Archivo de la etiqueta: Suzanne Collins

Película – Los juegos del hambre: en llamas

Los juegos del hambre - en llamas poster

Reseñado por 0017

Ficha técnica

The Hunger Games: Catching Fire

Año: 2013

Director: Francis Lawrence (Constantine, Soy leyenda, Agua para elefantes)

Guión: Simon Beaufoy, Michael Arndt

Basado en el libro En llamas, de Suzanne Collins

Música: James Newton Howard

Fotografía: Jo Willems

Reparto

  • Jennifer Lawrence
  • Josh Hutcherson
  • Liam Hemsworth
  • Woody Harrelson
  • Elizabeth Banks
  • Lenny Kravitz
  • Philip Seymour Hoffman
  • Jeffrey Wright
  • Stanley Tucci
  • Donald Sutherland

Hace pocos días hemos tenido la triste noticia del fallecimiento del actor de 46 años Philip Seymour Hoffman, victima de una sobredosis en su propio apartamento de Nueva York. La casualidad hace que tuviera pensado reseñar esta semana uno de sus últimos trabajos estrenados recientemente, la adaptación de la segunda parte de la trilogía de Suzanne Collins, Los juegos del hambre – En llamas. A pesar de que al fallecido actor le quedan un par de filmes por estrenar este 2014, se tiene pensado desdoblar el último título de esta saga (Sinsajo, o Mockingjay en el original), en dos partes (para 2014 y 2015). Y estaba tan adelantado el proyecto, que Seymour Hoffman tenía rodadas la práctica totalidad de las escenas de la primera parte, y sólo le quedaba una semana de rodaje de la segunda. Esto hace que, a diferencia de otros casos fílmicos en los que la prematura muerte de uno de los actores principales obligaba a los responsables a agudizar el ingenio (el caso de Brandon Lee en “El Cuervo” o Heath Ledger en “El imaginario del doctor Parnasus”), aquí no vaya a haber grandes problemas para continuar esta saga que mezcla circo, reality show y opresión gubernamental a partes iguales.

El malogrado actor interpreta a Plutarch Heavensbee, el relevo de Seneca Crane (el personaje de Wes Bentley en la anterior entrega) como la mano ejecutora del malvado presidente Snow (Donald Sutherland), el organizador de los Juegos del Hambre que se dedica a controlar el desarrollo de los mismos. Ha pasado un año desde que Katniss Everdeen y su compañero del Distrito 12, Peeta Mellark, ganaron contra todo pronóstico la 74ª edición de los Juegos del Hambre, una herramienta del Capitolio (la capital de un país futurista conocido como Panam construido sobre lo que una vez fueron los Estados Unidos) usada para controlar las revueltas de la población del país y recordar a sus habitantes el aplastamiento de una insurrección años atrás. Ahora se dedican a ir de gira por el resto de distritos  mientras ven la realidad de las zonas más pobres del país. La insatisfacción cada vez es mayor en la población, y Katniss es vista como una heroína del pueblo para muchos, lo que irrita al presidente Snow porque crea inestabilidad y descontento social. De hecho, es lo que piensa el amor frustrado de Katniss, Gale, que la revolución cada vez está más cerca, y que ella debería jugar un papel activo en la misma. Para que esto no ocurra, Snow y Heavensbee idean que para conmemorar el 75 aniversario de los Juegos del Hambre, se realizará el Vasallaje de los 25: una edición especial en el que participarán ganadores de ediciones pasadas y en el que nuestros protagonistas del Distrito 12 se enfrentarán a todo tipo de contrincantes y asesinos especializados. El triángulo amoroso en el que se verá envuelta de nuevo Katniss (simulando un amor que no siente por Peeta como medio para sobrevivir), y la delicada situación social en que se encuentran los Distritos contrastará con la brutalidad del Capitolio para aplacar sus problemas. ¿Serán capaces nuestros protagonistas de volver a salir indemnes de esta edición de los Juegos del Hambre?

En esta ocasión se ha cambiado al director de la primera entrega Gary Ross, por Francis Lawrence, ya conocido por la mediocre Soy Leyenda, quien se hará cargo de las siguientes entregas que cierren esta saga, alargada innecesariamente en su tomo final mediante el recurso actual de dividir en dos algo que en libros se contaba de una vez. Veremos si ocurre como siempre en estos casos y resulta un error, de momento la sensación de deja vu en esta cinta es total. Hemos cambiado el estilo caótico de Ross por un mayor presupuesto y una fotografía más oscura (hay escenas rodadas de noche en las que no se aprecia nada de lo que ocurre en pantalla), pero el esquema de la primera parte es el mismo: una parte inicial sobre la vida en las zonas pobres, que intenta recordar en las formas totalitarias de control de la población a la obra maestra de Orwell, 1984; un interludio en el que volvemos a ver al personaje de Woody Harrelson y el resto de aliados mientras les instruyen para el combate y las pasarelas como medio de caer bien a la audiencia y sobrevivir a cualquier medio; y por último, las escenas finales en la Arena, con los combates muerte a muerte entre los protagonistas y las distintas alianzas que se forman. Salvo el final de la película (lo único sorprendente y realmente diferente a la anterior entrega), el resto del metraje es un calco y no aporta nada nuevo, ni siquiera el interés por ver cómo evolucionará el argumento. El exceso de secundarios de lujo son incapaces de darle calidad a la cinta, solo el ya mencionado Seymour Hoffman hace un papel algo reposado y para nada excéntrico, lo que se agradece viendo las tonterías en las que caen Stanley Tucci o hasta un inverosímil Jeffrey Wright. Y por supuesto, Jennifer Lawrence, auténtico descubrimiento y acierto de la saga, que se va haciendo una gran carrera con títulos como “El lado bueno de las cosas” o la reciente “La gran estafa americana”.

Lawrence es, junto con Seymour Hoffman, la única que le da cierto empaque emocional y profundidad a la historia, que repite los problemas de la primera parte. Es decir, la película es un subproducto para adolescentes con el toque Crepúsculo (triángulos amorosos imposibles, en esta ocasión el planteamiento de lo que le ocurre a la protagonista parece existencialista), aderezado con una crítica social estilo orwelliano que no llega ni a la altura de la obra maestra crítica con los totalitarismos. Y el estilismo de los personajes sigue rayando el ridículo. Como resultado, tenemos una película que a mí me resultó tremendamente aburrida y carente de interés, y no dejo de pensar lo que se podría haber hecho si se hubiera destinado el dinero de la producción a otros proyectos. Es lo que tiene que los responsables de esta industria estén buscando continuamente la gallina de los huevos de oro.

Calificación: Mala

Lo Mejor: El final, que nos da esperanzas acerca de un cambio de rumbo en los títulos que cerrarán la saga. Jennifer Lawrence sigue haciendo el buen trabajo con el que sorprendió en la primera entrega.

Lo Peor: Que es más de lo mismo

La vería de nuevo: No

La Recomiendo: Sólo si sois fans de la saga literaria.

Películas similares: Los Juegos del Hambre; Battle Royale

Ficha en IMDB: http://www.imdb.com/title/tt1951264/combined

Tráiler en You Tube (español):

Anuncios

1 comentario

Archivado bajo Película - Aventuras, Película - Ciencia Ficción, Película - Drama, Película - Romántica, Pelicula

Película – Los Juegos del Hambre

Los Juegos del Hambre - Poster

Reseñado por 0017

Ficha técnica

The Hunger Games

Año: 2012

Director: Gary Ross (Pleasantville, Seabiscuit)

Guión: Gary Ross, Suzanne Collins, Billy Ray

Basado en el libro de Suzanne Collins (enlace a la reseña)

Música: James Newton Howard

Fotografía: Tom Stern

Reparto

  • Jennifer Lawrence
  • Joss Hutcherson
  • Liam Hemsworth
  • Woody Harrelson
  • Donald Sutherland
  • Elisabeth Banks
  • Stanley Tucci
  • Lenny Kravitz

No suelo aficionarme a las franquicias cinematográficas creadas desde las sagas literarias (refiriéndome siempre al boom del género que ha estallado en los últimos años), por tratarse de obras prefabricadas con el único objetivo de dar con la gallina de los huevos de oro y explotar la misma fórmula una y otra vez. La franquicia de J.K. Rowling supo dar en el clavo al crear a Harry Potter sin tener idea del éxito que éste iba a tener en la gran pantalla entre el público infantil y adolescente (y la evolución de los mismos durante el paso de los años, paralela a la de los personajes y los actores que los interpretaron). Sin embargo, toda la procesión de Narnias y Crepúsculos que han venido luego han resultado películas nefastas, rodadas de manera atropellada y muchas veces sin la coherencia argumental que una trilogía o saga exige tanto por separado y como en conjunto global.

Es lo que yo llamo el síndrome Matrix: la primera película de los Wachowski fue genial por funcionar perfectamente por separado al rodarse sin expectativas de posteriores secuelas. Tenía un final lo suficientemente abierto para dar pie a interpretaciones varias, pero a la vez todo lo planteado en el metraje encajaba perfectamente como un mecanismo de relojería y se cerraba en su momento. Pero la pifiaron al hacer las continuaciones como dos obras complementarias entre sí, donde el tempo narrativo se alargaba de manera considerable con la consiguiente pérdida de interés del espectador. Algo parecido a lo que hizo Peter Jackson -de manera exitosa con la primera, más pesado y repetitivo con la segunda- en sus trilogías de la Tierra Media (El Señor de los Anillos y El Hobbit, respectivamente).

Por este motivo es por lo que, animado por una compañera de trabajo, me acerco con cierto recelo a estos Los Juegos del Hambre, poseedor de una etiqueta teen que le otorga un parecido sospechoso a las tramas sentimentales de Crepúsculo que tantas histerias han desatado entre el público adolescente. Decidido a darle una oportunidad, y con curiosidad acerca del argumento (¿una especie de Battle Royale para adolescentes?), esta primera entrega tiene algún acierto aislado pero su calificación final no pasa del aprobado raspado.

La protagonista es Katniss Everdeen, una joven que vive en el Distrito 12 con su madre y su hermana pequeña. El Distrito 12 es uno de los distintos territorios en que se divide Panem, un futuro país resultante de lo que queda de unos EEUU post-apocalípticos. En el pasado, uno de los Distritos suburbiales que dependen de la capital del país, El Capitolio, provocó una insurrección que fue aplacada y, para recordar este acontecimiento y mantener el orden preestablecido en el país, cada año se realiza La Cosecha, para participar en Los Juegos del Hambre. Se trata de seleccionar a una pareja de jóvenes de cada distrito y ofrecerlos a modo de sacrificio para que peleen entre sí en una competición que está a medio camino del reality show y el control gubernamental de la población (sobre todo la parte más deprimida y paupérrima de ella, como son los distritos más alejados, de mayoría obrera). La vida de Katniss se ve truncada cuando su hermana pequeña es elegida como tributo, y en ese momento se ofrece ella misma voluntaria para salvarla de una muerte segura. Katniss es elegida junto a otro joven, Peeta Mellark, y ambos son llevados al Capitolio para recibir entrenamiento y participar en una nueva edición de los juegos. Allí conocerán a personajes cada cual más extravagante, como su mentor y entrenador particular, Haymitch Abernathy, único ganador de los juegos de su distrito en los últimos años, y con graves problemas de alcoholismo y motivación de funciones. Haymitch se ocupará de darles valiosas lecciones de supervivencia y explicarles la mecánica de los juegos, así como del valor reputacional de caer bien a la audiencia para obtener patrocinadores (gente con elevado poder adquisitivo que pueden financiar ayudas para los jugadores en medio del espectáculo). Otros colaboradores serán los estilistas Cinna y Portia, que tratarán de darles una imagen sofisticada para atraer patrocinadores. La tarea para Katniss de sobrevivir a los juegos se antojará difícil, teniendo en cuenta que los jóvenes rivales de otros distritos están preparados desde su infancia para luchar a muerte en esta competición; y también se enfrentará a la estrategia de Peeta por sobrevivir, que es la de confesar su amor en público por Katniss y ganarse así prestigio frente a los patrocinadores. El drama humano y sentimental está servido… ¿quién ganará la 74ª edición de los Juegos del Hambre de este año?

Ante este planteamiento que a todo el mundo le recuerda a Battle Royale (película que Suzanne Collins prometió no tener constancia de ella, pero sin la crueldad y su mala leche), mezclado con las dosis de telerealidad extrema de películas como El Show de Truman (la gente pegada a la pantalla maravillándose por la vida real ajena), Perseguido (el bueno de Schwarzenegger obligado a pelear por su vida con las cámaras pegadas a la espalda) y Rollerball (un futuro de deportes extremos y sangrientos); se le une el toque de quebraderos de cabeza sentimentales y triángulos amorosos adolescentes de Crepúsculo; y se le corona con la crítica orwelliana de 1984 y Farenheit, para describir el control y la manipulación de las altas esferas del poder frente a una mayoría oprimida y con carencias materiales.

Supongo que será efecto de la crisis de los últimos años y esa lucha de clases subyacente en el cine reciente (me vienen a la cabeza la ya reseñada aquí Un amor entre dos mundos, y Elysium, con esa dicotomía totalmente diferenciada entre sociedades de ricos y pobres), pero aquí viene el primer punto débil de esta cinta: ya no cuela. No sé la novela, pero que se manipule así a la audiencia (y más si entendemos que el público target al que está dirigida es el de los más jóvenes) es bastante irresponsable. Manipuladoramente irresponsable, porque la narración se centra en los protagonistas pobres en todo momento, les vemos sufrir en su mundo gris con esa ambientación sacada de Gran Depresión americana (y a pesar de ello felices en su pobreza). Mientras que la única visión que tenemos de los estamentos privilegiados es la de los maléficos responsables de la estructura social (Sutherland y Bentley), la del estrambótico presentador de los juegos (un Stanley Tucci totalmente pasado de vueltas, y centrado en el morbo fácil), y la de las masas enfervorecidas preocupadas únicamente en el ámbito recreacional de los personajes y del espectáculo, sin ninguna motivación aparente (¿a qué se dedica la gente del Capitolio? ¿Cómo son sus vidas?). Se nos presenta una sociedad estrafalaria, excéntrica y extravagante, y aquí viene el segundo punto débil de la película: el futuro distópico que propone Suzanne Collins sobre el papel y plasma en imágenes Gary Ross no tiene ningún hallazgo visual aparte de las horteradas estéticas de sus personajes, que caen en el ridículo también a nivel moral.

A pesar de contar con un reparto de secundarios conocidos para que salven el nivel medio de la cinta (y que no consiguen, aparte de los citados Sutherland, Tucci y Bentley, un Woody Harrelson con un personaje totalmente desaprovechado del que ganaríamos más si nos explican algo del pasado que se deja entrever) hay alguna sorpresa más que no sé si es buena o mala (me refiero a Lenny Kravitz con ese papel de estilista amanerado a más no poder). Los chicos protagonistas están al mediocre nivel de hormonas masculinas adolescentes que necesita la cinta, pero la sorpresa grata de Los Juegos del Hambre fue ver la consagración de Jenifer Lawrence llevando todo el peso ella sola de la trama, y que confirma que su Óscar de 2013 por El lado bueno de las cosas fue un merecido premio que mostró la confianza del sector por un tímido relevo generacional que de vez en cuando gusta de producirse. La película gana enteros cuando se muestran los conflictos humanos por los que atraviesa (la incertidumbre que muestra acerca de quién será sus aliados; su rabia por la muerte de una compañera; el momento en qué está desorientada por la picadura de las avispas; la química -o ausencia de ella- con su compañero de distrito) aunque los pierde cuando volvemos al lado recreacional de la cinta y el guión/novela nos ofrece soluciones para que avance la trama (no me acaba de convencer los ítems que se van dejando como ayuda para los concursantes).

Si a ello le añadimos una pobre labor por parte del director con las imágenes rodadas con estilo cámara en mano, el resultado final es una película que pretende ser la inauguración de una trilogía con más sombras que luces, con un éxito de taquilla que tuvo el año pasado que le otorga licencia para tener más secuelas (como la que se acaba de estrenar hace poco). Le reconozco lo positivo que supone el toque de originalidad referido a su planteamiento conceptual, así como un ritmo que hace funcionar correctamente el metraje. Pero la cinta no aporta mucho más, aparte de ver por donde van a intentar que la secuela avance. Veremos.

Calificación: Pasable

Lo Mejor: La facilidad con la que Jenifer Lawrence se hace con los planos cada vez que aparece en pantalla.

Lo Peor: El estilismo hortero-futurista de las clases pudientes; la lectura social que hace.

La vería de nuevo: No.

La Recomiendo: Para los jovencitos huérfanos de vampiros y hombres-lobo, hasta que llegue la nueva franquicia palomitera.

Películas similares: Battle Royale, El Show de Truman, Crepúsculo, Rollerball, The Running Man, Death Race, La Isla, 1984

Ficha en IMDB: http://www.imdb.com/title/tt1392170/combined

Tráiler en You Tube (español):

2 comentarios

Archivado bajo Pasable, Película - Aventuras, Película - Drama, Película - Romántica, Película - Thriller, Pelicula, Puntuado

Sinsajo – Suzanne Collins

Reseñado por Malosa.

Último libro de la trilogía de los juegos del hambre. Probablemente el más maduro de los 3, pero también el menos original, con diferencia el más pesado y para mi gusto el peor rematado. Pero es el desenlace de la trilogía, con lo cual, a estas alturas de la película es casi obligado que te lo leas para saber cómo acaba la saga. Aviso que la reseña contiene spoilers de los anteriores libros.

La novela comienza justo después de la anterior. Katniss Everdeen logra salir viva de los septuagésimo quintos Juegos del Hambre. Es rescatada por el distrito 13 de la misma arena de los juegos, mientras que Peeta es capturado por el Capitolio. Katniss comienza su vida en el distrito 13 y pronto se da cuenta de que más que protegida, es de nuevo sometida por otro régimen autoritario, el que impera en el propio distrito 13 bajo la presidenta Coin y que ha resistido los últimos años aunque se pensaba que había sido destruido hace tiempo.
Los rebeldes que dirigen el distrito están preparando un ataque contra el Capitolio y necesitan a una persona que anime a los demás distritos a levantarse contra el mismo. Necesitan a Katniss, “El Sinsajo”, de modo que en cierta manera le “inducen” a representar este papel.
Tanto Gale como otros conocidos (Finnick, Haymitch) de Katniss estarán en el distrito 13 y participarán en la rebelión de una forma u otra.

Aunque es cierto que considero este libro el más flojo de la trilogía, tiene sus cosas buenas. Refleja muy bien de nuevo temas adultos como son la opresión y los efectos de la guerra. En este caso, vemos que el libro describe una distopía doble. Las consecuencias de la manipulación y el adoctrinamiento masivo llevan al control absoluto y en este caso, esta opresión es realizada de igual modo por el distrito 13 y el capitolio.
Por otro lado, también incluye otros temas como son la traición y la violencia contra las personas. Se aprecia a lo largo de todo el libro (desde la traición inicial de Haymitch hasta la que se describe al final de la historia y es llevada a cabo por personajes cercanos a Katniss).
Además, hay que reconocerle su interés y sus escenas de acción, especialmente en el último tercio en el que el ritmo es vertiginoso.

Puntos negativos a destacar, bastantes: personajes que desaparecen en el segundo libro y de los que te quedas sin saber nada en este tercero porque Collins no los retoma (cierto estilista, por ejemplo), cabos sueltos sin resolver (por ejemplo, la responsabilidad o no de Gale en cierta situación), reacciones inesperadas e ininteligibles de los protagonistas (¿en una votación algunos aprueban otros juegos del hambre?), falta de resolución y poca concreción en la muerte de personajes muy importantes (de repente algunos mueren y tienes que releer literalmente porque no te crees que Collins se loS haya cargado así de rápido y mal), etc. etc.
Además de todos estos fallos, la novela es aburrida…especialmente los 2 primeros tercios. Se te hacen eternas las andanzas de nuestra “Sinsajo” y sus comeduras de tarro varias en relación con su situación y con qué quiere hacer en la revolución.

A pesar de todo lo negativo el libro es, digamos, interesante y supone el final de una trilogía que se inició de forma muy original y que aporta mucho entretenimiento, temas adultos, acción y algo de romance, dentro de un mundo fantástico y ciertamente apocalíptico. Recomiendo la lectura de esta trilogía.

Por qué decidí leerlo: Tras los 2 primeros volúmenes estás deseando saber cómo acaba la saga.

Lo mejor: Es un retrato muy bueno de la realidad de una guerra y de las cosas terribles que existen frente al romanticismo de la revolución. Igualmente refleja perfectamente la opresión y los regímenes dictatoriales. Su final es bastante lógico y creíble.

Lo peor: Echas de menos otros Juegos del hambre. Incoherencias, cabos sueltos, escasa solvencia narrativa…es el menos entretenido de la trilogía.

¿Volvería a leerlo?: Como libro aislado en ningún caso. Como parte de la trilogía, igual…pero no creo que pasara más allá del primer tomo en la relectura.

Otros libros del estilo que podrían gustarte:

Bajo la hiedra (Elspeth Cooper)
La huésped (Stephenie Meyer)
Harry Potter y la piedra filosofal (J.K. Rowling)
Flavia de los extraños talentos (Alan Bradley)

Malosa

Deja un comentario

Archivado bajo Aventuras, Entretenido, Fantástica, Juvenil

En llamas – Suzanne Collins

Reseñado por Malosa.

“En llamas” es el segundo libro de la trilogía de “Los juegos del hambre” y continúa la historia de Katniss Everdeen en el país ficticio y futurista de Panem. El primer libro tuvo un éxito sin precedente entre crítica y público por igual, lanzando la saga a altísimas cotas de popularidad. Este segundo libro sigue la historia donde lo dejó el primero y nos da más de lo mismo: rebelión, opresión política, triángulo amoroso, espectáculo y, por supuesto, más juegos del hambre. Aviso que esta reseña contine spoilers del primer libro.

Contra todo pronóstico, Katniss y Peeta logran ganar los Juegos del hambre Anuales. Esto debería suponer la tranquilidad, bienestar y riqueza para ellos y sus familias. Sin embargo, esta victoria se logra mediante el desafío al Capitolio y a sus reglas crueles, con lo que ninguno parece estar a salvo.

Además, hay rumores de rebelión en otros distritos, convirtiéndose Katniss en la cara visible de esta rebelión por su actuación en los Juegos. Por tanto, el capitolio está furioso y quiere venganza.

Por otro lado, se acerca el vasallaje de los 25, que supone una edición especial de los 75 juegos del hambre y nadie sabe cuál será la ocurrencia del capitolio para este año…

Tengo que reconocer que me encantó el primer libro de esta trilogía. Me lo habían recomendado mucho y muy bien, pero yo no las tenía todas conmigo. Básicamente porque pensaba que iba a ser un “Crepúsculo 2”. Para nada.

Es cierto que existe una especie de triángulo amoroso de fondo, pero igual que en Crepúsculo la historia de amor era el leitmotiv del libro y de fondo teníamos la historia de los vampiros, en esta saga pasa al contrario: la historia principal es la opresión del capitolio y la lucha por la supervivencia. Y de fondo tenemos la historia de amor (por decir algo, porque hasta el tercer libro katniss no empieza a tener interés amoroso por sus chicos. Está centrada en sobrevivir y pasa bastante de los intentos de cortejo de Gale y Peeta).

También reconozco que me gustó más el primero que éste. En general, la crítica afirma que éste es un libro más maduro, mejor narrado y que mantiene el interés de forma más lograda que el anterior. También afirma que lo menos acertado es la inclusión de los juegos del hambre por segunda vez, ya que supone la repetición de un mismo recurso literario.

Yo no sé cómo lo hago para opinar siempre lo contrario del resto del mundo, pero no estoy de acuerdo. El primero me parece más original, las escenas de acción y su ritmo está más logrado y para mi gusto lo mejor del segundo libro y lo que acrecenta el interés en grado sumo es la inclusión de otros juegos del hambre.

Las primeras 150 páginas de “En llamas” se me hicieron algo aburridas, tanto el viaje de katniss y Peeta por otros distritos como las desavenencias de ella con Gale y Peeta (a veces, katniss resulta un poco insoportable). Creo que el libro despega a partir de la página 150 cuando nos enteramos de que se van a celebrar los 75 juegos del hambre, en qué van a consistir y quién va a participar.

Algo positivo de este libro es que aparecen nuevos personajes (como Johanna, de la que me encanta su espíritu y su carácter atribulado) o Finnick (que parece algo que no tenemos claro si es o no). También ahonda más en algunos personajes que aparecían en el libro anterior pero de los que poco sabíamos (como Haymitch).

Las principales características de este volumen siguen siendo la crueldad del Capitolio (este régimen autoritario futurista aunque paradójicamente muy cercano), la lucha por la supervivencia y la rebelión contra la opresión política. Y luego de fondo tenemos el crecimiento de Katniss, su evolución dentro de la revolución y a nivel personal, con los dos chicos que beben los vientos por ella, Gale y Peeta.

Aviso que este libro está muy relacionado con el tercero, de manera que nada más acabarlo te tienes que empezar el siguiente. Esto no pasa de forma tan acusada con el primero. Está claro que la historia de Katniss tiene que continuar, pero la necesidad de seguir leyendo la despierta mucho más este segundo volumen.

En resumen, digna continuación de “Los juegos del hambre”. Más madura, sí…pero menos original y trepidante, de modo que tengo que considerarlo inferior al primer tomo de la saga. Aunque sigue pareciéndome un libro muy entretenido y mucho más profundo, reflexivo y adulto que lo que su temática a priori podría parecer.

Por qué decidí leerlo: Me encantó el primero y tenía que seguir de cerca la historia de Katniss Everdeen.

Lo mejor: Los septuagésimo quintos juegos del hambre. El personaje de Johanna.

Lo peor: Sus 150 primeras páginas. La indecisión de Katniss respecto a Gale o Peeta (entiendo sus dudas, pero a veces me resultan agotadoras).

¿Volvería a leerlo?: Este libro no. Pero el anterior, “Los juegos del hambre”, sin duda.

¿Lo recomendaría?: A quien haya iniciado la saga sí. Creo que hay que leérsela entera y no es ni demasiado larga ni demasiado complicada de leer.

Otros libros del estilo que podrían gustarte:

Sinsajo (Suzanne Collins)
El clan del oso cavernario (Jean M. Auel)
La huésped (Stephenie Meyer)

Malosa.

Link al libro en Amazon.es

En llamas

Deja un comentario

Archivado bajo Aventuras, Bueno, Ciencia Ficción, Juvenil, Novela Romántica

Los juegos del hambre – Suzanne Collins

Los Juegos del Hambre - Suzanne Collins

Los Juegos del Hambre - Suzanne Collins

Reseñado por Bitterblink

“Los juegos del hambre” tiene el dudoso honor de ser el libro en castellano más descargado de internet en 2012. Otros logros de su autora es que Stephen King considerase el libro como “adictivo” y que Stephanie Meyer afirmara que estaba “obsesionada” por el libro. No son malas referencias ¿verdad?. Sobre todo para una escritora y guionista de series infantiles (para el canal Nickelodeon) que no había tenido mas que un éxito relativo con sus libros anteriores. El caso es que esta trilogía parece ir por el mismo camino de crepúsculo con una reciente película (en España se estrena en Abril de 2012) a la que seguirán más que probablemente otras basadas en el resto de la trilogía.

Vamos al lío. Katniss es una adolescente de 16 años que vive en el Distrito 12, también conocido como “La Veta” puesto que produce básicamente carbón. Poco a poco se desgrana la historia en la que se nos cuenta que Panem, el “país” donde se encuentra el distrito 12 se llamaba antes Norteamérica y que estaba dividida en 13 distritos que producían todo lo que deseaba el Capitolio. Tras una sangrienta guerra civil donde los distritos intentaron sacudirse al Capitolio de encima, éste gracias a su avanzada tecnología y su capacidad de crear mutaciones genéticas (mutos) termina subyugando los 12 distritos y destruyendo con bombas tóxicas el distrito 13 como ejemplo para los demás distritos.

La vida en la veta es miserable y el mayor peligro es el de morirse de hambre, pero Katniss ha aprendido a cazar gracias a su difunto padre y se escapa diariamente a través de la alambrada y caza y recoge plantas comestibles en el bosque junto con su “mejor amigo” Gale para alimentar a su madre y a su hermana Prim de 12 años.

Para demostrar su dominio absoluto sobre los distritos, el Capitolio les obliga a participar todos los años en “Los juegos del hambre”. Copio un extracto del libro para explicar lo que son:

Las reglas de los Juegos del Hambre son sencillas: en castigo por la rebelión, cada uno de los doce distritos debe entregar a un chico y una chica, llamados tributos, para que participen. Los veinticuatro tributos se encierran en un enorme estadio al aire libre en la que puede haber cualquier cosa, desde un desierto abrasador hasta un páramo helado. Una vez dentro, los competidores tienen que luchar a muerte durante un periodo de varias semanas; el que quede vivo, gana.

Todos los menores de 18 años entran en el sorteo a partir de los 12 años, entrando más veces su nombre en el sorteo cuanto mayores sean y por cada “tesela” que pidan (da derecho a unos bienes básicos mensualmente como harina de mala calidad).

Katniss tiene un montón de teselas y en el sorteo participa asustada junto con Prim que participa por primera vez. Como es de esperar, algo sucede y Katniss termina siendo enviada como “Tributo” junto con el hijo del panadero llamado Peeta Mellark.

El hijo del panadero tiene una relación cálida pero distante con Katniss a la que una vez salvó la vida pero, lo que Katniss no tiene claro es si esa calidez es real o es una postura fingida para conseguir más audiencia en los juegos del hambre, puesto que cuanta más audiencia tengan más probabilidad tienen de tener “patrocinadores” es decir, gente que les envíe regalos que se subastan por cantidades indecentes de dinero para ayudar a los tributos dentro del estadio.

Poco a poco esta mezcla de concurso de belleza, de reality show y de sangriento espectáculo de supervivencia va desarrollándose y va conociendo a los otros tributos, los profesionales Clover y Cato, el gigantesco Tresh, la artera “Comadreja” o la pequeña y tierna Rue que recuerda terriblemente a Katniss a su hermana Prim.

Durante los juegos con la ayuda de su mentor Haysmith, Katniss deberá decidir qué es capaz de hacer para seguir viva, a quién es capaz de matar, qué es lo que siente Peeta hacia ella y sobre todo qué es lo que ella siente por Peeta o por su “amigo” Gale, todo ello mientras lucha desesperadamente por su vida.

Como vemos se trata de un libro violento, con una especie de “triángulo amoroso” por detrás aunque no termina de ser tal (puesto que Gale no sale más en el libro pasado el principio). Lo cierto es que violento es poco, es violento y gráfico con su violencia, es decir las armas se clavan en los cuerpos en zonas concretas, hay pus, heridas horribles, quemaduras etc. Me sorprendió siendo un libro calificado como “juvenil”, sin embargo tampoco se recrea, vamos que no vomitas.

Las referencias con las que lo relacionan son de lo más evidentes, sobre todo con la novela y posterior película Battle Royale de argumento similar y similar violencia donde una clase de instituto es llevada a una isla para que se maten unos a otros pudiendo solo quedar uno. También el relato de Richard Bachman (pseudónimo de Stephen King) “The running man” también es significativo, este relato fue también una película de Schwarzenegger llamada “Perseguido” en España y “El Sobreviviente” en latinoamérica, que si recordáis también era sobre un hombre acusado injustamente que es obligado a participar en un concurso parecido a “gladiadores americanos” pero mortal del que el ganador sobrevive y se hace rico.

A mi particularmente me recuerda poderosamente a otro de los mejores relatos de Bachman/King que es “La larga marcha” cuya similitud queda mucho más próxima por ser también una distopia o futuro alternativo de EEUU donde 100 jóvenes elegidos al azar deben correr y si se paran son “relevados” de la carrera de forma “expeditiva”.

Lo curioso es que Collins ni conocía Battle Royale ni había leído esos relatos de Bachman. Su inspiración es anterior: La historia de Teseo y el minotauro. Esa no os la esperabais ¿verdad?. Pues si, la Creta de Minos les pedía al resto de los griegos a sus hijos para ser sacrificados en el laberinto dándoles un mensaje claro: Os puede pasar algo peor que la muerte, os podemos quitar a vuestros hijos. Eso mezclado con un reality es lo que conforma los juegos del hambre.

El libro es bastante entretenido pese a ser muy “de chicas”, con eso me refiero a que la autora pasa más tiempo en los pensamientos de Katniss que en la acción, algo que veo muy difícil de resolver en una película, ya veremos como lo hacen. Es un libro donde pasan “pocas cosas”, la acción es algo lenta y avanza poco a poco pero avanza y es entretenido.

Katniss es un personaje muy complejo, y algo caótico. Resulta un poco irritante lo que le cuesta confiar en Peeta mientras que en otros personajes como su estilista o Rue confía casi instantáneamente. Estas contradicciones resultan hasta cierto punto lógicas en una adolescente, sin embargo como hombre resultan poco creíbles, vamos que ella no entienda lo que pasa realmente con lo astuta que resulta en ocasiones viendo las actitudes de los demás es casi estresante en ocasiones.

Por el lado positivo el personaje de Katniss pasa bien la prueba en lo que se refiere a ser una profesional de la supervivencia puesto que todas sus acciones respecto a lo básico son esencialmente correctas y no duda ni hace el tonto, siguiendo consejos básicos como “busca agua” o “esteriliza lo que vayas a ingerir” de forma efectiva y práctica. Contrasta lo fría y profesional que parece en estos aspectos con lo vulnerable y “tontita” que resulta en otras ocasiones.

El personaje de Peeta da bastante pena en todo momento. No puedo extenderme mucho sin terminar haciendo spoilers pero que sepáis que me recuerda a Jacob de “Crepúsculo” poderosamente.

Bueno, sin extenderme mucho. Un buen libro juvenil, que enganchará a las chicas por Katniss y a los chicos por la acción de la segunda parte del libro que me gustó mucho más que la primera.

Calificación: Bueno

Lo Mejor: La segunda parte del libro,

Lo Peor: Las contradicciones de Katniss

Lo Releería: Creo que no, pero le daría una opción al segundo libro

Lo Recomiendo: Al público juvenil de cierta edad, al menos 14-15 años. Por su contenido violento y cruel no lo recomiendo a menores de esa edad, puesto que el mundo que describe es MUY duro.

Bitterblink

Link al libro en Amazon.es

Los juegos del hambre

 

Trailer Oficial de la película “Los Juegos del Hambre” en Español

16 comentarios

Archivado bajo Aventuras, Bueno, Ciencia Ficción, Juvenil