Archivo diario: abril 27, 2012

El profesor – Frank McCourt

Reseñado por Malosa.

Tercera novela publicada por el irlandés-americano Frank McCourt tras el éxito de sus predecesoras, especialmente de la ganadora del Pulitzer “Las cenizas de Ángela”. Se trata de un libro autobiográfico sobre las experiencias docentes de McCourt como profesor de lengua, literatura inglesa y creación literaria en distintos institutos de secundaria de Nueva York durante sus 30 años de vida laboral.

Ciertamente el listón estaba muy alto tras la publicación de su libro estrella, el que relata su dura niñez entre América e Irlanda. Y tanto las altas expectativas generadas como la discutible calidad del libro motivo de discusión nos hacen quedarnos con cierto regusto amargo. Lamentablemente…

La novela supone una combinación de anécdotas, experiencias y situaciones de McCourt en las aulas. Algunas cómicas, otras tiernas, otras simplemente curiosas. El autor nos cuenta cómo comenzó su vida de profesor a los 27 años y cómo empieza a ejercer la enseñanza, haciendo más caso a su propia intuición que a las directrices académicas que le recomiendan. Con su estilo “especial”, pronto conseguirá despertar el interés de sus alumnos en la dura realidad social neoyorquina en la que se encuadrarán sus institutos.

Uno de los puntos más interesantes del libro es la pasión y el amor que transmite McCourt sobre su profesión. A pesar del gap generacional, de los momentos difíciles, las burlas de los chavales o sus pocas ganas de aprender en determinados momentos, el autor recuerda sus años en las aulas con cariño y describe a sus alumnos con muchísima ternura. La devoción que muestra McCourt por su trabajo y la posible inspiración que podría imprimir este libro en futuros profesores o docentes agotados, son las principales bazas ganadoras de la novela.

Por otro lado, está plagada de momentos estrella, métodos poco convencionales para captar la atención de los alumnos y que nos hacen esbozar sonrisas y pensar en la gran suerte que tuvieron los alumnos de McCourt al contar con un profesor como él. Destacar el inicio, cuando un alumno arroja un bocadillo de mortadela al suelo y McCourt lo recoge, le quita el papel y se lo come ante la estupefacción de la clase. O el momento en que Frank propone a su alumnos que escriban notas de disculpa como ejercicio dirigidas a diferentes personas, por ejemplo, la posible nota escrita por Adán y Eva en el paraíso. O cuando en sus clases de creación literaria se dedican a recitar recetas de cocina con música de fondo, como si de poemas se tratase.

Aparte de lo anterior y de la indiscutible habilidad del autor para crear situaciones descacharrantes y con un estilo propio, el libro no aporta mucho más. Es bastante reiterativo en su desarrollo y falto de capítulos realmente interesantes. Los puntos que he destacado son los pocos que a mí me llamaron la atención y dudo que un lector medio identificara muchos otros.

Por otro lado, a McCourt le falta autocrítica. Parece que en parte se esfuerza en demostrar lo buen profesor que es, lo imaginativo de su método, lo bien que conectaba con sus alumnos, lo que se divertían en sus clases…a veces, mientras lo leía me descubría pensado en el Señor Keating, el excéntrico profesor protagonista de la película “El club de los poetas muertos”, maravillosamente interpretado por Robin Williams. No dudo que las experiencias de McCourt sean reales, pero a veces me daba la impresión que el autor exageraba en exceso sus anécdotas.

Como se trata de un libro autobiográfico, carece de un planteamiento, nudo y desenlace típicos. Y eso también hace que la novela falle, ya que la sucesión de anécdotas (unas más afortunadas que otras), junto con la descripción de la propia vida de McCourt, desencadenan un batiburrillo de historias sin hilo conductor claro y que además se vuelven tediosas.

¿Exactamente para qué escribió el autor este libro? ¿En persecución de la fama? ¿Para consolidarse como un autor de referencia del S.XX? ¿O para obtener réditos financieros de su primer (y único) éxito, “Las cenizas de Ángela”? No le veo el sentido a esta novela, creo que hubiéramos recordado mejor al autor si no la hubiera escrito.

En resumen, libro ameno. Que te hará sonreír en ciertos pasajes, te enternecerá en otros y te aburrirá en los restantes. Al que supongo le verás mayor sentido y te inspirará si te dedicas a la enseñanza. Entretenido. Y porque hoy estoy siendo buena…pero a mejores libros los he calificado como pasables en otras reseñas.

Por qué decidí leerlo: Había leído los 2 anteriores de McCourt y me habían gustado. Especialmente el primero que lo considero un imprescindible.

Lo mejor: La pasión por la enseñanza que se refleja en sus páginas. Sus anécdotas consecuencia de los métodos pedagógicos que emplea.

Lo peor: A excepción de algunos capítulos, me resultó aburrido. Le falta autocrítica y me sobra en la bibliografía del autor.

¿Volvería a leerlo?: No.

¿Lo recomendaría?: No lo des-recomendaría. No molesta, resulta entretenido, no es muy largo de leer y a determinados colectivos puede gustarles mucho. Especialmente recomendable para profesores y fans de la escritura de McCourt.

Link al libro en Amazon.es

El profesor (Maeva Bolsillo)

Otros libros del estilo que podrían gustarte:

Las cenizas de Ángela (Frank McCourt)

Historias de Nueva York (Enric González)

Firmin (Sam Savage)

Malosa.

Anuncios

12 comentarios

Archivado bajo Ensayo, Entretenido