Archivo de la etiqueta: Frank McCourt

El profesor – Frank McCourt

Reseñado por Malosa.

Tercera novela publicada por el irlandés-americano Frank McCourt tras el éxito de sus predecesoras, especialmente de la ganadora del Pulitzer “Las cenizas de Ángela”. Se trata de un libro autobiográfico sobre las experiencias docentes de McCourt como profesor de lengua, literatura inglesa y creación literaria en distintos institutos de secundaria de Nueva York durante sus 30 años de vida laboral.

Ciertamente el listón estaba muy alto tras la publicación de su libro estrella, el que relata su dura niñez entre América e Irlanda. Y tanto las altas expectativas generadas como la discutible calidad del libro motivo de discusión nos hacen quedarnos con cierto regusto amargo. Lamentablemente…

La novela supone una combinación de anécdotas, experiencias y situaciones de McCourt en las aulas. Algunas cómicas, otras tiernas, otras simplemente curiosas. El autor nos cuenta cómo comenzó su vida de profesor a los 27 años y cómo empieza a ejercer la enseñanza, haciendo más caso a su propia intuición que a las directrices académicas que le recomiendan. Con su estilo “especial”, pronto conseguirá despertar el interés de sus alumnos en la dura realidad social neoyorquina en la que se encuadrarán sus institutos.

Uno de los puntos más interesantes del libro es la pasión y el amor que transmite McCourt sobre su profesión. A pesar del gap generacional, de los momentos difíciles, las burlas de los chavales o sus pocas ganas de aprender en determinados momentos, el autor recuerda sus años en las aulas con cariño y describe a sus alumnos con muchísima ternura. La devoción que muestra McCourt por su trabajo y la posible inspiración que podría imprimir este libro en futuros profesores o docentes agotados, son las principales bazas ganadoras de la novela.

Por otro lado, está plagada de momentos estrella, métodos poco convencionales para captar la atención de los alumnos y que nos hacen esbozar sonrisas y pensar en la gran suerte que tuvieron los alumnos de McCourt al contar con un profesor como él. Destacar el inicio, cuando un alumno arroja un bocadillo de mortadela al suelo y McCourt lo recoge, le quita el papel y se lo come ante la estupefacción de la clase. O el momento en que Frank propone a su alumnos que escriban notas de disculpa como ejercicio dirigidas a diferentes personas, por ejemplo, la posible nota escrita por Adán y Eva en el paraíso. O cuando en sus clases de creación literaria se dedican a recitar recetas de cocina con música de fondo, como si de poemas se tratase.

Aparte de lo anterior y de la indiscutible habilidad del autor para crear situaciones descacharrantes y con un estilo propio, el libro no aporta mucho más. Es bastante reiterativo en su desarrollo y falto de capítulos realmente interesantes. Los puntos que he destacado son los pocos que a mí me llamaron la atención y dudo que un lector medio identificara muchos otros.

Por otro lado, a McCourt le falta autocrítica. Parece que en parte se esfuerza en demostrar lo buen profesor que es, lo imaginativo de su método, lo bien que conectaba con sus alumnos, lo que se divertían en sus clases…a veces, mientras lo leía me descubría pensado en el Señor Keating, el excéntrico profesor protagonista de la película “El club de los poetas muertos”, maravillosamente interpretado por Robin Williams. No dudo que las experiencias de McCourt sean reales, pero a veces me daba la impresión que el autor exageraba en exceso sus anécdotas.

Como se trata de un libro autobiográfico, carece de un planteamiento, nudo y desenlace típicos. Y eso también hace que la novela falle, ya que la sucesión de anécdotas (unas más afortunadas que otras), junto con la descripción de la propia vida de McCourt, desencadenan un batiburrillo de historias sin hilo conductor claro y que además se vuelven tediosas.

¿Exactamente para qué escribió el autor este libro? ¿En persecución de la fama? ¿Para consolidarse como un autor de referencia del S.XX? ¿O para obtener réditos financieros de su primer (y único) éxito, “Las cenizas de Ángela”? No le veo el sentido a esta novela, creo que hubiéramos recordado mejor al autor si no la hubiera escrito.

En resumen, libro ameno. Que te hará sonreír en ciertos pasajes, te enternecerá en otros y te aburrirá en los restantes. Al que supongo le verás mayor sentido y te inspirará si te dedicas a la enseñanza. Entretenido. Y porque hoy estoy siendo buena…pero a mejores libros los he calificado como pasables en otras reseñas.

Por qué decidí leerlo: Había leído los 2 anteriores de McCourt y me habían gustado. Especialmente el primero que lo considero un imprescindible.

Lo mejor: La pasión por la enseñanza que se refleja en sus páginas. Sus anécdotas consecuencia de los métodos pedagógicos que emplea.

Lo peor: A excepción de algunos capítulos, me resultó aburrido. Le falta autocrítica y me sobra en la bibliografía del autor.

¿Volvería a leerlo?: No.

¿Lo recomendaría?: No lo des-recomendaría. No molesta, resulta entretenido, no es muy largo de leer y a determinados colectivos puede gustarles mucho. Especialmente recomendable para profesores y fans de la escritura de McCourt.

Link al libro en Amazon.es

El profesor (Maeva Bolsillo)

Otros libros del estilo que podrían gustarte:

Las cenizas de Ángela (Frank McCourt)

Historias de Nueva York (Enric González)

Firmin (Sam Savage)

Malosa.

12 comentarios

Archivado bajo Ensayo, Entretenido

Lo es – Frank McCourt

Lo Es - Frank McCourt

Lo Es – Frank McCourt

Reseñado por Bitterblink

Tras el éxito de “Las cenizas de Ángela”, que ya ha reseñado Malosa recientemente, yo seguí investigando al autor y pronto tuve entre las manos su segunda novela, Lo es, que es continuación directa de “Las cenizas de Ángela”, así que ya advierto que no tiene mucho sentido leer este libro aisladamente puesto que perderíamos gran parte del contexto.

McCourt, fallecido de melanoma en 2009, continúa con este libro su periplo autobiográfico recuperando los personajes supervivientes de su anterior libro pero esencialmente contando su historia.

La historia continúa con la llegada de McCourt a Albany donde intenta por todos los medios integrarse en la sociedad americana de la que desconoce casi todo. Feo, lleno de granos y con los dientes podridos, amén de ignorante respecto a todas las costumbres, McCourt debe sobrevivir sabiendo que tiene pocas oportunidades de éxito hasta que decide unirse al ejercito americano.

Allí es enviado a Alemania donde debido a su pobre condición física le emplean como mecanógrafo y en general como oficinista. Su pobre éxito con las mujeres se resuelve vía conseguir “favores” de refugiadas rusas en el lado de la Alemania controlada por los EEUU a cambio de café y cigarrillos.

Tras terminar su etapa en el ejercito va a ver a su familia en Irlanda y los va convenciendo de que se trasladen a EEUU con él. Poco después el vuelve a EEUU y continúa con su rosario de trabajos sin futuro, hasta que decide comenzar la universidad (aunque nunca fue al instituto, haciendo valer sus “notas” en el ejercito) y allí conoce a una chica americana de la que se enamora y con la que finalmente contrae matrimonio.

Graduado en la universidad de NY consigue trabajo en un instituto de Staten Island como profesor de inglés. Ahí es donde su vida familiar comienza a fallar. McCourt tendrá que decidir qué hace con su matrimonio, con su hija y con su familia irlandesa que se ha trasladado a EEUU, teniendo en cuenta que muchas decisiones no son fáciles y en muchos casos tampoco reversibles.

En general es continuista con el anterior título, sencillo de leer y entretenido, sin embargo hay un factor que a mi fastidió bastante el libro, concretamente el hecho de que el personaje da bastante “asquito”, es un adolescente con unas fuertes pulsiones sexuales a las que no puede dar salida y describe con frecuencia como “tiene que ir a baño a tocarse” y cosas así, hasta que entra en tratos con las chicas rusas a cambio de cigarrillos, todo el este sentido de este señor es realmente repulsivo perdiendo gran parte del encanto que tenía como niño.

Este y otros detalles como la vivida descripción de la crisis de su matrimonio hace que el libro pierda gran parte de su encanto y pese a que entretenga es mucho más dramático que el anterior y carece del encanto que convirtió Las cenizas de Ángela en uno de nuestros imprescindibles.

Calificación: Entretenido

Lo Mejor: La parte de profesor me encantó

Lo Peor: La “vida amorosa” de McCourt… da asco y pena, excesivamente gráfico

Lo Releería: La verdad es que no, me hizo abandonar la saga y no fui a por el 3er libro (“El Profesor“) debido a que este no me convenció del todo

Lo recomiendo: Si te gustó “Las cenizas de Ángela” y te interesa conocer la evolución del personaje.

Bitterblink

Link al libro en Amazon.es

Lo es: La continuación de Las cenizas de Ángela. Una obra maestra.

1 comentario

Archivado bajo Drama, Entretenido, Humor

Las cenizas de Ángela – Frank McCourt

Reseñado por Malosa.

Libro autobiográfico escrito por el irlandés-estadounidense Frank McCourt. Se publicó en 1996, obteniendo el premio Pulitzer al año siguiente. Desde ese momento se ha editado en 27 países, traducido a 17 lenguas y vendido más de 17 millones de copias en todo el mundo. Así, para empezar…

Más que una novela en sí es una biografía del propio autor, que supone una colección de anécdotas de su infancia y juventud en sus lugares de residencia, desde Brooklyn (Nueva York) hasta Limerick (Irlanda).

Frank nace en 1930 en Nueva York, siendo el primer hijo de Malachy y Angela McCourt. A la familia pronto se sumarán otros hijos: Malachy, los gemelos Oliver y Eugene y la pequeña Margaret. Ésta muere a las siete semanas de nacer (consecuencia de la miseria en la que vivía la familia), hecho que lleva a los padres a trasladarse a su ciudad de origen, Limerick, en busca de una vida mejor.

Allí la situación de los McCourt no mejora demasiado. La vida en Limerick se desarrolla en una calle de los suburbios de la ciudad, sin pavimentar, sin los servicios mínimos más indispensables y sujeta a inundaciones con cierta frecuencia, dado el carácter lluvioso de Irlanda. El padre suele estar sin trabajo y cuando lo consigue se gasta la paga en pintas en el bar, con lo que la mayor parte del tiempo está borracho, cantando canciones irlandesas y enseñándoselas con orgullo a sus hijos.

La madre, Angela, hace lo posible para alimentar a sus hijos, casi siempre recurriendo a la beneficencia e incluso prostitución, aunque generalmente los pequeños han de alimentarse sólo de pan y té.

El libro nos hace un recorrido por toda la infancia y adolescencia de Frank, desde su vida y nacimiento en Nueva York, pasando por su restante infancia y adolescencia en Limerick. Cuando finaliza el libro, Frank cuenta con 19 años.

Aunque a primera vista pueda parecer, esta historia no es un drama con mayúsculas, ni es un alegato sobre la pobreza, ni pretende inspirar lástima en el lector. Al contrario, es una historia de lucha y esperanza, que derrocha sensibilidad y sentido del humor a lo largo de sus casi 450 páginas. El autor, con un lenguaje sencillo y claro, hace fácil lo difícil y logra conjugar perfectamente los tintes dramáticos y los cómicos.

Por un lado, describe una historia donde impera la pobreza, la miseria humana, la desesperación, el alcoholismo y egoísmo del padre y la lucha de la madre por sacar adelante a su familia. Por otro, el autor incluye momentos llenos de ternura, de alegría, de esperanza, usando un tono cómico e irónico, contado desde la inocencia y las ocurrencias de un niño.

Además, es una historia de superación personal, ya que nos lleva de la mano por los primeros años de la vida de Frank, mostrándonos su evolución y su crecimiento como persona. Lo que nos enseña que, incluso desde una vida de total absoluta y miseria, aún se puede crecer y evolucionar positivamente. El constante optimismo y fuerza del protagonista nos aporta muchísimas enseñanzas de aplicación en nuestra vida cotidiana.

Comentar también que el autor escribió otros libros de “continuación” de su vida, siendo el más conocido ‘Tis (“Lo es”, en su traducción al español) que continúa la historia de Frank McCourt a partir de los 19 años. También destaco “El profesor”, en el que McCourt cuenta sus vivencias como docente. Para mí, el mejor de todos con diferencia es el de “Las cenizas de Ángela”.

Adicionalmente, deciros que existe una película sobre este primer libro, estrenada en 1.999 con el mismo título y dirigida por Alan Parker. No es mala per sé, pero la magia y la sensibilidad del libro no se dejan ver ni por asomo en el film. Os dejo el tráiler en cualquier caso:

Por qué decidí leerlo: Me lo recomendó mi madre. Ella ya lo había leído y le había encantado. Coincidimos.

Lo mejor: La capacidad del autor de transformar las penurias en risas. Su optimismo. La cantidad de enseñanzas que nos aporta.

Lo peor: Que caiga en tus manos y no te lo leas…

¿Volvería a leerlo?: Sí, sin duda. Ya lo he leído varias veces y es uno de estos libros que mejora con cada lectura.

¿Lo recomendaría?: Es un sí rotundo. A todo el mundo y prácticamente a personas de cualquier edad (exceptuando niños muy pequeños).

Otros libros del estilo que podrían gustarte:

Firmin (Sam Savage)
Lo es (Frank McCourt)
– El camino (Miguel Delibes)
La sombra del viento (Juan Carlos Ruiz Zafón)

Malosa

Link al libro en Amazon.es

Las cenizas de Ángela (Maeva Bolsillo)

7 comentarios

Archivado bajo Desarrollo personal, Drama, Humor, Imprescindible