Archivo de la etiqueta: Haruki Murakami

Los años de peregrinación del chico sin color – Haruki Murakami

Reseñado por Malosa

Si no me equivoco este es el sexto libro que leo del afamado escritor nipón. Mi opinión no ha cambiado mucho sobre él, me gusta su versión realista y no disfruto para nada con sus libros fantásticos y oníricos. Pero tampoco me parece que sea tan buenísimo como esgrimen tantos y tantos críticos. Y esto lo digo porque, si bien sus libros más realistas me gustan (sobre todo Tokio Blues), me empiezan a resultar repetitivos. Está bien tener un estilo, pero cuando todos los elementos se repiten de igual modo en todas las publicaciones, las novelas empiezan a parecer todas iguales …

Sinopsis

Cuando Tsukuru Tazaki era adolescente, le gustaba sentarse en las estaciones a ver pasar los trenes. Ahora, con treinta y seis años, es un ingeniero que diseña y construye estaciones de tren, pero en el fondo no ha dejado de ver pasar los trenes. Lleva una vida holgada, tranquila, tal vez demasiado solitaria. Cuando conoce a Sara, algo se remueve en lo más profundo de su ser. Y revive, en particular, un episodio de su juventud: dieciséis años atrás, cuando iba a la universidad, el que había sido su grupo de amigos desde la adolescencia cortó, sin dar explicaciones, toda relación con él. Así empezó la peor época de su vida, hasta el punto de que acarició la idea del suicidio. ¿Ha acabado esa época? ¿Es posible que aquello le marcara más de lo que él cree? Tsukuru decide entonces ir en busca de cada uno de los miembros del grupo para averiguar la verdad. Con la pieza de Liszt titulada Los años de peregrinación como leit-motif, comenzará esa búsqueda, que le llevará a lugares tan dispares como la ciudad de Nagoya o Finlandia, o tan recónditos como algunos sentimientos. Decididamente, a Tsukuru le ha llegado la hora de subirse a un tren.

Opinión personal

Si hablamos de lo positivo de esta novela, que lo tiene, diría que sobre todo me ha resultado muy, muy entretenida. Siempre volvía al libro con ganas de más y con interés. Y lo destaco porque es algo que no siempre ha conseguido el escritor conmigo. Por otro lado el estilo de escritura es correcto, el uso del lenguaje adecuado. Murakami escribe bien, eso no se lo vamos a negar al nipón.

Respecto al género en el que se encuadra la obra, deciros que esta es una novela realista y nostálgica, sin apenas la presencia de elementos mágicos, fantásticos o descabellados. Ya lo hemos comentado otras veces, el autor tiene dos estilos claramente diferenciados, la novela realista costumbrista y la novela realista mágica, de marcada tendencia surrealista. Los años de peregrinación del chico sin color pertenece a este primer estilo.

En este caso y como en todas las anteriores obras que he leído, el autor introduce todos sus elementos fetiche, en concreto:

  • Algunas situaciones fantásticas, a pesar de no encuadrarse esta obra en el realismo mágico (por ejemplo, la aparición del pianista mensajero de la muerte).
  • La inclusión de una obra musical como leitmotiv de la historia (le mal du pays de Listz).
  • La temática habitual en las obras del autor (soledad, suicidio, introspección, crecimiento personal).
  • Japón y su sociedad como eje sobre el que gira toda la historia. Ni siquiera en este caso la parte narrada en Finlandia aporta un escenario distinto.
  • Los personajes comúnmente utilizados por el escritor: la femenina desequilibrada emocionalmente y el masculino corriente, tímido, infeliz, solitario y más bien plano. Si bien en este caso incorpora un personaje femenino como guía y maestra de nuestro protagonista, recurso utilizado también en otras obras.
  • El simbolismo y la introducción de historias paralelas y personajes, que no se sabe muy bien qué aportan pero parecen tener más trasfondo del que parece.
  • El final abierto y las subtramas sin retomar (por ejemplo, la de Haida).
  • El tratamiento del sexo, frío, directo y sin sentimiento (fantasías sexuales del protagonista y algunos encuentros reales con Sara).

Como negativo, comentar que como ahora ya me he leído unos cuantos libros de Murakami y puedo opinar con conocimiento de causa, diré que el escritor me empieza a resultar repetitivo. En todas sus novelas aparece  el tratamiento de siempre los mismos temas, siempre los mismos personajes perturbados, siempre la inclusión de los mismos recursos…que sí, que escribirá súper bien y tendrá mucha fantasía (por llamar de alguna manera positiva a las fumadas varias que a veces introduce), pero cuando todos sus libros son iguales, ya cansa.

En resumen, ameno (que no es poco) pero igual.

Por qué decidí leerlo: Porque me auto-prometí leer un libro de Murakami al año. No he cumplido en esta última temporada, pero con esta publicación espero redimirme. Y además me gusto la portada, así de infantil soy 🙂

Lo mejor: Destacaría que es muy entretenido y muy coherente (vamos, que entiendes lo que lees). Y esto último no suele ser lo normal en las historias del nipón.

Lo peor: Que es más de lo mismo. Vale que cada autor tiene su estilo, pero Murakami repite demasiado sus clichés en todas las novelas, de modo que cuando llevas unas cuantas leídas, los libros empiezan a sonar demasiado vistos. Con esta novela el autor no me ha aportado absolutamente nada diferencial.

¿Volvería a leerlo?: No, y eso que es uno de los libros más amenos que he leído de este autor.

¿Lo recomendaría?: Depende. Si no has leído nada de Murakami sí, ya que recoge perfectamente el estilo del escritor, al menos en su versión más realista. Pero si ya has leído varias novelas no te lo recomiendo, no encontrarás nada distinto aquí. A menos que seas un fan acérrimo del escritor, en cuyo caso te gustará seguramente.

Otros libros del estilo que podrían gustarte:

Malosa

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Desarrollo personal, Drama, Entretenido, Narrativa Contemporánea

Crónica del pájaro que da cuerda al mundo – Haruki Murakami

cronica-del-pajaro-que-da-cuerda-al-mundoReseñado por Malosa

«Desde una arboleda cercana llegaba el chirrido regular de un pájaro, un ric-ric, como si estuviera dándole cuerda a algún mecanismo. Nosotros hablábamos de él como del pájaro-que-da-cuerda…»

Madre mía, pero qué complicado es Murakami. ¿Escritor fetiche del surrealismo? ¿Superdotado de la literatura? ¿Zumbado de la vida? ¿Aburre hasta las ovejas?
La verdad es que cualquiera de estas afirmaciones se le podría atribuir al japonés y lo peor es que yo creo que realmente TODAS le aplican. Con lo cual es muy difícil valorarle y en mi caso la relación de amor-odio que establezco con él, cada vez es más confusa.

Sinopsis

Tooru Okada, un joven japonés que acaba de dejar voluntariamente su trabajo en un bufete de abogados, recibe un buen día la llamada anónima de una mujer. A partir de ese momento la vida de Tooru, que había transcurrido por los cauces de la más absoluta normalidad, empieza a sufrir una extraña transformación. A su alrededor van apareciendo personajes cada vez más extraños, y la realidad, o lo real, va degradándose hasta convertirse en algo fantasmagórico. La percepción del mundo se vuelve mágica, los sueños son realidad y, poco a poco, Tooru Okada deberá resolver los conflictos que, sin sospecharlo siquiera, ha arrastrado a lo largo de toda su vida. Crónica del pájaro que da cuerda al mundo pinta una galería de personajes tan sorprendentes como profundamente reales. El mundo cotidiano del Japón moderno se nos aparece de pronto como algo extrañamente familiar.

Opinión personal

Esta novela es enorme y complicada, tanto por los temas que trata, como por el surrealismo de cada instante, como por el número de páginas. Me ha gustado y disgustado casi en proporciones similares, pero siendo sincera no tengo claro cómo valorarla. Voy a intentar destacar a continuación sus puntos fuertes y débiles, al menos desde mi perspectiva.

Como puntos positivos de esta obra, destacar sobre todo la creatividad, la imaginación desbordante que presenta Murakami enfrentada a su vez con el costumbrismo de la sociedad japonesa, perfectamente recreada con sus miserias y sus ventajas. Mencionar además la capacidad narrativa del autor, capaz de escribir un libro de 900 páginas y dotarle de contenido, lo que no implica que logre la atención por igual en todas sus partes.

Los temas recurrentes en el autor vuelven a aparecer con fuerza en esta novela: la muerte, el sexo, la soledad y la introspección, por mencionar algunos. Utilizando además varios elementos puramente simbólicos y también repetidos a lo largo de la novela, como el agua, el pozo, los pájaros o el bate de béisbol (una pena que el autor no acabe de explicar al final la intención de todos ellos).

También por supuesto destacar esta novela como exponente del realismo mágico, estilo narrativo que el autor explota y que sabe llevar muy bien, sobre todo por esa imaginación desbordante que comentaba antes y esa capacidad de retorcer un argumento absurdo y dotarle de interés y cierta coherencia. Algunos erigen esta novela como obra cumbre del autor, percepción con la que estoy de acuerdo en cierta manera.

En contra y como puntos negativos destacar la falta de control argumental: creo que al nipón el libro se le escapa de las manos. Me gustó mucho el inicio, cómo nos mete en el contexto de la situación de Tooru Okada, su realidad, la relación con su esposa, los mujeres extrañas que empiezan a aparecer y los misterios que se van desplegando. El problema es que llega un momento en el que el exceso de páginas, las situaciones surrealistas repetidas y las fumadas varias continuas hacen que el lector se aburra, que pierda el objetivo de qué nos estaba contando Murakami y qué nos quería decir.
Para además desembocar en un final algo inocuo, no del todo explicado, aunque mejor de lo que esperaba conociendo la tendencia del escritor a finalizar sus novelas dejando los múltiples cabos sueltos a la imaginación del lector. Algunos misterios son resueltos, la mayoría no y la mayor parte de los personajes extraños finalizan tal cual su línea argumental, sin que sepamos qué son ni qué pintan en esta historia. Por tanto la sensación final es sobre todo de frustración y hastío, teniendo en cuenta además que te has zampado un mamotreto de casi 1000 páginas para luego no quedarte con ninguna conclusión remarcable.

La novela es tan excesiva, con tanta fantasía, tanta situación absurda, tanta descripción onírica,  tanta vuelta y tan ingente número de páginas que, a pesar de su buen planteamiento inicial, se difumina y pierde totalmente el interés.

En resumen, pues…sinceramente, no sé valorarla. Va a ser la primera reseña que publico que se queda sin una puntuación clara. No me parece un libro malo, pero tampoco lo encuentro entretenido, con lo cuál no sé en qué categoría meterlo, si en bueno, en pasable, en…no sé. Está muy bien escrito, eso hay que reconocerlo, pero yo me aburrí infinito, me costó Dios y ayuda acabarlo. Y cuando lo hice me quedé como si nada, no entendí apenas su sentido ni llegué a ninguna conclusión clara. Que cada lector juzgue.

Por qué decidí leerlo: Porque me leo un libro de Murakami al año y esta novela en concreto me la había recomendado mucha gente, lectores de esta página incluidos. Así que decidí darle una oportunidad.

Lo mejor: La creatividad de Murakami. Su capacidad de mezclar elementos surrealistas con otros costumbristas y que esta mezcla tenga sentido. Su soltura narrativa. Que probablemente este libro sea un referencia dentro del realismo mágico.

Lo peor: Para mí, un muy buen inicio, un desarrollo excesivo y un final frustrante. Tanto embrolló el nudo Murakami que fue incapaz de rematarlo de forma solvente. Tampoco mantiene el interés en todo el argumento, hay caídas evidentes de ritmo. Y además yo perdí el objetivo de la novela, no sé qué nos quería transmitir el autor con toda esta amalgama de situaciones extrañas.

¿Volvería a leerlo?: ¿Con casi 1000 páginas? Ni hablar, ya me ha costado acabarlo la primera vez, como para releer.

¿Lo recomendaría?: Yo no. Si te gusta el realismo mágico probablemente será tu libro. Pero aún así piénsatelo dos veces antes de empezar, porque estarás leyendo muuuchas horas. Recomendaría antes otras novelas de Murakami no tan centradas en su estilo surrealista, como Tokio Blues (la que más me ha gustado del nipón por el momento).

Otros libros del estilo que podrían gustarte:

Malosa

4 comentarios

Archivado bajo Fantástica, Narrativa Contemporánea

Al sur de la frontera, al oeste del sol – Haruki Murakami

sur_frontera_oeste_solReseñado por Malosa.

Un año más cumplo mi promesa de leer un libro de Murakami al año, aunque la reseña llegue esta vez un poco justa…
No sé muy bien por qué me he autoimpuesto este compromiso, pero como os he contado en otras ocasiones, el autor nipón es un escritor del que quiero ir conociendo más poco a poco, aunque ni de lejos sea mi autor favorito. Aún así su forma de escribir y tratar ciertos temas compensa casi siempre su lectura. Al sur de la frontera, al oeste del sol ha sido mi elección en este 2014, casi ya finalizado. Y no me ha decepcionado. La prosa de Murakami es ligera y en cierto modo huidiza, como eterna promesa de velocidad, siendo al mismo tiempo consistente y profunda. Despierta los sentidos e invita a la reflexión.

Sinopsis

Hajime es un hombre moderadamente feliz, casado, padre de dos niñas y dueño de un club de jazz, cuando se reencuentra con Shimamoto, una vieja amiga de la infancia y la adolescencia de la que no había vuelto a tener noticias. Ambos, hijos únicos, habían compartido aficiones y secretos en la escuela primaria, y ahora, varios años después, se sienten atraídos sin remedio. Jaime, obesionado, parece dispuesto a dejarlo todo por ella… Con inquietante sutileza, Murakami nos cuenta una historia clásica de amores perdidos y recobrados, de la consumación de una promesa de plenitud, que destila la indefinible sensación de desajuste con el mundo que acucia al hombre contemporáneo.

Opinión personal

Se trata de un novela muy del estilo del autor, centrada en los temas típicos y recurrentes del japonés, como son la muerte (especialmente a través del suicidio), el sexo y la soledad. Utiliza como en otras ocasiones un título muy llamativo, Al sur de la frontera al oeste del sol, que también es el nombre de una canción, en este caso del americano Nat King Cole.

En general es una lectura con varios puntos positivos que paso a detallaros ahora:

  • La prosa que se despliega en la novela, rozando lo lírico, melancólica, hermosa y profunda. En torno a una temática desgarradora,  bien narrada y con un argumento consistente.
  • Por un lado la novela recrea el primer amor o el amor platónico de niñez/adolescencia/juventud. Aquella persona especial con la que nos sentíamos tan identificados, que lo era todo para nosotros. Nuestra media naranja, pero con la que nada pudo pasar nunca. Por otro, es una crónica terrible sobre la insatisfacción. Las personas tenemos la extraña y destructiva capacidad de destrozar nuestra felicidad, de siempre querer más, de nunca estar satisfechos con lo que tenemos y hemos logrado, especialmente en ciertas etapas de la vida. Ambos temas antagónicos se entremezclan a la perfección en esta historia.
  • La atmósfera impecable, Murakami recrea como nadie el Japón de la segunda mitad del siglo XX, así como sus costumbres y los hábitos de su gente.
  • La no inclusión de elementos surrealistas demasiado evidentes, estilo que personalmente no disfruto del autor y que no aparece en esta novela.

Los puntos negativos  que localizo en la novela son los que siempre me encuentro en las obras de Murakami:

  • Incluye como de costumbre mujeres inestables entre sus personajes principales y secundarios, no me gusta el retrato del género femenino que hace siempre el escritor. Me ha pasado en todas sus novelas.
  • Por otro lado no me convencen las descripciones del sexo que utiliza el nipón (frías, crudas y en cierto modo repulsivas), logra siempre quitarle todo el sentimiento al acto.
  • Además,  tampoco me ha convencido el tratamiento de la infidelidad, que aparece como punto principal y que se disculpa, aprueba o incluso anima a cometer. No me parece que sea una conducta a imitar por nadie, por mucho que intenten quitarle hierro los personajes masculinos de esta historia.
  • El final, inconcluso y extraño. Esperado a la vez que inesperado, aunque claramente insatisfactorio para cualquier lector medio, sea o no fan del autor.

En cualquier caso y a pesar de los defectos creo que nos encontramos ante un buen libro, bien escrito, con una atmósfera impecable y que trata temas desgarradores logrando además una lectura de alto interés. Notable para el nipón en esta ocasión, siendo en mi opinión muy superior otra novela suya del estilo, Tokio Blues.

Por qué decidí leerlo: Por mi compromiso de leer y comentar al menos un libro de Murakami al año. Además, varios lectores de esta página me habían recomendado esta novela en concreto del autor.

Lo mejor: Su lírica melancólica y desgarradora. Las profundas reflexiones que nos despierta su lectura. La acertada recreación del país y sus costumbres. No es nada denso, es un libro corto y entretenido.

Lo peor: Deja en el aire muchas cosas, como suele ser habitual en el autor, que quedan a la imaginación del lector. Esto puede resultar frustrante porque sus lecturas quedan inacabadas. Los puntos negativos señalados arriba.

¿Volvería a leerlo?: Sí, es ameno y muy profundo. Su temática convence y emociona.

¿Lo recomendaría?: Sí, tanto a amantes del japonés como a lectores menos asiduos a él. Es una forma de acercarse al universo Murakami de forma controlada, ya que en esta obra no aparecen elementos surrealistas exacerbados como en otras del autor.

Si quieres comprar el libro

Al sur de la frontera, al oeste del sol (MAXI)

Otros libros del estilo que podrían gustarte:

Tokio Blues (Haruki Murakami)
La pasión turca (Antonio Gala)
After Dark (Haruki Murakami)

Malosa

6 comentarios

Archivado bajo Bueno, Drama, Narrativa Contemporánea, Novela Romántica

After dark – Haruki Murakami

After_darkReseñado por Malosa.

Un libro de Murakami al año…este es el compromiso que he adquirido conmigo misma y con este autor en concreto. ¿Por qué? Pues no lo tengo muy claro…
After Dark es el tercer libro del japonés que leo. El primero que leí, Kafka en la orilla, me horrorizó, mientras que el segundo, Tokio Blues, me fascinó. Por tanto, tampoco podemos decir que se trata de un escritor que me entusiasme. Sin embargo, Murakami tiene algo que me hace volver inexorablemente a él. No sé si será su surrealismo, su visión decadente de la sociedad japonesa o su prosa etérea pero firme. Sea lo que sea, hay algo en sus relatos que me obliga a leerle cada cierto tiempo. Y este año ha tocado esta novela corta contada en una sola noche.

Sinopsis

Cerca ya de medianoche, en esas horas en que todo se vuelve dolorosamente nítido o angustiosamente desdibujado, Mari, sentada sola a la mesa de un bar-restaurante, se toma un café mientras lee. La interrumpe un joven músico, Takahashi, al que Mari ha visto una única vez, en una cita de su hermana Eri, modelo profesional. Ésta, mientras tanto, duerme en su habitación, sumida en un sueño «demasiado perfecto, demasiado puro». Mari ha perdido el último tren de vuelta a casa y piensa pasarse la noche leyendo en el restaurante; Takahashi se va a ensayar con su grupo, pero promete regresar antes del alba. Mari sufre otra interrupción: la encargada de un «hotel por horas» pide que le ayude con una prostituta agredida por un cliente. Dan las doce. En la habitación donde Eri sigue sumida en una dulce inconsciencia, el televisor cobra vida y en la pantalla empieza a distinguirse una imagen turbadora… pese a que el televisor no está  enchufado.

Opinión personal

En esta novela se desarrollan los temas típicos de este autor y que aparecen en sus libros siempre, en mayor o menor medida: la soledad, la búsqueda del propio yo y del camino en la vida, el surrealismo, el sexo (en este caso, el tema se deduce a través de la prostitución y las mafias existentes en torno) y los adolescentes problemáticos (o más bien perturbados). Lo único que echo en falta y que usa recurrentemente el nipón es la temática del suicidio.

Toda la historia gira en torno a la relación que mantienen las dos hermanas, Eri y Mari. O más bien a la no relación que tienen. El autor refleja el conflicto entre ambas siempre desde la visión de Mari, en el que la distancia, el paso del tiempo y los distintos caracteres de las hermanas ocasionan esta especie de cisma. Mari echa de menos a su guapísima hermana Eri, que parece vivir a Km de distancia de ella. Según Mari, Eri está dormida, lleva muchos años en un sueño profundo y no quiere despertar. Esta distancia es incluso representada literalmente por una Eri que se pasa dormida toda la novela y que en los pocos momentos en que está consciente parece perdida y no resuelta a despertar.

La estructura del libro es muy dinámica, con capítulos cortos y encabezados por el dibujo de un reloj con la hora exacta en el que se desarrolla cada uno. Este ritmo elevado se ve también favorecido por una historia que transcurre en una sola noche, un montón de situaciones y personajes insólitos, así como un relato contado casi como si de un guión cinematográfico se tratara.

Esta estructura se alterna en su mayoría por los capítulos protagonizados por Mari (que es la que se relaciona con el resto de historias y personajes) y los protagonizados por Eri (prácticamente dormida en todos los casos). De los de Mari nada que decir, es la que lleva el peso del relato y por la que seguimos con interés esta historia. La parte de Eri, que aglutina además el surrealismo de la novela, me dejó un poco desconcertada. Se basa en descripciones de la chica mientras duerme, de su postura y de todo lo que acontece en una habitación vacía. Al principio interesan, pero según se repiten los capítulos el lector pierde las ganas de seguir leyendo sobre cómo se distribuyen los objetos de la habitación.
Estoy segura de que Murakami quiere decirnos algo con todo lo que acontece a Eri. ¿Pero qué? ¿Habla de la soledad, del egoísmo, de la superficialidad de la sociedad, del paso del tiempo y cómo éste cambia a las personas? ¿O por el contrario habla del fracaso, de la necesidad de tomar decisiones en la vida, de la indecisión? … sinceramente, podría hablar de todas estas cosas o de ninguna. Supongo que cada lector sacará una conclusión diferente de esta parte de la historia.

Por último, el nipón nos regala un final abierto e inconcluso. Murakami quiere que pensemos o más bien que imagenos cómo debería ser el desenlace de su historia, muy en la línea de todo el relato. Este punto también parece ser marca de la casa del autor, que ya en sus anteriores novelas había utilizado el final inacabado como recurso literario.

Para concluir, novela interesante aunque no brillante del escritor japonés. Con un punto de surrealismo en una historia real, contada en una única noche. El relato parece querer decir mucho más de lo que parece … será labor de cada lector el descubrir qué es.

Por qué decidí leerlo: Un libro de Murakami al año. En este 2013 he tardado un poco, pero aquí está la reseña.

Lo mejor: Esa capacidad que tiene el japonés para que vuelva una y otra vez a sus lecturas. Lo bien que retrata la sociedad nipona y los conflictos entre los personajes.

Lo peor: Para mi gusto, lo que menos disfruto del autor es ese surrealismo que parece salpicar todas sus historias. A veces casa bien, pero en la mayoría le dota de cierto friquismo a la lectura que no me acaba de convencer.

¿Volvería a leerlo?: Es posible, tiene gran cantidad de matices para reflexionar.

¿Lo recomendaría?: Sí, no es una novela larga y en conjunto me resultó interesante.

Otros libros del estilo que podrían gustarte:

Tokio Blues (Haruki Murakami)
Nana (Chuck Palahniuk)
El museo del perro (Jonathan Carroll)

Malosa

6 comentarios

Archivado bajo Bueno, Drama, Fantástica

Tokio Blues – Haruki Murakami

Reseñado por Malosa.

Esta es mi segunda aproximación al mundo Murakami tras la primera toma de contacto que supuso “Kafka en la orilla”. Kafka no me entusiasmó, lo encontré demasiado surrealista para mi gusto y eso que me encanta la fantasía…pero no con este envoltorio. Aún así, Kafka poseía cierto buen hacer y una prosa suficientemente interesante como para darle otra oportunidad al autor. Así que lo intenté con la novela que nos ocupa, Tokio Blues (A.K.A Norwegian Wood). Y tengo que reconocer que me ha encantado.
Esto no significa que Murakami se haya transformado en mi escritor favorito (sigue teniendo cosas que no me convencen), pero desde luego le reconozco una calidad literaria incuestionable. Y no será el último libro suyo que lea…

Narra la historia de Toru Watanabe, un ejecutivo de 37 años que escucha una vieja canción de los Beatles mientras aterriza en un aeropuerto. Esta canción le trae recuerdos de su juventud, cuando tenía 18-20 años. De modo que a través de flasbacks el autor nos cuenta la vida de Watanabe en su adolescencia, trasladándonos al Tokio de finales de los sesenta. Allí Watanabe vive en una residencia universitaria y se relaciona con Naoko (la ex-novia de su mejor amigo Kizuki, que se suicidó un año atrás). Naoko y Watanabe inician una relación que se ve interrumpida por la frágil salud mental de Naoko y su internamiento en un centro de rehabilitación. Al poco tiempo Watanabe conoce a Midori, una estrafalaria y atrevida compañera de clase que le envuelve con su desparpajo. Nuestro protagonista se ve en medio de una relación a tres, no buscada en un principio y que le sume en dudas e indecisiones.

Leyendo un poco sobre el autor por Internet, parece que tiene 2 tipos de libros muy diferenciados: los relatos de pretensión realista (en los que podría encuadrarse este “Tokio Blues”) y las fantasías exacerbadas (como “Crónica del pájaro que da cuerda al mundo” o “Kafka en la orilla”). En general, la crítica ensalza más el segundo estilo literario aunque el primer éxito en ventas del autor llegó con la publicación de un libro del primer estilo, en concreto “Tokio Blues”. Aún no he leído mucho de Murakami, pero por ahora me gusta 100 veces más su tendencia realista. La otra me parece, en lenguaje llano, una fumada.

Tokio Blues se trata de una obra intimista y con tintes melancólicos. El protagonista recuerda su juventud y con ella los sentimientos encontrados, las relaciones fallidas y las circunstancias que marcaron su vida, tanto las positivas como las más traumáticas. Este tono nostálgico se deja ver a lo largo de toda la narración y se apoya en el carácter taciturno del protagonista, la descripción del superficial Tokio nocturno de los sesenta y las propias personalidades perturbadas del resto de personajes que rodean la vida de Watanabe, aderezado por la prosa casi poética que utiliza el autor.

Todo el conjunto sirve de base para reflejar los temas habituales del autor y que parecen obsesionarle, estando presentes en casi todas sus obras: la muerte (especialmente representada por el suicidio), la soledad y la introspección, el paso a la madurez y la necesidad de encontrar un lugar en el mundo y la sexualidad.

Por otro lado, la sociedad japonesa y el modo de vida del país nipón están muy bien descritos. No soy una experta en esta cultura pero he tenido la oportunidad de conocer Tokio y lo veo genialmente descrito en este libro: los barrios, los hábitos de ocio y cultura, la comida, el carácter estrafalario (más bien freak) de los japoneses y hasta su vestuario se recrean a la perfección en esta novela. Y también sus miserias, haciendo el autor hincapié en el suicidio en Japón, siendo éste uno de los principales problemas sociales del país. Afecta a 28,3 de cada 100.000 habitantes y en un porcentaje muy elevado a los menores de 18 años.

Los personajes del libro son sensibles y melancólicos, como el carácter general de la obra y están llenos de matices, inseguridades y búsqueda de su propio yo. Cada uno de ellos tiene una personalidad propia y atribulada, con tendencia al desequilibrio, especialmente en el caso de las féminas. Esto es algo que no me gusta del autor, presenta unos personajes femeninos más bien débiles, fácilmente manipulables y los que no lo son tienen trastornos mentales. En este libro absolutamente todas las mujeres que salen tienen problemas psicológicos graves. Aún así, el personaje que más me ha gustado es el de Reiko, la mujer madura y consejera de Watanabe. Tiene una peculiaridad que me resulta muy atrayente.

Creo que es una novela fantástica, bien escrita, madura y que abre la puerta a la reflexión. Bastante peculiar sí…el estilo del autor lo es. Pero aún así totalmente recomendable y de altísima calidad literaria.

Destacar por último la admiración que Murakami presenta por algunos escritores americanos (reconocida por él) y a los que nombra específicamente en este libro, de forma directa o indirecta. Es el caso de Scott Fitzgerald (con “El gran Gatsby”), John Irving (“Las normas de la casa de la sidra”), Raymond Carver (representante del realismo sucio con “Tres rosas amarillas”) o J.D. Salinger (“El guardián entre el centeno”).

Por qué decidí leerlo: Tras “Kafka en la orilla” tenía que darle una segunda oportunidad al famosísimo escritor japonés. Y me alegro de haberlo hecho, esta novela me ha calado.

Lo mejor: Su tono nostálgico. La recreación de la sociedad nipona, tan distinta a los cánones occidentales a los que estamos acostumbrados. Sus personajes perturbados.

Lo peor: Sigue sin gustarme el tratamiento del sexo que hace Murakami, me parece frío y desagradable en su descripción. A veces el carácter melancólico de la obra puede tornarse en depresivo. También creo que recrea temas en exceso escabrosos, pero no tengo claro si me lo parece por el choque occidental-oriental (hay muchas cosas que Murakami presenta como si tal cosa y creo que en España no pasan así como así).

¿Volvería a leerlo?: Sí, además los libros de Murakami requieren de una segunda vuelta para entenderlos bien.

¿Lo recomendaría?: Claramente sí. Creo de todas formas que este autor no es para todos los públicos ni gustará mayoritariamente. Me parece que para entender y disfrutar a Murakami has de ser un gran lector. Sus novelas no son de pasar el rato.

Otros libros del estilo que podrían gustarte:

Nana (Chuck Palahniuk)

– El guardián entre el centeno (J.D. Salinger)

Kafka en la orilla (Haruki Murakami)

Link al libro en Amazon.es

Tokio blues (Norwegian Wood) (Maxi Tusquets)

Malosa.

13 comentarios

Archivado bajo Drama, Muy bueno

Kafka en la orilla – Haruki Murakami

Reseñado por Malosa.

Primer libro que leo del famosísimo escritor Japonés, alabado hasta la saciedad por crítica y público por igual. Telita con el libro…no puedo decir que sea malo, pero a mí no me ha convencido del todo. Sobre todo porque me parece más raro que un perro verde…

Cuenta 2 historias paralelas aunque relacionadas. Por un lado, tenemos a Kafka Tamura, un chaval de 15 años que al inicio del libro se escapa de casa por problemas con su padre (sólo vive con él, su madre le abandonó a los 4 años llevándose a su hermana con ella). En teoría, el padre le ha echado una maldición edípica (afirma que su hijo acabará matándole y se acostará con su madre y hermana) y Tamura huye de casa para no caer en esta maldición. Se va lejos de Tokio y acaba en una bibliotea de una ciudad perdida al sur de Japón. Allí conoce al extraño Oshima, encargado de la biblioteca, regida por la enigmática Señora Saeki, dueña de la misma.

Por otro lado, Murakami nos cuenta la historia de Nakata, un sesentón estrafalario de pocas luces (no sabe leer ni es inteligente). En teoría tuvo un accidente cuando era pequeño cayendo en un profundo coma del que despertó con secuelas: perdió la capacidad de leer e intelectual en general, pero adquirió la de hablar con los gatos. Este individuo se ve envuelto en la búsqueda de una piedra a lo largo de Japón sin saber muy bien por qué pero siendo consciente de la urgencia. En su búsqueda le ayuda Hoshino, un joven camionero que se cruza con él y decide embarcarse en esta aventura.

No me gusta generalizar, pero creo que tienes que ser un poco “freak” para que disfrutes de este autor. En parte me ha recordado a Palahniuk en el surrealismo y la “filosofía” que emanan de las páginas de esta historia. No se trata de un libro normal, ni trata temas habituales, ni tiene un estilo convencional. Desde luego si lo que quieres es leer algo diferente, Murakami es tu escritor. Pero si eres más “normal” y te gusta entender lo que lees y que cuando acabe el libro tu cara no tenga forma de interrogación mayúscula (como me ha pasado a mí), mejor prueba con otro escritor.

Esta historia tiene mucho de metafórica y onírica. Casi todo lo que en ella se describe es de un simbolismo atroz. Al menos quiero entender que es así, porque si no no tiene mucha explicación que en mitad del libro lluevan sanguijuelas del cielo, que aparezca un personaje inspirado en el Whisky llamado Johnnie Walken (no Walker, sino Walken) que mata gatos para hacer una flauta con sus almas o que el protagonista de la marca Kentucky Fried Chicken se persone de repente y le busque una prostituta a Hoshino. Sin entrar en que en esta historia los gatos hablan y esto es casi lo menos raro que hay…

Original es un rato. Metafísico bastante. Surrealista un montón. Pero no me ha gustado. Sobre todo porque se pasa de metafórico, plantea un montón de cuestiones pero no resuelve ninguna. Vale que deja todo abierto a la interpretación del lector, pero para mi gusto se pasa. Acabó el libro y a mí me resultó una tomadura de pelo total. Entonces, qué pinta Johnie Walken? Qué significa el bosque? A qué viene la predicción del padre de Tamura? Al final la maldición se cumple en realidad o sólo en sueños? No sé, para mí el libro es demasiado onírico. Mucha filosofía y poca concreción.

Por otro lado, no me gusta el tratamiento que hace Murakami del sexo. Vale que es todo una metáfora, pero que se recree en los encuentros sexuales de Tamura con su supuesta madre y hermana no me acaba de llenar. No es un tema de que me escandalice, sino que las descripciones de Murakami al respecto me resultan…desagradables. Y no me aportan nada a la trama.

Respecto a los personajes, son todos bastante especiales. Al igual que la atmósfera que impregna el relato, encontramos personalidades muy raras y hasta cierto punto desequilibradas. El único que es medio normal y que te resulta simpático es el camionero, Hoshino (mi favorito sin duda). En general, las opiniones de Internet ensalzan la personalidad de Nakata por encima del resto, no sé si por su candidez o porque esa especie de “retraso mental” inspira ternura.

En fin, que no, que no me ha convencido el aclamado Murakami. Entiendo que guste en los círculos más cultos en innovadores (y un poco frikis, también), pero no me parece un autor para todos los públicos en ningún sentido. Y eso que reconozco que escribe bien y es muy original, además de ser una lectura entretenida. Pero me resulta excesivamente rebuscado para mi gusto.

Por qué decidí leerlo: Me lo recomendó un conocido y no sé por qué le hice caso, la verdad…supongo que lo hice por conocer algo de este escritor.

Lo mejor: El surrealismo y su carácter metafórico, si te gusta. Que es bastante distinto dentro de los géneros literarios que hay en el mercado. Que probablemente no te deje indiferente.

Lo peor: Tiene un público muy concreto. Se pasa de onírico. Plantea mucho y no resuelve nada. Es raro, tanto en el estilo como en el tratamiento.

¿Volvería a leerlo?: Pues desde luego requiere de una segunda lectura muy atenta para intentar entender todo lo que plantea. Pero paso. Lo que sí haré probablemente es leerme otro libro de Murakami para ver si me convence más…

¿Lo recomendaría?: A todo el mundo desde luego que no. Lectores de Palahniuk, sí. Individuos metafísicos, filosóficos y oníricos, desde luego. Para los que tengan un punto freak, también. Público general, abstenerse.

Otros libros del estilo que podrían gustarte:

Nana (Chuck Palahniuk)
El asombroso Mauricio y sus roedores sabios (Terry Pratchett)
El museo del perro (Jonathan Carroll)
El sonámbulo (Jonathan Barnes)

Malosa.

12 comentarios

Archivado bajo Bueno, Drama, Fantástica