Archivo de la etiqueta: Richard Bachman

El fugitivo – Richard Bachman

El_fugitivoReseñado por Malosa.

El fugitivo es el cuarto libro publicado por King bajo el pseudónimo de Richard Bachman en el año 1982. Es un libro interesante, sobre todo por el momento en el que está escrito (hace ya unos cuantos años) y por la visión decadente y sorprendentemente acertada con la que King auguraba el futuro próximo. No llega al nivel de obra maestra, pero desde luego se lee con gusto e interés.

Sinopsis

A mediados del siglo XXI, un concurso televisivo cuyo principal atractivo es la muerte de los participantes bate récords de audiencia. Ben Richards, padre de una niña enferma y sumido en la más profunda miseria, decide concursar atraído por los extraordinarios premios, aun a sabiendas de que no sobrevivirá. Sometido a una implacable persecución, se plantea un único objetivo: resistir tantos días como sea posible para aumentar el premio y asegurar la subsistencia de su familia. Un aterrador futuro donde la televisión es la única realidad.

Opinión personal

Como en otras ocasiones, King a partir de su pseudónimo se centra en la ciencia ficción y en el desarrollo de una distopía futurista. Nos plantea una novela ambientada en los Estados Unidos pero con un economía de la nación en ruinas y un mundo donde la violencia y las desigualdades crecen por doquier. La temática del libro es muy clara,  Bachman hace una crítica feroz de los regímenes dictatoriales, del abuso de poder, de la alineación del pueblo, de la diferencia de clases y sobre todo de la manipulación de los medios de comunicación. En concreto, el autor se explaya expecialmente con el formato televisivo de los realitys shows, llevados hasta el extremo.

Es una historia muy, muy similar a otra novela publicada bajo el mismo pseudónimo de este autor, La larga marcha y que tengo que reconocer considero muy superior a este El fugitivo. Puestos a hablar de otros autores que han tratado esta misma temática, tenemos que mencionar a los clásicos como el 1984 de George Orwell (publicado en 1949) o Un mundo feliz del británico Aldous Uxley, que vio la luz en el año 1932.
Respecto a otras creaciones más modernas y de mucho éxito sobre distopías futuristas, destacar la saga de Los juegos del hambre de la americana Suzanne Collins, también inferior para mi gusto a todas las novelas ya mencionadas.

Uno de los aciertos de la novela, en mi opinión, es el personaje protagonista, Ben Richards. Resulta tremendamente interesante y ciertamente atípico, especialmente si lo comparamos con los utilizados normalmente por el autor. Tiene una personalidad rebelde, inconformista, impredecible, con tendencia a saltarse las normas y a la violencia, irónico e irrespetuoso en ocasiones. Me recuerda muchísimo (salvando las distancias) a John McClane, el irreverente protagonista de la película La jungla de cristal. Al ser ésta una novela de desarrollo de un único personaje, es fundamental que el mismo tenga una personalidad suficientemente atrayente para soportar él mismo el peso de toda la historia. Y en este caso Ben Richards cumple con creces.

Los secundarios son menos profundos, principalmente están descritos a partir de sus interacciones con Richards. Sin embargo algunos son ciertamente interesantes, como por ejemplo Amelia, la mujer de clase alta y perteneciente al grupo de los que ostentan el poder pero que de alguna manera logra evolucionar a lo largo de la historia y ver el más allá de la sociedad que la rodea.

Quizá lo que menos me gustó fue ese final abrupto, esperado e inesperado a la vez. No quiero decir con esto que sea un mal final, pero sí se echa en falta algo más tras el desenlace, quizá un epílogo explicativo o más páginas en su descripción. De repente todo acaba y te quedas un poco con cara de tonto, como pensando: ¿¿ya?? ¿¿Y no hay nada más después de esto??. También hay que reconocer que, en general, los finales de Bachman son todos muy abruptos, no es éste el único caso.

Como curiosidad, contaros que El fugitivo fue escrito en una semana, muy rápido si lo comparamos con otros libros del autor, a los que normalmente dedica 3 meses de media (aproximadamente 2.000 palabras o diez páginas por día).
También deciros que El fugitivo fue adaptada a la gran pantalla en una película titulada en España Perseguido y que fue lanzada cinco años después del libro, en 1987. Arnold Schwarzenegger consiguió el papel principal, protagonista con el que King no estuvo muy de acuerdo. Básicamente porque Ben Richards es descrito en la novela con una constitución física totalmente distinta a la de Schwarzenegger (no olvidemos que Richards pertenecía a una clase social pobre, frecuentemente pasaba hambre y no es muy creíble tanto músculo y tan buena forma física).

Por qué decidí leerlo: Porque era de King. No hay más que hablar.

Lo mejor: Su personaje protagonista, el ambiente distópico que rodea todo el relato, la crítica del abuso de poder y la manipulación de los medios de comunicación.

Lo peor: El final me dejó un poco fría, creo que merecía un poco más de detalle.

¿Volvería a leerlo?: Sí, es una novela por la que no pasa el tiempo. Y desgraciadamente, ahora mismo está de total actualidad …

¿Lo recomendaría?: Sí, es una buen libro, no excesivamente largo y del que disfrutarán los que gusten de distopías futuristas.

Si quieres comprar el libro en Amazon.es

El fugitivo

Link a la crítica de la película en Filmaffinity

Perseguido

Otros libros del estilo que podrían gustarte:

La larga marcha (Richard Bachman)
Los juegos del hambre (Suzanne Collins)
– 1984 (George Orwell)

Malosa

2 comentarios

Archivado bajo Bueno, Ciencia Ficción, Suspense

Rabia – Richard Bachman

Rabia Reseñado por Malosa.

Rabia es la segunda novela publicada por Stephen King bajo el pseudónimo de Richard Bachman.

Narra la historia de Charles Decker, un adolescente de 18 años que supuestamente sufre de esquizofrenia (a mí no me quedó del todo claro que en realidad sufriera de enfermedad alguna) y al que pretenden internar en un correccional por agredir a un profesor con una llave inglesa.
Una mañana cualquiera y pistola en mano, Charles mata a su profesora y secuestra a su clase, reteniéndola durante medio día. Para que la situación sea más llevadera Charles les cuenta parte de su infancia y su adolescencia; y mientras tanto, el ambiente empieza a cambiar entre los alumnos, empezando pronto a contagiarse del espíritu de Charles.

Hace poco un lector de esta página me criticaba (no exento de razón) mi poca objetividad con este autor, ya que en general considero todos sus libros como muy buenos. Para compensar un poco he decidido comentar una novela de King que me parece normalita. Mala no es, pero desde luego nada remarcable.

Rabia es una especie de alegato en contra de la violencia y el uso de armas, por un lado. Una crítica descarnada del modelo familiar estadounidense y su educación sexista, por otro. Y también un magnífico retrato sobre la rebeldía y el inconformismo adolescente.
Además, esta novela presenta una diferencia fundamental con respecto a la restante bibliografía del autor y es que no existe un componente sobrenatural como fuente principal de la historia. El realismo del argumento es ya suficientemente escalofriante.

El primer punto es obvio, la novela critica abiertamente el sistema norteamericano existente que permite el uso de las armas, a partir de una historia en la que esta facilidad para hacerse con una pistola es el punto de partida para que una adolescente problemático pueda aprovecharse de tal permisividad.

En una segunda capa, King cuestiona el modelo de familia típico de la sociedad americana (retrotrayéndonos a la década de los 70, momento en el cuál se publicó este libro). Cada palabra, cada acto, cada circunstancia de esta novela se convierte en descarnadas acusaciones contra un sistema de enseñanza corrupto y un modelo de familia basado en la hipocresía, en el sexismo y en la violencia. Estándar educacional que obliga a los jóvenes a reprimir sus sentimientos para convertirlos en carne de cañón de una sociedad que los manipulará a su antojo. Esta es una de las dudas que le surgirán al lector al acabar esta historia: entonces, ¿Decker realmente es un enfermo, un loco o una víctima de las circunstancias? Pues yo creo que un poco de todo…

Por último, lo que creo que mejor plasmado está en esta historia es la personalidad adolescente: las ideas, pensamientos, problemas y en general rebeldía que caracteriza a la juventud. Al final este relato no es más que la descripción de un joven, problemático sí, pero un joven que está buscando su lugar en el mundo, marcado por la educación nefasta de un padre violento y una madre sobreprotectora.
Y vemos también cómo la personalidad de Decker logra impregnar la de sus compañeros, desarrollando un claro síndrome de Estocolomo con los mismos y transformando la clase en una especie de grupo de terapia en la que todos abrirán su alma y contarán sus problemas.

Hasta aquí lo interesante de esta novela. Pero la he calificado como meramente entretenida un poco por comparación con su restante bibliografía. Rabia no está mal, es entretenida y presenta cierta originalidad. Pero ni me resulta una novela increíble, ni creo que su prosa destaque, ni sus personajes calarán profundamente al lector. Le falta profundidad, desarrollo, más detalle en los restantes personajes (a excepción de Decker) y más adicción en su argumento. Lectura entretenida, recomendable en determinados colectivos, pero nada más.

Como hecho destacable, contaros que años después de la publicación de esta novela se sucedieron 3 tiroteos protagonizados por adolescentes en sus escuelas o institutos. Todos ellos tenían en su poder un ejemplar de Rabia entre sus posesiones. A raiz de estos hechos la novela se prohibió en EE.UU y en la actualidad es difícil de conseguir, aunque un lector ágil podrá localizarla todavía en algunas librerias. Y también por otros métodos menos convencionales…

Por qué decidí leerlo: A pesar de haber leído mucho de la biblografía de King, la colección publicada bajo el pseudónimo de Richard Bachman aún la tengo pendiente.

Lo mejor: Es una novela distinta dentro de la bibliografía del autor. No es muy larga, entretiene y plasma muy bien la rebeldía de la juventud, así como la realidad de la sociedad americana.

Lo peor: En mi opinión no es de las mejores novelas del autor. Para mi gusto le falta profundidad, en historia y personajes. Creo que en un país como España no podemos sentirnos tan identificados con una historia de este estilo.

¿Volvería a leerlo?: No, ni da para una relectura ni lo disfruté tanto como para ello.

¿Lo recomendaría?: Fans de King y buscadores de historias retorcidas. Para jóvenes con su salud mental intacta, también me parece una buena opción. Para mí es un libro para leer y comentar en el instituto, bien direccionado por el profesor correspondiente.

Link al libro en Amazon.es

Rabia

Otros libros del estilo que podrían gustarte:

– El guardián entre el centeno (J.D. Salinger)
La larga marcha (Stephen King)

Malosa

4 comentarios

Archivado bajo Drama, Entretenido, Juvenil, Suspense

La larga marcha – Richard Bachman

La_larga_marchaReseñado por Malosa.

Una vez más…¿Cómo lo consigue este hombre? ¿Cómo es posible que cada vez que leo un libro suyo me parezca mejor que el anterior?
Igual os resulta raro, pero me fastidia hacer tantas reseñas positivas de este escritor. Sí, me fastidia, porque empiezo a pensar que no me vais a creer. Que cada vez que publico una reseña sobre un libro de King dudáis de mi objetividad, por esta debilidad casi malsana que siento por él.
Pero no. Os prometo que intento ser lo más crítica posible. Y creo que tiene libros malos como por ejemplo Insomnia. Pero es una excepción. Lo cierto es que King escribe tan bien…tan condenadamente bien…

Este libro fue el segundo publicado bajo el pseudónimo de Richard Bachman, pseudónimo que como él mismo reconoció utilizó para fastidiar a la crítica más purista que le machacaba. Y además, tiene la peculiaridad de que fue la primera novela que escribió (cuando era un adolescente), aunque Carrie fuera el primer libro que vió la luz. Pues bien, ya en su adolescencia logró una pequeña obra maestra. Ya les gustaría a todos los autores escribir una ópera prima como esta.

El argumento es de una simplicidad pasmosa. King nos sitúa en un futuro cercano pero indeterminado en los EE.UU. En un país gobernado por un estado militar y que se presupone dictatorial. Aquí todos los años se celebra la larga marcha, una carrera en la que 100 jóvenes menores de 18 años se presentan voluntarios. Las reglas son simples: deben caminar dentro de los límites del arcén de la carretera a una velocidad mínima de 6,5 km/h. Si bajan la velocidad reciben un aviso, pudiendo acumular hasta tres. Si persisten en la infracción no hay un cuarto aviso, sino que directamente les matan a tiros. Gana el que resista más tiempo andando y quede vivo de los 100, recibiendo como premio lo que él quiera. Para más inri, toda la carrera se retransmite por televisión, convirtiéndose en el acontecimiento “deportivo” del año.

En este contexto se desarrolla esta novela de marcado carácter distópico. La verdad es que King no excede en detalles. No cuenta prácticamente nada del entorno en el que encuadra su historia. No sabremos la organización de este estado militar, ni quién es el comandante, ni el porqué de esta larga marcha, ni las razones por las cuáles los protagonistas deciden participar en la carrera.
King nos sumerge desde las primeras páginas en la larga marcha y sólo podremos seguir su ritmo y adivinar sus intenciones a través de los pensamientos del protagonista principal. El relato está contado en primera persona por Garraty, uno de los marchadores. A partir de sus pensamientos, interacciones y conversaciones con los restantes corredores asistiremos a esta historia casi post-apocalíptica.
Es posible que King peque de parco en la explicación de este mundo que recrea, aunque creo que en parte es acertado, ya que mantiene el halo de misterio y nos focaliza en lo importante de la historia: lo que pasa en la larga marcha.

Al principio comentaba que este libro es una pequeña obra maestra y me reafirmo en ello. Por un lado incluye una fuerte crítica social sobre los medios de comunicación y la tendencia del ser humano al espectáculo, al reality show, a disfrutar con el sufrimiento ajeno. King denuncia a lo largo de toda la historia este morbo de las personas por la sangre, principalmente a partir de las multitudes enfebrecidas.
Casi todos los comentarios que he leído por Internet destacan este aspecto como punto fuerte del libro. Yo ahí no estoy de acuerdo, es cierto que existe esta denuncia social, pero no es la principal enseñanza de la novela. Creo que este aspecto está mucho más fuertemente desarrollado en la trilogía de los juegos del hambre, que se basa principalmente en la crítica del reality show y la opresión política.

Lo más importante de esta distopía de King no es la crítica social, sino la lucha por la supervivencia, uno de los temas que más explota el autor. Y además, consigue que el lector sienta en su propia piel esta desesperación por vivir de los marchadores. King consigue que tú también corras en esta larga marcha, te conviertes en el corredor 101. Sientes el mismo cansancio, los dolores, el frío, el agotamiento físico y mental, el sufrimiento por la muerte de los que van corriendo contigo y que se transformarán en tus amigos. Esta identificación plena con la historia y el devenir de los personajes, esta tristeza máxima que sientes cuando van muriendo fusilados uno a uno…esto es lo que identifica plenamente a este libro. Y lo que le convierte en obra maestra.
En ocasiones me ha recordado al también imprescindible La carretera de Cormac McCarthy. Ambos relatos te hacen experimentar sensaciones casi físicas (frío y dolor), ambos se sitúan en un mundo post-apocalíptico en el que o matas o mueres y en ambos los personajes recorren una carretera desesperados por vivir, aunque probablemente encuentren la muerte en su camino.

Otro punto a destacar de la novela es el simbolismo que esconden sus páginas, tanto en las conversaciones casi casuales y con tendencia a la filosofía de sus personajes (destacan McVries y Stebbins principalmente, en sus charlas con Garrity sobre la vida, la muerte, la razón de correr en la larga marcha, las esperanzas frustradas…), como en las referencias cruzadas con personajes de libros de fantasía (constantes son las menciones a Alicia en el país de las maravillas de Carroll, identificándose los marchadores con personajes clásicos como el conejo o la oruga), así como en el final del relato. Sobre el final hay múltiples interpretaciones (algunas me parecen casi ridículas). Yo paso al spoiler a comentaros la mía.

/******************* ATENCIÓN SPOILER *******************/
Garrity gana la carrera tras el desplome de Stebbins. Ve un coche oruga acercándose a él con el comandante. Más allá del mismo localiza una figura oscura que le hace señas. Cuando alguien le pone una mano en el hombro, Garrity sale corriendo hacia la figura oscura.
En mi opinión, Garrity se muere. Simple y llanamente. La figura oscura es la muerte que le reclama y nuestro protagonista corre hacia ella, casi con liberación. Me parece la interpretación más lógica y pausible.
Otra opción es que se vuelva directamente loco, como otros marchadores y crea ver algo oscuro que no existe. Pero me decanto más por el tema de la muerte
/******************* FIN SPOILER *******************/

No quiero acabar esta reseña sin mencionar escuetamente a los maravillosos personajes, marca de la casa de King. Garraty, su fiel amigo McVries, el misterioro y casi mentor Stebbins, el amigable Baker, el odioso Barkovitch, el agotado y errante Olson. Todos tienen su papel y protagonizan historias a veces crueles (insultos entre los marchadores, pactos de no ayuda), otra divertidas (el grupo de los mosqueteros, los cotilleos), otra muy humanas (los llantos antes de las muertes, el episodio de la sandía, etc.). Cada una de las muertes se le clavará al lector como un puñal, siendo algunas de lo más estremecedoras. Y las relaciones que entablan entre sí los marchadores son fascinantes. Psicología humana descrita en estado puro.

En resumen, para mí obra maestra. Me cuesta lo de poner imprescindibles, pero creo que esta novela lo tiene merecido. Os ruego que no dejéis que pase por vuestras manos sin haberla leído.

Por qué decidí leerlo: Era de King. Sobran las explicaciones.

Lo mejor: Que te conviertes en el corredor 101. Que sufres en primera persona la larga marcha. Que te horrorizas y conmueves a partes iguales.

Lo peor: Aunque de verdad me cuesta encontrarle defectos a esta maravilla destacaría como punto débil el final, creo que requería mayor carga dramática. Y también las muertes de algunos personajes clave que podrían haber estado mejor descritas. King las pasa muy por encima.

¿Volvería a leerlo?: Es un claro sí, un libro de cabecera que hay que releer para impregnarse bien de su intensidad.

¿Lo recomendaría?: También y esta vez no hay excusas. No se puede decir lo de que como es un libro de terror no me va a gustar, porque aquí no hay terror en sí, aunque sea una novela terrible y hermosa a la vez. Si no has leído nada de King esta es tu oportunidad. Lectura obligada y que además encantará al público juvenil.

Link al libro en Amazon.es

La larga marcha (Bestseller (debolsillo))

Otros libros del estilo que podrían gustarte:

La carretera (Cormac McCarthy)
La historia de Lisey (Stephen King)
La chica que amaba a Tom Gordon (Stephen King)
Los juegos del hambre (Suzanne Collins)

Malosa

21 comentarios

Archivado bajo Ciencia Ficción, Drama, Imprescindible, Juvenil