Película – Stoker


Stoker Poster

Reseñado por 0017

Ficha técnica

Año: 2013

Director: Chan-Wook Park (Oldboy)

Guión: Wentworth Miller

Productores: Tony Scott, Ridley Scott, Michael Costigan

Música: Clint Mansell

Fotografía: Chung Chung-hoon

Reparto

  • Mia Wasikowska
  • Mathew Goode
  • Nicole Kidman
  • Dermot Mulroney
  • Jacki Weaver

Bueno, en esta ocasión, y por petición popular de una comentarista de este blog amante de Tarantino, Loquedigalarubia, he decidido rendir homenaje haciéndole honor a su nick, y acercarme a este título con cierta mezcla de recelo y mente abierta. Recelo, porque me lo vendió como un título con ciertas similitudes a Tarantino en la violencia; y abierto de mente porque no había visto nada de la obra del realizador de Oldboy.

Las sorpresas saltan en cuanto vemos los créditos de la cinta. Escrita por Wentworth Miller, uno pensaría que se trata de un sesudo guionista de Hollywood bregado por la experiencia, pero nada más lejos de la realidad. Hay que mencionar que se trata del joven protagonista famoso por la serie “Prison Break”. También co-productor del filme, la Wikipedia nos dice que ha escrito una precuela titulada Uncle Charlie, y que en 2010 estuvo en la lista de los mejores guiones no llevados todavía a la gran pantalla. Otros afamados nombres en tareas de producción, encontramos a Ridley y su fallecido en 2012 hermano Tony Scott, más vinculado a las megaproducciones de acción.

El argumento gira en torno a India Stoker, joven chica tímida e introvertida, que al cumplir los 18 años recibe la noticia del fallecimiento de su padre en un accidente de coche. Su inestable madre, Evelyn, no tiene la mejor relación del mundo con su hija, debido a la incapacidad de competir con los lazos afectivos que unían a padre e hija. En estos momentos difíciles reciben la visita del tío Charlie, hermano del padre, del que India no tenia idea alguna de su existencia, que viene a pasar una temporada con ellas para ayudarlas a superar tan complicado trance. En un principio India es reacia a dicha compañía, por mucho que Charlie se empeñe en ser simpático con ella. Un halo de misterio envuelve al visitante, que se ha pasado media vida viajando por el mundo, y la química que parece tener con Evelyn no ayuda a que la introvertida India salga de su caparazón. La pérdida del padre tendrá que convivir con la incomprensión que vive en el instituto y una crisis de identidad provocada por el paso de la adolescencia a la adultez. Incluso los zapatos del mismo modelo que recibía de su padre cada año como regalo por su cumpleaños, se le empiezan a quedar pequeños como símbolo de esta búsqueda infructuosa de su propio destino vital. Pero Charlie esconde un secreto, e intenta conectar con la joven India para trasmitírselo a ella y que encuentre de una vez su propio lugar en el mundo.

En esta cinta Hollywood ha decidido exportar la obra del coreano Park para ofrecernos un plato exquisito a nivel visual y artístico de perfección formal. Si en una reseña anterior comentaba que Drive es un ejercicio de estilo de cine de gángsters y persecuciones, con unos toques de ultraviolencia que la acercaban a Tarantino pero a un nivel estético y de maestría técnica al que éste nunca se acercará jamás, aquí tenemos otro tanto de  lo mismo en toque de cuento de horror neogótico. El título, Stoker, nos remite directamente a la historia fundacional del género de vampiros y del terror de la literatura clásica romántica, el apellido del padre de Drácula. Por mucho que su guionista haya declarado que no tiene nada que ver con las historias de vampiros, y que un fogonero (stoker, en inglés) es aquél que reaviva el fuego, lo que tenemos aquí es una historia de vampiros emocionales, buscando una manera de chupar la sangre emocional de sus víctimas (no es casual la escena en la que India muerde y hace sangre del labio de un chico que la besa, en un momento que parece dominada por la luna, y en la que Charlie la vigila de cerca como si de un Drácula iniciador en artes mortíferas se tratase).

Porque lo que se nos ofrece en Stoker es un juego de sutilezas simbólicas constantes en las que algunas veces pasa de ellas directamente para irse al otro extremo: el de la explicitez más absoluta, con ese complejo de Edipo extraño e invertido en el que se odia a la madre y se anhela sexualmente al hermano del padre. Dos escenas son reveladoras en este sentido, como es la del momento del éxtasis sexual en el piano, y la escena transgresora de la ducha en la que creemos que está limpiándose por dentro y por fuera de un trauma atroz (pero nada más lejos de la realidad). El verdadero padre sobrevuela la cinta como en la Rebeca de Hitchcock, al menos en los dos primeros tercios de la cinta, sin que le veamos a él pero sí a sus enseres personales. La ropa que se pone Charlie, el cinturón que le viene grande, la relación con su propia cuñada… un ansia por sustituirle que descubriremos al final que se trata más bien en una necesidad por la perpetuación de la sangre (metafórica y literal). La referencia a Hitchcock no es gratuita, puesto que es el realizador fetiche de Chan-Wook. Y se puede decir que tenemos trazas de Psicosis, de La Sombra de una duda y de Sospecha. Esa madre castradora y represora, ese posible asesino, en teoría un extraño, aparecido de ninguna parte, ese motel… hasta tenemos pájaros de taxidermista disecados. Hay quien dice que es una historia predecible de antemano, pero me temo que a mí me enganchó hasta que nos desvelan la verdadera historia que hay detrás de Charlie, conservando el suspense en todo momento.

La película pasa por distintos momentos y géneros, teniendo unos toques de Carrie en los primeros compases, para acabar siendo una suerte de Asesinos Natos refinada y gótica, un Los Otros de Amenábar donde se invierten los papeles de Kidman y el ama de llaves. Precisamente es la actriz el punto débil de la cinta, en mi opinión. Con más bótox del necesario para una belleza de muñeca de porcelana como ella, está irritante durante toda la cinta, haciendo una interpretación pausada en la que no hace más que cuestionarse el porqué del odio de su hija hacia ella, cuando sus actos no hacen más que agravarlo. Sin embargo, el resto del trío protagonista sí que es excelente, con una Mia Wasikowska que no podría haber hecho otro papel que no hubiera sido el de India. A ratos frágil, a ratos inquietante, nos muestra la problemática del difícil tránsito de la adolescencia a la adultez. Y la interpretación de Mathew Goode es lo mejor de la cinta. Su manera de tener las manos en los bolsillos, su mirada inquietante y tranquilizadora, su sonrisa vampiresca… e incluso ese momento en que se nos cuenta su gran secreto, demostrando una inestabilidad mental que no chirría para nada con lo mostrado en toda la cinta. Goode es un ejemplo de la formalidad y belleza estética que le imprime el realizador a la cinta. Su interpretación y su físico (junto con el de Wasikowska pero a diferencia de, por ejemplo, Kidman) no desentona para nada con los recursos estilísticos empleados (la música, la fotografía, los pequeños flashbacks superpuestos entre momentos actuales,…).

El “pero” que yo le pondría a la cinta es que quizás se pasa demasiado de rosca en su extrañeza. Es una película desasosegante, que causa intranquilidad en cada fotograma. Esto le viene bien por tratarse de una cinta que se mueve entre el terror psicológico y el thriller de asesinatos, pero me temo que no ha sido nunca mi género favorito (lo reconozco, a mí no me gusta ir al cine para sufrir). Si eres de los que no te importa este asunto, puedes deleitarte con su historia rocambolesca y el espectáculo visual que propone. Aunque suponga salir de la sala con una extraña sensación de pesadumbre…

 

Calificación: Entretenida/Buena

Lo Mejor: Los recursos formales y estilísticos, empezando por el propio Mathew Goode

Lo Peor: Nicole Kidman no está en uno de sus mejores papeles. Que no te guste la truculenta historia que te cuentan.

La vería de nuevo: No, no es mi tipo de historia

La Recomiendo: Para sufrir un poco en el cine.

Películas similares: La Sombra de una duda, Psicosis, Sospecha, Los Otros, Carrie,

Ficha en IMDB: http://www.imdb.com/title/tt1682180/

Tráiler en You Tube (español):

Anuncios

3 comentarios

Archivado bajo Bueno, Entretenido, Película - Terror, Película - Thriller, Pelicula, Puntuado

3 Respuestas a “Película – Stoker

  1. rosario

    hola me encanto tu reseña pero queria saber si hay libro de esta peli ya que me ha gustado la trama porfa responde

    • Hola Rosario, ciertamente ésta es una película cuya novela tendría mucho sentido, por la profundidad de los personajes y la complejidad de determinados detalles de la trama, pero por el momento no hay libro en el que se haya basado la historia.
      Un saludo

  2. Pingback: Película – Rebeca (revisión) | Un libro para esta noche

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s