Archivo mensual: marzo 2015

El príncipe destronado – Miguel Delibes

Príncipe_DestronadoReseñado por Malosa.

Siguiendo con mi promesa de leer más de la bibliografía de Delibes, hoy le ha tocado el turno a esta novela publicada en 1973. Está ambientada en la década de los 60 (en concreto en 1963) y se desarrolla casi en su totalidad dentro de la casa de una familia burguesa típica del momento. Es una historia claramente realista, muy centrada tanto en la psicología de los personajes como en la descriptiva de las costumbres del momento, los roles familiares y la sociedad de la época. Se cuenta desde la perspectiva de Quico, un niño de 3 años que se ha convertido en príncipe destronado tras el nacimiento de su hermana pequeña Cris.

Sinopsis

El príncipe destronado es la historia de un niño, Quico, que va a cumplir cuatro años. A Quico le pasa algo importante, le ha nacido una hermanita, Cris, que lo ha relegado a un segundo plano. Ahora, ya no es el rey de la casa, ahora es el príncipe destronado. A lo largo de un día, desde que se levanta dando gritos hasta que cae rendido por la noche, asistimos a sus andanzas, vislumbramos sus secretos y conocemos sus angustias. Detrás del niño, tan admirablemente recreado, vemos el mundo familiar, los otros hermanos, el padre y la madre, las criadas, la ciudad, el mundo. Cuando el libro acaba uno quisiera seguir con Quico y su familia al día siguiente porque, aunque no haya ocurrido nada extraordinario, todo ha sido fascinante. A través del fino cristal que es el alma de Quico, Delibes nos deja esta novela extraordinaria sobre el misterio opaco de la infancia. Pero eso no es todo, también consigue que, de pronto, en algún rasgo de Quico, en algún gesto, en alguna palabra, reconozcamos con sonrisa cómplice, otra infancia, la nuestra.

Opinión personal

Lo mejor de esta novela es, sin duda, la ambientación. El autor nos traslada fantásticamente bien a la época en la que se desarrolla la historia. Esto puede apreciarse a partir de mil detalles, como la religiosidad de los adultos, el lenguaje utilizado, ciertos objetos de la casa, los modos de vida descritos, las canciones que aparecen, etc.

El libro se caracteriza por ser una historia costumbrista y realista. Contada a partir de un niño de 3 años, sí, pero no es más que la excusa para contar un relato sobre la situación social de la España de los 60 y los roles de los miembros de la familia: el autoritarismo del padre, la madre frustrada y encerrada en casa al cuidado de los hijos que a su vez delega en sus criadas/cuidadoras, la aceptación de los hijos de las órdenes de los progenitores y la sumisión de los más pequeños, que tratan de hacerse un hueco en estas familias de tantos hermanos, buscando continuamente la atención.

En este contexto nuestro protagonista, Quico, intenta por todos los medios que alguien le haga caso, en especial una madre totalmente al margen de la educación de sus vástagos. Delibes incluye, por tanto, una crítica velada a las costumbres burguesas de la época (el descuido en la atención), también al machismo y al papel exclusivo de la mujer como madre, en el hogar y en la iglesia (no olvidemos que fue la época en la que empezaron a surgir movimientos feministas en España, así como  el claro protagonismo de las mujeres en la novela) y por último a la ineficiencia de los regímenes dictatoriales (representados en la figura paterna).
Casi como por encima pasa también por otros temas importantes como por ejemplo la infidelidad, dejando de manifiesto una supuesta relación extramatrimonial entre la madre del protagonista y el médico de la familia.
Delibes nos describe todo siempre como mero observador, aunque el modo en el que orienta la historia y las actuaciones de los personajes nos hacen adivinar sus opiniones al respecto.

También destacar que es un libro de fácil lectura, tanto por el uso del lenguaje como por estar narrado desde la perspectiva de un niño de 3 años. Por tanto, recomendable a todo tipo de lectores, niños incluidos.

En general, novela recomendable, amena y muy instructiva de la sociedad española de esta época. Siempre que nos apetezca cierta dosis de historia y mucha de realismo, es una opción perfectamente válida.

Por qué decidí leerlo: Por el cariño que siento hacia el escritor, dada la amistad que le unió con mi abuelo hace años.

Lo mejor: Su realismo, lo bien que nos traslada a la época y a la generación de la que habla. Leyendo este libro recordarmos lo que se sentía siendo niño y ciertas costumbres familiares que también se daban en nuestra infancia.

Lo peor: Quizá también ese realismo. Es una novela costumbrista y muy descriptiva de una realidad de la España de hace unas décadas. Pero no es trepidante, ni incluye matices de otros géneros más efectistas. Podría pecar de anodina, según para qué lectores.

¿Volvería a leerlo?: Lo he leído ya 2 ó 3 veces en mi vida, así que podría ser.

¿Lo recomendaría?: Sí, a un público de lectores muy amplio, niños incluidos (a partir de los 10 años aproximadamente). Pero siendo conscientes de lo que uno se va a encontrar cuando abre esta novela: realismo puro y duro en el marco de una historia familiar. Nada de suspense, ni fantasía, ni drama, ni romanticismo. Sólo realidad.

Si quieres comprar el libro

El príncipe destronado (Contemporánea)

Otros libros dele estilo que  podrían gustarte:

El camino (Miguel Delibes)
Retrato de una bruja (Luis de Castresana)
El cielo ha vuelto (Clara Sánchez)

Malosa

2 comentarios

Archivado bajo Bueno, Narrativa Contemporánea, Novela Histórica

Película – Corazones de acero

corazones de acero poster

 

Reseñado por 0017

Ficha técnica

Título original: Fury

Año: 2014

Director: David Ayer

Guión: David Ayer

Música: Steven Price

Fotografía: Roman Vasyanov, Jay Cassidy

Reparto

  • Brad Pitt
  • Shia LaBeouf
  • Logan Lerman
  • Jon Bernthal
  • Michael Peña

El cine, como cualquier obra de arte, es un testimonio contemporáneo de la época en que se presenta al público el artista. Los gustos de la taquilla, la manera en que evoluciona la sociedad, y la sensibilidad a la hora de tratar determinados dilemas morales van cambiando con el paso de las décadas, y la misma mirada en torno al mismo tema va a ser distinta según sea la época en que se aborda dicha mirada. La segunda guerra mundial, por ejemplo, ha sido tratada infinidad de veces por el cine americano. El triunfo sobre las sombras que se cernían en Europa en aquellos años ha merecido que a lo largo de las décadas se primaran visiones épicas y románticas de un conflicto sangriento como pocos. No fue hasta los años noventa en que Spielberg empezó a traernos la realidad en forma de drama como fue “La lista de Schindler”, y no empezó la sociedad a comprender la verdadera tragedia de los que vivieron aquellos años en el bando y lugar equivocados. En ese sentido, parecía que no podía mostrar más crudeza en sucesivas películas relacionadas con el conflicto, pero entonces llegó “Salvar al soldado Ryan” y su escena inicial nos dejó mudos por la brutalidad de la narración. Este y otros estrenos del momento, como “La delgada línea roja” o “Enemigo a la puertas” nos mostraron que no todo estaba contado en la guerra contra los nazis, que quedaban más visiones del conflicto menos edulcoradas que las de los años clásicos del género, y que no sólo Vietnam iba a tener su visión pesimista por parte de Hollywood. La visión cruda y violenta del conflicto se ha asentado entre nosotros, y es en este entorno de desmitificación en el que se inserta esta “Corazones de acero”, donde se nos enseña el escaso valor de la vida humana cuando se trata de conflictos bélicos. Si bien por el título en español se nos recuerda a aquella descarnada “Corazones de hierro” (Casualties of war, 1989), que también era un brutal alegato antibelicista con Michael J. Fox en pleno Vietnam, en otros momentos parece que estemos ante Platoon con su visión del joven novato horrorizado ante las atrocidades de los soldados. Con todo este cóctel de referencias, llega una nueva aportación de Brad Pitt al género (recordemos que ya interpretó a un sanguinario soldado americano en su lucha contra los nazis en “Malditos Bastardos”).

Estamos en 1945, con la finalización de la Segunda Guerra Mundial en ciernes. Los nazis se repliegan sobre Alemania, y los aliados avanzan sobre el terreno ganando terreno. Es en este escenario en el que el sargento Collier perteneciente a la 2ª división acorazada, comanda un escuadrón de hombres con su tanque Sherman apodado “Fury”. El último artillero ha muerto en combate y su reemplazo es un joven novato llamado Norman, recién salido del instituto y sin experiencia en batalla. Mientras el escuadrón se abre paso por terreno enemigo en las últimas batallas de la guerra, donde las misiones cada vez tienen más importancia, Norman aprenderá de la brutalidad de la guerra y a matar en combate sin contemplaciones, necesario para sobrevivir en un entorno donde la humanidad se ha ido sin dejar rastro. En este terrible viaje iniciático aprenderá el horror pero también el honor y el compañerismo, en una de las mayores situaciones límites a las que se puede enfrentar el ser humano.

Hace pocos meses reseñé Monuments Men, también otra visión de los últimos días de la II Guerra Mundial pero más amable y blanda que la que se nos presenta. La verdad es que uno de los puntos que más me gustó de la cinta de George Clooney era el pensar que se cambiaba de tendencia al dejar de mostrar tanta violencia explícita para caer en una narración más edulcorada. Craso error, y este “Fury” nos lo demuestra. Parece que la consigna ahora es desmitificar la segunda guerra mundial igual que se hizo con la guerra de Vietnam, y para ello David Ayer no duda en mostrar casquería variada en pantalla, muertes desagradables e impactantes (en uno y otro bando), y una actitud más que reprobable y carente de escrúpulos entre los que se suponen que son los protagonistas. Por supuesto que de eso va la historia: la visión novata del recién llegado que asiste impávido a un recital de violencia entre hombres curtidos que, precisamente son supervivientes por actuar así. Este es el lenguaje que habla esta cinta desde los primeros minutos, con lo que no se le puede reprochar nada salvo el que no se avise previamente del tono para evitar que los espíritus sensibles vayan al cine con una idea preconcebida errónea. Y así, a lo largo de más de dos horas vemos desfilar esta historia repleta de crudeza con aciertos esporádicos como el cambio de ritmo en las batallas libradas. Sólo en la escena final, y después del trato dispensado a todos los personajes, se vislumbra cierta epopeya épica y poética (no voy a decir cuál o por qué, so pena de cometer spoiler) que nos chirría bastante después de todo lo visto hasta el momento.

Con unas grandes interpretaciones, Brad Pitt está como siempre en su línea sobresaliendo entre el reparto con un nuevo cambio de registro que, si bien recuerda a su personaje en “Malditos bastardos”, el vehículo de lucimiento que tiene aquí es mayor. El resto de actores están a la altura, si bien Shia LaBeouf hace esfuerzos por salirse del papel de jovenzuelo sin que nos lo acabemos de creer del todo. Al joven actor le quedan todavía unos cuantos años de carrera profesional para imprimir credibilidad a todo lo que interprete. A pesar de esto, “Corazones de acero” es una película recomendable siempre que no se tenga el estómago sensible, pues el nivel de dureza que se muestra en pantalla es cada vez mayor. El alegato antibelicista es manifiesto, y las ocasionales rendiciones a la emoción y la adrenalina son siempre bienvenidas.

Calificación: Buena

Lo Mejor: Brad Pitt elevando el listón.

Lo Peor: El tono del filme.

La vería de nuevo: No.

La Recomiendo: Siempre que se esté inmunizado contra la crudeza y el realismo

Películas similares: Salvar al Soldado Ryan, Platoon, Malditos Bastardos, Monuments Men

Ficha en IMDB: http://www.imdb.com/title/tt2713180/combined

Tráiler en You Tube (español):

4 comentarios

Archivado bajo Bueno, Película - Acción, Película - Drama, Pelicula, Puntuado

Soy el Número 4 – Pittacus Lore – James Frey / Jobie Hughes

Reseñado por Bitterblink

Yo soy el número 4 - Pittacus Lore - James Frey

Yo soy el número 4 – Pittacus Lore – James Frey

James Frey es un escritor norteamericano que saltó a la fama tras escribir «En Mil Pedazos» y publicarlo en 2003, ambos hablan de la experiencia personal de un adicto múltiple desde los 23 años (alcohol y drogas) y su proceso de salida de las adicciones. Si bien es cierto que el propio autor tuvo que admitir que parte de lo escrito era inventado (recibiendo una buena dosis de críticas por ello), básicamente es un libro de memorias que luego continuó con «Mi amigo Leonard» un libro basado en la experiencia personal de un amigo que conoce en el centro de rehabilitación.

¿Y qué demonios hace luego escribiendo un libro de fantasía para pre-adolescentes? Pues se asoció con el escritor Jobie Hughes bajo el pseudónimo de Pittacus Lore para escribir este libro y salir de su realismo crudísimo. Y tuvo éxito. De hecho se convirtió en una película este primer libro que desgraciadamente no ha tenido una segunda parte (y no la va a tener pese a lo rentable que fue la primera, aunque si la tuviere sería una peli de Michael Bay).

Luego tras firmar un acuerdo por 3 libros más vendió los derechos por supuesto bajo el pseudónimo de Pittacus Lore se agruparon otros escritores «negros» para seguir construyendo el universo de la Saga.

Las secuelas de este libro se han traducido al castellano casi todas y están editadas por la editorial Molino:

– Yo soy el número 4 – publicado en 2011
– El poder de 6 – Publicado en 2012
– El ascenso de 9 – Publicado en 2013
– La Caída de 5 – Publicado en 2014
– La Venganza de 7 – Publicado en 2014

La saga consta de 2 novelas más una de ellas se publicará a lo largo de 2015 y la última no parece tener fecha de publicación (rumores de 2016). También cuenta con un ingente número de precuelas conocidas como los «Archivos perdidos» (the Lost Files) que narran hechos previos al primer libro desde distintos personajes (y aparentemente escritos por distintos escritores «negros»). En fin un auténtico universo de ficción.

Creo que por todo esto y por su consideración de un «retador» al trono de crepúsculo como saga pastelosa de adolescentes (aunque no tanto como la famosa saga del vampiro brillante) merece la pena darle una vuelta a esta saga.

Como nota curiosa comentar que James Frey rompió la relación profesional con Jobie Hughes tras este libro por desacuerdos sobre la saga literaria y los últimos libros los firma él solo aunque lo haga bajo el pseudónimo común de Pittacus Lore.

Sinopsis

El mundo de Lorien ha sido invadido por los salvajes Mogadorianos y su ejercito de bestias. Los habitantes de Lorien lucharon por su mundo utilizando los poderes de la Garde, una parte de los ciudadanos con poderes sobrenaturales, pero perdieron. En un último intento por recuperar Lorien, los ancianos enviaron una nave con 9 niños de la Garde acompañados de 9 Cepan (ciudadano de Lorien sin poderes, cada Cepan entrena a un Garde) al planeta más cercano: La Tierra para esconderse hasta que se desarrollen sus poderes, conocidos como Legados y puedan volver a luchar contra el poder de Mogadore.

Para evitar que los Mogadorianos los siguieran y los asesinaran se gestó un poderoso hechizo que protege de a los niños haciéndolos invulnerables salvo que sean asesinados en orden o se reúnan. Cada vez que un niño es asesinado los otros reciben una cicatriz circular. Cuatro tiene 3 cicatrices, así que sabe que ya es vulnerable y que los Mogadorianos están tras su pista.

Bajo la identidad terrícola de John Smith y de su padre Henri (su Cepan), Cuatro se muda a Paraíso, Ohio, donde pretende establecerse y si es posible llevar una vida tranquila. Allí conoce y se enamora de la guapísima Sarah y allí empiezan a despertarse sus Legados. A partir de ahí la historia se complica puesto que los Mogadorianos que andan tras su pista no andan lejos.

Opinión Personal

Reconozco lo original del planteamiento y como poco a poco va abriendo y contando la historia de Lorien y sus misterios. El personaje de Cuatro cae bien y su visión interna es irónica y normalmente comprensible. No es un personaje que se deje llevar por actitudes super infantiles y haga cosas absurdas como suele ser habitual, solo por eso merece la pena.

Sorprende que un escritor tan serio como es el ex-drogadicto James Fray se suba al carro de la ficción adolescente siendo taaaan políticamente correcto, es decir ninguno de los personajes bebe ni toma drogas por ejemplo, y aquellos que lo hacen son colocados en el lado de los «malos ejemplos».

Es cierto que el castísimo amor entre Cuatro y Sarah es difícilmente verosímil, sobre todo con dos adolescentes de 15 en plena ebullición de hormonas pero sin embargo resulta agradable de leer, muy en plan «comedia familiar».

Los misterios que plantean y que solo resuelven en parte hace que el libro gane un tanto en interés porque muchas cosas sencillamente no se aclaran hasta el siguiente / los siguientes libros. Sin embargo no deja con sensación exasperante de engañabobos.

Es interesante como algunos de los personajes secundarios están mucho más definidos que en otras novelas y no caen en arquetipos. El mejor ejemplo quizá sea Mark el que durante gran parte del libro es el «Matón» que le persigue y luego termina siendo su aliado.

Respecto de la película tengo que reconocer que en la cinta se pierden muchos detalles que salen en el libro y que no quedan bien explicados por la falta tiempo de metraje (ej. el tema del perro que en la película es fácil perderse) además de estar todo mucho más condensado: lo que la película propone en días son meses en el libro.

Lo que me gustó en la película más que en el libro es en la parte de escenas de acción, ya que en la película están bien rodadas y son bastante claras y además Cuatro y Seis son autenticas máquinas de matar que salen vivos porque se dedican a destrozar enemigos (algo consistente con el trasfondo del libro). En cambio en el libro es casi lo contrario, las escenas son caóticas, no te enterad de que pasa, puesto que Cuatro se pasa el tiempo inconsciente o sin enterarse de qué ocurre, rompiendo por completo el ritmo de la narración.

En fin, un libro entretenido resumido en una película entretenida, una lástima que no hagan la segunda parte incluso pero creo que puede merecer la pena consolarse leyendo los libros. Su primer libro no es rompedor pero es suficientemente original para una lectura.

Calificación: Entretenido

Lo Mejor: Diferente en su originalidad, rompe algún esquema (ej. el «cambio» del matón)

Lo Peor: Predecible en ocasiones, caótico en las escenas de acción

Lo Releería: No, pero me pica la curiosidad por el segundo libro

Lo Recomiendo: A pre-adolescentes que quieran una novela fantástica y algo romanticona les gustará

Si quieres comprar el libro

Soy el numero cuatro (FICCIÓN YA)

Otros libros que podrían gustarte

– El Corredor del laberinto – Más cruda, más violenta

– The Host – Stephanie Meyer – Más romántica sin duda

Bonustrack:

Trailer de la película en Castellano

2 comentarios

Archivado bajo Aventuras, Entretenido, Fantástica, Juvenil