After dark – Haruki Murakami


After_darkReseñado por Malosa.

Un libro de Murakami al año…este es el compromiso que he adquirido conmigo misma y con este autor en concreto. ¿Por qué? Pues no lo tengo muy claro…
After Dark es el tercer libro del japonés que leo. El primero que leí, Kafka en la orilla, me horrorizó, mientras que el segundo, Tokio Blues, me fascinó. Por tanto, tampoco podemos decir que se trata de un escritor que me entusiasme. Sin embargo, Murakami tiene algo que me hace volver inexorablemente a él. No sé si será su surrealismo, su visión decadente de la sociedad japonesa o su prosa etérea pero firme. Sea lo que sea, hay algo en sus relatos que me obliga a leerle cada cierto tiempo. Y este año ha tocado esta novela corta contada en una sola noche.

Sinopsis

Cerca ya de medianoche, en esas horas en que todo se vuelve dolorosamente nítido o angustiosamente desdibujado, Mari, sentada sola a la mesa de un bar-restaurante, se toma un café mientras lee. La interrumpe un joven músico, Takahashi, al que Mari ha visto una única vez, en una cita de su hermana Eri, modelo profesional. Ésta, mientras tanto, duerme en su habitación, sumida en un sueño «demasiado perfecto, demasiado puro». Mari ha perdido el último tren de vuelta a casa y piensa pasarse la noche leyendo en el restaurante; Takahashi se va a ensayar con su grupo, pero promete regresar antes del alba. Mari sufre otra interrupción: la encargada de un «hotel por horas» pide que le ayude con una prostituta agredida por un cliente. Dan las doce. En la habitación donde Eri sigue sumida en una dulce inconsciencia, el televisor cobra vida y en la pantalla empieza a distinguirse una imagen turbadora… pese a que el televisor no está  enchufado.

Opinión personal

En esta novela se desarrollan los temas típicos de este autor y que aparecen en sus libros siempre, en mayor o menor medida: la soledad, la búsqueda del propio yo y del camino en la vida, el surrealismo, el sexo (en este caso, el tema se deduce a través de la prostitución y las mafias existentes en torno) y los adolescentes problemáticos (o más bien perturbados). Lo único que echo en falta y que usa recurrentemente el nipón es la temática del suicidio.

Toda la historia gira en torno a la relación que mantienen las dos hermanas, Eri y Mari. O más bien a la no relación que tienen. El autor refleja el conflicto entre ambas siempre desde la visión de Mari, en el que la distancia, el paso del tiempo y los distintos caracteres de las hermanas ocasionan esta especie de cisma. Mari echa de menos a su guapísima hermana Eri, que parece vivir a Km de distancia de ella. Según Mari, Eri está dormida, lleva muchos años en un sueño profundo y no quiere despertar. Esta distancia es incluso representada literalmente por una Eri que se pasa dormida toda la novela y que en los pocos momentos en que está consciente parece perdida y no resuelta a despertar.

La estructura del libro es muy dinámica, con capítulos cortos y encabezados por el dibujo de un reloj con la hora exacta en el que se desarrolla cada uno. Este ritmo elevado se ve también favorecido por una historia que transcurre en una sola noche, un montón de situaciones y personajes insólitos, así como un relato contado casi como si de un guión cinematográfico se tratara.

Esta estructura se alterna en su mayoría por los capítulos protagonizados por Mari (que es la que se relaciona con el resto de historias y personajes) y los protagonizados por Eri (prácticamente dormida en todos los casos). De los de Mari nada que decir, es la que lleva el peso del relato y por la que seguimos con interés esta historia. La parte de Eri, que aglutina además el surrealismo de la novela, me dejó un poco desconcertada. Se basa en descripciones de la chica mientras duerme, de su postura y de todo lo que acontece en una habitación vacía. Al principio interesan, pero según se repiten los capítulos el lector pierde las ganas de seguir leyendo sobre cómo se distribuyen los objetos de la habitación.
Estoy segura de que Murakami quiere decirnos algo con todo lo que acontece a Eri. ¿Pero qué? ¿Habla de la soledad, del egoísmo, de la superficialidad de la sociedad, del paso del tiempo y cómo éste cambia a las personas? ¿O por el contrario habla del fracaso, de la necesidad de tomar decisiones en la vida, de la indecisión? … sinceramente, podría hablar de todas estas cosas o de ninguna. Supongo que cada lector sacará una conclusión diferente de esta parte de la historia.

Por último, el nipón nos regala un final abierto e inconcluso. Murakami quiere que pensemos o más bien que imagenos cómo debería ser el desenlace de su historia, muy en la línea de todo el relato. Este punto también parece ser marca de la casa del autor, que ya en sus anteriores novelas había utilizado el final inacabado como recurso literario.

Para concluir, novela interesante aunque no brillante del escritor japonés. Con un punto de surrealismo en una historia real, contada en una única noche. El relato parece querer decir mucho más de lo que parece … será labor de cada lector el descubrir qué es.

Por qué decidí leerlo: Un libro de Murakami al año. En este 2013 he tardado un poco, pero aquí está la reseña.

Lo mejor: Esa capacidad que tiene el japonés para que vuelva una y otra vez a sus lecturas. Lo bien que retrata la sociedad nipona y los conflictos entre los personajes.

Lo peor: Para mi gusto, lo que menos disfruto del autor es ese surrealismo que parece salpicar todas sus historias. A veces casa bien, pero en la mayoría le dota de cierto friquismo a la lectura que no me acaba de convencer.

¿Volvería a leerlo?: Es posible, tiene gran cantidad de matices para reflexionar.

¿Lo recomendaría?: Sí, no es una novela larga y en conjunto me resultó interesante.

Otros libros del estilo que podrían gustarte:

Tokio Blues (Haruki Murakami)
Nana (Chuck Palahniuk)
El museo del perro (Jonathan Carroll)

Malosa

Anuncios

6 comentarios

Archivado bajo Bueno, Drama, Fantástica

6 Respuestas a “After dark – Haruki Murakami

  1. Pingback: El don – Mai Jia | Un libro para esta noche

  2. Yo creo que no es de lo mejor de Murakami, pero está entre el realmismo de Tokio blues y la fantasía de 1q84. Estoy contigo que el universo Murakami es muy personal y los temas son recurrentes como los que comentas: la soledad, el sexo, personajes desgraciados… Pero se lo perdonamos porque escribe y describe tan bien que el lector se queda hipnotizado.Un saludo

    • Hola, Natalia.
      Muchas gracias por tu comentario. Veo por tu blog que eres una estusiasta de Murakami. A mí también me gusta, pero reconozco que no soy una fan acérrima del japonés. A lo mejor tengo que leer un poco más de él …
      Un saludo,
      Malosa.

  3. Pingback: After dark | El Bibliotecario

  4. Acabo de terminar el libro, y como he quedado con algunas dudas he puesto en google “Opiniones After Dark” y he aparecido aquí, gustándome bastante tu comentario sobre el libro.
    La verdad es que estoy de acuerdo en una gran parte de lo que dices, pero hay algo que no acabo de entender en el libro y es el papel de la televisión y lo que ocurre dentro de ella en la habitación de Eri.
    En fin lo volveré a leer ya que seguro que me he perdido algo.
    Felicidades or tu blog!
    Santi

  5. Sara

    Yo me lo estoy leyendo y la verdad es que los capítulos de Eri se me están haciendo insufribles. Yo te recomiendo “El fin del mundo y un despiadado país de las maravillas”. Es el primer libro que me leí de Murakami y es fantástico.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s