Archivo de la etiqueta: el profesor

El profesor – Frank McCourt

Reseñado por Malosa.

Tercera novela publicada por el irlandés-americano Frank McCourt tras el éxito de sus predecesoras, especialmente de la ganadora del Pulitzer “Las cenizas de Ángela”. Se trata de un libro autobiográfico sobre las experiencias docentes de McCourt como profesor de lengua, literatura inglesa y creación literaria en distintos institutos de secundaria de Nueva York durante sus 30 años de vida laboral.

Ciertamente el listón estaba muy alto tras la publicación de su libro estrella, el que relata su dura niñez entre América e Irlanda. Y tanto las altas expectativas generadas como la discutible calidad del libro motivo de discusión nos hacen quedarnos con cierto regusto amargo. Lamentablemente…

La novela supone una combinación de anécdotas, experiencias y situaciones de McCourt en las aulas. Algunas cómicas, otras tiernas, otras simplemente curiosas. El autor nos cuenta cómo comenzó su vida de profesor a los 27 años y cómo empieza a ejercer la enseñanza, haciendo más caso a su propia intuición que a las directrices académicas que le recomiendan. Con su estilo “especial”, pronto conseguirá despertar el interés de sus alumnos en la dura realidad social neoyorquina en la que se encuadrarán sus institutos.

Uno de los puntos más interesantes del libro es la pasión y el amor que transmite McCourt sobre su profesión. A pesar del gap generacional, de los momentos difíciles, las burlas de los chavales o sus pocas ganas de aprender en determinados momentos, el autor recuerda sus años en las aulas con cariño y describe a sus alumnos con muchísima ternura. La devoción que muestra McCourt por su trabajo y la posible inspiración que podría imprimir este libro en futuros profesores o docentes agotados, son las principales bazas ganadoras de la novela.

Por otro lado, está plagada de momentos estrella, métodos poco convencionales para captar la atención de los alumnos y que nos hacen esbozar sonrisas y pensar en la gran suerte que tuvieron los alumnos de McCourt al contar con un profesor como él. Destacar el inicio, cuando un alumno arroja un bocadillo de mortadela al suelo y McCourt lo recoge, le quita el papel y se lo come ante la estupefacción de la clase. O el momento en que Frank propone a su alumnos que escriban notas de disculpa como ejercicio dirigidas a diferentes personas, por ejemplo, la posible nota escrita por Adán y Eva en el paraíso. O cuando en sus clases de creación literaria se dedican a recitar recetas de cocina con música de fondo, como si de poemas se tratase.

Aparte de lo anterior y de la indiscutible habilidad del autor para crear situaciones descacharrantes y con un estilo propio, el libro no aporta mucho más. Es bastante reiterativo en su desarrollo y falto de capítulos realmente interesantes. Los puntos que he destacado son los pocos que a mí me llamaron la atención y dudo que un lector medio identificara muchos otros.

Por otro lado, a McCourt le falta autocrítica. Parece que en parte se esfuerza en demostrar lo buen profesor que es, lo imaginativo de su método, lo bien que conectaba con sus alumnos, lo que se divertían en sus clases…a veces, mientras lo leía me descubría pensado en el Señor Keating, el excéntrico profesor protagonista de la película “El club de los poetas muertos”, maravillosamente interpretado por Robin Williams. No dudo que las experiencias de McCourt sean reales, pero a veces me daba la impresión que el autor exageraba en exceso sus anécdotas.

Como se trata de un libro autobiográfico, carece de un planteamiento, nudo y desenlace típicos. Y eso también hace que la novela falle, ya que la sucesión de anécdotas (unas más afortunadas que otras), junto con la descripción de la propia vida de McCourt, desencadenan un batiburrillo de historias sin hilo conductor claro y que además se vuelven tediosas.

¿Exactamente para qué escribió el autor este libro? ¿En persecución de la fama? ¿Para consolidarse como un autor de referencia del S.XX? ¿O para obtener réditos financieros de su primer (y único) éxito, “Las cenizas de Ángela”? No le veo el sentido a esta novela, creo que hubiéramos recordado mejor al autor si no la hubiera escrito.

En resumen, libro ameno. Que te hará sonreír en ciertos pasajes, te enternecerá en otros y te aburrirá en los restantes. Al que supongo le verás mayor sentido y te inspirará si te dedicas a la enseñanza. Entretenido. Y porque hoy estoy siendo buena…pero a mejores libros los he calificado como pasables en otras reseñas.

Por qué decidí leerlo: Había leído los 2 anteriores de McCourt y me habían gustado. Especialmente el primero que lo considero un imprescindible.

Lo mejor: La pasión por la enseñanza que se refleja en sus páginas. Sus anécdotas consecuencia de los métodos pedagógicos que emplea.

Lo peor: A excepción de algunos capítulos, me resultó aburrido. Le falta autocrítica y me sobra en la bibliografía del autor.

¿Volvería a leerlo?: No.

¿Lo recomendaría?: No lo des-recomendaría. No molesta, resulta entretenido, no es muy largo de leer y a determinados colectivos puede gustarles mucho. Especialmente recomendable para profesores y fans de la escritura de McCourt.

Link al libro en Amazon.es

El profesor (Maeva Bolsillo)

Otros libros del estilo que podrían gustarte:

Las cenizas de Ángela (Frank McCourt)

Historias de Nueva York (Enric González)

Firmin (Sam Savage)

Malosa.

12 comentarios

Archivado bajo Ensayo, Entretenido

El profesor – John Katzenbach

Reseñado por Malosa.

Resulta que este escritor es bastante conocido. Debe de tener algunos libros muy famosos de los que se han adaptado películas a la gran pantalla protagonizadas por actores muy conocidos. A mí este escritor del apellido impronunciable no me sonaba, hasta que me encontré la portada del libro en cuestión. Y me llamó la atención.

Según el propio escritor, “El profesor” es su mejor libro. Sinceramente, espero que se haya columpiado, porque no me parece un thriller memorable (y yo de este tipo de literatura leo bastante).

La trama comienza con un profesor jubilado que descubre que tiene una enfermedad degenerativa por lo que le queda un tiempo limitado de vida. Como no tiene familia (su mujer, hijo y hermano están muertos), decide que prefiere suicidarse a morir lentamente. En esas está cuando delante de sus narices secuestran a una adolescente de 16 años. Una pareja se la lleva en una furgoneta. El profesor no puede quitarse a la chica de la cabeza y decide, antes de acabar con su vida, averiguar el paradero de la joven.

Y esto es todo el libro. Obviamente aparece una detective que investiga la desaparición y que acepta a regañadientes la colaboración del profesor. También encontramos un delincuente sexual (un pederasta) al que el profesor “convence” para que le ayude en la búsqueda de la chica. El escritor se interna en el mundo de la pornografía infantil y las cintas snuff. La joven, Jennifer, es secuestrada por una pareja de degenerados que la torturan, golpean y hacen de todo, grabando sus reacciones y emitiendo en directo por Internet.

El libro tiene una pinta estupenda y un inicio muy prometedor que no logra desarrollar satisfactoriamente. Por un lado, el mundo de la pornografía infantil se pasa como por encima. No aporta demasiada información, ni es especialmente crudo en su tratamiento. No sabemos por qué los secuestradores hacen lo que hacen, ni cómo logran montar su página web, ni si realmente existen las cintas snuff , ni cómo se promueven. De este mundillo se podría haber sacado mucho más. Por otro lado, la psique de Jennifer tampoco está muy lograda, y eso que el secuestro y sus reacciones con la pareja que la retienen son lo mejor del libro.

Lo que sin ningún tipo de duda está, a mi juicio, muy mal plasmado es la personalidad del profesor. Está a punto de suicidarse y de repente decide involucrarse en la investigación de un secuestro. ¿A santo de qué? No tiene sentido…además, a lo largo del libro se ve cómo la enfermedad avanza y el profesor va teniendo alucinaciones. Así que cada 2×3 tenemos largas conversaciones del mismo con su mujer, hijo y hermano muertos, que además son los que guían al profesor en su investigación. Aparte de que no aportan nada al libro, se hacen muy pesadas. Intentan añadir una forzada profundidad al relato, que es innecesaria y que al no lograr, ralentizan el ritmo de la historia.

Añadir también que la figura de la detective está totalmente desaprovechada. Nos cuentan su trauma existencial (el marido la pegaba y tal) no sé si para darnos pena o para qué. La realidad es que la detective no resuelve nada, su historia de maltrato no aporta nada, no se identifica para nada con Jennifer y está puesta de relleno.

Todo lo anterior unido supone que la parte relacionada con el secuestro y la pornografía es entretenida. Pero las alucinaciones del profesor son muy cargantes…y el personaje de la detective exaspera. Con lo cuál, la conclusión es un libro muy pasable.

Por qué decidí leerlo: Me salió de ojo la portada. Luego me enteré que el escritor era muy conocido, así que decidí darle una oportunidad.

Lo mejor: El ligero paseo que nos da por el mundo de la pornografía por Internet. Ligero paseo, porque profundiza poco. Que es un thriller y en general es un género que entretiene.

Lo peor: Las alucinaciones y reacciones ininteligibles del protagonista. La detective que está porque tiene que aparecer la policía ante un secuestro, que si no…Los poquísimos datos científicos que aporta sobre el crimen por Internet, las cintas Snuff, etc.

¿Volvería a leerlo?: Pues no. Pero aún así, he decidido darle otra oportunidad al escritor y estoy leyendo “El psicoanalista”, en teoría, su libro más conocido.

¿Lo recomendaría?: Para nada. Si te gusta mucho el género de suspense, igual tiene un pase. Pero si no, hay muchos otros thrillers muuucho mejores.

Link al libro en Amazon.es

El profesor

Otros libros del estilo que pueden gustarte:

El psicoanalista (John Katzenbach)

La mujer que arañaba las paredes (Departamento Q) (Jussi Adler-Olsen)

Sé lo que estás pensando (John Verdon)

Yo mato (Giorgio Faletti)

Malosa.

27 comentarios

Archivado bajo Novela policíaca - thriller, Pasable, Suspense