Archivo de la etiqueta: Departamento Q

Departamento Q. Expediente 64 – Jussi Adler-Olsen

Expediente_64 Reseñado por Malosa.

Una vez más y ya van cuatro, el danés me ha ganado de nuevo. Me sorprendió con su primera entrega, me lo confirmó con la segunda, me siguió entusiasmando con la tercera y en esta cuarta lo ha conseguido: se ha convertido en mi escritor favorito de novela negra en la actualidad. ¡¡Casi nada!!
Independientemente de que me encante Adler-Olsen, objetivamente tengo que decir que esta es una historia fantástica. Y que a pesar de ser una cuarta entrega de una misma saga no se resiente ni pierde su frescura y buen hacer original. Y basta ya de tantas alabanzas porque voy a perder totalmente la credibilidad 🙂

Sinopsis 

El libro comienza en 1985, en una fiesta de alta sociedad en la que encontramos a Nete Hermansen con su marido. Allí se cruza inesperadamente con Curt Wad, individuo que forma parte de un pasado de la vida de Nete que ella creía haber olvidado. Ante los dolorosos recuerdos Nete decide vengarse de los que arruinaron su vida antaño y le sometieron a abusos y vejaciones.
Paralelamente volvemos al presente, en el año 2010, en el que Carl Mørk y su equipo del departamento Q se encuentran investigando varias antiguas desapariciones  simultáneas. Todas parecen relacionarse con el médico Curt Wad, que además es el dirigente de un partido político de tendencias fascistas.
Adicionalmente, vemos que nuestro protagonista favorito, Carl Mørk, tiene que lidiar con un inquietante descubrimiento sobre su ayudante Rose. Aparte de que sus suspicacias a propósito de su extraño colaborador de origen árabe, Assad, no hacen más que aumentar. Sin contar con las nuevas pistas que surgen de su antiguo caso de la pistola clavadora y que no hacen más que salpicarle...

Opinión personal

Creo que parte del éxito de esta nueva entrega del departamento Q reside en la temática y el argumento escogidos. La novela centra su historia en torno a  Sprogø, un pequeño islote danés en el que se alzó una especie de cárcel-psiquiátrico entre 1923 y 1961. Allí estuvieron encerradas varias mujeres (unas 500 aproximadamente), consideradas oficialmente peligrosas o enfermas. Pero en realidad no lo eran, siendo el objetivo del encierro evitar la  “propagación de material genético indeseado”. En Sprogø acabaron enfermas mentales, mujeres promiscuas o prostitutas. Y allí recibieron castigos inhumanos que iban desde el aislamiento hasta la esterilización forzada.

Adler-Olsen ha sabido contar una historia basada en hechos reales y cuya existencia desconocían hasta los propios daneses, mezclándola con una novela de investigación policial muy bien llevada. Ha logrado denunciar algunos temas escabrosos de la historia de europa (como son la eugenesia y la obsesión con la pureza de raza) a través de unos personajes carismáticos, ya queridos por el lector y que se caracterizan por su normalidad. Mørk y su equipo no son héroes, son muy humanos.

Además de esta historia de base ganadora, son también sus personajes los que entusiasmarán al lector: el gruñón Carl Mørk, lleno de defectos pero de buen corazón en el fondo. El extraño Assad, cuyas intervenciones y modo de hablar suponen carcajada directa. Y la temperamental Rose, secretaria que hace lo que le da la gana pero fundamental en el equilibrio del departamento. La combinación de ellos es el alma de los libros de Adler-Olsen y son los personajes los que consiguen que, al menos a mí, me fascinen sus historias.

Otra cosa que hace muy bien el danés es lograr no saturarnos con una saga de la que lleva 4 libros escritos en los que las variaciones son mínimas. Pero yo no siento que se esté repitiendo y creo que lo consigue porque no nos lo cuenta todo de sus protagonistas. De Mørk sabemos ya bastante, pero el misterio y lo poco que se vislumbra aún tanto de Assad como de Rose hace que queramos más. Mucho más.
Esto me parece de una habilidad máxima y por ejemplo no lo ha logrado su homóloga en el género y zona geográfica, Camilla Läckberg. A mí la saga de la sueca me aburre ya bastante y sin embargo no me ocurre lo mismo con la del danés.

Hablar también de lo bien que lleva el autor el ritmo de sus historias, siendo capaz de desplegar una investigación policial detallada sin aburrir en ningún momento al lector. Dosificando los momentos descriptivos con los chascarrillos de los protagonistas y creando perfectamente el clima para los puntos álgidos de tensión, acumulados sobre todo al final. Logrando combinar a la perfección 3 historias alrededor de los mismos personajes pero contadas en 3 momentos históricos distintos y uniendo todos los cabos sueltos en ese final adrenalítico, en el que incluye además sorpresas.
Remarcar también que sus historias no requieren de un nivel de exigencia máximo en el lector, lo que no implica que sean simples o poco consistentes. Adler-Olsen sabe presentar su historia y sus intervinientes de modo fácil, claro y estructurado. El lector es capaz de seguir el argumento con facilidad y no necesitará releer páginas para enterarse bien del asunto.

Por sacar alguna pega a este libro, decir que he echado de menos más interacción cómica entre Assad y Mørk. En anteriores libros me desternillaba de risa con sus diálogos cada 2×3. En este libro también me he reído, pero menos que en los anteriores. Quizá su temática es más seria y esto también ha influido en el carácter de los personajes.
También creo que se le da poco peso a Rose en cuanto a trabajo de campo se refiere. Participa en la investigación pero siempre desde la retaguardia y creo que está pidiendo a gritos un poco más de protagonismo directo. Al final de esta historia parece que despunta en este sentido. ¿Lo mantendrá el danés en la siguiente?

Fantástica historia. Lectura adictiva. Impecable investigación policial. Humor asegurado. Sorpresa final. Ritmo adecuado. No sé qué más decir para que vayáis derechos a la librería a comprarlo. Pero hacedme caso: la saga al completo es reomendable. Empezad por el primero, La mujer que arañaba las paredes. Lo disfrutaréis más en este orden.

Por qué decidí leerlo: Reconozco que estaba leyendo otro libro cuando ví que acababan de publicar una nueva entrega de Adler-Olsen y su departamento Q. Y no lo dudé un momento: dejé el otro libro, me compré Expediente 64 y aquí está mi reseña, 5 días después.

Lo mejor: La historia de la isla de Sprogø, desconocida para casi todo el mundo. Carl Mørk y sus salidas. Las confusiones con el lenguaje de Assad. La dosificación del ritmo y el suspense. La sorpresa final.

Lo peor: Hay muy poco que no me guste de esta novela. Sólo destacaría la pérdida de humor en comparación con las anteriores o la falta de implicación directa de Rose.

¿Volvería a leerlo?: Sí, me encanta esta saga. Pero por orden de preferencia me releería el primero de la serie.

¿Lo recomendaría?: SÍ, en mayúsculas, acentuado y con los ojos cerrados. Para cualquier tipo de lector. Y aún más lo disfrutarán los amantes de la novela negra y los que gusten de la temática relacionada con el fascismo, segunda guerra mundial, etc.

Otros libros del estilo que podrían gustarte:

Departamento Q: Los chicos que cayeron en la trampa (Jussi Adler-Olsen)
Departamento Q: El mensaje que llegó en una botella (Jussi Adler-Olsen)
Linda, como en el asesinato de Linda (Leif G.W. Persson)
El verano de los juguetes muertos (Toni Hill)

Malosa

Anuncios

3 comentarios

Archivado bajo Muy bueno, Novela Negra, Novela policíaca - thriller

Departamento Q. El mensaje que llegó en una botella – Jussi Adler-Olsen

Reseñado por Malosa.

ME ENCANTA, ME ENCANTA, ME ENCANTA, ME ENCANTA ESTE ESCRITOR!! ¿Dejo aquí la reseña o sigo? 🙂

El otro día navegando por la red, descubrí que Jussi Adler-Olsen había publicado su tercera entrega del departamento Q en español. ¡¡Y yo sin enterarme!! Lo ví por la mañana, compré el libro por la tarde y 5 días después aquí tenéis mi reseña.

Esta nueva entrega del departamento Q se inicia, cronológicamente hablando, tras el fin del segundo libro. Es cierto que las 3 novelas son autoconclusivas e independientes (puedes leerlas de forma alterna y te enterarás del argumento). Sin embargo, si coges directamente este volumen sin haberte leído los anteriores, te perderás un montón de detalles sobre los personajes, la relación que tienen entre ellos y multitud de pequeñas tramas relacionadas entre las 3 entregas. Yo te recomiendo que si no conoces a Adler-Olsen y llega a tus manos este libro te vayas a por la primera entrega, “La mujer que arañaba las paredes”. Disfrutarás mucho más de la historia en su conjunto.

En esta novela, una botella que contiene un mensaje escrito con sangre humana llega al Departamento Q. Carl Mørck y sus asistentes, Assad y Rose, se encuentran investigando una serie de incendios que parecen estar relacionados con un caso anterior. Morck apenas le da importancia, pero Rose y Assad logran descifrar algunas palabras de lo que fue la última señal de vida de dos chicos desaparecidos en los años noventa. Pronto se dan cuenta de que su familia nunca denunció su desaparición. ¿Por qué? El caso logra despertar el interés de nuestro protagonista, que intuye que no se trata de un caso aislado y que el criminal podría seguir actuando en la actualidad.

El estilo y la forma en que está escrita la novela es muy similar al de las 2 anteriores. Por un lado se desarrolla la investigación policial del caso, a cargo de Carl Mørck y su equipo, y por otro se alternan los capítulos en los que el asesino actúa, describiéndose su personalidad y modus operandi.
Como en los volúmenes anteriores, Adler-Olsen no crea una novela en la que no se conoce al asesino y la gracia del libro es descubrir quién es de entre todos su personajes. Desde el principio sabes quién es el que mata, de modo que el interés del libro reside en la investigación policial que su autor desarrolla magníficamente, mezclando a su vez dicha investigación con retazos de la complicada vida personal del protagonista y sus compañeros de equipo. Aún sabiendo quién es el asesino, el autor logra un ritmo en la lectura trepidante, que es aún más acusado en el último tercio del libro.

Sigo pensando que el éxito del departamento Q reside en sus 2 protagonistas, el inspector Carl Mørck y su colaborador sirio, Assad, especialmente en el primero. Mørck es un personaje totalmente atípico. No es el anti-héroe, sino que va más allá de este concepto.
Se trata de una persona que debería caerle mal al lector, ya que es un vago, se pasa el libro diciendo tacos y escaqueándose del trabajo (directamente intenta echarse siestas en la oficina) y la única motivación que parece tener es la de ligarse a la psicóloga del departamento y mirarle el culo a una de las secretarias. Vamos, es un capullo integral. Pues no sé cómo lo logra Olsen, pero Mørck es un personaje que te cae estupendamente. Creo que es tan humano, tiene tantos fallos, te ves representado por él en tantas situaciones (¿quién no ha tenido ganas alguna vez de meterse en una sala de reuniones a echar una siesta?) y lo dice todo con tanta franqueza, que te encanta. Para mí es un personaje estupendo y Olsen logra hacer fácil lo que en principio parece difícil.

Otro punto positivo del libro es el ritmo que logra imprimir su autor, a pesar de no sacarse de la manga ninguna sorpresa. Además y a diferencia de la segunda entrega, esta historia se asemeja más a la del primer libro (el mejor, para mi gusto) de modo que no puedes dejar de leer en su último tercio, ya que varios personajes están entre la vida y la muerte y no sabes a ciencia cierta quién se salvará y quién no.

Como negativo, no puedo decir mucho. Sí que hay algunos secundarios que no me aportan demasiado ni sé muy bien para qué están (el caso de Isabel, por ejemplo) o que la parte intermedia de la novela tiene un bajón de ritmo que recupera después en el final.

Una historia entretenidísima. Un escritor de referencia en la novela negra actual. Dos protagonistas descacharrantes, originales y con una personalidad propia. Un ritmo que no da respiro al lector. Una investigación policial impecable en su desarrollo. Para mí, un libro que hay que leer.

Por qué decidí leerlo: Porque me encanta la serie del deparamento Q y me río muchísimo con Carl Mørck.

Lo mejor: Carl Mørck y Assad.

Lo peor: Esta serie corre el peligro de estancarse. Va a llegar un momento que creo que el autor debería cambiar de tercio, o incluir alguna novedad o escribir sobre otra cosa.

¿Volvería a leerlo?: Sin duda alguna, soy fan número 1 del escritor.

¿Lo recomendaría?: Sí o sí a amantes de la novela negra, policíaca o de suspense. Y claramente sí a cualquier otro tipo de lector.

Link al libro en Amazon.es

El mensaje que llegó en una botella (Mistery Plus (maeva))

Otros libros del estilo que podrían gustarte:

La princesa de hielo (Camilla Läckberg)
Los hombres que no amaban a las mujeres (Stieg Larsson)
Departamento Q. La mujer que arañaba las paredes (Jussi Adler-Olsen)

Malosa.

1 comentario

Archivado bajo Muy bueno, Novela Negra, Novela policíaca - thriller

Departamento Q. Los chicos que cayeron en la trampa – Jussi Adler-Olsen

Reseñado por Malosa.

No me he podido resistir…me ha dado igual que estuviera enganchadísima con la saga de Juego de Tronos. Me ha dado igual no tener un minuto libre para leer tranquilamente en las últimas semanas. Me ha dado igual todo, incluso lo poquísimo que atrae la portada y el título de este libro. Cuando he visto que ya estaba traducido al español el segundo tomo del departamento Q de Jussi Adler-Olsen, me he ido derechita a leérmelo.

Me encantó el primer libro del Departamento Q: la mujer que arañaba las paredes. Reconozco que mi debilidad por Adler-Olsen no ha sido fruto de la suerte o la casualidad y que efectivamente se trata de un escritor a seguir de cerca en la novela negra nórdica.

La trama se desarrolla justo a partir del final del primer libro. Carl Morck ha conseguido hacer despegar el departamento Q y ha conseguido posicionarse de nuevo tras su éxito en el caso de Merette Lyngaard. De repente, sobre la mesa de su despacho aparecen los archivos de un caso de hace 20 años, supuestamente resuelto. A finales de los años noventa, la policía encuentra en una casa de veraneo en el norte de Dinamarca a dos hermanos adolescentes brutalmente asesinados. Han sido golpeados, torturados y violados sin compasión. La investigación policial apunta a que los culpables pueden hallarse entre un grupo de jóvenes de buena familia, hijos de padres exitosos, ricos, cultos… Sin embargo, el caso se cierra muy pronto por falta de pruebas concluyentes hasta que, pocos años más tarde, uno de los sospechosos se entrega sin razón aparente y confiesa el crimen. Supuestamente, el misterio se ha resuelto, pero pronto el inspector Carl Morck se da cuenta de que en la investigación original se cometieron muchas irregularidades.

Esta novela cuenta con los puntos positivos de la entrega anterior, más alguno que otro nuevo:

  • La excentricidad no exenta de personalidad de su protagonista, el gruñón y sarcástico inspector Carl Morck y de su emprendedor ayudante Assad.  No sé cuál de los 2 personajes me gusta más: si Morck por irónico o Assad por el “hago lo que me da la gana y no doy explicaciones a nadie”. La combinación de ambos personajes me parece perfecta. Y las carcajadas en la interrelación de ambos entre sí y con su entorno, están aseguradas.
  • La investigación policial. Rica, amena, con el punto justo de misterio, bien contada…no aburre en ningún momento. No pretende descubrir la rueda, no se trata de un libro de vuelca de tuerca o de típica sorpresa final que a veces insulta la inteligencia del lector. Es una novela negra de investigación policial y como tal está contada.
  • Los puntitos sentimentales. Correctamente diseminados a lo largo d ela historia, sin llegar a empalagar, reales y acordes con el desarrollo de la trama. Perfectamente representados por la psicóloga Mona Ibsen y el amigo tetrapléjico de Morck, Hardy.
  • Los nuevos personajes. Principalmente la secretaria recién asignada al departamento Q, Rose, que es otra “rara apestada”, con personalidad propia y que sin aparentemente encajar con Carl Morck, resulta un complemento ideal al departamento Q.

Obviamente no todo es positivo en este libro. Entre los puntos negativos destacaría que es una historia más convencional que la del primer tomo de la saga, que el misterio se va diluyendo a lo largo del mismo y por tanto no mantiene la atención de igual forma en el último tercio y, por último, que con tanto nombre danés te haces un lío de impresión (echo de menos una guía de personajes…¿tanto les cuesta a los autores meterla?).

En resumen, novela negra muy recomendable y con la misma frescura que su antecesora. Seguiré de cerca a este autor.

Por qué decidí leerlo: Por la estupenda sorpresa que me dió el primer tomo del Departamento Q. Había que ver qué tal la continuación.

Lo mejor: Mantiene la esencia de su predecesora. El trío que forman Carl Morck, Assad y Rose.

Lo peor: Los malos son demasiado malos. No hay matices en este punto.

¿Volvería a leerlo?: Es posible.

¿Lo recomendaría?: Sí, sobre todo si eres amante de la novela negra y te gusta estilo nórdico.

Otros libros del estilo que podrían gustarte:

Departamento Q: La mujer que arañaba las paredes (Jussi Adler-Olsen)

Los hombres que no amaban a las mujeres (Stieg Larsson)

La chica que soñaba con una cerilla y un bidón de gasolina (Stieg Larsson)

El profesor (John Katzenbach)

Malosa.

3 comentarios

Archivado bajo Bueno, Novela Negra, Novela policíaca - thriller

Departamento Q. La mujer que arañaba las paredes – Jussi Adler-Olsen

Reseñado por Malosa.

Pues seguimos con la novela nórdica policíaca, que tan famosa se ha hecho desde que, todo hay que decirlo, el fallecido Stieg Larsson publicó su conocida trilogía Millenium.

De nuevo encontramos un escritor todoterreno. Danés de nacimiento, estudió medicina, sociología, historia política y comunicación audiovisual. Y antes de ponerse a escribir en 1995 realizó colaboraciones de todo tipo en revistas semanales, cómics, etc.

Ésta es la primera entrega de una serie titulada Departamento Q y protagonizada por el inspector de policía Carl Morck, que se ha convertido en un éxito total en Dinamarca y Alemania antes de expandirse por el resto del mundo. Nuestro protagonista, Morck, pasa una época complicada (esto es muy típico en las novelas tipo thriller) ya que es sorprendido por el ataque de un asesino que mata a uno de sus compañeros y deja tetrapléjico a otro. Morck se siente culpable y además le responsabilizan de lo ocurrido, con lo que le relegan a un nuevo departamento de casos no resueltos.

En su nuevo destino, desmotivado, sin ganas de trabajar y con una especie de ayudante/asistente/inmigrante ilegal como único compañero y subordinado, se encuentra con el caso olvidado de Merete Lynggaard. Esta mujer, joven promesa de la política danesa, desaparece hace unos años en un ferry, sin encontrarse ni pruebas ni testigos. Morck va investigando el caso y descubre que Merete no está muerta, sino que sigue viva y encerrada, sometida a un terrible cautiverio.

Se alternan de forma paralela la historia de Merete, desde el momento que la secuestran y lo que va viviendo durante los años y la historia de Carl Morck años después y cómo va atando cabos del caso. Al final del libro las 2 historias confluyen en el tiempo.

A mí me gustó bastante el relato, sobre todo por varias cosas:
Su originalidad. Con la cantidad de novelas policíacas que hay por el mercado, es difícil que los escritores nos sorprendan con algo distinto dentro del género. El tipo de cautiverio al que es sometido Merete y lo terrible de su situación (a pesar de que no se derrama una gota de sangre en todo el desarrollo de la historia), hacen de éste un relato escalofriante como pocos en el mercado. Y el autor lo consigue sin artificios, ni gore, ni recursos de torturas fáciles.
Los personajes. Empezando por la fortaleza de Merete y lo atractivo de su historia familiar (tiene un hermano con retraso mental al que cuida), pasando por lo pintoresco y astuto del compañero árabe de Morck y finalizando con el propio Carl Morck, policía vago, cansado de la vida, gruñón y sarcástico, pero al que inexplicablemente tomas simpatía.
El ritmo. Las 2 historias, la del secuestro de Merete y la investigación de Morck están muy bien contadas, perfectamente hiladas y mantienen la tensión todo el libro…de forma que estás esperando al final (¿Merete sale viva de su cautiverio o no?) sin que el relato haya pecado de paja o haya sido forzado a mantener la tensión.

Muy bien la primera entrega del departamento Q. Una historia fresca, bien llevada y muy interesante. Los siguientes volúmenes de la serie aún no están traducidos al español, pero por ahí he leído que están igual de bien o incluso mejor que el primero. ¡¡Así que estoy deseando que salgan los siguientes!!

No creo que tarden mucho en sacar una película de este libro…

Por qué decidí leerlo: Me llamó la atención el título. Y como últimamente leo mucha novela nórdica, pues decidí darle una oportunidad al danés.

Lo mejor: Su originalidad, ritmo y lo fácil que está contada.

Lo peor: No veo yo que haya llamado mucho la atención por ahora este escritor. Y es una pena porque su primer libro, al menos, merece mucho la pena.

¿Volvería a leerlo?: Sí, cuando salga el segundo libro, para tenerlo fresco.

¿Lo recomendaría?: Sí…si te gusta el thriller, por supuesto. Y si no, también.

Otros libros del estilo que podrían gustarte:

Los hombres que no amaban a las mujeres (Stieg Larsson)
La princesa de hielo (Camilla Lackberg)
Los gritos del pasado (Camilla Lackberg)
El profesor (John Katzenbach)

Malosa.

26 comentarios

Archivado bajo Bueno, Novela policíaca - thriller, Suspense