Archivo mensual: julio 2014

El amuleto de Samarkanda – Jonathan Stroud

Reseñado por Bitterblink

El Amuleto de Samarkanda - Jonathan Stroud

El Amuleto de Samarkanda – Jonathan Stroud

Ya reseñé el primer libro de Agencia Lockwood que es el que más me ha gustado de Jonathan Stroud (ver reseña aquí). Sin embargo la trilogía que le hizo famoso fue esta, la trilogía de Bartimeo y no he podido evitar coger el primer volumen para ver si era tan genial como la anterior novela. Ya os adelanto que tengo sensaciones encontradas, pero diría que por ahora en mis gustos gana Agencia Lockwood por goleada.

Sinopsis

Nathaniel es un huerfano, hijo de unos «Comunes» en el gran imperio mágico de Inglaterra. Sus padres, incapaces de mantenerle deciden entregar a su hijo como potencial «discípulo» de Mago en un Orfanato. Pronto el pequeño Nathaniel se ve inmerso en una vorágine de clases de distintos tutores que busca conseguir que se convierta en un mago poderoso entrenado por su poco apto tutor el Sr. Underwood. Un mago del ministerio de Interior poco poderoso y muy malo con los niños por cierto.

En el entorno de Underwood, Nathaniel conoce al orgulloso Simon Lovelace, un mago guapo y poderoso que al sentirse humillado por el pequeño le propina una paliza utilizando a sus poderosos genios. Por esto mismo Nathaniel, que en realidad es un hechicero precoz decide vengarse y así convoca y ata al poderoso genio Bartimeo de 5.000 años de edad.

Nathaniel encarga a Bartimeo que le robe a Lovelace el amuleto de Samarkanda, aunque realmente ignora cual es su utilidad y para qué quiere Lovelace el amuleto. Solo busca venganza y finalmente Bartimeo consigue robar el amuleto de forma que se mete en un terrible embrollo. La razón es que Lovelace está involucrado en un terrible complot contra el gobierno.

El joven aprendiz deberá ir enfrentándose al dilema de hacer lo correcto o buscar la venganza que persigue esclavizando a Bartimeo para ello.

Opinión Personal

Lo que más me llama la atención es el curioso mundo que ha creado el autor, un mundo oscuro, donde los magos dominan a los «comunes». No es una visión amable de los magos como la de Harry Potter. Son orgullosos, malvados y prepontentes. Son los dueños de la sociedad, tan poderosos e intocables que los comunes no se atreven a tocarlos. Los magos son crueles y obtienen su poder esclavizando diablillos, trasgos, genios, efrits o marids dependiendo de su poder como mago.

El personaje de Bartimeo es divertido y punzante en sus juicios, siendo uno de los mejores detalles sus notas al pie como narrador en primera persona. Es un mago poderoso pero no destaca por ser un guerrero sino por ser astuto y eso lo hace más interesante.

Nathaniel es un personaje que al principio te gusta pero según se va transformando en mago va perdiendo el «norte» moral y se va haciendo más odioso, aun así no resulta tan antipático como en el segundo libro (ya lo adelanto).

Es curioso como el autor abre ya otras subtramas con en el caso de los chicos «comunes» capaces de ver la magia que luego desarrollará en los siguientes libros pero en este no es más que una nota al pie.

Es entretenido el extraño equipo de Nathaniel / Mandrake y Bartimeo, aunque hacia el final del libro empiezas a desear que Bartimeo se «cargue» al personaje principal.

Calificación: Bueno

Lo Mejor: El personaje de Bartimeo, el curioso mundo que crea el autor

Lo Peor: El personaje de Nathaniel para ser prota es un poco insoportable

Lo Releería: No creo, iría a por el siguiente libro

Lo Recomiendo: Es un libro entretenido para jóvenes y no tan jóvenes, una inteligente vuelta de tuerca al mundo de los «magos» mezclado con el mundo de los humanos corrientes, ni tan fuerte como «Los Magos» ni tan infantil como el primer Harry Potter.

Si quieres comprar el libro:

El amuleto de Samarkanda (Bartimeo 1)

Otros libros que podrían gustarte

Agencia Lockwood – Los Visitantes – Jonathan Stroud

Los Magos – Lev Grossman

Harry Potter y la piedra filosofal

El Nombre del viento – Patrick Rothfuss

Deja un comentario

Archivado bajo Aventuras, Bueno, Fantástica, Juvenil

La chica que llevaba una pistola en el tanga – Nacho Cabana

La_chica_que_llevaba_una_pistola_en_el_tangaReseñado por Malosa.

Tengo que reconocer que compré la novela por el título. Ni me sonaba el autor, ni casi me leí la sinopsis, ni tenía ni idea de que el libro había ganado el premio L`H Confidencial de novela negra en 2014 (por cierto, premio que tampoco conocía). Pero una novela que se titulaba La chica que llevaba una pistola en el tanga tenía que ser, al menos, original e impactante. Por lo de hacer honor al título. Y la verdad es que mi primera impresión se vio confirmada, he disfrutado mucho con la lectura de este autor desconocido para mí hasta el día de hoy.

Sinopsis

En Madrid, dos skinheads atacan a un matrimonio rumano y matan a su hija pequeña. Violeta y Carlos, agentes de la comisaría de Leganitos, detienen a los agresores y siguen una pista hasta un burdel de Murcia, y en concreto hasta María, la hermana mayor de la niña rumana, una prostituta.
En México DF, Pedro, un español casado y con una hija de once años, se malgana la vida como taxista. Por ello, obtiene comisiones de los clubes de alterne a los que lleva a sus clientes y termina vinculado en un caso de trata de blancas y prostitución infantil. Asediado por la culpa decide huir a Madrid, donde se instala con su familia en casa de su madre, confiado en que no los seguirán hasta allí.
Cómo se relacionan ambos casos y cuáles son las consecuencias en las vidas de Pedro, Violeta y Carlos será lo que averigüemos en esta novela trepidante sobre redes internacionales de tráfico de personas y prostitución infantil. Un verdadero tour de forçe sembrado de pura acción y tiroteos del que nadie saldrá ileso.

Opinión personal

Cuando he buscado un poco de información del desconocido Nacho Cabana he descubierto que no lo era tanto. Nació en Madrid en 1968 y se licenció en CC. de la imagen por la UCM. Desde entonces ha sido guionista, escritor, escaletista, dialoguista, docente, coordinador de guiones, productor ejecutivo y/o creador de series españoles de gran éxito como Médico de familia o Compañeros. También ha escrito largometrajes y dirigido algún documental.
Centrándonos en su carrera literaria, parece contar con un par de libros escritos (un cuento y una novela), pero su mayor éxito hasta el momento ha sido La chica que llevaba una pistola en el tanga, su casi debut con el que ha ganado ya un premio. Así que el madrileño es un escritor que promete …

El argumento se desarrolla a partir de dos historias paralelas, en el mismo momento temporal pero países distintos durante la mayor parte del libro (México y España, concretamente). Historias en principio sin relación aparente, pero que nuestro Madrileño con facilidad logra hilvanar y culminar en un desenlace redondo … e inesperado.

La ambientación es estupenda y parece que la labor de documentación también (digo parece porque no conoczco in situ los escenarios que describe). Especialmente me ha gustado toda la descripción de México, de sus gentes, sus ambientes, su aceptación o más bien resignación ante la violencia de sus calles y sobre todo el dominio del lenguaje del autor, que es capaz de cambiar las expresiones y fusionarse perfectamente con los términos mexicanos, como si hubiera nacido allí.

Trata con acierto temas comunes en la novela policíaca pero que es capaz de desarrollar con solvencia, como es la trata de blancas, la prostitución infantil, las mafias, la perversión sexual más siniestra y la crueldad de las personas que por dinero a veces somos capaces de los peores horrores. Ya se sabe lo de que la realidad siempre supera la ficción y tristemente es un refrán que suele cumplirse siempre.
Además, el autor no sólo se contenta con describir estos temas en su novela desde el punto de vista del mero espectador, sino que se involucra en ellos e involucra al lector, dejando en el aire preguntas y reflexiones éticas de gran calado. A partir del personaje de Pedro, los lectores nos preguntaremos: ¿Qué habríamos hecho nosotros en su situación? ¿El fin justifica los medios? ¿Todo el mundo tiene un precio, que no tiene por qué ser monetario?

Es una novela dura, sin duda. No sólo por su temática, sino también por las dudas morales que despierta en los lectores. Además trata muy bien esta dureza, de una forma digamos elegante, ya que no se recrea en lo macabro (no creo que la palabra sangre aparezca en ningún momento en la historia y creedme que hay en abundancia), sino que más bien sugiere y plantea, no tanto describe al detalle lo escabroso. Y esto le aporta una visión distinta a la novela negra, no siendo en cualquier caso necesarias la sangre y las vísceras para que acabes acongojado tras leer esta historia … tan real.

Sus personajes también son correctos, tanto el dúo de policías españoles como el matrimonio e hija mexicanos. Aunque los personajes son a veces relegados en pro de un ritmo trepidante y acción a raudales, siendo un libro candidato a una adaptación a la gran pantalla casi segura (el tiempo lo dirá).

Punto y aparte para el final, me pareció magnífico por lo de inesperado. Según vas leyendo y atando las dos historias te imaginas por dónde van a ir los tiros y cómo va a finalizar el madrileño su novela. Y es cierto en parte, pero no del todo, ya que el escritor nos sorprende en última instancia con algo trasgresor y que además le da sentido al título del libro.

Muy bien por Cabana. Un libro policíaco y muy negro. Cumple en todo: acción, personajes, argumento, desenlace y ambientación. Seguiré la carrera literaria de este madrileño residente en Barcelona con mucho interés.

Por qué decidi leerlo: Por el título, como decía me llamó mucho la atención. Y como además me encanta la novela negra, pues me vino al pelo.

Lo mejor: Su ritmo álgido, la fusión de dos historias paralelas e inconexas, la ambientación cuidadísima y sobre todo el final.

Lo peor: Quizá me ha resultado algo corto y puede que me haya faltado un poco más de desarrollo de ciertos personajes, pero por mencionar algunos puntos ligeramente más flojos.

¿Volvería a leerlo?: Sí, en un tiempo, por qué no.

¿Lo recomendaría?: Sí. A todos los que les guste una buena novela policíaca, cruda y de ritmo trepidante. Y además producto nacional. ¿Alguien da más?

Si quieres comprar el libro (por menos de 5 euros)

La chica que llevaba una pistola en el tanga: Premio L’H Confidencial 2014 (Criminal (roca))

Otros libros del estilo que podrían gustarte:

El verano de los juguetes muertos (Toni Hill)
Crímenes exquisitos (Vicente Garrido y Nieves Abarca)
El alquimista impaciente (Lorenzo Silva)

Malosa

3 comentarios

Archivado bajo Muy bueno, Novela Negra, Novela policíaca - thriller

Película – Rebeca (revisión)

rebeca poster2

Reseñado por 0017

Ficha técnica

Título original: Rebecca

Año: 1940

Director: Alfred Hitchcock (Encadenados, La Ventana Indiscreta, Con la Muerte en los Talones, Vertigo, Psicosis, Los Pájaros)

Producción: David O. Selznick

Guión: Philip MacDonald, Michael Hogan

Basado en el libro de Daphne Du Maurier

Enlace a la reseña de Malosa

Música: Franz Waxman

Fotografía: George Barnes

Reparto

  • Laurence Olivier
  • Jean Fontaine
  • George Sanders
  • Judith Anderson
  • Gladys Cooper
  • Nigel Bruce
  • Reginald Denny

Ya iba siendo hora de que me atreviera con los clásicos, y nada mejor que un Hitchcock para ir abriendo boca. Aunque “Rebeca” se trata de una de sus obras menores, rezuma clasicismo por los cuatro costados, no en vano es fruto del inicio de la época no dorada, si no más bien sagrada de Hollywood; es decir, la cinta data de 1940 y el productor es David O. Selznick, quien venía de rodar un año antes otro clásico imperecedero “Lo que el viento se llevó” (la escena del logo de precréditos de la productora es el mismo). Y Hitchcock comenzaba su exitosa aventura americana con esta cinta que todavía tiene un poso británico por los actores y ambientación ingleses. El realizador todavía no había empezado a dirigir sus inmortales obras maestras pero ya empezaba a coger velocidad de crucero para rodar grandes historias con unas técnicas magistrales de rodaje y, sobre todo, incorporando ese suspense a cualquier escena que pudiera acelerar el rimo cardíaco del espectador. Pero por encima de sus géneros cinematográficos (espionaje, terror, alguna comedia ocasional,…) tenemos siempre las grandes historias de amor, verdaderos mcguffins de sus tramas en las que la relación tormentosa de los protagonistas se antepone (sin saberlo muchas veces) al desarrollo de un enrevesado argumento con giros de guión durante o al final del metraje. Y ése es el gran legado del realizador británico.

“Anoche soñé con que volvía a Manderley” … y así empieza esta historia en modo de flashback en la que una protagonista sin nombre trabaja como ayudante de una ricachona y algo déspota mujer en la Costa Azul monegasca. Allí conoce a Maximilian de Winter, un desgraciado aristócrata inglés recientemente viudo dueño de una fabulosa mansión en el sur de Inglaterra conocida como Manderley. Pronto se enamoran y, ante la súbita partida hacia Nueva York por parte de la mujer, deciden casarse y dar a nuestra protagonista una nueva oportunidad de ser feliz. Pero cuando llegan a Manderley para que asuma el papel de la nueva señora de Winter, pronto descubrirá la alargada sombra de la fallecida Rebeca en los muros y las estancias de la mansión. Sus iniciales en todos sus objetos, sus vestidos o el recuerdo de su persona en los integrantes del servicio y familiares supondrán una pesada losa para nuestra nueva señora de Winter. Pero sobre todo la odiosa ama de llaves, la señora Danvers, quien con su sola presencia es capaz de aterrorizar y despertar todos los miedos y complejos de inferioridad. Las sombras y misterios que se arrojan sobre la mansión, la ama de llaves y la propia Rebeca irán in crescendo hasta alcanzar un punto álgido en la cadena de acontecimientos en Manderley, y descubriremos el mayor secreto que esconde el lugar…

“Rebeca” es una historia de amor, como casi todas las cintas de Hitchcock, aunque nos dé la impresión de que es una historia de suspense e intriga. Y desde luego que estos ingredientes están presentes en la trama, con ese inicio tenebroso que se asemeja a una historia gótica de fantasmas. No en vano tenemos el espíritu de una persona que no está físicamente entre los protagonistas pero su recuerdo y su presencia perduran continuamente en la trama. La verdad es que no hay una película que trate mejor el tema del recuerdo del misterioso ausente: ese predecesor al que nunca se llegará a estar a la altura, todos mantendrán su recuerdo imborrable y no sabremos cómo era o qué hacía más que a base de retazos y pinceladas sueltas que el protagonista irá encajando para unir las piezas de un puzzle mitificador per se. El blanco y negro irá de perlas a esta cinta que aporta tantas luces y sombras en los decorados y paisajes como en los personajes y la psicología.

Porque de entre tantos puntos fuertes de esta película tenemos sobre todo la fotografía y la realización. Las transparencias, como en tantas cintas de la época, se notan pero no molestan ni interrumpen la trama. Sabemos que están ahí y lo asumimos como parte del juego. Igual que las maquetas que reproducen el decorado de la mansión, las cuales no dejan de fascinarnos por mucho que el cine actual haya superado estos trucos. Ya le gustaría a la inmensa mayoría de títulos tener la calidad artística que destila este cine. Pero cuando pasamos a los interiores y vemos a la iluminación jugar con los intérpretes y los rostros, las estancias y los pasillos, sabemos que nos están contando otra historia por medio de la maestría visual y de las imágenes que sugieren antes de que se diga una sola palabra. ¿Y qué decir de esos primeros planos de objetos, notas, y cartas? A destacar también los movimientos de cámara y planos del bueno de Sir Alfred, donde podemos percibir grandeza simplemente con que la protagonista gire la cabeza hacia la cámara mientras el otro personaje queda en plano pero desenfocado.

¿Más puntos fuertes? La intensidad de la trama que va cogiendo carrerilla conforme avanza el metraje. De unas soleadas escenas al inicio en Montecarlo donde todo parece idílico hasta la atmósfera opresora y agobiante de la mansión en la que los celos, las pasiones y los nuevos personajes soberbiamente introducidos que se van incorporando a la historia hacen que la intriga se convierta en desasosegante e insoportable. No, no es una historia de espías a lo “Con la muerte en los talones” o “Encadenados”, ni tampoco es terror como “Psicosis” o “Los Pájaros”, pero las sorpresas y los giros estarán a la orden del día, para servirnos un final en bandeja digno de sus mejores filmes o de las obras de Agatha Christie.

La protagonista, Jean Fontaine, hermana de Olivia de Havilland y enemistada durante décadas con ella, ganó un Óscar en 1941 por la siguiente cinta de Hitchcock, “Sospecha”. Aquí, e igual que en la novela, está insoportable y abofeteable, una de las peores heroínas de la historia del cine. Su indolencia ante los acontecimientos que la superan y la anulan pone de los nervios al espectador actual, quienes nos sentimos indignados por las injusticias a las que se ve sometido semejante personaje ante las circunstancias que se le presentan. Fruto del machismo de la época y de la supeditación femenina al marido, encontró su réplica en el misógino Hitchcock y las jugarretas a las que sometía a sus protagonistas femeninas. El propio director ayudó a crear el rumor del odio que destilaba el equipo de rodaje hacia Fontaine, lo que vino de perlas para bordar la interpretación desvalida del personaje. Como resultado, tenemos justamente lo que se necesita de la historia: una chica que no hace más que dar pasos en falso y equivocarse en todas las acciones que comete, con una actitud tímida y reservada fruto de la actitud del resto de personajes hacia ella.

Laurence Olivier está a la altura del papel que se le presenta aquí, ganándose la fama de uno de los mejores intérpretes de la historia. Su personaje tiene tantos matices y está tan atormentado, que lo fácil hubiera sido caer en algún cliché. A ratos duro, a ratos tierno, se comporta como el gran galán que era; y su interpretación está barnizada de un gran desdén que impregna toda la cinta y hace que estemos deseosos de conocer los profundos secretos que esconde su personaje. Al igual que el papel de la señora Danvers, Judith Anderson, que desde su primera irrupción en pantalla (su aparición no puede llevarse otro nombre) nos inquieta y hace que sintamos escalofríos por los tejemanejes que se destilan en esa mansión. Y por supuesto, no quiero desvelar nada, pero el papel que desempeñará en la trama será esencial…

Poco más que decir de este gran clásico del que se han escrito ríos de tinta, salvo que espero haber despertado un poco la curiosidad para acercarse a esta cinta y añorar la época clásica de un cine que ya no volverá.

 

Calificación: Imprescindible obra maestra, no encuadrada en el top cinco del cineasta pero sí un gran clásico de todas maneras.

Lo Mejor: La trama, el final, Laurence Olivier, Judith Anderson, Manderley, la fotografía, los planos, las luces, las sombras…

Lo Peor: El personaje (que no la interpretación) de Joan Fontaine.

La vería de nuevo: Por supuesto.

La Recomiendo: Por supuesto

Películas similares: Sospecha, Encadenados, Recuerda, Stoker.

Ficha en IMDB: http://www.imdb.com/title/tt0032976/combined

Tráiler en You Tube (español):

Deja un comentario

Archivado bajo Imprescindible, Película - Drama, Película - Romántica, Película - Thriller, Pelicula, Puntuado