Archivo de la etiqueta: asesinos en serie

Muñecas rotas – James Carol

principal-portada-munecas-rotas-esReseñado por Malosa.

James Carol es un escritor de origen escocés, nacido en 1969 y residente en Inglaterra desde su adolescencia. Ha trabajado como guitarrista, ingeniero de sonido, profesor de guitarra, periodista y, finalmente, novelista. En su tiempo libre también se dedica a la hípica y el entrenamiento de caballos.
Muñecas rotas es la primera novela que tiene como protagonista a Jefferson Winter, un experto en perfiles psicológicos y también creo que única traducida al español por el momento. De la misma se han vendido más de 100.000 ejemplares en Inglaterra, ocupando el puesto número 1 de libros más vendidos en Inglaterra y el número 3 en Italia.

Sinopsis

Jefferson Winter no es un investigador corriente. Tiene una inteligencia muy superior a la media y es hijo de uno de los más famosos asesinos en serie de Estados Unidos. Jefferson Winter se ha pasado la vida intentando distanciarse del legado de su padre y pone todo su empeño en perseguir a los que son como él. Tras una carrera prometedora en el FBI como experto en perfiles psicológicos, viaja por todo el mundo ayudando a los cuerpos policiales a resolver los casos más complicados.

Acaba de llegar a Londres en medio de una ola de frío para resolver un caso espeluznante que desconcierta a Scotland Yard. Un psicópata ha secuestrado a varias mujeres para torturarlas durante meses. Antes de dejarlas en libertad se asegura de que no puedan contar nada con un sistema especialmente cruel: les practica una lobotomía.

Winter utilizará toda su inteligencia y su intuición para atrapar al criminal antes de que pueda destrozar a otra mujer. Sus métodos no siempre se ajustan a las normas, pero nadie como él es capaz de entender cómo funciona la mente del psicópata.

Opinión personal

En dos sentadas ha caído este libro. Literal.
Esto es algo estupendo, que una novela te enganche tanto que no puedas dejar de leer es algo que no pasa muchas veces y que pocos autores consiguen. Así que sólo por esto mi calificación va a ser muy buena.

Es por ello el ritmo uno de los aspectos sobresalientes de esta novela. Una historia original, cruda y cruel en todo su contenido, trepidante e impactante en su final inesperado y ciertamente repulsivo. Carol desarrolla un argumento consistente y muy trabajado, donde la velocidad y las sorpresas no darán tregua al lector.

Y esta historia retorcida la construye sobre un personaje muy carismático que es el auténtico alma de la novela, el investigador Jefferson Winter. Un individuo con una inteligencia superior a la media, parco en sus relaciones sociales y con sus propios fantasmas que ahuyentar, ya que su padre fue un conocido asesino en serie. Por tanto, Winter luchará con el asesino de las lobotomías por un lado y consigo mismo por otro y así demostrar al mundo (y a él) que no es como su padre. Es interesante no sólo la personalidad asocial de Winter sino también su lucha interna con la identificación de la mente del asesino.
Del mismo modo resulta muy entretenido y fantásticamente descrito todo lo relacionado con el perfil del asesino en serie, la parte psicológica de los personajes perturbados de esta novela. Muy bien tratado por el autor.

El aspecto más negativo de este libro es curiosamente también el más positivo, su personaje principal, en el sentido de que, en mi opinión, está claramente inspirado (quizá demasiado) en el personaje fetiche del escritor nórdico Jo Nesbo (Harry Hole). Mientras leía Muñecas rotas parecía que estaba viendo a este gigante arisco, macarra y alcoholizado que tanto nos gusta a los seguidores del noruego. Esto hace que Winter pierda originalidad y que esta excesiva inspiración sea un punto negativo a destacar.

Por último, contaros que parece que ya se han vendido los derechos a la productora de televisión de Stephen Fry, con lo que en dos o tres años podremos ver a Jefferson Winter en versión cinematográfica. Esperemos que salga una serie o película que haga justicia a esta novela.

Por qué decidí leerlo: Me lo regalaron Bitterblink y su novia por mi cumple. La verdad es que han acertado de lleno.

Lo mejor: Su personaje protagonista, aunque no sea original del autor. El ritmo TREPIDANTE. Lo original del plantemiento y la resolución del caso.

Lo peor: Pues eso, que para mí Jefferson Winter es casi una copia del Harry Hole del noruego Jo Nesbo. Quizá un poco flojo también el personaje femenino que acompañará a Winter en esta historia, pero por sacarle algún pero más.

¿Volvería a leerlo?: Es posible, ya os digo que me ha resultado muy ameno. Sobre todo si se transforma en saga, releeré para tenerlo fresco.

¿Lo recomendaría?: Mucho, especialmente a los aficionados a la serie negra y a la novela nórdica. También gustará a los que disfruten de descripciones sobre el perfil psicológico del asesino en serie.

Si quieres comprar el libro:

Muñecas Rotas (Ficcion / Novela)

Otros libros del estilo que podrían gustarte:

El redentor (Jo Nesbo)
Cinco (Ursula Poznanski)
El hipnotista (Lars Kepler)

Malosa

Deja un comentario

Archivado bajo Muy bueno, Novela policíaca - thriller, Psicología, Suspense

No quiero matarte – Dan Wells

No_quiero_MatarteReseñado por Malosa.

Pues bien, tras una primera parte fantástica y una segunda no tan buena, el americano Dan Wells vuelve a acertar con la tercera parte de la saga de John Wayne Cleaver, No quiero matarte. En esta nueva entrega el autor nos da más de lo mismo, pero mejorando los defectos de la novela predecesora: elimina las repeticiones, recupera la frescura del personaje principal, introduce una co-protagonista más adecuada y borda el final. Supongo que no hace falta que os diga que este libro me ha encantado.

La sinopsis es muy similar a los casos anteriores, manteniendo la  misma estructura. En las dos primeras entregas de la trilogía, John Wayne Cleaver se ha convertido en asesino de asesinos: él solo consigue resolver dos casos y parar a los demonios que atemorizaban Clayton. En No quiero matarte, John vuelve a enfrentarse con el mal, pero esta vez le ayudará Marcy, una de las chicas guapas del instituto que se convierte inexplicablemente en su nueva amiga… y algo más. Juntos deberán resolver la gran duda: ¿cuál es la fuerza maligna sobrenatural que amenaza la ciudad y se ceba con las chicas jóvenes?

La verdad es que el personaje creado por Dan Wells me ha resultado fantástico. El americano logra algo que no es sencillo de conseguir, al menos en mi caso: que no me aburra con su saga y su protagonista. La frescura, la sencillez, la espontaneidad, la sagacidad, el humor  y, en cierto modo, la bondad de John Wayne Cleaver salen reforzados de esta trilogía y ven en su última parte su consolidación total. El segundo volumen cayó un poco en calidad y gancho de su protagonista, pero este pequeño tropiezo se olvida rápidamente en este No quiero matarte, en el que John nos enamora de nuevo.
Nuestro personaje favorito sigue con sus reglas, sigue persiguiendo a demonios y sigue con sus pequeñas y grandes luchas de la adolescencia. En este tercer volumen el choque con la realidad y con las chicas es aún más acusado que en el anterior, lo que le otorga una normalidad e ingenuidad a John hasta ahora desconocidas. Y esto le sienta muy bien a nuestro personaje.

Esta normalidad se ve impulsada por la irrupción de la figura de Marcy, el nuevo ligue de John. Marcy funciona muy bien como coprotagonista femenina (mucho mejor que Brooke, creo yo). Es un personaje que nos cae estupendamente, proporciona alegría, sociabilidad, humor y una efusividad que casa perfectamente con el extraño John. La interacción entre ambos es lo mejor del libro, generará un buen rollo y una ternura inmensa que se verá acentuada con el final de la historia.

Final por otro lado muy adecuado en mi opinión, no sólo por esa ternura que comentaba (a mí me conmovió, tengo que reconocerlo) sino por plantear un cierre muy abierto, que le permitiría al autor continuar su saga si lo considerara necesario. En mi opinión no debería hacerlo, bien está lo que bien acaba. La trilogía de John Wayne Cleaver es redonda tal y como está, escribir más sería estropearla.

Destacar por último el estilo del autor, sencillo, directo y derrochando humor en cada párrafo y cada situación a la que enfrenta a sus personajes. También remarco el mejor tratamiento del tema en este tercer libro y la eliminación de situaciones, comentarios y pensamientos de nuestro protagonista que se nos hicieron un poco cuesta arriba en el volumen predecesor.

En resumen, una saga fresca, divertida y muy enriquecedora. No he leído muchos otros libros que traten el tema criminológico desde esta perspectiva y con esta sagacidad. El autor logra enseñarnos un montón sobre el mundillo de los serial killers y lo hace sin aburrir, divirtiendo y consiguiendo un enfoque original. Y la originalidad es algo muy difícil de conseguir en la literatura. Sobresaliente para Dan Wells. Ansiosa estoy por leer sus futuras publicaciones. A ver con qué nos sorprende próximamente…

Por qué decidí leerlo: Porque me fascina el protagonista y la historia que ha sido capaz de crear el autor a su alrededor.

Lo mejor: John Wayne Cleaver. Su interacción con el mundo y especialmente con Marcy. Su final tierno.

Lo peor: Como siempre suelo decir, 3 libros para escribir una historia me parecen demasiados. El mundo en torno a John podría haberse contado en 2 volúmenes. Cuanto más leo menos amiga soy de las sagas, creo que pueden aburrir y saturar al lector.

¿Volvería a leerlo?: Sí, me ha encantado este colofón de la serie.

¿Lo recomendaría?: Mucho, me parece que la historia de John Wayne Cleaver es fantástica, recomiendo leerla entera. Aunque mejor hazte con los anterior volúmenes primero, si no es posible que no te enteres muy bien de qué va el tema.

Link al libro en Amazon.es

No quiero matarte

Otros libros del estilo que podrían gustarte:

Mi vida con los asesinos en serie (Helen Morrison)
Mr. Monster (Dan Wells)
Flavia de los extraños talentos (Alan Bradley)

Malosa.

4 comentarios

Archivado bajo Bueno, Fantástica, Juvenil, Novela policíaca - thriller, Psicología

No soy un serial killer – Dan Wells

NoSoyUnSerialKiller

Reseñado por Malosa.

Vaya librito más curioso…me ha encantado, tengo que reconocerlo. Quizá ha influido mi pequeña obsesión por el mundillo de los asesinos en serie…o quizá me ha ganado su jovencísimo protagonista. Sea lo que sea, me ha resultado muy amena la lectura de esta novela.

Sobre el escritor, poco había oído hablar hasta que encontré este libro, más bien nada. Es americano, tiene 36 años y es un reconocido amante de la ciencia ficción desde muy pequeño. Su pasión por la lectura le llevó a estudiar Filología Inglesa y ha trabajado en marketing y como publicista.
No soy un Serial Killer es su primera novela, el inicio de la Trilogía de John Cleaver, a la que siguen Mr. Monster y No quiero matarte (este último aún no publicado en español). Trilogía que, dado lo que me ha gustado su primer volumen, pienso leerme enterita.

Dan Wells nos cuenta la historia de John Cleaver, un chaval de 15 años que vive con su madre. ¿Lo normal, verdad? Pues no. John es atípico porque su familia trabaja en una funeraria y se dedica a preparar y embalsamar cadáveres. Y es atípico porque él les ayuda en la tarea. Y porque es un muchacho retraído, extraño y con algunos problemas mentales. Y no es para menos…John es un sociópata.
La historia comienza un día cualquiera en la vida de nuestro protagonista, en la que el muchacho batalla con su madre, sus relaciones en el instituto y sus propios pensamientos oscuros. Pero todo parece cambiar cuando en su ciudad natal se descubre un asesinato especialmente cruento. Asesinato que pronto apunta a un despiadado asesino en serie. Al que John, por supuesto, seguirá y decidirá atrapar…

Me ha gustado mucho la primera incursión de Dan Wells en el mundillo literario. Principalmente destacaría 3 bazas ganadoras de esta novela:

1. Su originalidad: Hablamos de una novela cuyo protagonista es un chaval de 15 años, que vive entre cadáveres embalsamados y que acude regularmente a terapia por su sociopatía diagnosticada. A esta novela se le puede tildar de muchas cosas, pero nunca de convencional.

2. Lo bien que te cae su personaje principal: Para mí es el punto fuerte de esta novela y lo que la hace remarcable, su protagonista. Es curioso cómo el autor es capaz de hacer conectar al lector con un personaje tan atípico y con el que puedes identificarte tan poco (es un asesino en serie en potencia!!). Pero lo consigue. Logra una empatía altísima con John Cleaver y lo mejor aún, hace que te caiga super bien y que te rías con él a carcajadas.

John es un sociópata, lo que implica que no tenga empatía con su entorno ni experimente sentimiento alguno con sus semejantes. Sabe que su madre está contrariada o triste por determinados gestos posturales y ante ellos John tiene respuestas tipo para tener un comportamiento normal. Ante el disgusto de su madre, sonríe de forma mecánica, no porque sienta ganas de sonreir, sino para que no le traten de loco. No experimenta amor, sino instintos oscuros y de asesinato, pero John quiere ser normal y sabe que eso no está bien. Así que se impone reglas, se prohíbe cosas e intenta encuadrarse en esta ansiada normalidad. Porque no quiere ser un asesino.Todo este conflicto moral del protagonista está genialmente tratado desde un punto de vista psiquiátrico o comportamental, además de derrochar frescura y humor.

3. Su capacidad de enseñar divirtiendo: Poco a poco, como quien no quiere la cosa y a partir de las reflexiones y acciones de nuestro protagonista, Dan Wells incluye muchísimas enseñanzas sobre el serial killer: su perfil psicológico, modo de pensar y actuar, ejemplos de asesinos famosos…La novela incluye un compendio sobre el asesino en serie de lo más completo que he leído. Y por supuesto consigue que te lo aprendas sin darte cuenta, con mayor efectividad que un ensayo serio sobre el tema. Un 10 para Wells en este apartado.

¿Qué no me ha gustado? Principalmente el cambio de género que incluye Wells a mediados de la novela. Es decir, se trata de un libro que podríamos encuadrar en el género de suspense, thriller, policíaco o incluso de psicología. Y con estas premisas la novela funciona muy bien. Pero en un punto dado el autor cambia el registro y la ambientación, encuadrando la historia en un género totalmente diferente, que no nombraré para no incurrir en un spoiler. Y para mi gusto ese cambio de perspectiva no le va bien al relato, le resta seriedad al conjunto y no aporta un valor añadido al mismo, ni siquiera en entretenimiento.

Excepto por el punto anterior, me ha parecido una historia muy entretenida, con un protagonista tremendamente carismático, provocador y simpático, y que además lleva perfectamente el curso del relato. Novela con la que te reirás y aprenderás un montón sobre los serial killers. Totalmente recomendable si te gusta el género.

Por qué decidí leerlo: Porque me encantan las historias relacionadas con los asesinos en serie, criminología, sociopatía y demás. Y encontré por casualidad este título, que en seguida atrajo mi atención.

Lo mejor: Los 3 puntos de arriba: originalidad, protagonista y enseñanza divertida. Sobre todo el segundo.

Lo peor: Ese cambio de género tan poco acertado.

¿Volvería a leerlo?: Seguro, me ha gustado mucho. Aunque ahora mismo me voy a por el segundo de la saga, Mr. Monster.

¿Lo recomendaría?: Sí o sí. Tanto a amantes de la policíaca, como de los asesinos seriales, como a profanos en la materia que quieran conocer de forma amena y fácil la mente y acciones de los serial killers.

Link al libro en Amazon.es

No soy un serial killer (Booket Logista)

Otros libros del estilo que podrían gustarte:

– Mr. Monster (Dan Wells)
Mi vida con los asesinos en serie (Helen Morrison)
El silencio de los corderos (Thomas Harris)
Depredadores humanos (Janire Rámila)

Malosa.

8 comentarios

Archivado bajo Bueno, Novela policíaca - thriller, Suspense

Depredadores humanos – Janire Rámila

Reseñado por Malosa.

Hoy vengo con un ensayo criminológico sobre los serial killers o en nuestro castellano de siempre, los conocidísimos asesinos en serie. Escrito por Nuria Janire Rámila, escritora, periodista española y licenciada en criminología. Ha trabajado para diversos medios como “El diario Vasco” o “Radio Euskadi” y también en programas de televisión como el dedicado al ocultismo “La otra dimensión”. Asimismo, ha trabajado en distintas revistas como “Año Cero”, “Más allá”, “Enigmas” y ha publicado varios libros sobre crímenes en España, tanto de actualidad como históricos.

Su última incursión en el género de asesinos en serie ha sido la publicación de este libro, “Depredadores Humanos”, en el que traza una visión muy completa de la existencia de los mismos, su forma de actuar, su perfil y forma de reconocerlos, el impacto que tienen en nuestra sociedad y las técnicas científico-policiales que se utilizan para su captura. Sin olvidar la influencia que tienen en las víctimas, las grandes olvidadas en la ecuación de los serial killers.

La novela está estructurada en 3 partes claramente diferenciadas:

· Los asesinos: Supondría algo más del 60% de la longitud del libro. La autora se centra en realizar una descripción pormenorizada de los asesinos seriales, incluyendo su patología, modus operandi, identificación vía rasgos comunes desde la niñez, perfil psicológico, causas de actuación, etc. Todo ello sustentado con múltiples ejemplos de casos reales a través del tiempo. Sin pretender entrar en excesivo detalle, contaros algunas pinceladas que caracterizan a estos individuos y que contradicen algunas “leyendas urbanas” que se han ido tejiendo en torno a sus personas:

o No son productos típicos de sociedades occidentalizadas ni surgidos en el S.XX: son figuras atemporales, que han empezado a estudiarse en el último siglo pero de los que encontramos referencias desde casi la edad media (la autora habla mucho del caso de Jack el Destripador como ejemplo de asesino no encuadrado en el S.XX). También aparecen casos de serial Killers en China y otros países no industrializados.

o No son enfermos mentales: Saben diferenciar entre el bien y el mal, con lo que no pueden catalogarse con la etiqueta de locos. Aquí distingue entre los psicóticos (entre un 10%-20%),que sí podrían considerarse enfermos mentales (distorsionan la realidad y afirman matar porque les obligan a hacerlo voces) y los psicópatas (entre el 80%-90%), que son personas sanas, saben que si les atrapan les aplicarán la pena de muerte o cadena perpetua con lo que distinguen entre el bien y el mal. Los psicópatas presentan una distorsión en el lóbulo frontal del cerebro (en su mayoría), pero no en todos los casos y sin que esto suponga ninguna enfermedad. Es decir, desconocemos las causas que les llevan a matar.

o No son exclusivamente hombres: La autora menciona casos famosos de asesinas seriales (como la americana Aileen Wuornos, que reconoció haber matado a 7 hombres en incidentes separados, acusándolos de intentar violarla y que fue interpretada por Charlize Theron en la película “Monster”). Sí es cierto que en un 90% de los casos los serial killers son hombres, ya que su móvil responde especialmente a estímulos sexuales, sadomasoquistas y de ostentación del poder. Por motivos fisiológicos (proporción de testosterona) y sociales, las mujeres no persiguen tales objetivos (no me malinterpretéis: no digo que todos los hombres busquen satisfacer tales estímulos, sino que tienen por naturaleza mayor tendencia a ello).

o Son mentirosos y manipuladores: Como saben que actúan mal matando, siempre intentan esconder su verdadera naturaleza y motivaciones, negando la evidencia incluso cuando no es posible. De modo que casi todos los detenidos y juzgados, probablemente presenten un número mayor de asesinatos que los reconocidos.

· Las víctimas: Las eternas olvidadas. Las personas directamente involucradas y perjudicadas por la acción de los serial killers y cuyos nombres no aparecen en los libros sobre los asesinos en serie. Porque reconozcámoslo, la figura del serial killer tiene una especie de atracción que nos lleva a los humanos a leer sobre ellos y crear películas sobre sus vidas. El morbo del asesino en serie no lo despierta la víctima. Y en la mayoría de los casos, estas personas quedan destrozadas física y psicológicamente (no sólo las víctimas directas. También sus familias, amigos, conocidos…). La autora trata de concienciar a la población sobre lo injusta de esta situación, sobre las posibles secuelas de las mismas y sobre las acciones que como sociedad habría que tomar para respetar los derechos de las víctimas.

· La investigación policial: Aparte de lo anterior, la periodista también nos da un baño sobre cómo han avanzado los métodos de investigación en la búsqueda y captura de los asesinos seriales. Nos cuenta lo básico sobre la escena del crimen (la primaria y secundaria), los métodos de actuación policial en el tratamiento de la escena (recogida de indicios, proceso a seguir, personal involucrado, etc.), así como las nuevas técnicas que han ido surgiendo.

Sin pretender enrollarme más, creo que la autora desarrolla una labor muy cuidada sobre el mundo de los serial killers y perfectamente documentada a partir de informes policiales, psicológicos, médicos, fotografías de las escenas de los crímenes y la descripción de diferentes casos. Nos permite de forma interesante y pedagógica comprender la mente de un asesino en serie, sus métodos de actuación y lo más importante, nos acerca a su universo para así poder identificarlos y reconocerlos.

Utiliza infinidad de ejemplos no tan conocidos como el asesino del río verde (responsable de la muerte de al menos 71 mujeres, siendo uno de los asesinos en serie más prolíficos de la historia criminal de los Estados Unidos), el carnicero de Milwaukee o el hijo de Sam, así como otros conocidísimos por el público general como el caso de Ted Bundy (foto real debajo), en mente por casi todos como el prototipo de serial killer por excelencia. También ahonda un poco en los asesinos que han aparecido en España, como el reciente caso de “El asesino de la baraja”.

Lo último, aunque la autora critica mucho el uso de los serial killers en los libros y el cine (argumenta que exageran sus características y se centran en la “figura hollywoodense”, siendo casi más admirados que odiados) a mí me ha gustado comprobar cuándo nos enseñan estos medios sobre asesinos reales. Por ejemplo, el libro/película “El silencio de los corderos” está claramente inspirado en Ted Bundy, tanto por el modus operandi del personaje de Buffalo Bill (aparentaba tener un brazo escayolado, solicitando la ayuda de mujeres y las dejaba inconscientes golpeándoles en la cabeza con la escayola) como por la solicitud del Doctor Lecter de ayudar a la policía a detener a otro asesino serial. Ambas son particularidades que en la realidad presentó Ted Bundy.

Como conclusión, ensayo criminológico que te encantará si te gusta el mundillo de los asesinos en serie, la criminología, psicología y todo lo que está alrededor de estos individuos.

Por qué decidí leerlo: Bitterblink lo localizó a un precio inmejorable en Amazon y nada más verlo pensó en mí, ya que sabe que me encantan temas relacionados con los serial killers.

Lo mejor: La información tan detallada, documentada y pormenorizada que presenta la autora. Lo entretenido y fácil que nos presenta este ensayo criminológico.

Lo peor: Se trata de una descripción detallada y real del asesino en serie. La escritora no escatima en detalles y a veces tampoco en fotos sobre los asesinatos (ojo estómagos sensibles!!!). Tampoco es que sea el libro revelación sobre los serial killers. Hay muchos otros por el mercado que nos vienen a contar más o menos lo mismo.

¿Volvería a leerlo?: Como base para la realización de alguna tesis o trabajo, sin ninguna duda.

¿Lo recomendaría?: Interesados en estos temas, únicamente. Psicólogos, psiquiatras, policías, abogados, criminólogos y cualquier lector interesado en profundizar en el mundo del asesino serial.

Otros libros del estilo que podrían gustarte:

Mi vida con los asesinos en serie (Helen Morrison)

– La maldición de Whitechapel (Janire Rámila)

El silencio de los corderos (Thomas Harris)

El coleccionista de huesos (Jeffery Deaver)

Link al libro en Amazon.es

Depredadores humanos (Biblioteca Del Crimen)

Malosa

3 comentarios

Archivado bajo Bueno, Ensayo, Psicología

El coleccionista – Paul Cleave

Reseñado por Malosa.

El coleccionista es el primer libro publicado en español del escritor Neozelandés Paul Cleave. No es el primero escrito por él, debe de tener unos cuantos previos (supongo que en torno al mismo protagonista) pero no traducidos a nuestro idioma. Por ahora…
Me ha gustado, es un thriller bastante original (y eso en el género es de agradecer), impactante en las descripciones (no apto para estómagos sensibles) y con unos personajes bien construidos. Eso sí, no es el mejor libro sobre asesinos en serie que he leído. Y compararlo con Thomas Harris me parece, cuanto menos, arriesgado.

La novela tiene varias historias paralelas y entrelazadas. Por un lado presenciamos el secuestro de Emma Green por, la verdad, no se sabe muy bien quién hasta que va avanzando el libro. El supuesto secuestrador de Emma es a su vez secuestrado por un perturbado llamado Adrian, que “colecciona” objetos relacionados con los asesinos en serie y que pasó varios años en una especie de psiquiátrico que le dejó aún más tocado. De manera que le parece buena idea coleccionar a Cooper Riley, un catedrático de criminología experto en los asesinos en serie.
El caso es llevado por Theodore Tate, un policía que acaba de salir de la cárcel por un asunto un poco oscuro de su pasado (se explica por encima y supongo que se desarrollará más en otros libros del autor). En principio investiga el secuestro de Emma Green, pero pronto se da cuenta que está relacionado con Cooper Riley, Adrian y otra asesina en serie conocida como Melissa X.
Supongo que mi resumen os ha parecido un poco confuso. Independientemente de mi falta de capacidad de síntesis, que seguro influye, el resumen es confuso porque el propio libro es confuso. Y bastante.

Cleave introduce multitud de posibles asesinos en serie, víctimas, secuestradores y secuestrados y todos sin aparente relación…tantos, que mientras va desarrollándose el libro no sabes de quién te habla, ni si la chica que acaban de matar es Emma Green o quién narices es. La parte buena, es que al final atas todos los cabos y te enteras de todo, pero durante la lectura se te queda una cara de tonto que ni sé…para mí es el principal defecto del libro, que es muy difícil de seguir.

Cosas positivas y que me han gustado, varias. En primer lugar, elabora un perfil psicológico de los personajes muy detallado. Cleave nos hace meternos en la piel de un asesino en serie, no entendiendo sus motivaciones pero sí logrando que, de alguna manera, veamos por los ojos de su locura. Esto lo hace muy bien tanto para algunos de los asesinos en serie que introduce en la novela, como para el propio investigador del caso, Tate. Lo que veo mucho más floja es la personalidad de las víctimas. Me quedé con ganas de más, sobre todo de Emma Green. Aunque apunta un siguiente libro sobre ella…

En segundo lugar, nos presenta una historia policíaca bastante original. No se trata del típico thriller en el que no conocemos la identidad del asesino, se alternan los capítulos entre sus pensamientos y la investigación del crimen y a través de pistas se llega a la resolución el caso. En este caso se altera el planteamiento típico de este tipo de novelas y se nos presenta un thriller más centrado en la investigación policíaca y la reconstrucción psicológica del perfil del asesino en serie.

Como conclusión, comentar que es una historia entretenida, que ahonda mucho y bien en la personalidad de los personajes, que aporta originalidad al género aunque confunde al lector en el desarrollo. En cualquier caso, no me parece el autor revelación del thriller, ni creo que sea el sucesor de Thomas Harris.

Por qué decidí leerlo: Grijalbo tuvo la amabilidad de enviarnos un ejemplar gratis.

Lo mejor: Su crudeza en la descripción de asesinatos, personajes y lugares. La novedad que supone en el género.

Lo peor: Confuso, confuso, confuso…no sé si es su estructura o qué, pero no engancha tanto como un thriller típico.

¿Volvería a leerlo?: No.

¿Lo recomendaría?: Aficionados a la novela negra, policíaca y de suspense. Y con estómagos poco frágiles…

Otros libros del estilo que podrían gustarte:

El coleccionista de huesos (Jeffery Deaver)

Departamento Q. La mujer que arañaba las paredes (Jussi Adler-Olsen)

El profesor (John Katzenbach)

Sé lo que estás pensando (John Verdon)

Link al libro en Amazon.es

El coleccionista (Intriga (grijalbo))

Malosa.

9 comentarios

Archivado bajo Entretenido, Novela policíaca - thriller, Suspense

Mi vida con los asesinos en serie – Helen Morrison

Reseñado por Malosa.

Hace unos años tuve una época en la que quería estudiar criminología. Fue bastante en serio, leía todo lo que pillaba que tratara temas al respecto e incluso estuve mirando las distintas opciones que daban las universidades para hacer la carrera de criminología por la UNED. Al final deseché la idea, porque sólo la encontré a través de una universidad catalana y la burocracia era complicada. Aún sigo teniendo el gusanillo de esta diplomatura, así que quién sabe lo que podría hacer si me da…os lo dice una monitoria de aeróbic y actividades dirigidas 

Por esta época, cayó en mis manos este libro cuyo título me llamó poderosamente la atención. Se trata de un ensayo criminológico escrito por una psiquiatra forense. La autora realizó una investigación durante 30 años sobre el fenómeno de los asesinos en serie. A lo largo del libro incluye varias entrevistas y casos de asesinos famosos e intenta explicar el perfil de un asesino en serie y profundizar en las causas que llevan a una persona a convertirse en uno.

La escritora no escatima en detalles de los asesinatos y extrae varias conclusiones que caracterizan a un asesino en serie, como por ejemplo:

– No son psicópatas y por tanto no pueden ser tratados (psicológicamente y médicamente).
– No son asesinos culturales (este fenómeno se da en todos los países), ni el asesinato se debe a razones familiares (pueden no existir conflictos familiares previos), ni a razones sexuales (el móvil no es la violación).
– No parecen tener motivos para matar. Lo hacen porque sí.

De todo esto, la escritora llega a conclusiones bastante inquietantes: la razón ha de ser genética. El matar se reduce a un impulso incontrolable causado por el mal funcionamiento de una enzima del sistema límbico que inhibe las reacciones violentas del ser humano. O sea, aquéllos que no segreguen esta enzima o no lo hagan en cantidades suficientes, serían automáticamente asesinos en serie. Por tanto, se trataría de una enfermedad tan aleatoria como el síndrome de down.

Más que las obvias connotaciones éticas que esto supondría en los no nacidos (¿habría que dejar vivir a un feto sin esta enzima si no somos capaces de que se segregue artificialmente?) más inquietante veo la problemática con los vivos. Supongamos que hacemos la prueba con un conjunto aleatorio de niños normales que no tengan antecedentes penales ni hayan asesinado a nadie y vemos que alguno de ellos no segrega esta enzima. ¿Qué hacemos con él? ¿Le metemos en un reformatorio de por vida? ¿En un manicomio? ¿Le ponemos vigilancia policial por si le da por matar a sus abuelos? El problema no es sencillo.

A favor de la autora, diré que el libro es muy interesante, llega a unas conclusiones que se sostienen con los casos de asesinos que propone y es muy novedoso en su planteamiento genético o más bien químico relacionando el asesinato con una enzima.
En contra, hay que reconocer que aunque el planteamiento se sostiene muy bien en la teoría, no se aportan pruebas científicas concluyentes que soporten la investigación. Todo se reduce a una hipótesis muy bien planteada, pero sin ninguna base científica. Por otro lado, las connotaciones éticas de esta teoría son bastante evidentes.

Por qué decidí leerlo: Porque me encantan todos los temas relacionados con la criminología y lo leí en una época en la que iba a estudiar el tema de forma seria. Recuerdo que lo leía en el metro camino del trabajo y que mi jefe, que casi no me conocía, me lo vio un día encima de la mesa y casi se desmaya del susto!! Luego nos reíamos mucho recordándolo…¡¡va para ti y en honor a tu cara de pasmo!!

Lo mejor: es muy entretenido para tratarse de un ensayo. Sus conclusiones son muy novedosas. Pone ejemplos de asesinos muy distintos y de países dispares.

Lo peor: Que no demuestra nada. Por tanto, todo se reduce a un planteamiento pseudo-científico.

¿Volvería a leerlo?: No lo creo. A menos que tuviera que utilizarlo como soporte para algún tipo de estudio sobre el tema.

¿Lo recomiendo?: Sólo a los que les interese el tema psicológico y criminológico. Si no, no te aportará nada.

Link al libro en Amazon.es

MI VIDA CON LOS ASESINOS EN SERIE: Viaje al interior de la mente de los asesinos en serie más famosos de todo el mundo (Los Otros Libros)

Otros libros del estilo que podrían gustarte:

– Asesinos en serie (Pilar Abeijón Castro)

– Psicokillers: Perfiles de los asesinos en serie más famosos de las historias (Juan Antonio Cebrián)

El perfume (Patrick Süskind)

El silencio de los corderos (Thomas Harris)

Malosa.

8 comentarios

Archivado bajo Ensayo, Entretenido, Psicología