Archivo mensual: febrero 2014

Película – La gran estafa americana

American Hustle Poster

Reseñado por 0017

Ficha técnica

American Hustle

Año: 2013

Director: David O. Russell (El lado bueno de las cosas, The Fighter, Tres Reyes)

Guión: David O. Russell, Eric Warren Singer

Música: Danny Elfman

Fotografía: Linus Sandgren

Reparto

  • Christian Bale
  • Bradley Cooper
  • Amy Adams
  • Jennifer Lawrence
  • Jeremy Renner
  • Robert De Niro

Ahora mismo hay en la cartelera dos películas que se están llevando el gato al agua en la taquilla, tanto por crítica como por público. Las dos son comedias; las dos hablan de estafas y fraudes; las dos están ambientadas en Nueva York en décadas pasadas (los 70 y los 90); las dos nos presentan una clase de personajes un poco gañanes que se mueven entre el honor y la cicatería, la infidelidad y la ética. Las dos están regadas de nominaciones a las mejores categorías para los Óscar de 2014, incluyendo mejor película, mejor director, mejores actores, mejor guión. Una es El lobo de Wall Street, de la que ya di cuenta hace unas semanas, con cinco nominaciones y una de las mejores interpretaciones de DiCaprio que haya visto nunca. La otra es la presente La gran estafa americana, de David O. Rusell, quien busca repetir el éxito que nadie se esperaba el año pasado cuando irrumpió con les mejores nominaciones en la anterior edición de los Óscar con El lado bueno de las cosas, que hizo llevarse la estatuilla a Jennifer Lawrence. La verdad es que aunque similares en  el planteamiento, a la cinta de David O. Russell destaca por tener una moraleja distinta y un mayor respeto a sus personajes principales. El protagonista interpretado por un soberbio e irreconocible Christian Bale, tiene unos principios y una ética de los que carece completamente el personaje que hace Leonardo DiCaprio; al contrario que los agentes del FBI que intentan dar caza a estos timadores, donde aquí vemos a un cargante Bradley Cooper víctima de su falta de integridad (al contrario que el bueno del personaje de Kyle Chandler que intentaba dar caza al lobo de Wall Street).

Nueva York, finales de los 70. Irving Rosenfeld es un timador de poca monta que tiene unos cuantos negocios repartidos por la ciudad. Un día conoce a la buscavidas Sydney Prosser y se enamora de ella. Sydney es muy lista y tiene un talento innato para las estafas, con lo que encaja a la perfección con los trabajos que realiza Irving y se convierte en su socia y cómplice. El único (y mayor problema) es que Irving está casado con la insoportable Rosalyn, con la que la vida a su lado es sumamente desagradable. Rosalyn tiene un hijo al que Irving ha adoptado como suyo, y al que le trata como si fuera su padre de verdad. Por esta razón y por el hecho de que Rosalyn es incapaz de enfrentarse a los problemas, a Irving le resulta imposible romper con su mujer e irse a vivir con Sydney. Un día, el agente del FBI Richi DiMaso descubre los negocios ilegales de nuestros protagonistas, y a cambio de no arrestarlos, les pide colaboración con el gobierno para atrapar a delincuentes especializados en fraudes y estafas financieras. Dentro de este objetivo aparece Carmine Polito, el nuevo alcalde de Nueva Jersey, a priori un tipo íntegro y familiar, y a DiMaso le brillarán los ojos de ambición ante la posible detención de un pez gordo de la política. La trama se irá complicando cuando nuevos elementos de la política y el crimen organizado aparezcan en el plan. Toda esta situación hará tensar no solo la integridad de los protagonistas sino también la relación de Irving y Sydney, y la pondrá a prueba.

Lo primero que llama la atención de esta película es la metamorfosis setentera a la que han sido sometidos los protagonistas, con un diseño de vestuario que merece la nominación al Óscar, o una lograda ambientación en los decorados y las escenas urbanas. Christian Bale no sólo ha hecho uno de sus sorprendentes cambios físicos engordando varios kilos de más, sino que la escena inicial con su falso y ridículo peluquín mientras se peina a lo cortinilla es toda una declaración de intenciones del personaje, al igual que los falsos rizos de Bradley Cooper o el imposible tupé mega lacado de Jeremy Renner. Son una metáfora de que los personajes no son como realmente son, sino que todos tienen una fachada tras la que se ocultan sus verdaderas personalidades. El timador profesional de poca monta realmente tiene un corazón de oro y su problema es que está atrapado en un matrimonio sin salida. El agente del FBI en realidad busca reconocimiento profesional y que le tomen en consideración, a pesar de que se autoengaña continuamente diciendo que quiere acabar con la corrupción del sistema. El político de clase baja que acepta sobornos porque realmente está preocupado por su electorado. La verdad es que todos los actores hacen un gran trabajo y están irreconocibles en sus papeles. De Bale ya nos lo esperábamos, de Cooper o de Renner también. Amy Adams está deliciosa con maquillaje o sin él, a pesar de sus generosos escotes que distraen la atención continuamente. Y Jennifer Lawrence (también con escotes) resulta fabulosamente repugnante e irritante como esposa con pocas -poquísimas- luces que está harta de que su marido no la tenga en consideración (a pesar de que es ella misma es la causa de dicha situación). Hasta Robert De Niro nos obsequia con el mismo papel de mafioso con el que se ha especializado en su trayectoria, en una episódica aparición.

A pesar de todos los claroscuros iniciales de los personajes, O. Russell ha sido claro en  la definición y, sobre todo, en la resolución argumental de los mismos. El final presenta una moraleja clara y otorga absolución a los buenos, y condenación a los malos. Por ello, aunque forzado en algunos aspectos, me gusta que se premie al que es en esencia bueno porque le da una adecuada lectura moral a la cinta; al contrario que en El lobo de Wall Street, donde DiCaprio no hace más que drogarse y pasar de su familia para, al final, traicionar a sus compinches y obtener gracias a ello una rebaja en su condena. Aquí, por el contrario, vemos a un personaje engañar, esnifar cocaína y engañar a su prometida; mientras que a otro le vemos en una escena clave tomar algún tipo de sustancia que más tarde descubriremos que es por una dolencia cardiaca. Ni que decir tiene que cada uno de dichos personajes tendrá un final distinto en función de sus actos y sus motivaciones. El director aquí es muy hábil en mostrarnos distintas caras de los mismos pecados. No son iguales todas las infidelidades que aparecen en la película, ni la relación de los protagonistas con sus respectivas familias, ni la manera en que quebrantan la ley unos y otros. Unos y otros tendrán una catadura moral distinta, en función de sus motivaciones éticas.

Como aspectos negativos, tenemos que la cinta intenta ser una reedición de El Golpe, la obra maestra del cine de timos y estafas, pero se queda a medio camino. Al argumento le falta empaque y cautivación, puesto que engancha en el principio pero a mitad de cinta pierde fuelle e interés, para recuperarlo en el segmento final. Pero la verdad sea dicha, se trata más bien de una película de personajes, donde no es tan importante el argumento sino los conflictos que surgen al abrigo del mismo. Es por esto por lo que, si bien La gran estafa americana no es una película redonda, sí que es una buena opción y por lo tanto recomendable dada la cartelera actual.

Calificación: Buena

Lo Mejor: Todos los actores y las distintas lecturas a nivel ético y moral que le dan todos a la cinta. La ambientación y el vestuario, algo exagerados pero tal y como corresponde a la década.

Lo Peor: Pierde ritmo e interés a medida que avanza el metraje.

La vería de nuevo: Puede

La Recomiendo: Sí.

Películas similares: El Golpe, Casino, El lobo de Wall Street,

Ficha en IMDB: http://www.imdb.com/title/tt1800241/combined

Tráiler en You Tube (español):

Anuncios

1 comentario

Archivado bajo Bueno, Película - Comedia, Película - Drama, Película - Historia, Pelicula, Puntuado

La Quinta Ola – Rick Yancey

Reseñado por Bitterblink

La quinta ola - Rick Yancey

La quinta ola – Rick Yancey

Rick Yancey es un novelista estadounidense cuyas sagas de libros infantiles han recibido ya varios premios como el que recibió el libro Las increíbles aventuras de Alfred Kropp que incluso llegó a optar por la medalla Carnegie (el premio más prestigios de UK de literatura infantil) y su más reciente “Monstrumologista” ha recibido también algún galardón (2010 recibió el Michael L. Prinz). Esta vez parece que ha buscado aguas más tranquilas y ha abandonado la literatura infantil y en parte su gusto por lo macabro de Monstrumologista y ha optado por un a novela juvenil de tipo “post-apocalíptica”.

Vamos al lío. Cassie es una adolescente de 16 años que ahora se encuentra sola y escondida en el bosque. Es una de los últimos supervivientes de la raza humana y lo sabe. Los “Otros”, los alienígenas invasores han llevado a la humanidad casi a su extinción mediante el uso de una serie de eventos apocalípticos que los supervivientes han dado en llamar “Olas”. Al contrario de lo que esperaban no hubo naves espaciales bajando del cielo y soltando rayos sino que la forma de exterminar a los seres humanos ha sido mucho más sibilina pero tremendamente efectiva habiendo acabado con casi el 80% de la población del mundo en apenas unos meses y ahora la 4ª y 5ª ola buscan acabar con el resto.

La desvalida adolescente va recordando como fue afectando las Olas a su familia y como perdió a su hermano Sammy, así como recuerdos del instituto y de su amor platónico perdido, Ben Parish a quien nunca fue capaz de hablar. Todo ello mientras intenta sobrevivir en el bosque. Todo cambia cuando resulta herida por francotirador y despierta en la casa del (guapísimo) Evan Walker, con quién comienza una extraña relación entre el deseo y la desconfianza.

En paralelo el recluta apodado Zombi es entrenado para ser la última línea de defensa contra los alienígenas. Entrenado sin compasión y llevado a límites extremos por sus sargentos instructores, Zombi intenta que su escuadra de niños (de 5 a 16 años) aprenda las habilidades que van a necesitar para convertirse en una escuadra de Asalto. Y sin embargo algo no termina de funcionar. Algo no es totalmente lógico. Después de que un miembro de su escuadrón enloquezca y descubran que tras llevárselo al hospital ha muerto, se da cuenta que entender lo que está ocurriendo es vital para su superviviencia y de su escuadra incluyendo su protegido el jovencísimo recluta Frijol. Poco saben que los caminos de Cassie, Zombie, Evan y Frijol terminarán mezclándose de forma sorpresiva.

Opinión personal

Reconozco que tiene un inicio lento lento lento y estuve a punto de dejarlo. Los soliloquios de Cassie (sus diarios) son confusos y hartan un poco. Sobre todo porque va yendo adelante y atrás en sus recuerdos y no tardas en enterarte de lo que ocurrió en el pasado reciente y exactamente qué demonios han sido las famosas Olas, que es uno de los “misterios” que nos presenta el libro y que poco a poco va contando. Desde la primera Ola que es un pulso electromagnético que fríe toda la tecnología de la tierra hasta las olas más sofisticadas nos iremos enterando poco a poco. Esta parte es lenta, pasan pocas cosas y en general es difícil de leer. Máxime porque entre medias mete algún capítulo que se refiere a algún otro personaje que no se identifica, aunque más tarde entenderemos que se trata de la historia de Evan Walker.

Los personajes en si son esencialmente dos y el resto son “sombras” apenas definidas. Principalmente podemos valorar a Cassie que aunque intelectualmente ha asumido toda la tragedia que vive, sentimentalmente está destrozada y casi en estado de shock, haciendo que en más de una ocasión tome cursos de acción ilógicos porque necesita creer que todo va a ir bien. En fin, en general no es un personaje que me encante.

Respecto al otro personaje, el recluta Zombi, me gusta bastante más, especialmente la relación con su compañera de aventuras, la guapa y misteriosa Hacha. En general es un personaje más normal aunque sufre también de los mismos males que Cassie, “Quiere creer” y eso hace que le cueste creer lo que ve porque desea creer otra cosa. Eso implica que en algún momento desees darle una colleja a cada uno por absurdos.

El argumento está bien construido, con un tema interesante, sin embargo hacia la mitad del libro hay un giro de guión inesperado que hace que desees tirar el libro a la basura porque parece que se ha pasado de novela post-apocalíptica a novela romántica juvenil. A favor del libro puedo decir que a partir de ese momento el libro mejora muchos enteros, concentrándose mucho más en la historia de Zombi y sus compañeros, siendo mucho más rápido y con mucha más acción.

Es un libro algo sangriento y cruel que limita que sea para público más joven. Creo que es a veces innecesariamente cruel y duro pero me parece que es necesario para el libro.

El final si me decepcionó. Lo reconozco. Es un final abierto con un giro un tanto extraño que no me ha convencido para nada. Sinceramente no se si voy a coger el segundo libro de la trilogía, pero visto el estilo es probable que busque otro libro de este escritor.

Calificación: Entretenido

Lo Mejor: La parte final con más acción, el concepto de las Olas

Lo Peor: Muy lento al principio, la historia de “amor” pillada por los pelos, el “final” no terminó de gustarme

Lo Releería: No pero puede que coja el siguiente de la trilogía

Lo Recomiendo: Público juvenil, sobre todo chicas lo disfrutarán, los chicos algo menos

Link al libro en Amazon.es

La quinta ola (FICCIÓN YA)

Otros libros que podrían gustarte

Apocalipsis Z – Manel Loureiro Sé que la quinta Ola no es un libro de zombis pero sin embargo me recuerda mucho a este libro por su formato de diario, solo que para mi gusto este es mejor

La trampa de los 18 – Erin Bowman Este libro es más flojo que La Quinta Ola pero su temática adolescente y su formato en primera persona me parece similar

Bitterblink

3 comentarios

Archivado bajo Aventuras, Entretenido, Juvenil

Jane Eyre – Charlotte Brönte

Jane_Eyre Reseñado por Malosa.

Jane Eyre, la obra maestra de la novela decimonónica por excelencia. Escrita por Charlotte Brönte en 1847 (aunque bajo el pseudónimo de Currer Bell, debido a que en la época no estaban preparados para una novela revolucionaria escrita por una mujer). Su éxito fue inmediato, tanto en el público general como en la crítica especializada, convirtiéndose en un clásico de la novela romántica victoriana.

Sinopsis

Dueña de un singular temperamento desde su complicada infancia de huérfana, primero a cargo de una tía poco cariñosa y después en la escuela Lowood, Jane Eyre logra el puesto de institutriz en Thornfield Hall para educar a la hija de su atrabiliario y peculiar dueño, el señor Rochester. Poco a poco, el amor irá tejiendo su red entre ellos, pero la casa y la vida de Rochester guardan un estremecedor y terrible misterio.

Opinión personal

Jane Eyre tiene un montón de virtudes que pasaré a nombraros ahora. En pocas palabras diría que especialmente destaca por su personaje principal femenino, adelantado a su época, y por la historia de amor existente entrelazada con el suspense más macabro.

Uno de los aspectos principales de esta obra es su  carácter altamente subversivo. Plantea una crítica abierta de una sociedad rancia y represora, en la que el papel de la mujer era meramente figurativo y se centraba en la casa, los hijos y la iglesia. Jane Eyre, sin embargo, fue un libro innovador tanto en el comportamiento como en la forma de pensar de nuestra protagonista femenina y eso que vio la luz en la estricta y puritana Inglaterra de mediados del S. XIX. La escritura de Brönte generó polémica y escandalizó a muchos, sobre todo por la actitud de su fémina principal. Tanto fue así que los críticos masculinos llegaron a afirmar que hubiera sido una novela brillante si la hubiera escrito y protagonizado un hombre, pero una obra abominable habiendo sido creada por una mujer.

Posee unos personajes maravillosos, tanto los principales como los secundarios. Destacaría las intervenciones de Jane Eyre siendo niña, que son tremendamente agudas y descaradas. Y por supuesto los diálogos entre Jane y el señor Rochester, que son fantásticos. Todas las interacciones entre ambos son sobresalientes, constituyendo conversaciones que derrochan ingenio e inteligencia.

Incluye también parte de crecimiento personal de su protagonista femenina, describiendo desde la infancia hasta la juventud. Y haciéndonos partícipes de la maduración que experimenta, su aprendizaje, la superación personal y cómo afronta los problemas hasta su madurez. Esto también fue algo inusual en la época, ya que los libros describían más la evolución de los personajes masculinos, pero nunca del femenino.

Si nos centramos en otros aspectos relacionados con la temática de la obra, comentar por último que la autora es capaz de entremezclar varios géneros literarios con acierto, principalmente novela romántica, novela gótica con un punto de misterio, novela costumbrista y novela decimonónica. Así como un drama de época.

Aparte de todas las bondades anteriores tiene también puntos negativos, por eso su calificación se ha quedado como muy buena aunque a las puertas del imprescindible. Lo peor que tiene este libro es su segunda mitad. La novela funciona muy bien durante la niñez de Jane, en casa de su tía y en el internado Lowood. Asimismo durante la primera época, cuando llega a Thornfield y asistimos a los acontecimientos que allí se suceden. Sin embargo, el entretenimiento cae en picado a partir de este punto, con su estancia con los Leeds y demás. El nivel de calidad de la historia y la magnificencia de los diálogos entre Jane y Mr. Leeds es muy inferior. Charlotte Brönte consigue el punto álgido de su novela en Thornfield y a partir de aquí, la cosa decae.

Otro punto que no me acabó de convencer (y esto ya es un tema de la época contemporánea en la que nos hallamos, muy alejada de la victoriana) es el carácter melodramático de la historia. Un poco, está bien. En dosis elevadas como en esta obra, me parece excesivo. La vida de Jane Eyre es desgraciada en grado sumo, menos mal que al final la autora incluye un desenlace esperanzador, que si no … te puedes hundir en la miseria mientras lees este libro. Además, el desenlace parece un poco cogido por los pelos, como si la escritora se esforzara por acabar de una manera positiva tras tantas desgracias seguidas. En fin, supongo que como os decía es un tema del siglo en que fue escrita, pero la verdad es que me ha parecido un culebrón de los buenos, buenos …

De todas formas y a pesar de los puntos negativos, Jane Eyre es una obra maestra de la literatura clásica inglesa, una novela muy completa y rompedora, que pone las bases para el feminismo moderno y ciertamente adelantada a su época. Es un clásico que se ha ganado el derecho a estar en cualquier biblioteca particular. Y por supuesto está en la mía.

Por qué decidí leerlo: Hacía tiempo que tenía este clásico pendiente. Estas Navidades echaron una de las adaptaciones cinematográficas por la televisión, empecé a verla y me pareció que tenía buena pinta. Así que paré, conseguí el libro y empecé a leer.

Lo mejor: Su carácter subversivo. La interacción entre Jane y el señor Rochester. El misterio en torno a Thornfield Hall.

Lo peor: La segunda parte de la novela decae muchísimo en calidad y entretenimiento. Supongo que en su época no llamaría la atención por este punto, pero en la actualidad el argumento es un folletín excesivo.

¿Volvería a leerlo?: Sí, es un libro muy bueno. Soporta perfectamente varias relecturas.

¿Lo recomendaría?: Sí, con mayúsculas. Como precursor de la psicología y sociedad modernas, como clásico de la novela victoriana, como historia de amor y suspense. Sí en todos los sentidos.

Link al libro en Amazon.es (version kindle por menos de 1 Euro)

Jane Eyre

Otros libros del estilo que podrían gustarte:

– Cumbres borrascosas (Emily Brönte)
El cuento número trece (Diane Setterfield)
– El juego del ángel (Juan Carlos Ruiz Zafón)
Rebeca (Dafne Du Maurier)

Malosa

7 comentarios

Archivado bajo Drama, Muy bueno, Novela Romántica, Suspense

Película – Los juegos del hambre: en llamas

Los juegos del hambre - en llamas poster

Reseñado por 0017

Ficha técnica

The Hunger Games: Catching Fire

Año: 2013

Director: Francis Lawrence (Constantine, Soy leyenda, Agua para elefantes)

Guión: Simon Beaufoy, Michael Arndt

Basado en el libro En llamas, de Suzanne Collins

Música: James Newton Howard

Fotografía: Jo Willems

Reparto

  • Jennifer Lawrence
  • Josh Hutcherson
  • Liam Hemsworth
  • Woody Harrelson
  • Elizabeth Banks
  • Lenny Kravitz
  • Philip Seymour Hoffman
  • Jeffrey Wright
  • Stanley Tucci
  • Donald Sutherland

Hace pocos días hemos tenido la triste noticia del fallecimiento del actor de 46 años Philip Seymour Hoffman, victima de una sobredosis en su propio apartamento de Nueva York. La casualidad hace que tuviera pensado reseñar esta semana uno de sus últimos trabajos estrenados recientemente, la adaptación de la segunda parte de la trilogía de Suzanne Collins, Los juegos del hambre – En llamas. A pesar de que al fallecido actor le quedan un par de filmes por estrenar este 2014, se tiene pensado desdoblar el último título de esta saga (Sinsajo, o Mockingjay en el original), en dos partes (para 2014 y 2015). Y estaba tan adelantado el proyecto, que Seymour Hoffman tenía rodadas la práctica totalidad de las escenas de la primera parte, y sólo le quedaba una semana de rodaje de la segunda. Esto hace que, a diferencia de otros casos fílmicos en los que la prematura muerte de uno de los actores principales obligaba a los responsables a agudizar el ingenio (el caso de Brandon Lee en “El Cuervo” o Heath Ledger en “El imaginario del doctor Parnasus”), aquí no vaya a haber grandes problemas para continuar esta saga que mezcla circo, reality show y opresión gubernamental a partes iguales.

El malogrado actor interpreta a Plutarch Heavensbee, el relevo de Seneca Crane (el personaje de Wes Bentley en la anterior entrega) como la mano ejecutora del malvado presidente Snow (Donald Sutherland), el organizador de los Juegos del Hambre que se dedica a controlar el desarrollo de los mismos. Ha pasado un año desde que Katniss Everdeen y su compañero del Distrito 12, Peeta Mellark, ganaron contra todo pronóstico la 74ª edición de los Juegos del Hambre, una herramienta del Capitolio (la capital de un país futurista conocido como Panam construido sobre lo que una vez fueron los Estados Unidos) usada para controlar las revueltas de la población del país y recordar a sus habitantes el aplastamiento de una insurrección años atrás. Ahora se dedican a ir de gira por el resto de distritos  mientras ven la realidad de las zonas más pobres del país. La insatisfacción cada vez es mayor en la población, y Katniss es vista como una heroína del pueblo para muchos, lo que irrita al presidente Snow porque crea inestabilidad y descontento social. De hecho, es lo que piensa el amor frustrado de Katniss, Gale, que la revolución cada vez está más cerca, y que ella debería jugar un papel activo en la misma. Para que esto no ocurra, Snow y Heavensbee idean que para conmemorar el 75 aniversario de los Juegos del Hambre, se realizará el Vasallaje de los 25: una edición especial en el que participarán ganadores de ediciones pasadas y en el que nuestros protagonistas del Distrito 12 se enfrentarán a todo tipo de contrincantes y asesinos especializados. El triángulo amoroso en el que se verá envuelta de nuevo Katniss (simulando un amor que no siente por Peeta como medio para sobrevivir), y la delicada situación social en que se encuentran los Distritos contrastará con la brutalidad del Capitolio para aplacar sus problemas. ¿Serán capaces nuestros protagonistas de volver a salir indemnes de esta edición de los Juegos del Hambre?

En esta ocasión se ha cambiado al director de la primera entrega Gary Ross, por Francis Lawrence, ya conocido por la mediocre Soy Leyenda, quien se hará cargo de las siguientes entregas que cierren esta saga, alargada innecesariamente en su tomo final mediante el recurso actual de dividir en dos algo que en libros se contaba de una vez. Veremos si ocurre como siempre en estos casos y resulta un error, de momento la sensación de deja vu en esta cinta es total. Hemos cambiado el estilo caótico de Ross por un mayor presupuesto y una fotografía más oscura (hay escenas rodadas de noche en las que no se aprecia nada de lo que ocurre en pantalla), pero el esquema de la primera parte es el mismo: una parte inicial sobre la vida en las zonas pobres, que intenta recordar en las formas totalitarias de control de la población a la obra maestra de Orwell, 1984; un interludio en el que volvemos a ver al personaje de Woody Harrelson y el resto de aliados mientras les instruyen para el combate y las pasarelas como medio de caer bien a la audiencia y sobrevivir a cualquier medio; y por último, las escenas finales en la Arena, con los combates muerte a muerte entre los protagonistas y las distintas alianzas que se forman. Salvo el final de la película (lo único sorprendente y realmente diferente a la anterior entrega), el resto del metraje es un calco y no aporta nada nuevo, ni siquiera el interés por ver cómo evolucionará el argumento. El exceso de secundarios de lujo son incapaces de darle calidad a la cinta, solo el ya mencionado Seymour Hoffman hace un papel algo reposado y para nada excéntrico, lo que se agradece viendo las tonterías en las que caen Stanley Tucci o hasta un inverosímil Jeffrey Wright. Y por supuesto, Jennifer Lawrence, auténtico descubrimiento y acierto de la saga, que se va haciendo una gran carrera con títulos como “El lado bueno de las cosas” o la reciente “La gran estafa americana”.

Lawrence es, junto con Seymour Hoffman, la única que le da cierto empaque emocional y profundidad a la historia, que repite los problemas de la primera parte. Es decir, la película es un subproducto para adolescentes con el toque Crepúsculo (triángulos amorosos imposibles, en esta ocasión el planteamiento de lo que le ocurre a la protagonista parece existencialista), aderezado con una crítica social estilo orwelliano que no llega ni a la altura de la obra maestra crítica con los totalitarismos. Y el estilismo de los personajes sigue rayando el ridículo. Como resultado, tenemos una película que a mí me resultó tremendamente aburrida y carente de interés, y no dejo de pensar lo que se podría haber hecho si se hubiera destinado el dinero de la producción a otros proyectos. Es lo que tiene que los responsables de esta industria estén buscando continuamente la gallina de los huevos de oro.

Calificación: Mala

Lo Mejor: El final, que nos da esperanzas acerca de un cambio de rumbo en los títulos que cerrarán la saga. Jennifer Lawrence sigue haciendo el buen trabajo con el que sorprendió en la primera entrega.

Lo Peor: Que es más de lo mismo

La vería de nuevo: No

La Recomiendo: Sólo si sois fans de la saga literaria.

Películas similares: Los Juegos del Hambre; Battle Royale

Ficha en IMDB: http://www.imdb.com/title/tt1951264/combined

Tráiler en You Tube (español):

1 comentario

Archivado bajo Película - Aventuras, Película - Ciencia Ficción, Película - Drama, Película - Romántica, Pelicula

Antártida estación polar – Matthew Reilly

Reseñado por Bitterblink

Antartida Estación Polar - Matthew Reilly

Antartida Estación Polar – Matthew Reilly

Matthew Reilly es un autor de thrillers de origen australiano que en 1996 pidió un préstamo para auto-publicar su primera novela “Contest” a la edad de 19 años. La novela fue descubierta por una avispada editora que vio su potencial y decidió ofrecerle un acuerdo para dos novelas más. Ha vendido más de 4 millones de copias de sus libros en 20 idiomas y además consiguió el hito de colocar una de sus novelas (concretamente de esta saga de novelas) como la novela de ficción más vendida en Australia en 2011. Sus libros se caracterizan por su rapidísima acción, su contexto militar y sus giros inesperados.

Vamos al lío. Shane Schofield nombre en clave “Espantapájaros”, es un Marine líder de una unidad de reconocimiento, conocidos por ser una unidad de intervención rápida, es decir los primeros en aparecer en los escenarios de conflicto. En la estación polar Wilker un grupo de buzos de la estación dice haber localizado una nave (¿alienígena?) bajo el hielo, y después de localizarla se pierde contacto con el equipo así como con el equipo de buzos enviados a localizarlos. Pronto la estación pide ayuda siendo el equipo de Schofield el más cercano al lugar y el encargado de asegurar la estación hasta que llegue la “caballería”.

Una vez allí encuentran por sorpresa que la estación polar más cercana (francesa) ha enviado un equipo de científicos para ayudar, sin embargo pronto descubren para sus terror que en vez de científicos son una unidad de élite del ejercito francés que intenta controlar la estación y hacerse con la tecnología que han descubierto asesinando a todos los testigos. Así se inicia una batalla a vida o muerte por el control de la estación donde se mezcla el grupo de ataque francés, la unidad de reconocimiento americana, un grupo de ataque de las SAS británicas y una misteriosa organización interna de los EEUU que pretende borrar toda prueba del hallazgo incluido a sus propios hombres. En una misión casi suicida Schofield debe intentar salvar la vida mientras intenta decidir en quién puede confiar donde nadie parece ser quien dice.

Opinión personal

Cuando empecé a leer esta novela no sabía que esperar. Si sabía que llevaba tiempo deseando leer algo de este australiano por las críticas que había leído diciendo que sus novelas parecen una película de acción o una partida de Call of Duty, donde casi te dan ganas de agacharte para que no te acierte una bala perdida que salga de las páginas. Bueno, hace justicia al hype pero reconozco que si bien haría una película de acción trepidante literariamente a mi me ha parecido poco sustancial.

La acción ciertamente es trepidante hasta el punto de la inverosimilitud. Eso le confiere una cualidad cinematográfica que se acerca a las películas de acción donde parece que todo es posible y que el héroe es capaz de desafiar las leyes de la física en cada escena. Mención especial merece una escena donde el personaje principal cae a las heladas aguas del océano antártico desde un precipicio a una velocidad vertiginosa y no solo se salva sino que además se las arregla para cargarse un submarino con un arma improvisada… todo esto en página y media. Me trajo a la memoria el momento en que John Maclane de Jungla de Cristal (Duro de Matar) 3 hace surf sobre un camión hasta la salida más cercana de un túnel. Vamos, algo totalmente imposible pero tan entretenido que lo perdonamos.

Respecto a los personajes son bastante planos salvo Shane ‘Espantapájaros’ y algún marine que tiene “pasado” y voz (la marine Zorro o la marine Madre), el resto son solo secundarios que pasan desapercibidos, meros esquemas, incluidos los “malos” son solo sombras. Vamos que no se para a contar nada de los personajes ni tampoco a centrar mucho las descripciones porque la acción no se para, nunca se para y esa es la mayor virtud del libro y su perdición porque a veces los giros son excesivos (cuando una situación se “arregla” solo se arregla para caer en una situación aun peor) y tan poco verosímiles que te toca decir “venga ya…”. Si consigues meterte en la acción no tirarás el libro a la mitad. También es una lástima que “se cargue” a alguno de los secundarios que más me gustaron pero bueno, es una elección del autor.

Sobre el lenguaje, pues merece la pena mencionar que es pobre, pobre, pobre, porque determinadas expresiones como “Se le desencajó la mandíbula” o “Se le salieron los ojos de las órbitas” se repiten y repiten y repiten como un sello de la forma de escribir del autor. Es un poco triste que no se le ocurran otros recursos literarios para salvar la falta de vocabulario.

También criticable las explicaciones pseudo-científicas en las que se apoya para explicar alguno de los temas raros raros del libro. Vamos que se nota que el autor quiere explicar por qué se ha inventado X y para eso da una explicación super peregrina que no tiene ni pies ni cabeza.

En fin, no hay que darle vueltas, es un libro super entretenido para los que le guste la acción frenética, con muy poca sustancia y con muchos giros sorpresa que mantienen la atención aunque a veces no tanto el interés. Un vicio culpable como ir al cine a ver la última película de Vin Diesel, de vez en cuando vienen bien para sacarse de encima el cine de autor y no pensar durante unas horas.

Calificación: Entretenido

Lo Mejor: Es un vicio culpable como las películas de Vin Diesel o la comida rápida, Muchísima acción, mucho lenguaje militar, muchas luchas a la desesperada, un final feliz que se espera pero que igual que en estas películas, se agradece

Lo Peor: Escenas inverosímiles una tras otra, lenguaje limitado y expresiones repetitivas (“Se le desencajó la mandíbula” se repite 50 veces), giros extraños, lamentable muerte de secundarios que son divertidos, alguna afirmación pseudocientífica para intentar justificar lo injustificable…

Lo Releería: Nope, pero puede que coja otro de esta saga este verano.

Lo Recomiendo: Solamente como vicio culpable, lleno de acción de verosimilitud muy muy justa (mención especial a la escena del submarino) pero que con esa frenética acción consigue mantener la atención, si eres fan del Call of Duty / Battlefield más frenético o te encantan las películas tipo Jungla de Cristal (Duro de Matar en América) igual este libro te atrae

Link al libro en Amazon.es

Antártida : Estación polar (DeBolsillo)

Otros libros que podrían gustarte

Evento – David Lynn Golemon

4 comentarios

Archivado bajo Aventuras, Bélica, Ciencia Ficción, Entretenido