Archivo mensual: junio 2013

Película – Drive (Revisión)

 Layout 1 (Page 1)

Reseñado por 0017

Enlace al Blue-Ray de la película en Amazon.es

Ficha técnica

Año: 2011

Director: Nicolas Winding Refn (Bronson, Valhalla Rising)

Guión: Hossein Amini

Basado en el libro de James Sallis

Música: Cliff Martinez

Fotografía: Newton Thomas Sigel

Reparto

  • Ryan Gosling
  • Carey Mulligan
  • Bryan Cranston
  • Oscar Isaac
  • Albert Brooks
  • Christina Hendricks
  • Ron Perlman

Silence is cinema! We are so used to sounds; we’re always talked at. Silence is very rare for us for a long duration of time. It makes people very uncomfortable. But what it does, it also forces us to perceive on a much deeper level because we can no longer just be told things. Silence is like gold. It forces the audience to engage more, because they’re not being told what to think.

Estas palabras pertenecen a Nicolas Winding Refn, director de Drive. Se trata de una película de 2011 que se llevó la Palma de Oro del festival de Cannes al mejor director, sorprendiendo a propios y extraños. Desde luego que son toda una declaración de intenciones del tipo de propuesta cinematográfica que ofrece Refn, puesto que Drive se convirtió en la sorpresa de ese año al ofrecernos una cinta neo noir con aires de los ochenta en algunos detalles (la grafía de los créditos, la banda sonora a base de sintetizadores, el look del protagonista, retazos de la trama). La cinta es un ejercicio de estilo con grandes silencios basados en un personaje que habla poco y momentos rodados a cámara lenta que nos dejarán absortos mientras contemplamos todo lo que aparece en el plano, de lo cual no sobra nada; todo lo que aparece en pantalla es relevante y aporta información, explicando más con lo que no se dice que con lo que se dice, y siendo más importante lo que no se muestra que lo que se muestra.

El protagonista es un anónimo y solitario personaje al que se refieren los demás como “el conductor”. Un mecánico de un taller que en sus ratos libres trabaja como doble en las escenas de riesgo de persecuciones de alguna producción de cine. El tiempo que le deje esto lo dedicará a trabajar como conductor especializado en huidas para delincuentes. Sus reglas son claras: no quiere saber nada de las personas para las que trabaja, no lleva armas, y después del trabajo no volverán a saber nada de él. Tiene un compañero-mentor en horas bajas, que le asesora y trabaja como su manager, a la vez que le da trabajo en su taller. Se trata de Shannon, que ve en él una manera de superar las frustraciones que ha ido sufriendo en su propia vida, y considera que la solución a sus problemas económicos pasa por encontrar patrocinador para competir en carreras de coches. Lo que da pie a que Shannon se relacione con amistades no muy recomendables. Por otro lado, nuestro protagonista conoce a una vecina suya, Irene, una joven y abnegada madre que tiene a su marido en la cárcel. La relación entre ambos será especial, así como con el hijo de Irene, con quien se entenderá perfectamente. Cuando le den la libertad al marido y éste vuelva a casa, el personaje protagonista prestará su ayuda para evitar que la mafia intente hacer daño a la familia de Irene. Es entonces cuando las cosas se torcerán y veremos cómo el conductor irá resolviendo esta complicada situación.

Decía que Drive es todo un ejercicio de estilo en toda regla. Había oído hablar de ella y la tenía en mi lista para ver y comprobar si lo que decían de ella era cierto. No defrauda, y lo mejor de todo es que tiene unos toques tarantinianos que no me esperaba pero que me vienen fenomenal para señalar los defectos del director de Pulp Fiction. Las cualidades de Drive son las carencias de Tarantino. Es decir, a la película no le sobra ni un minuto de metraje (no llega a los 100) y maneja los diálogos de manera sublime; está plagada de silencios y miradas que lo dicen todo. A momentos de gran belleza le acompañan escenas de ultraviolencia que nos dejan impactados (no son mis escenas favoritas puesto que a mí particularmente la sangre me sobra cuando veo una película, pero en ésta se cuentan con los dedos de la mano y tiene la delicadeza de no mostrar demasiado, justo lo contrario que Tarantino). La violencia ocurre cuando menos te lo esperas y dura un segundo, para luego seguir con el ritmo normal de la trama. Las escenas a cámara lenta son de lo mejorcito de que he visto últimamente, donde lo mismo sigue con la cámara la mirada del conductor a una pareja sospechosa, muestra en plano el accidente de un coche por la ventanilla de atrás, o nos otorga una escena tremendamente romántica y violenta a partes iguales en un ascensor mientras las luces se atenúan. Esta escena, junto con unas cuantas más, son de las que se nos quedarán en el imaginario cinéfilo después de ver Drive, y eso es algo a lo que no mucho cine es capaz de llegar.

Es decir, que Drive juega con el ritmo que da gusto. Uno se esperaría un Fast & Furious de serie B (de hecho se llegó a anunciar así en algún cine, y hubo un espectador que presentó una demanda por publicidad engañosa) pero lo cierto es que, persecuciones, las justas y no a la típica usanza. Acelerones y frenazos, eso es lo que nos ofrece Refn. Una auténtica montaña rusa en las secuencias.

Los personajes y las interpretaciones están magistralmente dibujados con muy breves retazos, en muy poco metraje ya tenemos todo lo que hay que saber de ellos, y el resto nos lo imaginamos. Empezando por Ryan Gosling, a quien ya no me imagino en otros papeles, con su personaje tierno,  melancólico y brutal a partes iguales, verdadero caballero andante con el símbolo del escorpión en su cazadora retro de color claro; del que no necesitamos que nos cuenten nada de él para imaginarnos su vida y una infancia algo marcada. Por mucho que añore una vida al lado de Irene y su hijo, sabemos que no encontrará la redención a su lado, por el modo de vida que lleva y del que intenta apartarse. Vive al lado de Irene pero con un apartamento de separación, y esta puerta será metáfora de la que les separen, por mucho que ella salga al vestíbulo a tomar un poco el aire y a desahogarse. La misma metáfora del ascensor que se cierra con ellos a cada lado. Carey Mulligan, que también está en racha tras papeles como los de Wall Street: Money Never Sleeps o El Gran Gatsby, demuestra estar a la altura como mujer indefensa y carente de cariño. Verla en pantalla competir en los planos con Gosling es una maravilla. Y si seguimos con los secundarios, destacar a Bryan Cranston (Argo, Breacking Dad), en uno de sus mejores papeles aquí de mentor envejecido, con su cojera a cuestas y proyectando sus sueños incumplidos en este conductor protagonista. También vemos a Ron Perlman (Hellboy), Chistina Hendricks (Mad Men) o Albert Brooks, con lo que el nivel interpretativo queda bastante bien parado en esta categoría.

En definitiva, Drive es una lección de cine de acción. Una pequeña joya contemporánea y un ejercicio de estilo visual y narrativo, tanto en las persecuciones y peleas como en los diálogos y planos, resulta sorprendente hasta en su final, poco convencional y para nada malogrado, quizás algo difuso, pero que deja buen sabor de boca.

Enlace al Blue-Ray de la película en Amazon.es

Calificación: Muy buena

Lo Mejor: Los silencios y el uso de la cámara lenta. Los personajes genialmente descritos y las secuencias de acción, dosificadas e inesperadas. El ritmo y la trama.

Lo Peor: Las escenas más violentas

La vería de nuevo: Sí

La Recomiendo: Sí, sobre todo a aquellos que les gusta Tarantino.

Películas similares: Jack Reacher, Payback, Reservoir Dogs, Taxi Driver,

Ficha en IMDB: http://www.imdb.com/title/tt0780504/combined

Tráiler en You Tube (español):

Anuncios

1 comentario

Archivado bajo Muy bueno, Película - Acción, Película - Drama, Pelicula, Puntuado

Behemoth – Scott Westerfeld

Reseñado por Bitterblink

Behemoth - Scott Westerfeld

Behemoth – Scott Westerfeld

Scott Westerfeld está de moda últimamente con su serie de novelas juveniles de la saga Traición y ahora se ha publicado en castellano su saga Leviathan cuyo primer libro reseñé el año pasado (ver inventario de reseñas Leviatán).

Behemoth es el segundo libro de la saga y supongo que en función de las ventas del primer libro han decidido traducir tanto este libro como el siguiente de la saga. Para leerlo, puesto que es una continuación directa del primero, aconsejo haber leído el primero de la saga. Aunque sea un libro de corte juvenil estoy seguro de que todos los aficionados a la ciencia ficción ligera y al steampunk disfrutarán del primer y de este libro sin duda alguna.

Vamos al lío. Alek y su reducido séquito siguen a bordo del Leviathan, sirviendo como mecánicos de los motores Clanker que añadieron al Darwinista Leviathan. Su situación empeora ligeramente cuando a raíz de un ataque de un par de barcos acorazados alemanes en el mediterráneo. Durante la batalla la presencia de una torre de señales inusual lleva al maestro Klopp a deducir que se trata de un arma eléctrica denominada cañón Tesla (en honor al célebre inventor) y deciden invertir los motores para evitar ser destruídos en contra de las órdenes recibidas por los oficiales británicos. Este motín salva el Leviathan pero acaba con Alek herido y con sus compañeros bajo vigilancia o directamente retenidos.

Constantinopla es un crisol de culturas y conspiraciones en el que los Darwinistas y los Clanker intentan conseguir la alianza del sultán. Así es como Deryn a su vez se ven envuelta en un incidente al adentrarse en Constantinopla con la doctora. Los rebeldes atacan a los darwinistas y al os guardias del sultán.

Tras este incidente y la entrada de Austro-Hungría en la guerra del lado alemán, los antiguos aliados Clanker se convierten en prisioneros dentro de la Leviatán. Esto lleva a un audaz escape por parte de los Clanker que abandonan la Leviatán para adentrarse en las calles de Constantinopla.

Así es como Alek se infiltra en la resistencia contra el sultán formado por una serie de nacionalidades y culturas con sus respectivos Caminantes guardianes. Así es como aparece una exótica chica que por primera vez hace estremecerse en corazón de Alek.

A su vez Deryn se ve envuelta en una misión secreta orientada a elminar la red antykraken que defiende el estrecho que debería atravesar Behemoth, una nueva forma de bestia que es capaz de eliminar cualquier barco. Finalmente Deryn se ve perdida por las calles de Constantinopla y termina encontrando a Alek y a los rebeldes. Solo luchando conjuntamente conseguirán salvarse y salvar a la Leviatán.

Bueno, me ha encantado. Me he vuelto a quedar sin palabras. Tras un primer libro estupendo este segundo libro ha conseguido de nuevo sorprenderme. Es un gran libro, incluso mejor que su precuela.

La acción y la imaginación de los sucesos que se narra son realmente extraordinarios. Mantiene su relación con la historia real hasta cierto punto pero con las obvias modificaciones de un libro de este tipo. Me encanta también que el autor aclare de nuevo estas diferencias al final del libro para aquellos que conocen la historia real.

Me ha gustado lo que los personajes ganan en madurez en este libro. Poco a poco Alek deja de hacer tonterías para convertirse en un líder maduro por el que sus hombres darían la vida y Deryn demuestra que es una soldado hecha y derecha que realmente es un personaje femenino con muchísima fuerza. Que no es un “soldado con tetas” sino que es una chica, enamorada de Alek y de su nave, la Leviatán.

Me encanta la fina ironía del triángulo amoroso que se perfila en el libro. En el cual Alek intenta atraer a la joven y Deryn (haciendo de chico) intenta repelerla y ¿por quién creéis que se prenda la chica?. Perfecto, brillante.

Quizá el final es un poco triste pero no es malo ni mucho menos manteniendo hasta el final la emoción del libro.

Por ahora es el mejor libro de esta saga. Muy recomendable para regalar a cualquier adolescente. Me encantó.

Calificación: Muy Bueno

Lo Mejor: Acción y aventura con imaginación desbordante y con una parte de base histórica que narra la parte más exótica y poco conocida de la primera guerra mundial.

Lo Peor: Quizá esperaba más de la relación de Alek y Derin pero seguro que en el tercer libro lo vemos.

Lo Releería: Seguro que este verano lo haré, es un emocionante y divertido libro de aventuras.

Lo Recomiendo: Si, a todos los que hayan leído el primero, no os decepcionará, probablemente sea mejor incluso que el primero.

Link al libro en Amazon.es

Behemoth, de Scott Westerfeld (parte II de la trilogía Leviathan)

Otros libros que podrían gustarte

TimeRiders – Alex Scarrow Un grupo de policias del tiempo intentando evitar el apocalipsis

La máquina del tiempo – HG Wells El clásico del Steampunk, con un curioso trasfondo social

Las naves del tiempo – Stephen Baxter La continuación autorizada de La Máquina del tiempo, primera novela donde aparece un Acorazado de tierra como los de esta saga que reseño.

Bitterblink

Bonustrack: Book trailer de Behemoth

1 comentario

Archivado bajo Aventuras, Ciencia Ficción, Muy bueno

En el corazón del bosque – John Boyne

En_el_corazon_del_bosqueReseñado por Malosa.

La verdad es que no me gusta demasiado este escritor irlandés. Cogí el libro un poco por casualidad y porque tanto su portada como su sinopsis parecían prometer fantasía a raudales. Y en el momento en que lo leí yo necesitaba fantasía. El autor me sonaba, pero no recordaba muy bien de qué. Y cuando llevaba ya unas cuantas páginas leídas caí en quién era: el afamado escritor de El niño con el pijama de rayas. Y en ese momento constaté que no, que ni me gustó el anterior libro ni me estaba gustando este.

Esta novela, como la otra a la que me refiero, es una fábula. En este caso una fábula sobre la infancia, el dolor y las decisiones que debemos tomar desde que somos niños. Y de nuevo utiliza como protagonista a un niño para, desde su perspectiva, contarnos esta historia claramente metafórica.

Sinopsis

Una mañana muy temprano, mientras sus padres aún duermen, Noah Barleywater se escapa de casa. En ayunas y sin dinero, se adentra en el bosque y no se detiene hasta llegar a un pueblo donde se encuentra con la tienda de juguetes más especial que cabe imaginarse: no sólo las hermosas marionetas de madera que pueblan los estantes se comportan como si estuvieran vivas, sino que también hay animales, vehículos y todo tipo de objetos inesperados.

Un amable anciano, que fabrica los juguetes, lo invita a comer e intenta averiguar el motivo de su huida, y ante el silencio del niño, le cuenta la historia de su vida. Noah, perplejo, escucha atentamente el relato, lleno de aventuras increíbles, de orgullo por las proezas logradas, pero sobre todo de remordimiento por las promesas no cumplidas. Las palabras del misterioso anciano llevarán al niño a tomar una decisión que cambiará su vida.

Opinión personal

Decía antes que este libro no me ha gustado y me reafirmo en ello. Sobre todo por el estilo de Boyne, cursi y de lágrima fácil aprovechando siempre la ternura que supuestamente generará en el lector un protagonista infante. Aunque es cierto que la novela también tiene sus cosas positivas.

Boyne introduce y desarrolla temas interesantes y adultos a lo largo de esta historia: La soledad, la huida del mundo, la introspección, y el crecimiento personal. Este novela trata de cómo en la vida es necesario afrontar los problemas, a partir de su protagonista infantil. Pero que esto no nos engañe, esta es una novela claramente para adultos, a pesar de estar disfrazada con el formato de fábula infantil. Es una alegoría sobre el crecimiento y la madurez.

Por otro lado, este libro derrocha imaginación, eso no se le puede negar. Tanto a partir de sus personajes ciertamente inverosímiles (los animales parlantes) como por las historias contadas por el anciano con el que se encuentra Noah, así como por el personaje que este último representa. Para mí lo mejor de la novela es todo lo que acontece en torno al anciano: su tienda de juguetes y sus historias de la niñez y la juventud. Me parecieron preciosas.

Temas interesantes, sí. Imaginación a raudales, también. El problema que le veo es que utiliza un formato ya visto y que personalmente conmigo no funciona. Utiliza un ritmo lento, pausado, centrado en la imaginación como punto fuerte. Con un elevado trasfondo onírico y reflexivo, casi todo lo que pasa es una metáfora sobre los temas arriba escritos y que peca de trascendente para mi gusto. Las novelas metafóricas me agotan, tengo que reconocerlo. Y me parece que esta excede de grandilocuente y fuerza demasiado la supuesta profundidad que quiere transmitir. Usa y abusa de la fórmula que tan bien le fue al autor con El niño del pijama de rayas. Fórmula que no me gustó ni la primera vez, así que mucho menos en esta segunda ocasión. Mucha imaginación en la historia, sí…pero poca originalidad en el formato.

Además y por seguir con cosas que no me convencieron, la novela me pareció aburrida. No sé si influyó este ritmo lento, o el exceso de metáfora, o probablemente ambas cosas. Pero a mí me costó Dios y ayuda acabar este libro. Y entre medias me leí otros dos. Y cuando un libro no logra absorberme de modo que tengo que cambiar de historia, es que no me está gustando.

Para finalizar y hablando esta vez en su favor, debo decir que el final de la historia sí me convenció. Nos enteramos del porqué de la huida de Noah y de la decisión que toma entonces (muy en la línea de lo del crecimiento personal) y aquí sí que el autor consigue transmitir ternura sin forzar. Este final bonito hace que suba un poco la media del libro, pero no hace que se me olviden los defectos anteriores. Para mí se queda con pasable, aunque es posible que mereciera un poco más.

En resumen, no he disfrutado del todo con esta lectura. Me ha resultado lenta, aburrida y en general decepcionante. La sostiene un poco el anciano y sus historias y sobre todo el remate del relato, pero el estilo general no me convence. Segunda vez que John Boyne no me conquista. Así que, por ahora, no hay tercera oportunidad.

Por qué decidí leerlo: Me apetecía algo con fantasía e imaginación. Luego me dí cuenta de que el autor no me había gustado en una primera ocasión, así que me pareció un momento ideal para darle la segunda oportunidad de rigor.

Lo mejor: Su fantasía. Las historias del anciano. Los temas profundos que trata.

Lo peor: El estilo general del autor, a mí me carga sobremanera. Me parece ñoño y del mismo estilo a su anterior libro. Tanta aparente profundidad y tanto diálogo onírico, me resultan insufribles. Además, me aburrió.

¿Volvería  a leerlo?: No.

¿Lo recomendaría?: Personalmente no, aunque no dudo que gustara mucho a determinado tipo de lectores. Eso sí, adultos y bien adultos. Esto no es una novela para niños por mucho que nos lo quiera hacer creer el autor.

Link al libro en Amazon.es

EN EL CORAZÓN DEL BOSQUE (Novela (salamandra))

Otros libros del estilo que podrían gustarte:

El niño con el pijama de rayas (John Boyne)
– El curioso incidente del perro a medianoche (Mark Haddon)
El asombroso Mauricio y sus roedores sabios (Terry Pratchett)

Malosa.

3 comentarios

Archivado bajo Desarrollo personal, Fantástica, Juvenil, Pasable

Película – Wall•E (Revisión)

Wall·E Pixar poster

Reseñado por 0017

Enlace al Blue-Ray en Amazon.es

Ficha técnica

Año: 2008

Director: Andrew Stanton (Bichos, Buscando a Nemo)

Guión: Andrew Stanton, Pete Docter, Jim Reardon

Música: Thomas Newman

Sonido: Ben Burtt

Fotografía: Jeremy Lasky, Danielle Feinberg

Reparto (voces)

  • Ben Burtt
  • Elissa Knight
  • Jeff Garlin
  • Fred Willard
  • Sigourney Weaver

Tengo predilección por Pixar/Disney, no hay más que comprobar mi histórico de reseñas publicadas. Sobre todo en el caso de Pixar, que sorprende la velocidad de crucero con la que fabrican obras maestras año tras año. Ocurre con la película que tengo enfrente, que se convirtió en clásico instantáneo. Wall·E (Batallón de Limpieza), estrenada en 2008 , nominada a seis Óscar (y consiguiendo el de Mejor Película de animación), alcanzó unas cotas tales de excelencia que está considerada por muchos la mejor obra de Pixar (con Up, Ratatouille, Toy Story, Monstruos y Nemo rondando cerca). Pero es que cuando catalogo a esta cinta como imprescindible, lo que realmente hace es superar esta calificación para pasar a jugar en otra liga, la de las obras maestras cumbres de una categoría artística, en este caso el cine. No es baladí el compararla con Chaplin, Buster Keaton o 2001, una odisea en el espacio, con una primera parte que es puro cine mudo en un planeta desolado y vacío. Increíblemente arriesgada esta propuesta de cine experimental que, sin embargo, cuenta y emociona más en media hora sin palabras, que en cincuenta años de cine hablado sin parar. Para luego pasar a una segunda parte que no tiene nada que ver con la anterior, rápida y trepidante, rompiendo el ritmo por completo. Al final de su escaso metraje (no llega a los 100 minutos), tenemos la sensación de que ha pasado mucho más tiempo por la gran cantidad de cosas que nos han contado, y no podemos evitar tener una sonrisa de oreja a oreja por el buen sabor que deja.

El planteamiento del argumento tiene ecos del de la última reseña que he hecho, Oblivion, pero es obvio que el género y el público al que va dirigida, así como el resultado, difieren bastante. En esta ocasión estamos en el año 2800, y tenemos al planeta tierra convertido en un gigantesco vertedero de basura como consecuencia de la acción del ser humano siete siglos antes. El último habitante es un robot diseñado para recoger y ordenar toda esta cantidad de desperdicios, que es a su vez el último de un ejército de robots de los que ya no queda ninguno más en activo. Wall·E, que así se llama nuestro protagonista, se pasa el día compactando residuos, categorizando cacharros, y viendo por las noches escenas del musical Hello Dolly!, añorando la compañía de otro ser con el que compartir sus momentos de soledad. Un día, aterriza una nave espacial de la que emerge EVA, otro robot más moderno y resplandeciente que tiene una misión específica para realizar. El rastreo que realiza por todo el planeta hace que ignore a nuestro protagonista, pero es obvio que Wall·E siente desde el principio curiosidad y fascinación por EVA a partes iguales. El enternecedor robot acabará ganándose la amistad de EVA, aunque cuando ésta descubra uno de los objetos más curiosos que Wall·E ha recogido y categorizado, su misión habrá llegado a un punto sin retorno y entrará en una suerte de hibernación en stand-by, para desgracia de la historia de amor que estábamos presenciando. La nave en la que llegó volverá a por ella, y Wall·E no se resignará y la seguirá en su viaje interestelar, comenzando entonces una aventura totalmente distinta en la que averiguaremos la historia de la humanidad en estos setecientos años, y en cuyo devenir de acontecimientos nuestros robóticos protagonistas tendrán un papel esencial.

Con este planteamiento tan simple en un primer momento, Andrew Stanton supera con creces sus anteriores aportaciones en Pixar como director o guionista, para deleitarnos con una historia enternecedora como pocas. Su capacidad para tocar la fibra sensible del espectador no se había visto en años, si buscamos fuera de la empresa de animación creada por John Lasseter. Con Wall·E se trasciende por fin el género infantil (si alguien tenía dudas de ello tras Toy Story), para entrar de lleno en la animación “seria”. Como ya he dicho, tiene una primera parte arriesgada y experimental, sin casi ningún diálogo salvo los sonidos robóticos. Los efectos de sonido, que nos recuerdan a los de los protagonistas mecánicos de la saga Star Wars, son brillantes y ayudan a dar ese toque romántico y gracioso a la historia de amor. Todo un ejemplo de virtuosismo cinéfilo, que nos remite al cine mudo de inicios del siglo XX, a Chaplin y a Búster Keaton. Sólo estos dos maestros eran capaces de conmover y provocar una sonrisa a partes iguales sin emitir una palabra.

Cuando parecía que no nos podía sorprender más, llegando a un punto de delicadeza de no retorno, la cinta da un giro inesperado y nos lleva a la ciencia ficción más clásica (sin perder ni un ápice de ternura), para aportarnos una visión crítica de lo que puede ser las últimas consecuencias para la humanidad de un consumismo desaforado y sin límites, con una tecnología que nos separe más que nunca del resto de humanos, aunque estemos sentados codo con codo. Todo ello a golpe de guión, sin sobrar ni un solo minuto del metraje. Una delicia.

Básicamente Wall·E es una declaración de principios de Pixar, una contraposición de opuestos manifestado en los dos robots. La ciencia más vanguardista frente al clasicismo tecnológico, el pasado nostálgico frente al futuro innovador, walkman analógico frente al digital  iPod. El que ambos protagonistas se den la mano hace que todas estas antagonías no sean excluyentes sino complementarias, y que el desarrollo científico no renuncie al placer de la creación artística tradicional. Nuestro robotito protagonista es la salvaguardia de los sentimientos humanos en la tierra, pero a su vez precisa de la ayuda del robot femenino moderno para garantizar la subsistencia del planeta.

Por todo esto y por muchas más razones, esta maravilla se antoja imprescindible como joya cinéfila de los últimos años. Hay que agradecer a Stanton y el resto del equipo creativo de Pixar el haber creado un personaje tan carismático como este protagonista, mezcla de ET y del Número 5 de Cortocircuito, con una capacidad extrema de emocionar únicamente con la mirada. Es una conjugación perfecta de cine y poesía visualmente plasmada de manera magistral en imágenes y sonido. Un punto y aparte fundacional de lo que se puede conseguir si juntamos las últimas técnicas de animación con historias de siempre, lo que ha contado el cine desde sus inicios.

Calificación: Imprescindible

Lo Mejor: Unas cotas cinematográficas difícilmente alcanzables por el resto de competidores.

Lo Peor: Un metraje que hace que nos sepa a poco.

La vería de nuevo: Sí

La Recomiendo: Sí, como todo Pixar, para niños y para mayores; todos disfrutarán viéndola.

Enlace al Blue-Ray en Amazon.es

Películas similares: E.T. (El Extraterrestre); 2001, Una Odisea del Espacio; Up; Buscando a Nemo; El Chico (Charles Chaplin);

Ficha en IMDB: http://www.imdb.com/title/tt0910970/combined

Tráiler en You Tube:

5 comentarios

Archivado bajo Imprescindible, Película - Aventuras, Película - Ciencia Ficción, Película - Infantil, Película - Romántica, Pelicula

Rescate – J.L. Bourne

Reseñado por Bitterblink

Rescate - Diario de una invasión Zombie 3 - JL Bourne

Rescate – Diario de una invasión Zombie 3 – JL Bourne

Ya he comentado en alguna ocasión lo poco que sabemos de este autor de pseudónimo JL Bourne. Sabemos sin duda de que se trata de una persona con conocimientos militares. En Internet se afirma en alguna editorial que se trata de un militar en activo del ejército de los EEUU que no desea que perjudicar su carrera por sus libros de zombies.

Grabado de Kilroy en el WWII Memorial en Washington DC

Grabado de Kilroy en el WWII Memorial en Washington DC

Durante las dos primeras entregas de esta saga el personaje ha sido anónimo, al estar escrito en primera persona se puede conseguir sin necesidad de nunca revelar el nombre del personaje. Sin embargo según avanza se va haciendo más difícil y ya en esta novela sigue una “broma” del anterior libro, “Exilio” en el que el personaje deja un mítico graffiti del ejercito de los EEUU “Kilroy was here”. A partir de ese graffiti que encuentra otro personaje comienzan a apodarle Kilroy o “Kil” y ese mote es el que se va a utilizar en este libro.

El el último libro los personajes llegan al último reducto del ejercito de los estados unidos, un portaaviones. Tras el misterioso ataque de la misteriosa organización “Remote Six” que sin una razón clara intentó destruir a los personajes utilizando un arma que atrae inmensos enjambres de zombies mediante sonido de altísimo volúmen llamada “Proyecto Huracán”.

El Ejercito aún busca una manera de derrotar a la plaga y para ello creen que pueden conseguir algo realizando una misión aparentemente suicida en China. Äsí mientras John, Tara, Danny, Laura y el resto de los civiles de Hotel 23 se integran en la vida en el portaaviones. A su vez Kil y su misterioso amigo el francotirador afgano Saien se embarcan en un submarino en busca de algo en China, algo que podría salvar a la humanidad.

A la vez seremos testigos de otras dos historias: La historia de supervivencia heroica en Alaska de Crusow y un pequeño grupo de civiles que luchan contra los zombies y contra el frío y a la vez la historia de un pequeño equipo de fuerzas especiales enviados a recuperar Hotel 23 de las manos de los zombies escondiéndose de los ojos escrutadores de Remote Six.

Me gustó el libro final de la saga. Es cierto que al principio el hecho de que haya 3 historias paralelas no me emocionó porque estaba acostumbrado a una historia contada en primera persona, sin embargo las historias están contadas con dramatismo y con mucha acción.

Da igual que tengan fusiles de asalto silenciados, las hordas de no muertos son más letales que nunca y las escenas de acción se suceden. Es cierto que en esta novela hay mucho menos sitio para digamos “dramas personales” pero el hilo argumental de los personajes que se quedan en el barco cubre hasta cierto punto ese punto, pese a que yo le hubiera dado mucha más importancia que a la historia de Alaska.

Me ha parecido que ha conseguido algo muy difícil, ha conseguido un final que no es malo pese a que no sea rompedor. Ha conseguido rematar la saga sin que termines hecho polvo, permite un rayito de esperanza sin que todos los zombies se mueran solos y desaparezcan. Quizá no haga historia como el mejor libro de zombies de la historia pero hasta ahora he leído muchas sagas y con diferencia es el mejor final que he leído, porque en otras para mi gusto se han ido un poco a la porra en el final…

En fin, una buena historia con mucha acción con personajes atractivos y con un final real para una saga bien escrita desde el principio hasta este final tibio, sin fuegos de artificio pero suficiente para cerrar dignamente el libro. Me encantó. Incluso me gustaría que hubiera un cuarto libro aunque por como lo termina no creo que sea el caso.

Calificación: Bueno

Lo Mejor: La historia es original y emocionante y el final no decepciona

Lo Peor: Hay 3 historias y eso hace que sea un poco más lejano que los primeros libros, alguna historia como la de Alaska aporta bastante poco

Lo Releería: Puede, es buen libro y aporta un buen final a la saga

Lo Recomiendo: Si, creo que es un final digno de la saga si te has leído los otros 2

Link al libro en Amazon.es

Rescate. Diario de una invasión zombie (Terror (timun Mas))

Otros libros que podrían gustarte

El Despertar de los Muertos – Gareth Wood

Apocalipsis Z – Manel Loureiro

Guerra Mundial Z – Max Brooks

Bitterblink

1 comentario

Archivado bajo Aventuras, Bueno, Terror, Zombies