Pájaros ciegos – Ursula Poznanski

principal-pajaros-ciegos-es Reseñado por Malosa

Segunda entrega de una saga policíaca (otra más) protagonizada por la pareja de agentes de la policía, Beatrice Kaspary y Florin Wenninger. La novela predecesora, Cinco, fue una sorpresa positiva por la temática utilizada (el geocaching) y por tratarse del debut de la escritora en literatura para adultos. Es cierto que a Cinco le quedaban cosas por pulir, pero me pareció lo suficientemente correcta como para leerme la segunda entrega de la autora.

La verdad es que no me ha decepcionado, pero creo que es inferior a su ópera prima. Poznanski corrige algunas cosas, pero se enfanga a su vez en otras, por lo que el resultado es correcto pero no notable.

Por cierto (si no lo digo reviento), señores de la editorial o quién decida esto, ¿tan difícil era hacer una portada distinta a la del primer libro, para que se distingan al menos un poco? Las portadas de ambos son calcadas, ¿es que no había otra cosa que poner que pájaros? Ni que la autora fuera ornitóloga, de verdad…

Sinopsis

¿Qué crímenes esconde la elegante ciudad de Salzburgo? Una pareja joven aparece muerta en los bosques de Salzburgo. Ella estrangulada, él víctima de un disparo. ¿Asesinato y suicidio? ¿El crimen de un amante despechado?

La pareja de agentes de la policía de Salzburgo, Beatrice Kaspary y Florin Wenninger, está desconcertada porque entre las víctimas no parecía haber ningún tipo de relación cuando estaban con vida. ¿O esa primera impresión es engañosa? Beatrice, como suele ser habitual en ella, se niega a aceptar las cosas tal y como están y empieza a seguir las pistas que los muertos han dejado en Internet. En Facebook descubre algo: ambos eran miembros del foro La Poesía Vive, en el que aficionados a los versos dejan aquellos que más entusiasmo o mayor impresión les han causado. Los poemas aparecen acompañados de unas fotos muy efectistas. Algo inofensivo. ¿Inofensivo?

Opinión personal

La novela en cuestión continúa donde lo dejó la anterior, aunque no sería necesario leerla primero para enterarte de la trama. Sólo te arriesgas a perder los matices de la vida personal de los protagonistas, pero los casos son independientes. Ya que hablamos de vida personal de los protagonistas este es, en mi opinión, el mejor punto del libro. Poznanski logra que nos interese el devenir de la pareja de policías, en especial por su historia amorosa en ciernes. Lo hace tan bien que consigue que queramos leernos el siguiente libro para ver qué pasa con el tema.

Esto no significa que la historia cuente con unos personajes sobresalientes, la protagonista femenina (Beatrice) sigue teniendo un tortazo (como en el anterior libro), aunque es cierto que el masculino (Florin) es bastante más interesante (¿Será ese aire de misterio, quizá? O su inexplicable devoción por Beatrice?). Realmente ella nos cae tan antipática porque creo que la autora se equivoca en cómo la presenta: sigue poniéndola en el papel de víctima con su ex-marido e hijos y no tiene ninguna razón, de hecho se la doy enteramente al ex-marido en esta cuestión: Beatrice despreocupa totalmente su vida familiar en favor del trabajo (y de Florin…). De los niños pasa, la prueba es que los chavales no tienen apenas papel en esta historia si no es para remarcar la durísima vida de la protagonista. Esta continua victimización de Beatrice no le hace ganar simpatías entre sus lectores, sino más bien lo contrario (de hecho, por lo que he visto por la blogoesfera a casi todo el mundo le disgusta este personaje).

Respecto al asesinato, que se supone piedra angular en este tipo de novelas, correcto simplemente. Poznanski sigue innovando y apostando por la inclusión de las nuevas tecnologías en la vida normal de las personas y también por tanto en los asesinatos. Lo del club de poesía es una buena idea, ya que remarca la importancia de las redes sociales (facebook en este caso). El problema es que el argumento cojea en cuanto a fluidez. En la parte intermedia las investigaciones en torno al grupo y a los mil comentarios de los integrantes se nos hacen cuesta arriba: los candidatos a asesino son demasiados y la diferenciación entre ellos es mínima. Además de que la autora estira este recurso durante páginas, páginas y más páginas, lo que provoca una ralentización en el ritmo evidente, y por supuesto no va en beneficio del entretenimiento que cae en picado hacia la mitad de la novela. El último cuarto recupera de nuevo con un final más movido y más alejado del ordenador, pero eso no quita que la escritora nos haya aburrido horas antes.

Sobre el desenlace nada que decir, quizá poco original por el hecho de recurrir al pasado como detonante del crimen (creíble y lógico por otro lado), pero bien estructurado y justificado, por lo que quedo satisfecha como lectora (a veces los autores dan tales giros de guión para explicar el crimen y sus circunstancias que el resultado es surrealista cuanto menos).

En resumen, pues bien. Entretenido (sin más). Con altibajos en el ritmo y la historia (evidentes). Con una protagonista femenina insufrible y un masculino adorable, pero con mucha química entre ambos. Por tanto las interacciones entre ellos hacen que la novela sea amena y consiguen que los lectores nos vayamos a por el siguiente tomo, aunque no sea ésta una novela policíaca de las más originales ni impactantes.

Por qué decidí leerlo: Me gustó la novela predecesora, así que cogí esta sin pensarlo mucho.

Lo mejor: Poznanski es capaz de enganchar al lector con las idas y venidas personales de los protagonistas, de una forma menos ñoña que otras autoras muy conocidas del género.

Lo peor: La parte central de la novela, se hace eterna con tanto comentario en el grupo de Facebook y tanta investigación de Beatrice al respecto. Pierde el ritmo de manera acusada.

¿Volvería a leerlo?: Pues no, pero sí me leeré el siguiente que publique para ver qué pasa al final con Beatrice y Florin.

¿Lo recomendaría?: La verdad es que es entretenido, si lees mucho de este género te puede aportar. Si la novela policíaca no te entusiasma, te recomiendo antes otros autores o sagas.

Otros libros del estilo que podrían gustarte:

La princesa de hielo (Camilla Läckberg)
El murciélago (Jo Nesbo)
El hipnotista (Lars Kepler)

Malosa

Deja un comentario

Archivado bajo Entretenido, Novela Negra, Novela policíaca - thriller, Suspense

Película – El apartamento (revisión)

El_apartamento-poster

Reseñado por 0017

Ficha técnica

Título original: The Apartment

Año: 1960

Director: Billy Wilder (El crepúsculo de los dioses, Sabrina, La tentación vive arriba, Con faldas y a lo loco, Irma la dulce, En bandeja de plata, Primera plana)

Guión: Billy Wilder, I. A. L. Diamond, Doane Harrison

Música: Adloph Deutsch

Fotografía: Joseph LaShelle

Reparto

  • Jack Lemmon
  • Shirley MacLaine
  • Fred MacMurray
  • Ray Walston
  • Jack Kruschen

Hace poco tuve ocasión de ver en pantalla grande una reposición de esta obra maestra del cine llamada “El Apartamento”. Una ocasión única para sentir la emoción en una sala de cine de ver una de las mejores comedias de la historia, rodada en la plenitud creativa de un genio llamado Billy Wilder, y durante la era dorada de un Hollywood en su madurez creativa como corriente artística, siendo a partes iguales capaz de emocionarnos, y de ser fiel testimonio de su época. Y es que en esta etapa las obras maestras se creaban a velocidad de crucero, y (si obviamos sus grandes dramas como “El crepúcusculo de los dioses”) así es como este maestro llamado Billy Wilder se coronó como rey absoluto de la comedia ligera, con títulos tan famosos como “Con faldas y a lo loco”, “La tentación vive arriba”, o “En bandeja de plata”. Películas que tenían a unos intérpretes en estado de gracia, desarrollaban un guión perfecto sin fisuras que hacía avanzar él solito la trama, y provocaban carcajadas entre el público como pocos realizadores podían lograr; aparte de tener siempre un puntito de ternura que dejaban un regusto dulce en el espectador (sin necesidad de tirar de humor grueso o chabacano como ocurre con el humor actual), pero sobre todo, sin resultar películas ñoñas o demasiado inocentonas. Todos recordamos las vicisitudes de Lemmon travistiéndose mientras a su pareja masculina no le importaba que fuera hombre en “Con faldas y a lo loco”, la profesión de Shirley McClane en “Irma, la dulce”, o la subtrama de esta “El apartamento” con la infidelidad machista típica en los cincuenta, donde era normal que los hombres tuvieran sus queridas para divertirse después del trabajo. Desde luego que las comedias de Wilder son atemporales y han marcado un camino a seguir en el género. Y la relevancia de esta película y ase hizo patente en el momento de su estreno. Ganó cinco Oscar, al mejor director, al mejor montaje, a la mejor película, a la mejor dirección de arte y al mejor guión original. De hecho, su importancia es tal, que la cinta está preservada en el archivo de la Biblioteca del Congreso de los Estados Unidos.

C.C. Baxter es un humilde trabajador de una gran compañía de seguros con sede en el centro de Nueva York. Por las mañanas miles de personas entran y salen de unas oficinas superpobladas con el ánimo de prosperar en su trabajo y conseguir un ascenso. Ése es el propósito de Baxter, y para ello se vale de su reclamado apartamento en el centro de Manhattan. Un preciado pisito de alquiler ni demasiado grande ni demasiado pequeño, del que hacen uso de manera abusiva sus superiores para tener un lugar donde dar rienda suelta a sus prohibidos escarceos amorosos. En efecto, la llave de su piso va de mano en mano por la planta de los ejecutivos y las molestias que esto le causa al pobre Baxter son a menudo tragicómicas, desde tenga que pasar la noche en un parque por no tener acceso a su propia vivienda, hasta que sus vecinos le confundan con un vividor rompecorazones sin escrúpulos. Pero la suerte de C.C. Baxter está a punto de cambiar, y el hecho de que uno de los principales ejecutivos del área de Recursos Humanos se entere de las prácticas poco honrosas de sus empleados puede dar un vuelco a esta situación; y para complicarlo todo, a la vez conoce a una de las jóvenes ascensoristas del edificio. Una chica guapa, agradable y simpática, por la que todas las miserias de la vida se compensan y hace que todo sea más llevadero.

“El apartamento” es una película deliciosa, con grandes momentos para hacer reír al espectador y también con su puntito de drama. En efecto, las situaciones por las que pasa el personaje de Lemmon son en ocasiones para echarse a llorar, puesto que encarna al clásico pobrecillo envuelto en problemas sin merecerlo. Pero todo ello queda tamizado por su interpretación, una de las mejores de su carrera, donde su repertorio cómico es inacabable y que lleva el guión (también co-escrito por el propio Wilder), a límites del género nunca vistos, y que merece situarse a la misma altura de los grandes del cine (Charlot, Buster Keaton). Su cabeza moviéndose a la vez que la máquina de escribir, las infinitas llamadas para cambiar la cita de uno de los usuarios del piso, el baile de Nochevieja en el bar con un ligue, la raqueta de tenis usada como improvisado escurridor de espaguetis,… Hay tantos momentos mágicos en esta película que es difícil quedarse con uno solo. Su contrapunto perfecto es una agradable Shirley MacLaine, nunca tan guapa como aquí y su personaje perfectamente perfilado, con sus preocupaciones y sus motivaciones. La trama da tantas vueltas y hay tantos giros de guión, que cada situación es una pirueta interpretativa más de los protagonistas, diseñadas para tocar en el momento adecuado la fibra en el espectador.

De hecho, la película funciona perfectamente como radiografía de la sociedad del momento, con ese machismo heredado de décadas anteriores donde los hombres tenían vidas paralelas en función de la familia o de las amantes del trabajo. Igual que lo mostrado en la serie Mad Men, pero sin la distancia crítica de la mirada actual (lo cual es más difícil y meritorio). Ya se encarga Wilder de atizar ese reprobable comportamiento infiel mediante las odiosas decisiones del personaje de Fred MacMurray, por ejemplo. Y el retrato costumbrista de la sociedad neoyorkina de los sesenta es certero y punzante, y de hecho vemos sus fiestas, su trabajo, sus casas… La ciudad (y no digamos ya el propio apartamento) es un protagonista más, y es de esas películas (junto con Desayuno con Diamantes, por ejemplo) en las que Nueva York nunca estuvo tan bien dibujada (antes de la era Woody Allen).

Pero si me tengo que quedar con algo, es el final. Rápido, precipitado, con una sombra de drama dibujado segundos antes, para alegrarnos acto seguido el alma con un final feliz nada previsible, con esa partida de cartas inacabada. Unos minutos antes, (por si en algún momento pensábamos que era un trepa sólo interesado en el ascenso), el personaje de Lemmon ya se ha dignificado de manera absoluta con el juego de llaves de su apartamento, jugando con el espectador, y dejando que por un breve leve instante malinterprete la situación. Toda una jugada que muestra una labor de guión perfecta, y el digno final a una película que durante todo el argumento ha captado la atención del espectador, marcando el ritmo sin que le dé tiempo a aburrirse. Una película perfecta de principio a fin por sus actores, su guión, su fotografía en blanco y negro, su música, su mezcla de drama y comedia, su trama y temática subyacente (la del intento de prosperar a toda costa en una sociedad ultra competitiva), su crítica social, los decorados donde está rodada, y la ciudad que sirve de escenario. Una obra maestra de un genio que difícilmente veremos repetir.

Calificación: Obra maestra.

Lo Mejor: Todo, es la confluencia perfecta de circunstancias en una época que daba grandes películas cada poco tiempo.

Lo Peor: Que ya no se hagan películas así.

La vería de nuevo: Siempre

La Recomiendo: Por supuesto.

Películas similares: Cualquiera de las grandes comedias de Billy Wilder.

Ficha en IMDB: http://www.imdb.com/title/tt0053604/

Tráiler en You Tube (español):

 

Deja un comentario

Archivado bajo Imprescindible, Película - Comedia, Película - Drama, Pelicula, Puntuado

Mi hermana vive sobre la repisa de la chimenea – Annabel Pitcher

hermana_repisa_chimenea Reseñado por Malosa.

Conocí a esta escritora británica gracias a su segunda novela publicada, Nubes de kétchup. Me gustó, lo bastante como para leerme su ópera prima que además había sido todo un éxito entre la crítica especilizada. Mi hermana vive sobre la repisa de la chimenea es una novela muy similar a la anterior mencionada, quizá incluso superior, sobre todo en el estilo que caracteriza a Pitcher: su capacidad de describir desde la perspectiva de un niño hechos dramáticos como el terrorismo, el alcoholismo, el bullying o el abandono paterno, aderezados con grandes dosis de humor y ternura.

Sinopsis

Poco antes de cumplir diez años, el pequeño Jamie se va a vivir al norte de Londres con su padre separado, su hermana adolescente Jasmine y su gato Roger para empezar desde cero. Han pasado cinco años desde la muerte de Rose, la gemela de Jasmine, en un atentado terrorista islámico en Londres. La familia se ha venido abajo. Pero en todo ese tiempo Jamie no ha derramado una sola lágrima. Para él Rose, cuyas cenizas reposan en la repisa de la chimenea, no es más que un recuerdo lejano. Le interesan mucho más su gato Roger, la camiseta de Spiderman que le han regalado por su cumpleaños o que su padre no se entere de que se ha hecho amigo de una niña musulmana paquistaní. Un día, al ver en la televisión un anuncio buscando jóvenes talentos que sepan cantar, se convence de que eso puede hacer que las cosas cambien y que toda la familia pueda salir adelante.

Opinión personal

Quizá esa capacidad de Pitcher de relatar hechos terribles desde los ojos de un niño sea lo mejor de esta autora y este libro. El protagonista de esta historia, Jamie, nos cuenta cómo ha cambiado su vida desde que un atentado terrorista segó la vida de su hermana mayor. Y cómo este hecho ha cambiado profundamente el afecto de sus padres (la madre literalmente abandona a los hijos y el padre se refugia en el alcohol y la pena), la realidad de su otra hermana (que deberá hacerse cargo de su hermano menor mientras sigue con su vida adolescente y lucha por diferenciarse de su hermana gemela muerta) y su propia vida (cambio de colegio, abuso escolar, desamparo paterno y cargo de conciencia por hacerse amigo de una niña musulmana, la etnia responsable de asesinar a su hermana). Todas estas TRAGEDIAS en mayúsculas nuestra autora las cuenta con mucho humor, mucha inocencia, mucha ternura y sin menoscabo de seriedad en su conjunto.

Entre ocurrencia y ocurrencia de nuestro protagonista Pitcher reflexiona sobre temas tan profundos como la muerte, la irresponsabilidad paterna, la xenofobia o el maltrato escolar. Todo esto sin perder la frescura y sin resultar agobiante al lector.

Cuenta además la novela con unos personajes maravillosos, destacando en especial sus secundarios: Jas, la hermana mayor de Jamie con su desparpajo, su bondad y su excentricidad y Sunya, la amiga musulmana de nuestro protagonista que derrocha imaginación, fantasía y nos hace además reflexionar sobre la necesidad como occidentales de aceptar una cultura distinta a la nuestra: No todos los musulmanes son malos ni su religión debe considerarse perniciosa. Sin olvidar por supuesto a Roger, el gato de Jamie que protagoniza quizá los instantes más tiernos del libro.

Pitcher consigue relatar una historia con carga sentimental elevada sin pecar de ñoña. Logra describir una tragedia sin perder el humor. Llega a reflexionar sobre temas muy profundos a través de la ingenuidad de su protagonista. Nos conquista y nos convence con un relato a priori muy simple pero que esconde gran complejidad en su fondo. Sobresaliente para la británica.

Destacar por último lo original y acertado de su título, a la vez que de su argumento. Nunca pensé que la hermana que vivía sobre la repisa de la chimenea lo hiciera de este modo.

Por qué decidí leerlo: Porque me había gustado mucho Nubes de kétchup y quería conocer más de la bibliografía de Pitcher.

Lo mejor: La capacidad de la británica de narrar una historia desde la perspectiva de un niño. Lo hace más creíble y menos meloso que otros conocidos escritores

Lo peor: Quizá el envoltorio de la historia en sí, ya algo manido: el que un infante nos cuente hechos terribles es algo que habíamos visto ya, aunque en mi opinión Pitcher lo hace bastante mejor.

¿Volvería a leerlo?: Podría ser, es bonito y entretenido.

¿Lo recomendaría?: Sí, tanto a niños como a lectores adultos. Trata temas muy profundos de una manera muy liviana, sin restarle un ápice de seriedad.

Otros libros del estilo que podrían gustarte:

Nubes de kétchup (Annabel Pitcher)
El niño con el pijama de rayas (John Boyne)
La edad de los milagros (karen Thompson Walker)

Malosa

Deja un comentario

Archivado bajo Bueno, Desarrollo personal, Drama, Humor, Juvenil

Película – Jurassic World

Jurassic world poster Reseñado por 0017

Ficha técnica

Título original: Jurassic World

Año: 2015

Director: Colin Trevorrow

Guión: Colin Trevorrow, Dereck Connolly, Rick Jaffa, Amanda Silver

Música: Michael Giacchino

Fotografía: John Schwartzman

Reparto

  • Chris Pratt
  • Bryce Dallas Howard
  • Ty Simpkins
  • Nick Robinson
  • Vincent D’Onofrio
  • Irrfan Khan
  • Omar Sy
  • Judy Greer
  • Katie McGrath

Ante nosotros tenemos uno de los bombazos del año y el plato fuerte de este verano que asoma. Con una expectación que ha hecho batir récords en su primer fin de semana, tenemos la revitalización de una saga que tuvo hace años dos secuelas que desinflaron poco a poco el nivel alcanzado por ese primer Parque Jurásico (1993) y la capacidad de Steven Spielberg de convertir en oro todo lo que tocaba. De hecho, el menosprecio en las últimas semanas de la segunda y tercera parte ha sido habitual, llegando a decir que esta cuarta entrega de Jurassic World se puede considerar la heredera real, obviando el trabajo que Jeff Goldblum primero, y Sam Neill después, interpretaron en las continuaciones. ¿Qué por qué se produce este fenómeno? Bueno, es posible que el efecto expectación que se produce en Hollywood con las secuelas aumente con el paso de los años. Si a una gran franquicia le dejamos que pasen los suficientes años para que el público no se harte de cintas similares, tenemos la dinosauriomanía que se ha desatado este año. Y el caso es que, vista con el paso de los años, ni la primera era tan buena, ni las dos secuelas eran tan malas, ni ésta última la obra maestra digna heredera de un mito que nos quieren hacer ver.

Han pasado más de 20 años desde que tuvo lugar la primera y desastrosa experiencia con dinosaurios revividos genéticamente de Jurassic Park. Pero el sueño de John Hammond de crear un parque temático con criaturas prehistóricas y abierto a todo el público, se ha hecho por fin realidad. En la misma Isla Nublar, en Costa Rica, y tutelado por el magnate Simon Masrani, Jurassic World lleva años abierto y cosechando gran éxito de afluencia con sus impresionantes atracciones. Pero debido al bajón en los beneficios en los últimos tiempos, el siguiente paso está siendo la creación genética de nuevas especies para aumentar la espectacularidad. De hecho, la nueva atracción creada ex profeso para relanzar el parque promete ser la más extraordinaria de todas. Con una fiereza y una inteligencia sin igual, un nuevo dinosaurio llamado Indominus Rex se esfuerza en  superar la peligrosidad del resto de criaturas del parque, incluido el voraz Tiranosaurio Rex o los temibles velociraptores. Pero la nueva criatura resulta tremendamente impredecible, y el jefe de seguridad de los velociraptores, el curtido Owen Grady, se muestra contrario a este tipo de prácticas de manipulación genética, a lo que la directora científica del parque, Claire Dearing, hace oídos sordos. Pronto, lo imprevisible se abrirá paso, y la tragedia se cernirá sobre todos los visitantes del parque, incluyendo los sobrinos de Claire. Grady y el resto de empleados del parque se enfrentarán a una crisis sin igual que rememorará los peores momentos del primer Jurassic Park, y todos los intentos para restablecer el orden en una isla llena de bestias prehistóricas resultarán inútiles.

Lo más gracioso de Jurassic World es como en su trama subyace una curiosa metáfora acerca de la necesidad de las grandes corporaciones de darle al público más de lo mismo, pero amplificado y multiplicado por mil, mientras se empaqueta y se vende para obtener beneficios. Da igual que sea una opaca corporación dedicada a los dinosaurios o las grandes majors de Hollywood, a lo que se enfrentan ambas es a la desidia y el hastío de un público que cada vez es más exigente y que pide más. Que la sensación de haberlo visto todo merma su capacidad de sorpresa y está necesitado de nuevas piruetas (genéticas o cinematográficas) para mantenerse en la cumbre y no morir en el mayor de los olvidos. Es en efecto esta cuarta entrega de Parque Jurásico como ese parque temático inicial que se esforzó por ser lo que nadie era capaz de ofrecer en ese momento, pero que acabó en tragedia. Sin embargo, aquí vuelve a reverdecer éxitos pasados y se vuelve a erigir en el amo y señor del género de catástrofes con bichos incluídos. Y de hecho están todos los ingredientes del género: ambición capitalista desmedida que lleva a la tragedia irremediable; reparto coral de protagonistas donde se admiten apuestas por ver quien sobrevive y quien no; el guapo de la función algo rebelde y experto en manejar la situación, que advierte desde un primer momento de las consecuencias funestas de actitudes irresponsables; malos y más malos que revelan sus verdaderas intenciones en mitad de la crisis y la empeoran,…

Lo difícil de Jurassic World es darnos todos estos ingredientes sin que nos demos cuenta de lo predecible de su desarrollo. De hecho, el trailer destripa las sorpresas argumentales como ya viene siendo habitual en estas superproducciones, y el resto de la película se basa en crear el caos sin que se caiga en lo melodramático. Es decir, en las anteriores entregas ya se inauguró un sentido del humor negro y algo gore que mostraba las muertes de los personajes con cierta gracia para despertar la carcajada del espectador y restarle hierro a la situación (es de recordar la escena en que el T-Rex devoraba a un personaje en el WC). Pero aquí ya se convierte en una marca de la casa ver como los dinosaurios causan estragos entre los visitantes de a pie, y las distintas bajas entre los personajes están tratadas con una ligereza tal que lleva ese humor negro a extremos nunca vistos en el cine mainstream.

Pero dejando a un lado esa previsibilidad del argumento y ese esfuerzo por no caer en lo ridículo (que cae, y mucho), hay que mencionar el punto fuerte de la cinta que no es otro que un Chris Pratt en su mejor momento. El descubrimiento de este actor como nuevo héroe de acción socarrón y marrullero ya lo habíamos visto en la excelente “Guardianes de la Galaxia”. Aquí no hace sino confirmar su nuevo estatus de estrella capaz de levantar una película él solito, llenando la pantalla con su presencia en cada plano que sale. Suyos son los mejores chistes de la cinta, y no podemos menos de sentir admiración como los niños de la película muestran en un momento.

En definitiva, más de lo mismo pero puesto al día y con mejores efectos especiales. Un argumento que en ocasiones es un poco ridículo y sonroja al espectador, solo salvado por las bromas y los guiños a la primera entrega. Y por el actor protagonista (y su réplica femenina), mientras que el resto de secundarios resultan fácilmente olvidables.

Calificación: Entretenida

Lo Mejor: Chris Pratt

Lo Peor: Algo ridícula por momentos

Ficha en IMDB: http://www.imdb.com/title/tt0369610/?ref_=ttfc_fc_tt

Tráiler en You Tube (español):

Deja un comentario

Archivado bajo Uncategorized

El Príncipe de los Locos – Prince of Fools – Mark Lawrence

Reseñado por Bitterblink

Prince of Fools - Mark Lawrence

Prince of Fools – Mark Lawrence

Mark Lawrence es un novelista nacido en EEUU pero criado en Inglaterra desde pequeño. Aunque su carrera profesional se ha desarrollado en la parte de investigación en el campo de la Inteligencia Artificial, llegando incluso a tener nivel de acceso a datos reservados tanto en EEUU como para el gobierno inglés, lo cierto es que ha dejado esta parte de su vida para dedicarse a ser novelista. Cualquiera esperaría que por su formación científica diera para un libro de ciencia ficción estupendo y sin embargo se ha dedicado a darle un enfoque original a los libros de fantasía.

Aunque su principal obra y más conocida es la “trilogía de la Sangre” (broken empire en el original) de la que publicó su primera novela en 2011 (“El Príncipel del mal”) y ha sido traducida a 20 idiomas. Esta es la primera novela de la segunda trilogía, llamada de la “Reina Roja” que transcurre en el mismo mundo que El príncipe del mal e incluso tiene un pequeño Cross-over con la saga, con lo cual es gracioso tener fresca la primera trilogía o al menos haberla leído antes porque si no puede haber spoilers (no los incluyo en la reseña).

Sinopsis

El Príncipe Jalan es el décimo en la línea de sucesión de la Reina Roja. La famosa y terrible Reina cuyo reinado dicen que se basa en la misteriosa presencia de la “Hermana Silenciosa”, una temible hechicera ciega de un ojo que siempre acompaña a la Reina pero cuya presencia no percibe casi nadie en la corte salvo Jalan.

Tras la pérdida de su madre y una educación estricta Jalan ha perdido el norte. Pendenciero, jugador, mujeriego y sobre todo cobarde, el príncipe no valora aparentemente nada salvo su propia vida y pasarlo lo mejor posible.

El día que su abuela, la reina le convoca a su presencia a primera hora de la mañana Jalan acude totalmente fastidiado y procura aparentar que escucha una historia sobre muertos que se levantan y del Rey Muerto que a través de sus No-Nacidos (especie de demonios) intenta hacerse con el control del mundo. La Reina trae varios testigos, todos ellos esclavos comprados de tierras lejanas para que sus nietos oigan lo que ocurre en el mundo. Jalan no presta atención hasta que ve a al gigantesco vikingo Snorri y diseña una manera de salir de la persecución de sus deudores: La arena de lucha clandestina.

Utilizando sus malas artes, Jalan consigue que envíen a Snorri como luchador a la Arena en su nombre. Allí para sorpresa de todos el gigantesco vikingo consigue escapar. Jalan hace lo propio y se va al a Ópera donde una misteriosa presencia también le obliga a huir. En su huída ve a la “hermana Silenciosa” pintando runas en la pared del edificio, algo que Jalan sabe que es un hechizo mortal. Tras interrumpir su trabajo la magia de la hermana silenciosa le persigue y cuando le encuentra es cuando se ha dado de bruces con Snorri. Ambos son “atados” por la misteriosa magia.

Así Jalan se ve obligado a acompañar al violento bárbaro en su regreso a casa a salvar a su mujer y su hijo atrapados por el señor de los no muertos en lo que parece una fútil venganza. Poco a poco ambos verán que su encuentro no fue casual y que hay fuerzas poderosas que les empujan a cumplir su misión al igual que los agentes del Rey Muerto intentan detenerlos.

Durante este viaje Jalan se irá dando cuenta que ni es tan cobarde ni es cierto que no le importe nadie más que si mismo, formando un extraño equipo con Snorri para intentar salir vivos del viaje.

Opinión

Mark Lawrence ya intentó en su primera novela hacer algo muy difícil: Crear un personaje principal que desprecies, alguien que sea lo contrario a lo heroico. En el caso del “Príncipe del Mal” es un malvado digno de ser el antagonista en una novela, en el caso de esta novela Jalan es un personaje que roza lo humorístico, con aventuras y desventuras tontas que siempre incluyen mujeres, dinero y escapadas chistosas y sin embargo Jalan es más de lo que aparenta.

Aunque los primeros capítulos no entiendes por qué lees la vida de este patético personaje, poco a poco vas dándote cuenta que Jalan el pendenciero es una pose que realmente esconde a una persona que se desprecia a si mismo, que ha encontrado en Snorri el contrapunto perfecto y que siente como propia la tragedia personal de su amigo. Aparece una nobleza que no esperas y se va desvelando la persona que está detrás del personaje. Ese es sin duda el mayor logro del libro. Que pronto dejas de leer las aventuras de Jalan a disgusto y pasas a leer con ansias sus aventuras.

Sin spoilear mucho sorprende en esta novela lo que aprendemos del mundo que diseña el autor, medieval y lleno de magia, es el resultado de la destrucción del “mundo” de la antigüedad, el mundo de los “constructores” que han hecho estructuras más allá de la capacidad de los artesanos del mundo. Un misterio que se desvela en esta novela y te hace cambiar un poco la perspectiva.

Grande este libro por sus dos personajes principales: Snorri algo más arquetípico y Jalan mucho más rico y complejo. Una pareja no siempre bien avenida pero de lo más entretenida y rica en matices.

En fin, igual que su primera novela un gran trabajo de personajes y en este caso y para mi gusto unos personajes que es más fácil querer por el tono humorístico y poco heroico de Jalan.

Calificación: Bueno

Lo Mejor: Jalan, Snorri, el mundo en el que se desarrolla la novela

Lo Peor: El principio

Lo Releería: Si, y leeré los siguientes

Lo Recomiendo: Sin duda, en cuanto lo traduzcan, usa varias expresiones medievales algo difíciles si no estás muy puesto en inglés.

Si quieres comprar el libro (en inglés)

Prince of Fools (Red Queen’s War)

Deja un comentario

Archivado bajo Aventuras, Bueno, Fantástica

El escriba del barro – Lorenzo Mediano

Escriba_barro Reseñado por Malosa

En general, me encanta Mediano. El zaragozano me conquistó del todo con su trilogía prehistórica en la que combinaba novela histórica con humor, ilustrando perfectamente la guerra de sexos desde la antigüedad. Me reí mucho con estos libros y quizá por eso cogí esta novela con altas expectativas y esperando pasarlo muy bien. Quizá ha sido el contraste lo que me ha decepcionado tanto, porque El escriba del barro me ha parecido un tostón y me ha costado Dios y ayuda terminármelo. Con esto os digo ya todo…

Sinopsis

La furia de una sacerdotisa, el legado de un hombre y unas frágiles tablillas de barro. Una fascinante reinterpretación del mito que originó la escritura.

Año 3000 a.C. en Uruk, Sumeria. Dingir, antiguo escriba de palacio, ha caído en desgracia por una supuesta ofensa a la gran diosa del amor y la guerra. La pérfida sacerdotisa Sheleput considera que la injuria hacia su diosa aún no ha sido vengada. Dingir vive escondido junto a su esposa, ocultándose de los asesinos que le persiguen. Para dejar escrito el relato de su vida y los acontecimientos que han provocado su condena inventa un ingenioso código de signos, el primer sistema de escritura. Una atractiva reconstrucción novelada del mundo mesopotámico y de su principal aportación a la historia de la humanidad: la escritura. Una inolvidable historia narrada en primera persona por el escriba y su esposa con los mejores ingredientes: amor, sexo, traición, poder, ambición, muerte.

Opinión personal

Tengo que reconocer que no soy ninguna experta en historia antigua, con lo cual me veo incapaz de valorar el plato fuerte de este libro y que no es otro que su recreación histórica. A mí la descripción de la cultura de los sumerios me ha parecido curiosa, algo arcaica (no me creo que esta sociedad fuera tan retrasada en ciertos aspectos, tratándose de además de una civilización que fue cuna de la escritura y de las más avanzadas de la época, la Mesopotamia de la edad de Bronce) e, insisto, sin tener ni idea de historia antigua, poco creíble en algunos aspectos. Parece que Mediano roza la fantasía al hablarnos del templo, las sacerdotisas, los reyes, las costumbres del pueblo o el tratamiento de las mujeres. No digo que esto sea malo per sé, pero sí podría serlo enmarcado en una novela que pudiera presumir de género histórico puro, que es lo que parece cuando lees las primeras páginas.

Yo no soy experta en el tema pero hay muchas personas por la blogoesfera que parece que sí lo son y casi todas coinciden en el poco valor histórico de este libro: inclusión de anacronismos, representación machista y estereotipada de las mujeres de entonces, tratamiento absurdo de los esclavos, etc. Casi todos coinciden en los errores de documentación relativos a estos puntos y a mí, desde el desconocimiento, me parece que tienen bastante razón. Así que suspenso para Mediano en este apartado.

No acaba de aprobar tampoco nuestro zaragozano en entretenimiento. Entre que el libro es largo (porque casi 500 páginas para contar esta historia me parecieron excesivas), que los personajes son planos a más no poder (el protagonista buenísimo y tontísimo, la sacerdotisa malísima, malísima, los amigos del prota oportunistas, oportunistas) y que nuestro autor se pierde en disquisiciones varias y pensamientos poco relacionados con la historia de forma acusada (sobre todo al principio de la novela, que es confuso a más no poder y con el que no te engancharás casi seguro…), pues cuesta empezar, cuesta seguir la historia y sobre todo cuesta acabarla.

El humor, otra baza tradicionalmente siempre presente en las novelas de Mediano, en esta entrega es puntual, muy diseminado a lo largo de las páginas y presenta poca frescura.

La verdad es que pocas cosas buenas puedo destacar de esta novela, quizá unos personajes femeninos interesantes (auque poco creíbles y estereotipados), el intento del autor de trasladarnos a otra época histórica radicalmente distinta (aunque no lo haga bien porque no hila fino en la recreación) o algunos toques de humor protagonizados por la candidez del escriba frente a la chispa y practicidad de su futura esposa, la esclava del templo. Y
que al final medio entretiente, aunque estés desando acabarlo. Pero vamos, en resumen una decepción total, tanto como novela de ficción como en su vertiente histórica seria. No recomiendo su lectura.

Por qué decidí leerlo: Porque me había encantado anteriormente Mediano y su trilogía prehistórica.

Lo mejor: Lo que os indicaba arriba, algún secundario interesante, algún toque cómico…pero poco más.

Lo peor: La recreación histórica. Que la novela se va por los cerros de Úbeda más veces de las deseadas. Sus personajes planos. Que aburre hasta las ovejas.

¿Volvería leerlo?: No, me ha resultado muy pesado y muy poco pedagógico.

¿Lo recomendaría?: No. Sí me haría sin embargo con la trilogía prehistórica antes mencionada del mismo autor. Especialmente con Tras la huella del hombre rojo.

Otros libros del estilo que podrían gustarte:

– El asirio (Nicholas Guild)
Tras la huella del hombre rojo (Lorenzo Mediano)
En busca del fuego (J.H.Rosny)

Malosa

2 comentarios

Archivado bajo Aventuras, Novela Histórica, Pasable

Película – Tomorrowland, el mundo del mañana

tomorrowland poster4

Reseñado por 0017

Ficha técnica

Título original: Tomorrowland

Año: 2015

Director: Brad Bird (Los Increíbles, Ratatouille, Misión Imposible: Protocolo Fantasma)

Guión: Brad Bird, Damon Lindelof

Música: Michael Giacchino

Fotografía: Claudio Miranda

Reparto

  • George Clooney
  • Britt Robertson
  • Hugh Laurie
  • Raffey Cassidy
  • Thomas Robinson

El nuevo producto de la factoría Disney se llama Tomorrowland y tiene el nombre de un parque de atracciones. Al igual que Piratas del Caribe, del que sacaron la idea para uno de los más prolíficos planteamientos conceptuales del cine de los últimos años, el mundo imaginario mostrado en esta película se basa en una ciudad futurista concebida por el propio Walt Disney y conocida como EPCOT, que no llegó a erigirse como tal; si bien el concepto inicial fue derivando años después en un parque temático dedicado a la ciencia y la tecnología, se podría decir que ese espíritu soñador y científico se ha tomado como base para construir una canto a la ciencia y la tecnología, que aporta un poco de optimismo ante el futuro y deja de lado las fantasías distópicas y apocalípticas mil veces vistas, acerca del colapso del mundo occidental y la percepción de los adelantos científicos como nocivos para nuestro desarrollo. Por primera vez desde hace tiempo, la visión de una película es la de soñar con un futuro repleto de artilugios imposibles que nos faciliten la vida, igual que los visionarios del siglo XX que pensaban que el progreso puede significar grandes adelantos para la humanidad. Y ése es el principio de Tomorrowland, en el que se nos dice que soñar es bueno, que todo es posible si nos lo proponemos y que pueden más las buenas intenciones que las actitudes egoístas. Para ello se ha contratado a un Brad Bird que ya había llevado a la filial de Disney, Pixar, a los más altos estándares de calidad artística con Los Increíbles y Ratatouillie. El salto de la animación a las grandes superproducciones ya lo había dado con la cuarta entrega de Misión Imposible, consiguiendo mantener el tipo más o menos airoso en el género de acción. Sin embargo, a pesar de las críticas mixtas acerca de la calidad de Tomorrowland, en mi opinión aquí ya no tiene tanta suerte y acaba realizando un producto confuso y desigual, con muchas referencias visuales y argumentales a Disney y a la ciencia ficción clásica en general, pero que no acaba de enganchar del todo y podría suponer un batacazo en taquilla para la propia Disney, a juzgar por la afluencia de público que está teniendo en estas semanas desde su estreno. Y si le unimos el hecho de que está co-escrita por uno de los artífices de la serie “Perdidos”, Damon Lindelof, el delito por no saber enganchar adecuadamente al espectador es aún mayor.

¿Qué pasaría si existiese un mundo con los mejores y más visionarios inventores donde pudieran investigar y crear a su libre voluntad? Frank Walker es un niño inventor, con mucha imaginación, que llega a la Feria Mundial de la Ciencia de 1964 con el propósito de participar en un concurso de inventores. Allí conoce a Athena, una misteriosa niña que le ofrece la posibilidad de que su inventiva sirva para algo al enseñarle un secreto que muy pocos conocen. Unos cuantos años después, en la actualidad, tenemos a Casey, la optimista e inteligente hija de un ingeniero de la NASA que se opone al desmantelamiento del programa espacial mediante pequeños actos de sabotaje en la base de lanzamiento donde trabaja su padre. Esta actitud le acabará trayendo problemas al ser arrestada in fraganti en las instalaciones de la NASA. Al salir de la comisaría descubre entre sus objetos personales una misteriosa insignia que le abre la puerta a una realidad ubicada en un mundo futurista con una tecnología más allá de lo que podemos imaginar. Tras investigar por Internet, descubre que la insignia tiene el logotipo de la Feria Mundial de Nueva York de 1964, y que un adulto llamado Frank Walker tiene la clave acerca de ese sitio mágico llamado Tomorrowland, qué es y cómo llegar. La soñadora y optimista Casey chocará con el espíritu huraño de Frank, y la actitud de cada uno jugará un papel importante en el desarrollo de los acontecimientos y en el futuro de la humanidad, siendo Tomorrowland el sitio más adecuado para lograr que lo imposible se haga realidad.

En su planteamiento Tomorrowland es acertada. El trailer no muestra gran cosa y te deja con ganas de más, de saber qué hay detrás en ese argumento que mezcla intriga y soñadores a partes iguales. Y la primera mitad de la película no va por mal camino: una historia contada por medio de flashbacks, la amenaza de un mundo que se destruye, un paraíso futurista ubicado en otra dimensión, unos personajes atractivos, grandes actores tanto conocidos como noveles,… Y es que la aparición de George Clooney siempre es sinónimo de buen gusto. Y si le contraponemos a un Hugh Laurie tan reguñón como siempre, tenemos el duelo largamente esperado entre dos de los médicos de la TV más mediáticos de las últimas décadas. Luego están las chicas secundarias de la función, poco conocidas en la gran pantalla pero que derrochan una frescura bastante estimulante. Britt Robertson como la adolescente Casey le da la réplica de manera perfecta a Clooney, resultando pizpireta y alentadora a partes iguales. Y la aún más joven Raffey Cassidy como Athena llena la pantalla cada vez que sale, quizás algo estática -pero necesario para el papel que interpreta-.

El problema de todo es que a mitad de película la cinta no todavía no ha resuelto gran cosa de sus planteamientos. El argumento se va precipitando con una resolución cada vez más inverosímil y desaprovecha estos personajes bien planteados para perderse en ambiguos mensajes de optimismo. Valga como ejemplo la escena de la Torre Eiffel, tan forzada que no hay por donde cogerla. La historia entre Athena y Frank, con tantas aristas como uno pueda imaginar, acaba precipitándose con una torpe conclusión. La cinta llega hasta los 130 minutos pero comete el peor de los pecados que puede cometer una película, y en algún momento del metraje deja de enganchar y hace perder interés al espectador. Entre medias, nos quedamos con su optimismo desbordante y el toque Disney siempre inocente (aunque no tanto: los perseguidores de nuestros protagonistas no dudan en volatilizar a todos los que se interponen en su camino); el canto al futuro, a la nostalgia de la era espacial y a la tecnología soñadora como medio de avanzar como civilización. Aunque la manera de contar esto no sea tan brillante como correspondería a unos guionistas tan ilustres.

Calificación: Entretenida, sin más.

Lo Mejor: Unos actores magnéticos, tanto los consagrados como las jóvenes promesas.

Lo Peor: Que no sabe rematar lo que el realizador tiene entre manos.

La vería de nuevo: Puede.

La Recomiendo: Para aquellos irredentos pesimistas que piensen que el mundo no tiene solución.

Ficha en IMDB: http://www.imdb.com/title/tt1964418/combined

Tráiler en You Tube (español):

Deja un comentario

Archivado bajo Uncategorized