierto que la he encontrada colgada en YouTube (en inglés). Aquí os dejo el enlace de los primeros instantes:

Por qué decidí leerlo: Tras años de espera acordándome de la película, no tardé ni un segundo en empezar el libro cuando lo conseguí.

Lo mejor: Tensión. Persecuciones frenéticas. Veiss.

Lo peor: Falta de profundidad, escasa capacidad del autor para enganchar al lector en todo momento del desarrollo, sin caídas en el ritmo. Falta de desarrollo de algunos personajes, concretamente Ariel.

¿Volvería a leerlo?: No.

¿Lo recomendaría?: En pocos casos, sólo si quieres leer un thriller puro sin pedirle absolutamente nada más a la historia. Es el segundo libro que leo del americano y ambos me han decepcionado bastante. Voy a por el tercero y último si la tendencia no mejora, Fantasmas, que por ahí ensalzan como el mejor del escritor.

Link al libro en Amazon.es

Tensión

Otros libros del estilo que podrían gustarte:

Reino de tinieblas (Dean Koontz)
– Misery (Stephen King)
El silencio de los corderos (Thomas Harris)

Malosa

7 comentarios

Archivado bajo Novela policíaca - thriller, Pasable, Suspense, Terror

Reino de tinieblas – Dean Koontz

reino_tinieblasReseñado por Malosa.

Hoy toca un libro que, como podéis deducir por la portada, no es que sea precisamente una novedad. Fue publicado por el americano Dean Koontz en el año 2003.
Yo lo leí en mi juventud, éste y otros tantos libros del mismo autor, aprovechando que la biblioteca a la que iba durante mis vacaciones de verano tenía varios libros de este escritor. Además, el autor presentaba ciertas semejanzas con King, mi autor fetiche por excelencia. Así que no cabían excusas…

Dean Koontz es un escritor americano de terror, principalmente. Nacido en 1945, se dedica exclusivamente a escribir desde 1969. En español ha publicado casi 40 novelas (la última en 2011). Ha vendido más de 50 millones de ejemplares en todo el mundo y alguna de sus obras se han llevado al cine o televisión. En España, creo que no es un escritor excesivamente conocido.

Tenía muy buen recuerdo de Koontz, así que como hace unas semanas me apetecía leer un libro de terror contundente decidí recordar mis tiempos mozos con un título de este autor. Y elegí al azar esta novela, de la que apenas recordaba nada.
La verdad es que me ha decepcionado un poco. O esta vez no estaba en un buen momento para leerla o me he vuelto mucho más crítica con los años. Supongo que lo segundo…

Sinopsis

Una resbaladiza carretera de montaña en plena noche; un camión mal situado, un patinazo y una caída hacia las heladas aguas del río que corre más abajo. Hatch y Lindsey no podían haber imaginado nada peor para el fin de semana que habían decidido dedicar a replantear su matrimonio, en crisis desde la muerte de su único hijo. Cuando todo parece perdido, los rescatan. Hatch está muerto; Lindsey aterida y confusa. Los trasladan al hospital del doctor Nyebern, un experto en reanimación. El doctor, mediante un revolucionario sistema de reciclado de sangre, consigue devolver a Hatch a la vida. Así se convierte en uno de los pocos afortunados que ha traspasado el umbral que separa la vida y la muerte en los dos sentidos. Pero alguien más cruzó el umbral cuando el doctor reanimó a Hatch, alguien procedente del tenebroso más allá.
Pronto Hatch comienza a tener visiones de cosas que jamás ha hecho y de lugares a los que nunca ha ido. Decide averiguar qué es lo que le ha ocurrido, descubriendo que su verdad es mucho más aterradora que haber muerto.

Opinión personal

Decía que la novela me ha decepcionado un poco y es verdad. Pero sobre todo porque se me ha hecho muyyyy larga. Recordaba a Koontz como un escritor mucho más adrenalítico y mucho más aterrador. Y ni una cosa, ni la otra.

Este libro es lento y poco intrigante. Plantea un inicio trepidante y parte de unas ideas de base muy atrayentes, especialmente lo de la vuelta a la vida de una persona que ha muerto: cómo es el retorno, qué hay en el más allá…¿Volvemos solos? ¿Iguales a como éramos? ¿Recordamos algo?…todo esto está muy bien y daba de sí para crear una historia impactante, retorcida y con un montón de matices. Pero desafortunadamente y tras un inicio que promete, el libro se desinfla.
Creo que el libro está mal enfocado, más que centrarse en la vida más allá se basa en los asesinatos cometidos por un desequilibrado acá. Y el punto paranormal de la historia lo da la telequinesia y ya (excepto al final). Debo decir que me esperaba mucho más del más allá. Este más allá se me quedó demasiado acá.

Y hablando del final, diré que es apresurado. Tras un desarrollo más bien farragoso y haber aguantado como campeones toda la historia, el autor remata demasiado rápido y con escasa contundencia. No digo que este final sea malo (me parece una forma de resolver tan buena como otra cualquiera y a estas alturas de la novela el autor no tenía demasiadas opciones) pero requería muchas más páginas e incluso un poco más de reflexión en los porqués y en la historia fantástica que hay detrás.
A renglón seguido del punto anterior y cuando por fin llega la esperada fantasía, la novela acaba.

No todo va a ser malo. Lo que sí me parece que está conseguido y salva esta historia son sus personajes. Solventes, completos, de marcada personalidad. Con los que en seguida simpatizamos y sobre los que queremos seguir leyendo. Koontz no consiguió que me acabara el libro porque me interesara la historia que pretendía contar, sino por saber qué pasaba con los personajes.
Cumplen todos, tanto el matrimonio protagonista (cuya transición en el peso de la historia se hace de forma correcta de uno al otro), como el antagonista de la historia (vassago, del que sabremos mucho y cuya psique se describirá con detalle). Y también cumple con creces el principal secundario de este relato, Regina, la niña que adoptará el matrimonio y que a mí desde luego fue el personaje que más me gustó de toda la novela. Es cierto que no aporta demasiado a la historia en su conjunto pero le imprime cierta ternura al relato y le aporta entretenimiento. Supongo que la inocencia de Regina contrasta con la vileza de Vassago y dicha contraposición enriquece la historia.

Por tanto y resumiendo, para mi gusto es una novela desaprovechada en cuanto al tema y el tirón inicial, con un desarrollo bastante espeso y finalizando con una resolución que no es mala, pero que de nuevo se queda corta. Lo que mejor tiene sin duda, son sus personajes.

Por qué decidí leerlo: Por el buen recuerdo que tenía de Koontz. Me niego a pensar que fuera infundado, así que en una temporada recuperaré algún otro título del autor.

Lo mejor: Sus personajes, tanto los principales como los secundarios. La idea de base del libro, interesante aunque mal desarrollada.

Lo peor: El libro es denso. Su buen planteamiento inicial se diluye y Koontz no consigue darle un enfoque ganador e interesante, en mi opinión. El más allá y sus implicaciones se me quedaron muy, muy cortos.

¿Volvería a leerlo?: Lo he hecho para hacer esta reseña, pero con la relectura diría que no.

¿Lo recomendaría?: Lectores de King, probablemente lo disfruten, aunque seguramente les decepcione. Amantes del terror, puede, aunque en mi opinión el libro no da ningún miedo. En general cogería cualquier propuesta de King antes que esta novela.

Link al libro en Amazon.es

Reino de tinieblas

Otros libros del estilo que podrían gustarte:

– Susurros (Dean Koontz)
Cementerio de animales (Stephen King)
La tumba del niño (Eugenio Prados)

Malosa

3 comentarios

Archivado bajo Entretenido, Fantástica, Terror