Archivo de la etiqueta: Millenium

La reina en el palacio de las corrientes de aire – Stieg Larsson

Reseñado por Malosa.

Última parte de la famosísima trilogía sueca. Si bien no llega a las cotas magistrales de la primera, sí supera con creces el tropezón del autor en su segunda entrega. Comienza inmediatamente después del final de “La chica que soñaba con una cerilla y un bidón de gasolina”, de modo que te aconsejo que leas los 2 libros muy seguidos para enterarte bien del argumento. Sobre todo porque Larsson se caracteriza por ser bastante denso e inundar el relato de personajes y subtramas, así que como no recuerdes bien la segunda parte, no te enterarás de nada de la tercera.

En el anterior libro habíamos dejado a Lisbeth debatiéndose entre la vida y la muerte, con un tiro en la cabeza gentileza de su padre, Zalachenko. Como cualquier lector puede suponer, Lisbeth no está muerta aunque sí muy grave. Es ingresada en un hospital junto a su padre y necesita un milagro. Allí la trata un habilidoso cirujano (Anders Jonanson), que entenderá y cuidará muy bien de Lisbeth.
Aún así, le esperan semanas de confinamiento en el mismo centro donde un paciente muy peligroso sigue acechándola, su propio padre. Pese a su estado, Lisbeth se mantiene alerta y de nuevo saldrá victoriosa gracias a sus habilidades informáticas.

Por otro lado, encontramos a Mikael bajo de moral y solo (debido a la caída de ventas y anunciantes), con una Erika Berger inmersa en las luchas de poder y las estrategias comerciales del poderoso periódico Svenska Morgon-Posten.
Además, Lisbeth le ha apartado de su vida pero Mikael sigue intentando ayudarla, ya que la justicia y el Estado parecen amenazar su vida y libertad (le acusan de 3 asesinatos que no ha cometido). Sobre ella pesan durísimas acusaciones que hacen que la policía mantenga la orden de aislamiento, así que Mikael tendrá que ingeniárselas para llegar hasta ella, ayudarla y hacerle saber que sigue allí.

Aunque esta entrega me gustó mucho más que la anterior, reconozco que sigue pecando de los mismos defectos aunque en menor medida. Por un lado, es demasiado largo y enrevesado. Tiene partes en las que Larsson nos cuenta hasta el número de la seguridad social de algunos personajes, que la verdad no son tan importantes en la trama. Especialmente tediosos se hacen los capítulos dedicados a miembros de la Säpo. Creo que el autor no nos hace nada entretenidas la descripción de las redes de espionaje político.

Además, de nuevo incluye muchísimos personajes y tramas argumentales que creo le sobran. Sobre todo porque algunos de estos personajes no dicen nada, son muy planos y aparecen para poner de manifiesto el distintivo principal de los protagonistas. Por ejemplo, Monica Figuerola, inspectora que colaborará en el caso de Lisbeth. Está porque por supuesto Mikael tenía que conquistar de nuevo a una mujer en este libro, con lo que el autor la incluye para enfatizar el carácter seductor de Blomkvist. Pero aparte de eso, es francamente sosa, antipática y aporta muy poco a la trama principal. Y como ella hay otros tantos.

Pero no todo es negativo. El ritmo de esta novela está mucho mejor llevado que la anterior, las subtramas interesan mucho más y es el desenlace de la historia, lo que acrecenta el interés por leer. Curiosamente toda la parte del juicio y el proceso legal está muy bien desarrollado y logra enganchar al lector. Influye que Larsson nos cuente más detalle de la abogada de Lisbet, Annika (la hermana de Michael). Tiene un carácter muy interesante y es uno de los personajes menos maniqueos de la novela.

También encontramos más profundidad en secundarios en los que Larsson no había ahondado tanto y que son muy interesantes, especialmente la ex-directora de Millenium y amante de Michael, Erika Berger. Para mí, de lo mejor de esta saga junto con Lisbeth. Por no hablar sólo de los femeninos (que la verdad, son los que más tirón tienen de esta trilogía), destacaría también al cirujano que tratará a Lisbeth. Es un personaje que te cae muy bien y te resulta inteligente a la par que entrañable.

Y por supuesto, destacar también la acción trepidante que caracteriza ciertas partes de la novela, especialmente al inicio y al final de la misma, donde se produce el enfrentamiento final entre Lisbeth y su hermano Niedermann.

Si tuviera que calificar a toda la trilogía de Larsson lo haría con un notable y destacaría la capacidad de Larsson de ensalzar al género femenino en general, ya que casi todas las mujeres de sus libros tienen una personalidad muy marcada, una inteligencia elevada y una fortaleza envidiables.

Por qué decidí leerlo: Es casi indispensable conocer el final de la trilogía tras haber leído la segunda parte.

Lo mejor: La historia concluye. Los personajes femeninos de Lisbeth, Annika y Erika. Todo el desarrollo del juicio contra Lisbeth.

Lo peor: Monika, es un personaje sosísimo. Las partes en las que Larsson se flipa sólo con la Säpo y el espionaje. Que el ritmo decae en la parte intermedia de la novela.

¿Volvería a leerlo?: Como libro independiente no, toda la saga es posible.

¿Lo recomendaría?: Sí. Definitivamente esta saga es un referente en la novela negra moderna.

Otros libros del estilo que podrían gustarte:

Departamento Q. La mujer que arañaba las paredes (Jussi Adler-Olsen)
La princesa de hielo (Camilla Läckberg)
El verano de los juguetes muertos (Toni Hill)
Linda, como en el asesinato de Linda (Leif G.W.Persson)

Malosa.

Link al libro en Amazon.es

La reina en el palacio de las corrientes de aire (Booket Logista)

Anuncios

2 comentarios

Archivado bajo Bueno, Novela Negra

La chica que soñaba con una cerilla y un bidón de gasolina – Stieg Larsson

Reseñado por Malosa.

Segunda parte de la trilogía Milenium, publicada de forma póstuma por Stieg Larsson en 2008. La obra es una continuación del primer tomo, aunque el anterior se trate de un libro más bien autoconclusivo. Esta novela, sin embargo, tiene mayor relación con la tercera parte, “La reina en el palacio de las corrientes de aire”, de modo que te ves un poco obligado a leerte el siguiente cuando acabas éste.

En teoría, el argumento del libro es el trafficking, o tráfico de personas con fines de explotación sexual. En la práctica, el libro se centra principalmente en el personaje de Lisbeth Salander, sus orígenes, su vida actual y tanto el trafficking como la figura de Mikael Blomkvist son meros hilos argumentales secundarios. De modo que si te lees la novela con el objetivo de saber más sobre el trafficking, yo te diría que mejor busques otro libro.

Tengo que reconocer que el primer volumen de la saga Millenium es estupendo para mi gusto. Me encantó,  lo encontré muy superior a los 2 restantes y en concreto, muchísimo mejor que este segundo. También es cierto que el estilo del libro cambia bastante, ya que el primero se planteaba como una novela de intriga, con pruebas y pistas a seguir, sospechosos, etc. Es decir, de corte policíaco. Sin embargo, la segunda parte de Millenium se plantea como una trama de espionaje, política, periodismo y gran cantidad de personajes, algunos que sirven de acicate para mantener el interés y otros que consiguen todo lo contrario.

El libro empieza con 2 tramas argumentales radicalmente separadas e independientes. Por un lado, tenemos a Mikael Blomkvist, que vive una época dorada con la revista Millenium y el reconocimiento profesional de colegas y medios. Una joven periodista llamada Dag Svensson acude a Blomkvist con una tesis sobre el tráfico sexual en Suecia, uniendo a altos cargos con el abuso de menores de edad. Mikael se lanza a la investigación y antes de que pueda publicar la historia, Dag Svensson y su pareja son encontrados muertos a tiros en su apartamento.  Lisbeth Salander se convierte en la principal sospechosa, ya que la policía descubre pruebas en su contra en la escena del crimen.

Por otro lado, la propia Salander se encuentra desaparecida, tomándose un tiempo para reflexionar en una playa del Caribe, donde se dedica a las matemáticas y otros placeres de distinta naturaleza. Regresa a Suecia de incógnito tiempo después y se da cuenta de que está acusada de asesinato. Por tanto, poniendo en práctica sus habilidades como hacker, empieza a investigar para demostrar su inocencia.

Como comentaba arriba, el libro no funciona ni la mitad de bien que su antecesor. Aparte de tener un estilo distinto, falla por otras razones. Primero, incluye tal cantidad de personajes (incluidos los nombres en sueco, que en Suecia serán de lo más normales, pero claro, aquí nos cuesta aprendérnoslos), tramas, situaciones (contadas varias veces desde cada personaje) y demás, que el libro se embrolla en exceso y no llega a ninguna parte. Amén de la capacidad descriptiva de Larsson, que en ocasiones puede desembocar en páginas y páginas muy densas.

Segundo, para mi gusto se carga el personaje de Lisbeth. En el primer libro Lisbeth era rara (tatuajes, piercings, estilo propio…), antisocial, con habilidades extraordinarias (memoria fotográfica y manejo de la informática)…pero también era una persona maltratada (por el entorno, por su tutor). La mezcla entre su peculiaridad y el hecho de ser una víctima y aún sí resurgir de sus cenizas, le otorgaba una personalidad muy atrayente a este personaje. En este libro deja de ser rara y antisocial (Lisbeth se relaciona con todo el mundo, tanto en el Caribe como en la propia Suecia) y ya no es una víctima, sino que casi es superwoman (la parte final del libro es casi de coña. Me voy al spoiler).

/**************************ATENCIÓN SPOILER**************************/

Vamos hombre…cuando encuentra a Zalachenko y su hermano, la golpean, la entierren viva, le pegan un tiro y sin embargo Lisbeth es capaz de desenterrarse, atacar con un hacha a su padre y resistir. Venga…y previamente se había enfrentado a 2 matones prácticamente con un spray y poco más…y se supone que es una mujer de metro y medio y 40 Kg. ¡¡Es demasiado para creérselo!!

/**************************ATENCIÓN SPOILER**************************/

Tercero y no menos importante: la novela es mentirosa. Nos las venden como el colmo de la investigación sobre trafficking, pero este tema se pasa muy por encima. Al principio Larsson se centra en ello, pero pronto la trama dedicada a la trata de blancas decae rápidamente en detrimento del enredo familiar de Salander.

Como conclusión, diría que es un libro meramente entretenido pero que no le llega ni a la suela de los zapatos al anterior volumen de Millenium. Se adentra mucho en el personaje de Salander, sus orígenes y su trama familiar, lo cuál es un punto positivo del libro, pero no sabe envolver al lector en el desarrollo, enreda innecesariamente el argumento y para colmo estropea la personalidad de la protagonista principal.  Bastante inferior en casi todo a “Los hombres que no amaban a las mujeres”.

Por qué decidí leerlo: porque me encantó el primer volumen de la saga Millenium.

Lo mejor: Que se centra en Salander que es un personaje fantástico. Que el tercer libro de Millenium sube de nuevo el listón tras este bajón en calidad, aunque no llega a los niveles del primero de la saga.

Lo peor: Que tiene partes que aburren a las ovejas. Que con tanto nombre sueco no sabes ni de quién te hablan. Que se cargan la personalidad de Lisbeth.

¿Volvería a leerlo?: No.

¿Lo recomendaría?: A todo aquél que se haya leído “Los hombres que amaban a las mujeres”, sí. Pero no esperéis un libro con la calidad del primero.

Si quieres comprar el libro

La chica que soñaba con una cerilla y un bidón de gasolina: La trilogía de culto

Otros libros del estilo que podrían gustarte:

La reina en el palacio de las corrientes de aire (Stieg Larsson)

– Aurora boreal (Assa Larsson)

Departamento Q. La mujer que arañaba las paredes (Jussi Adler-Olsen)

Malosa

2 comentarios

Archivado bajo Entretenido, Novela Negra, Novela policíaca - thriller