Archivo de la etiqueta: Los hijos de la tierra

Los refugios de piedra – Jean M. Auel

Reseñado por Malosa.

Quinta novela de la saga “Los hijos de la tierra”. Situada geográficamente al suroeste de Francia, cerca de las famosas grutas de Lascaux, narra el encuentro de Ayla con el pueblo de Jondalar, Los Zelandonii, así como los puntos positivos y sinsabores de su integración con ellos.

12 añitos tardó la señora Auel en sacar esta quinta entrega…casi nada. Por tanto fue un libro esperado, no. Fue un libro esperadísimo. Yo sinceramente, ya había perdido la esperanza de seguir conociendo las aventuras de Ayla y de ver cómo sería su adaptación con los Zelandonii. Creo que la escritora tardó demasiado en sacar este libro y eso no la favoreció en absoluto: Porque creó demasiadas expectativas. Y no hay como esperar ansiosamente algo y hacerte castillos en el aire, para que cuando pase por fin, te decepcione terriblemente. Para mí, con este libro comienza el declive de esta saga, que había sido tan grande durante los primeros cuatro libros.

Ayla y Jondalar terminan su viaje de un año a través de Europa en compañía de sus animales (el lobo y los caballos) y son recibidos por los Zelandonii, el pueblo de Jondalar. Todo este viaje se cuenta en el cuarto libro de la saga, Las llanuras del tránsito. Ayla tiene que integrarse con el pueblo de  Jondalar, pero como nunca llueve a gusto de todos, pues se encontrará de todo: desde gente agradable y que se convierte enseguida en su aliada, como la Zelandoni primera entre quienes sirven a la madre o la propia madre de Jondalar, Marthona, como terribles enemigos. Entre ellos, destacar a la ex-novia de Jondalar, Marona, que la pone en ridículo nada más llegar, un primo de Jondalar (que es medio cabeza chata) o el borracho del pueblo, Laramar, que tiene envidia de la posición y la valía de Ayla.

La verdad es que Ayla tiene un papelón…llega a una tierra en la que no conoce a nadie y tiene que integrarse con toda la familia política. ¡Tela marinera! No deja de ser anecdótico que sus mayores apoyos los encuentre en el primer amor de Jondalar (la Zelandoni) y su suegra. Estas cosas no suelen pasar en la vida real 🙂

A mí el libro no me gustó. Principalmente, peca de los mismos defectos que el último de la saga, pero en menor medida. Básicamente no pasa nada en todo el libro. Y lo que pasa, la escritora lo estira, lo repite y no logra que le interese demasiado al lector. Los tomos anteriores eran más dinámicos, quizá ayudaba el hecho de que estaban contados en países distintos y con pueblos distintos. Esto le aportaba velocidad a la historia. Pero aquí no, Ayla y Jondalar se estabilizan, tanto ellos como el entretenimiento que generan.

No es un libro malo como el último (que de verdad es malísimo) pero creo que 12 años de espera para al final llegar a publicar esto, es excesivo. La perfección de Ayla empieza a hacerse molesta y su personaje cansino. A partir de este libro, esta historia ya no da más de sí. Y los personajes alrededor de Ayla no refrescan el relato ni aportan aire fresco al argumento.

En cualquier caso, da igual lo que yo diga. Si te encantaron los primeros 4 libros de la saga, como a mí, es imposible que no te hagas con el quinto para leértelo. Es casi obligado saber de primera mano cómo acaba la historia. Pero ya sabéis el refrán: La curiosidad mató al gato.

Por qué decidí leerlo: Era una fan absoluta y convencida de la saga hasta este momento.

Lo mejor: Que continúa la historia, conoces a la familia de Jondalar y medio entretiene.

Lo peor: Sobre todo, que te empieza a hacer cogerle manía a Ayla. Y eso no se lo perdono a Auel.

¿Volvería a leerlo?: Lo he leído un par de veces, sobre todo para ver si no me gustó la primera vez porque tenía mal día al leerlo o algo…

¿Lo recomendaría?: No. Yo recomiendo que te leas los cuatro anteriores y pares ahí. Pero como decía, da igual lo que yo te cuente. Si te gustaron, obviamente vas a hacer caso omiso a esta reseña.

Otros libros del estilo que podrían gustarte:

Tras la huella del hombre rojo (Lorenzo Mediano)

La tierra de las cuevas pintadas (Jean M. Auel)

En busca del fuego (J.H. Rosny)

Malosa

1 comentario

Archivado bajo Novela Histórica, Pasable

Las llanuras del tránsito – Jean M. Auel

Reseñado por Malosa.

Cuarta entrega de la saga de los hijos de la tierra. Sigue manteniendo el listón muy alto, según mi opinión. Aunque muchos seguidores de la saga opinan que a partir de este tomo la historia decae muchísimo en calidad y este libro se hace tedioso en exceso. Yo, para variar, no estoy de acuerdo. A mí me pareció un libro buenísimo, interesantísimo, entretenidísimo y todos los ísimos positivos que se os ocurran. Para mí, la saga debería haber acabado con esta novela. Las otras 2 escritas por la autora no valen nada, en comparación con las 4 primeras.

El libro relata el viaje de un año desde que Ayla y Jondalar abandonan a los Mamutoi y remontan el Río de la Gran Madre (el Danubio) hasta el hogar de Jondalar (básicamente, casi desde Rusia hasta el sur de Francia).
A lo largo del trayecto Ayla va conociendo a distintas tribus de Los Otros, que frecuentemente le temen por su dominio sobre los animales (sobre todo de Lobo).

La historia es muy entretenida por la variedad de pueblos con los que nuestros protagonistas se van encontrando y las peripecias que van surgiendo con ellos. Las experiencias con la gente serán muy buenas (como la estupenda relación que Ayla entabla con los Sharamudoi, hasta el punto de tratar de convencer a Jondalar para quedarse con ellos) y también muy malas, como con Attaroa y su campamento de mujeres de los S’Armunai.
Jondalar y Ayla saldrán reforzados y victoriosos de todas las situaciones y aprenderán mucho sobre la vida y sobre ellos mismos durante este viaje.

Es posible que el libro peque de descriptivo y solitario en algunos pasajes. Cuando nuestros protagonistas encuentran gente es muy dinámico, pero las partes en las que se describe el viaje y la naturaleza de las tierras que van recorriendo, puede llegar a hacerse pesado. Esto se soluciona leyendo un poco en diagonal…

En general, yo me quedo con las virtudes del libro, las experiencias tremendamente interesantes que relatan (destacar el encuentro de Ayla y Jondalar con gente del clan, de lo mejor del libro), lo pedagógico que es y lo bien que explica las características de esta época histórica. Para mí el principal error que cometió Auel es escribir otros 2 libros más que continuaban la historia en el punto en que lo deja las llanuras del tránsito.

Muy bueno y muy recomendable. Disfrutarás mucho si te gustaron los anteriores libros y si te apasiona esta época histórica.

Por qué decidí leerlo: Porque a estas alturas de la película ya era una fan reconocida de la saga.

Lo mejor: El encuentro con el Clan. La experiencia con Attaroa y los S’Armunai. Lobo.

Lo peor: Las extensas descripciones de paisaje, clima, flora y fauna de la europa de la edad de hielo. A veces, se hacen tediosas.

¿Volvería a leerlo?: Esta saga la releeo todos los años. Manías que tiene una…

¿Lo recomendaría?: Sí y 1000 veces sí. Los 4 primeros libros son muy buenos.

Otros libros del estilo que podrían gustarte:

Los refugios de piedra (Jean M. Auel)
Tras la huella del hombre rojo (Lorenzo Mediano)
– El médico (Noah Gordon)

La pregunta es: ¿Para cuándo, a alguien del mundillo del cine, se le va a ocurrir hacer una o varias películas de esta saga? no me lo explico…

Malosa.

3 comentarios

Archivado bajo Muy bueno, Novela Histórica

Los cazadores de Mamuts – Jean M. Auel

 Reseñado por Malosa.

Tercera entrega de la saga de los Hijos de la Tierra. El libro comienza cuando los personajes principales, Ayla y Jondalar, se encuentran con un grupo conocido como los Mamutoi o cazadores de mamuts, con quienes deciden vivir durante varias estaciones.

De entre los más destacados entre este pueblo, señalar la figura de Mamut (el chamán más anciano y el líder de su pueblo) quien se convierte en el mentor de Ayla, además de colega en los campos del esoterismo y el pensamiento. Al observar la afinidad de Ayla con los caballos y sus múltiples cualidades en el ramo de la medicina, Mamut comienza a prepararla para que se convierta en una que sirve a la madre.

El libro se centra en la tensión creada por las relaciones entre los personajes, en la que la incapacidad de Ayla para mentir causada por haber sido criada entre personas esencialmente honestas, lleva a Jondalar, alguien más complicado, obstinado, pasional y con muchos prejuicios contra el Clan, a cometer múltiples errores.

El conflicto fundamental es un triángulo amoroso entre Jondalar, Ayla y Ranec, un miembro único del Campamento del León, ya que su padre realizó un largo viaje hacia el Sur donde conoció a una mujer “tan negra como la noche”, con quien tuvo un hijo mulato. Jondalar, movido por los celos, decide hacerse a un lado y Ayla piensa que él no la ama. El libro transcurre con numerosos equívocos y desencuentros entre ambos personajes, incapaces de confesarse sus verdaderos sentimientos por el miedo al rechazo o la falta de seguridad en sí mismos.

El libro es estupendo en cuanto a entretenimiento (por la variedad de personajes y las complicadas relaciones que se establecen entre ellos), así como en la recreación de la época prehistórica a la que nos tiene acostumbrados la autora, amén de su exhaustivo trabajo de documentación y arqueología. Para aquéllos que disfruten de la prehistoria, es un libro interesantísimo, ya que desvela las costumbres de los primeros hombres de Cro-magnon. Para los que sigan de cerca las aventuras de Ayla y Jondalar también es un libro imprescindible, porque es de los que más ahonda en las historias y relaciones de los personajes. Y por último, será un libro básico para cualquier lector medio, aunque no sea un apasionado de esta época, ya que está narrado de forma muy amena, con las descripciones justas y muy centrado en el avance de la historia y los personajes.

De todos los libros que conforman la saga (6, hasta el momento) me quedo con el primero, el clan del oso cavernario. Pero el siguiente en calidad y entretenimiento es sin duda el de los cazadores de mamuts.

Por qué decidí leerlo: Por Ayla y saber qué pasaba con su historia, aún tras considerar el segundo tomo inferior en calidad al primero. Menos mal que el tercer tomo vuelve a subir la saga a lo más alto.

Lo mejor: La relaciones entre los personajes. El triángulo amoroso formado con Ranec. La aparición de Lobo.

Lo peor: Hay muchísimos personajes. Tantos y con nombres tan parecidos, que a veces no sabes muy bien quién es cada uno.

¿Volvería a leerlo?: He releído los 4 primeros libros de esta saga infinidad de veces.

¿Lo recomendaría?: Claramente. Los 4 primeros libros son muy recomendables.

Otros libros del estilo que podrían gustarte:

– Las llanuras del tránsito (Jean M. Auel).

– Los refugios de Piedra (Jean M. Auel).

– Tras la huella del hombre rojo (Lorenzo Mediano).

Malosa

4 comentarios

Archivado bajo Muy bueno, Novela Histórica

El valle de los caballos – Jean M. Auel

Reseñado por Malosa.

Segunda entrega de la serie de los hijos de la tierra. Es difícil superar la maestría de la primera parte, teniendo en cuenta que es el mejor libro de la serie. Aún así, logra mantener el tipo.

El anterior libro había dejado a Ayla sola, obligada a abandonar a los seres a los que amaba debido a la maldición de muerte ordenada por Broud. Ayla tiene 14 años, está maldita (peor que muerta) y llora desconsoladamente la pérdida de su hijo y de su padre adoptivo, Creb. Pero ya no es la niña indefensa del inicio de la historia. Gracias a la gente del Clan ha aprendido lo suficiente para sobrevivir. Así que sobrevive sola. Y busca a los Otros, la gente que es como ella. Tras casi un año entero buscando y sin encontrar a nadie encuentra un pequeño valle. Tiene todo lo necesario para sobrevivir en él: excepto personas.

De forma paralela a la historia de Ayla, nos encontramos con 2 jóvenes de los otros que emprenden un viaje desde la actual Francia hacia el este. Son hermanos, Thonolan y Jondalar y a lo largo del libro se irán narrando sus peripecias, encuentros con otros pueblos, vivencias y dificultades. Hasta que, como uno se imagina, llegan al este y se encuentran con Ayla y su valle.

La parte positiva del libro es que alterna ambas historias, la de Ayla y la de los hermanos, de forma paralela. Básicamente dedicando un capítulo a cada una. Eso dinamiza la historia, ya que la parte relativa a Ayla se centra en su soledad. No hay nadie más en el valle con ella, de forma que su historia se centra en su supervivencia: cómoe encuentra el valle, cómo acondiciona su cueva, cómo caza su primer animal, cómo se relaciona con los animales del valle, cómo alivia su soledad con los mismos…esto supone que la parte dedicada a Ayla es 100% descriptiva.  Por tanto, más lenta al no existir el recurso de los diálogos.

Por contra, la historia de Jondalar y Thonolan es todo lo contrario. Aunque describe sus encuentros en el viaje y la personalidad de los 2 protagonistas, se basa en el diálogo para contrarrestar la descriptiva soledad de Ayla.

Lo malo del libro, es que nos hace un poco larga la espera. A nadie se le escapa que al final Ayla se va a encontrar con Jondalar (se deduce que será el elegido) y estás impaciente por ver el encuentro, cómo se van a comunicar, cómo se enamorarán…esto es bueno porque te hace leer con atención…y malo, porque llega un punto en que tiendes a saltarte las páginas centrales para ir directamente al meollo del asunto. Además, el libro acaba justo en la parte más interesante. De forma que tienes que irte directamente a la librería a comprarte el tercer tomo: Los cazadores de mamuts, que rivaliza en calidad con el clan del oso cavernario. Pero esto será ya otra reseña.

Por qué decidí leerlo: Tras el clan del oso cavernario, tienes que saber qué es de Ayla y de su historia.

Lo mejor: Aparece Jondalar. Conoces las costumbres de los Otros (hasta ahora, sólo sabíamos del clan). Sigues maravillándote con la fortaleza de Ayla y el personaje tan fascinante en el que se está convirtiendo.

Lo peor: Es un libro más lento que el anterior. La soledad de Ayla se trasmite tan bien, que llega a aburrirte en alguna ocasión. Esto desemboca en altibajos en el libro, siendo mucho más interesante al principio y al final que en la parte intermedia…

¿Volvería a leerlo?: Probablemente sí…esta saga la releeo bastante (al menos, los 4 primeros libros).

¿Lo recomendaría?: Sí. La historia de Ayla es fascinante, tanto por su personaje en sí como por su descripción fehaciente de la prehistoria.

Otros libros del estilo que podrían gustarte:

Los cazadores de Mamuts (Jean M. Auel)

Las llanuras del tránsito (Jean M. Auel)

Tras la huella del hombre rojo (Lorenzo Mediano)

– El último judío (Noah Gordon)

Malosa

1 comentario

Archivado bajo Bueno, Novela Histórica

La tierra de las cuevas pintadas – Jean M. Auel

Reseñado por Malosa.

Pero qué decepción…

No puedo evitarlo, he sido una fanática de la serie de los Hijos de la Tierra desde el primer libro. Los 4 primeros me encantaron…fue un placer leerlos. Amenos, interesantes, pedagógicos, apasionantes…todos los calificativos positivos que se os ocurran.

El quinto libro (Los refugios de piedra) supuso un bajón importante en calidad…sobre todo a nivel de entretenimiento. Pero bueno, un libro más flojo en una saga lo tiene cualquier autor. Así que cogí el último libro (se supone) con unas ganas locas. Y me he quedado totalmente chafada. Sólo mi gran interés por la época y el cariño que le tengo a la historia y los personajes han hecho que me acabara el libro. La palabra que mejor define esta novela: ABURRIDA.

A grandes rasgos, podríamos dividir el libro en 3 partes (a partir de aquí hay algo de Spoiler…pero vamos, que tampoco es que descubra la rueda):

  • Una primera parte es meramente introductoria. Vuelve a situar al lector en la historia. Ayla continúa viviendo con los Zelandonni, sigue emparejada con Jondalar y ambos tienen una hija, Jonayla. Ayla sigue siendo una persona de referencia entre los suyos y continúa destacando como curandera, por el control que tiene de sus animales y aprendiendo para llegar a ser un Zelandoni. Al final de esta primera parte, Ayla y los Zelandoni están disfrutando de la reunión de verano (otra vez…). En esta parte no nos cuentan nada nuevo, ni que no sepamos de otros libros.
  • Una segunda parte supone el viaje que inicia Ayla con la Zelandoni que es la primera. Ayla, como acólita, debe conocer varios lugares sagrados entre los Zelandonii en su preparación como Zelandoni. En este viaje de la Donier, la autora nos describe las pinturas de numerosas cuevas del sur de Francia, sus posibles significados y la magia que se desprende de esta forma de arte de la prehistoria.
  • La última parte está narrada 6 años después (el cambio de época se produce de una página a otra…no creáis que hay más transición). Se resumen un poco los esfuerzos que ha tenido que hacer Ayla para convertirse en Zelandoni. Se describe cómo Ayla recibe la llamada y se transforma en una que sirve a la madre. Y se incluyen las dificultades que atraviesa la pareja (Ayla y Jondalar), debido al poco tiempo que ésta puede dedicarle a él. Se pelean y se produce una situación de celos y malentendidos muy similar (por no decir igual) a la que vivieron durante su estancia con los Mamutoi (tercer libro, Los cazadores de Mamuts).

Fin de la historia. El principal problema del libro es que NO PASA NADA en sus más de 800 páginas. Y lo que pasa, o está metido con calzador, o ya nos lo había contado la autora antes.

PROBLEMA DE ARGUMENTO: El libro es totalmente descriptivo pero ni aporta ninguna historia nueva, ni entretiene, ni engancha. Entiendo una primera parte de resumen, pero después debería pasar algo. No se puede sostener un libro a base de descripciones del arte rupestre por todas las cuevas del sur de Francia. Para eso, nos cogemos un libro de historia y los leemos la lección dedicada al paleolítico superior. Yo acabé de cuevas, de los sentimientos que evocaban las pinturas y de leer estrofas (siempre las mismas) del canto a la madre…hasta las narices.

PROBLEMA DE REPETICIÓN: La historia de celos del final de Ayla y Jondalar, ya la habíamos visto en el tercer libro. Es que es clavada.

/****************************ATENCIÓN SPOILER****************************/

Vamos, no fastidies…¿que Jondalar se lia con Marona porque se siente solo? ¿Es que no había otra? Y Ayla le pilla in situ y para vengarse se lía con Laramar? ¿Nos hemos vuelto locos o qué? Y para colmo, la parejita reacciona igual que en el libro 3º. Se quieren un montón pero dejan de hablarse. Y de nuevo Ayla se toma las dichosas raíces para viajar al otro mundo y es Jondalar con su amor infinito el que la trae de vuelta del mundo de los espíritus…YA ESTABA VISTO. Además, la autora nos podía contar de una vez qué son las dichosas raíces para que entendamos por qué flipa Ayla tanto.

/******************************FIN SPOILER******************************/

PROBLEMA DE PERSONAJES: Los personajes nuevos, que podían refrescar un poco la historia, están totalmente desaprovechados. Por ejemplo, la hija de Ayla y Jondalar. Es una niña repipi inaguantable. Además, no creo que tenga más de 10 diálogos en todo el relato…y el más profundo es: “…mamá, por qué Jondy ya no duerme con nosotras?…”. Mira que la autora insistió durante 2 libros en las ganas que tenía Ayla de tener una hija y cuando la tiene, ¡el personaje no añade nada a la historia!

Por otro lado, ya cansa la perfección de Ayla y la idílica relación de pareja que tiene. El papel de Jondalar se hace meramente secundario. De coprotagonizar la historia pasa a ser un hombre casi objeto. Y con reacciones bastante tontas…

En resumen, que el libro no merece la pena, no aporta nada y no entretiene en absoluto. Ya me gustaría a mí poder haber hecho una reseña totalmente distinta…

Por qué decidí leerlo: Porque siempre he sido fan de la saga. Y se supone que con este libro acaba la historia…aunque para mí debería haber acabado hace 2 libros.

Lo mejor: Que se supone que es el último. Y espero que así sea, porque si sale otro tengo la “obligación moral” de leérmelo…y puede que muera del aburrimiento.

Lo peor: Aburrido, aburrido, aburrido. Desaprovechado, desaprovechado, desaprovechado. Repetitivo, repetitivo, repetitivo.

¿Volvería a leerlo?: Lo dudo mucho. Y teniendo en cuenta la de veces que he releído los 4 primeros libros, es muy preocupante.

¿Lo recomendaría?: No. En casi ningún caso. Sólo para los muy fans de la serie. Si no, quédate en el 4º libro y guardarás un recuerdo muy bueno de la historia.

Link al libro en Amazon.es

La tierra de las cuevas pintadas. Sexta parte de la serie Los Hijos de la tierra (Edición bolsillo) (Maeva Bolsillo)

Otros libros del estilo que podrían gustarte:

Tras la huella del hombre rojo (Lorenzo Mediano)

– Vamireh (J.H. Rosny)

El espíritu del trigo (Lorenzo Mediano)

– El médico (Noah Gordon)

Malosa.

18 comentarios

Archivado bajo Malo, Novela Histórica

El Clan del Oso Cavernario – Jean M. Auel

Reseñado por Malosa.

Es probable que éste sea el libro que más veces haya leído en mi vida. No sé si será porque la prehistoria es mi época favorita…no sé si será por su personaje femenino protagonista. No sé por qué será…pero me fascina.

La trama es simple. Hace 35.000 años una niña Cro-Magnon (Ayla) es sorprendida por un terremoto, siendo la única superviviente de su tribu. Un león cavernario la hiere y al borde de la muerte es encontrada por una tribu Neandertal. A partir de ahí el libro se desarrolla describiendo la vida de Ayla (una de “los otros”, una cromagnon) entre los cabezas chatas (el clan. La tribu Neandertal). Ayla choca con esta tribu de homínidos ya que las diferencias entre una y otra especie son múltiples. Aprende rápidamente pero rompe con todas las tradiciones, en una cultura en el que el papel de la mujer estaba totalmente supeditado al hombre.

A lo largo del libro se aprende muchísimo sobre ambas culturas y el choque que pudieron experimentar durante los años de convivencia. Se aprecian las diferencias entre ambas culturas y tiende a explicarse por qué desaparecieron los Neandertales en favor de los Cromagnones.

Los personajes son muy humanos, y enseguida se les toma afecto. La madre adoptiva de Ayla, Iza, una curandera del clan que adora a esa niña rebelde pero no acaba de entender. Creb, el padre adoptivo de Ayla. Un anciano tullido que asusta a todo el Clan por su poder como hechicero pero al que Ayla no teme y logra enternecer. El jefe del Clan, Brun. El odioso hijo del jefe, Broud…

Pero la protagonista indiscutible es Ayla, representa todas las características de la mujer moderna y aparece como un ideal de mujer a seguir.

La recreación de la Europa prehistórica (en cuanto a fauna, costumbres) es también notable.

Por qué empecé a leerlo: lo leí por primera vez con 14 años (me lo recomendó una amiga). Era de mi época favorita.

Lo mejor: el personaje protagonista, la recreación de la Europa Glacial de hace 25.000-35.000 años.

Lo peor: Puede ser excesivamente descriptivo en alguno de sus pasajes. Es el primer libro de la Saga “Los hijos de la Tierra”  (5 libros hasta el momento) cuya calidad varía mucho en función del libro que leamos.

¿Lo volvería a leer?: Sin duda. Lo reelo cada cierto tiempo.

¿Lo recomiendo?: Con los ojos cerrados. Es un must, al menos el primer libro de la saga.

Compra el libro en Amazon.es

El clan del oso cavernario (Los Hijos de la Tierra)

Otros libros que podrían gustarte:

El valle de los caballos (Jean M. Auel)

Los cazadores de mamuts (Jean M. Auel)

Tras la huella del hombre rojo (Lorenzo Mediano)

Malosa

9 comentarios

Archivado bajo Imprescindible, Novela Histórica