Archivo de la etiqueta: Laurent Gounelle

Te llevaré a un lugar donde todo es posible – Laurent Gounelle

Reseñado por Bitterblink

Te llevaré a un lugar donde todo es posible - Laurent Gounelle

Te llevaré a un lugar donde todo es posible – Laurent Gounelle

Laurent Gounelle es un escritor ya conocido en esta página. Licenciado en la Sorbona y luego en Estados Unidos, este escritor nacido en 1966 ha escrito diversas novelas muy enfocadas en la parte filosófica y en el desarrollo personal. En este caso la editorial ha tenido la amabilidad de enviarme su última novela que aquí reseño.

Sandro es un profesor de filosofía de Nueva York. Está destrozado por la desaparición (aunque no se dice al principio suponemos que ha muerto) de su esposa en la selva amazónica cuando estaba con una tribu concreta. Tras estar un tiempo sin dar pie con bola decide dejarlo todo y buscar a los nativos a los que culpa de la muerte de su esposa.

A su llegada a Brasil contrata como apoyo a un grupo de mercenarios desagradables encabezados por el malvado Krakus. El grupo conjuntamente con la única mente pensante del mismo (un misántropo médico llamado por sus compañeros Gody) se acerca a su destino y Sandro por fin les revela cual es su objetivo. En un principio los mercenarios consideran que Sandro quiere asesinar a todos los nativos y sin embargo el les revela que su propósito es mucho más cruel: desea hacerles profundamente infelices.

Así es como los mercenarios y Sandro llegan al poblado de Elianta (iniciada de Chamán de la tribu, pero aún no confirmada como chamán). Poco a poco bajo la guía de Sandro, los mercenarios van empañanando la felicidad perfecta en la que viven los nativos. Sin propiedad privada, sin orgullo personal ni orgullo por sus posesiones, en comunión con el mundo que les rodea. No tienen miedo ni pesar por el pasado ni presión por el futuro. Existen y son felices, viven para el hoy, no albergan celos ni maldad y siempre piensan antes en los otros que en si mismos.

Sandro atormentado por la venganza comienza a dar instrucciones para poco a poco ir minando su confianza en ellos mismos, separándoles, haciéndoles pensar que la belleza es solo exterior y que deben envidiar los dones de otros. Crean un noticiario en el cual les comentan todas las malas noticias del momento para mantenerles presa del miedo. Se apoyan en el miedo para que dejen de dormir todos juntos en una choza común y que creen chozas separadas. Les conmina a utilizar objetos y a glorificar la juventud y la hermosura en función de un patrón de belleza impuesto.

Así poco a poco la sociedad perfecta se va desmoronando para regocijo de Krakus y desesperación de Elianta… y sin embargo Sandro no parece haber encontrado la paz.

La verdad es que es un libro que me ha costado leer, más que nada porque te describe una sociedad “perfecta” y luego se va encargando de destruir toda esa felicidad perfecta con artimañas que aparentemente están dirigidas a mejorar su vida. Vamos con todas las cosas que poseemos en nuestra vida moderna, hasta lo de enviar mensajes en vez de vernos cara a cara lo replican utilizando niños mensajeros.

Crean el dinero y el orgullo por las posesiones materiales. Se burlan de lo sagrado y lo convierten en algo comercializable y van replicando una a una todas las pequeñas torturas, miedos y presiones con las que convivimos en las sociedades modernas.

Es poco probable que no te desagrade leer como estropean esa felicidad perfecta, pero a la vez te vas dando cuenta como cada uno permite que esa felicidad se arruine debido a que aceptamos cosas que nos son impuestas pero que no tenemos por qué aceptar. Resulta incómodo reconocerse en esa foto satírica que hace el autor de nuestra vida extrapolandola así. Hay simplificaciones un tanto excesivas pero no creo que nadie pueda afirmar que todo lo que dice es falso.

Es cierto que el personaje de Sandro no es atractivo, es un hombre atormentado y desagradable y sin embargo no es una persona mala sino que está terriblemente desviado de lo que debe hacer. Es un personaje que inspira repulsión y a la vez da pena. Lo cierto es que no tengo claro si quería que terminara bien o mal.

Es un libro mucho más enfocado a la vida diaria, aunque hay un punto sobre el liderazgo en la empresa que es del todo innecesario y que se podía haber ahorrado, pese a que me parece que la moraleja es buenísima y deseara que mis jefes aprendieran a gestionar como Elianta, lo cierto es que es un “pegote” en medio de la historia. Me gusta de este libro que no está tan enfocado a la empresa como el anterior, aunque creo que el anterior era ligeramente superior a éste (podéis ver la reseña en esta página).

El resto son una serie de conclusiones desoladoras respecto a lo mucho que nos separa la tecnología moderna y lo infelices que somos por cómo nos ven los demás… vamos que es un libro de diagnóstico sobre todo aquello que nos provoca conflictos externos en nuestra vida diaria. En el fondo se orienta a que seamos más felices encontrando esos puntos de los que debemos “pasar” o que debemos ignorar o cómo debemos mejorarlos, pero no a “grandes problemas” personales determinados sino de forma más general.

No me parece una forma atractiva de comenzar el libro hacerlos infelices pero reconozco que me enganchó y finalmente lo terminé cogiendo velocidad a partir de la mitad del libro o así.

Reconozco que los personajes son un poco arquetípicos y no muy definidos. Tienen reacciones extrañas y muchas veces inexplicables, y son esos puntos donde la novela se pierde un poco. No me parecen creíbles ninguno de ellos. Sin embargo el resto de la historia si merece la pena.

Lo califico como entretenido pero reconozco que la moraleja ya llegaría a la categoría de bueno, lástima que una serie de defectos en los personajes termina arruinando una novela que no era mala.

Calificación: Entretenido

Lo Mejor: La forma tan inteligente en la que crea metáforas “prehistóricas” con nuestra sociedad actual

Lo Peor: Los personajes y el pegote sobre el liderazgo

Lo Releería: Si, creo que merece la pena una relectura

Lo Recomiendo: Creo que si te preocupa tu felicidad y vives un poco agobiado es un buen libro para leer o para regalar, pero no vale para cualquier lector, yo estuve cerca de dejarlo al principio

Link al libro en amazon.es

Te llevaré a un lugar donde todo es posible (Planeta Internacional)

Otros libros que podrían gustarte

No me iré sin decirte a dónde voy – Laurent Gounelle Otro libro del autor, más enfocado a la empresa que el anterior.

– Si tú me dices ven lo dejo todo pero dime ven – Albert Espinosa – Un libro bastante más mágico sobre la felicidad

Bitterblink

1 comentario

Archivado bajo Desarrollo personal, Entretenido, Psicología

No me iré sin decirte a dónde voy – Laurent Gounelle

No me iré sin decirte a dónde voy - Laurent Gounelle

No me iré sin decirte a dónde voy – Laurent Gounelle

Reseñado por Bitterblink

Parece que llevo 3 seguidos de temática similar, todos encuadrados en el “Nuevo pensamiento” es decir, en esa “cuarta rama” de la psicología destinada a mejorarnos a nosotros mismos a través de nuestro propio pensamiento.

Laurent Gounelle es economista y tiene un máster en comercio exterior (no exactamente pero es difícil traducir títulos franceses). Su experiencia en la empresa le hizo interesarse por la PNL o “Programación Neurolingüística”, una técnica destinada a “programarnos a nosotros mismos” para cambiar actitudes o formas de actuar. A partir de ahí ha ido recorriendo un camino de aprendizaje los últimos 14 años para intentar ilustrar todas las técnicas aprendidas en situaciones aplicadas en la vida “real” a través de sus novelas.

Su primera novela “El Hombre que quería ser feliz” (reconozco que aun no la he leído) fue un bestseller internacional y el libro que nos ocupa va camino de serlo también.

Vamos al lío. Alan Greenmore es un norteamericano afincado en París que está a punto de saltar de la torre Eiffel después de un desengaño amoroso. Considera que nada de su vida ha ido bien, desde que su padre abandonara a su madre embarazada todo fue mal, y su traslado a París no había mejorado las cosas, encerrado en un trabajo sin futuro como consultor de selección de Dunker Consulting, hasta que llegó Audrey y estuvo iluminando su vida un tiempo y luego le dejó sin ninguna explicación. Eso es lo que ha llevado a Alan a encaramarse en una viga de la Torre Eiffel dispuesto a acabar con todo.

Lo que Alan no sabe es que eso va a ser un principio y no un final. En la misma viga encuentra fumando tranquilamente a Yves Dubreuil, un extraño personaje, distinguido que le reta a no dar su vida tan tontamente, le ofrece cambiarla a cambio de que haga varias misiones para él… el precio del fracaso no es otro que su vida, y Alan confundido y aterrado acepta ponerse en manos de Dubreuil.

Así es como Alan comienza a tener que enfrentarse a sus “misiones”, aprender a quejarse o simplemente no conformarse cuando algo no está bien (“siempre me dan el pan quemado”…), aprender a llevar la contraria a alguien, no amilanarse ante una casera gruñona o un jefe obsesionado con la rentabilidad y la cotización de las acciones.

Alan poco a poco va convirtiéndose en un hombre nuevo enfrentándose a la vez a retos de su vida así como de su trabajo en Dunker Consulting acercándose poco a poco hacia lo que siempre ha querido ser… sin embargo hay algo que no termina de dejarle dormir… ¿Por qué le esperaba Dubreuil en una viga? ¿Qué es lo que realmente quiere de él? ¿Qué ocurrirá si falla en una misión? ¿Le costará la vida que está consiguiendo crear?.

Reconozco que el libro me ha gustado es optimista y entretenido, es cierto que oculta poco su intención de “enseñar al lector” de la misma forma que Dubreuil da clase a Alan y quizá esto me gusta menos, un poco más de disimulo con las “misiones” hubiera enganchado más, creo que el autor se recrea demasiado en explicar y clarificar los conceptos que intenta enseñar, pese a todo creo que son conceptos interesantes.

El misterio de por qué le ayuda Dubreuil al principio parece algo siniestro y engancha un poco más pero es un misterio que pierde fuelle y sin embargo se resuelve en pocas páginas luego.

Para mi gusto el final es el único pero que le pongo, es abrupto en muchos sentidos, resuelve en apenas unas páginas todo el libro, el misterio la vida de Alan todo… y luego inexplicablemente se recrea 2 o 3 páginas más en un epílogo ampliado que para mi gusto aporta poco.

En general es un buen libro pero me pareció muy superior “Si tu me dices ven lo dejo todo… pero dime ven” de Albert Espinosa, si ya lo has leído igual te agrada. También es cierto que el hecho de que introduzca el mundo de la empresa hace que a algunos lectores les interese más que el libro que he citado antes.

Es un libro que solo tiene sentido leer si quieres evolucionar algo en tu forma de ser para ser más feliz. No está recomendado para los cerrados a la “autoayuda”, probablemente genere rechazo en el lector en ese caso.

Calificación: Bueno

Lo Mejor: La misión del tren de Aviñón, los diálogos

Lo Peor: El final, me pareció abrupto

Lo Releería: No lo creo, la verdad

Lo Recomiendo: Si, pero insisto, es un libro de ayutoayuda, si no os gusta el género ni lo intentéis.

Si te gustó te gustará:

Si tú me dices ven lo dejo todo… pero dime ven – Albert Espinosa

Link al libro en Amazon.es

No me iré sin decirte adónde voy

Bitterblink

5 comentarios

Archivado bajo Aventuras, Bueno, Desarrollo personal