Archivo mensual: mayo 2014

El redentor – Jo Nesbo

El_redentorReseñado por Malosa.

Dios mío, Dios mío … ¿Cómo he podido pasar tantos años de mi vida sin conocer a Jo Nesbo y a su personaje principal, Harry Hole? Señores lectores, estamos ante la mejor novela del noruego que he leído (por el momento). Nesbo se ha convertido en mi autor favorito de novela negra nórdica (lo siento, Adler-Olsen). Creo poder afirmar sin equivocarme demasiado, que Jo Nesbo es el mejor novelista nórdico que existe en el panorama literario actual y diría que, en mi opinión, es el mejor escritor de novela negra (en general) que he tenido la suerte de leer.
Casi con esto podría acabar la reseña y emplazaros directamente al libro, pero me voy a extender un poquitín más.

Sinopsis

En pleno centro de Oslo, durante la celebración de un concierto navideño, un inocente cae abatido a manos de un pistolero que parece haber errado el tiro. Sin móvil aparente, sin sospechoso y sin arma homicida, el inspector Harry Hole deberá enfrentarse a uno de los casos más desconcertantes de su carrera. Pero pronto la situación dará un temible vuelco: el asesino parece empeñado en saldar su error dando con su auténtica víctima. La ciudad se convertirá entonces en un inmenso tablero en que asesino y policía jugarán una partida a contrarreloj. ¿A quién persigue realmente el criminal? ¿Qué relaciona su sangrienta misión con el rapto de una niña doce años atrás? A medida que el cerco sobre el volátil homicida se vaya estrechando, Hole irá tomando conciencia de que cada segundo puede llegar a contar más que toda una vida.

Opinión personal

Lo que ya os he comentado en anteriores reseñas sobre este autor y que destaco como lo mejor de él es su capacidad de superación. Cuando digo que cada una de sus novelas es mejor que la anterior no es algo baladí. Jo Nesbo crece con cada libro que publica y esto en una saga policíaca con personajes iguales (excepto algunos secundarios que va incluyendo) es algo dificilísimo de hacer. De hecho, diría que es el primer caso que encuentro. Nesbo no sólo no nos aburre ni nos cansa con cada tomo de su saga policíaca, sino que nos hace querer más de él.

Esta entrega es magistral, para mí es un imprescindible del género aunque sea un cuarto libro (de lo publicado en español) y sea necesario leer los anteriores. Como bien nos tiene acostumbrados el noruego presenta un argumento complejo, inteligente, en el que es capaz de unir al final todas las pistas, todos los cabos sueltos que el propio autor va dejando, todas las subtramas y relaciones entre los personajes que se van tejiendo en su telaraña. Por supuesto, no es probable que resuelvas el crimen ni te acerques a vislumbrar ya no sólo el asesinato, sino todo lo que va a pasar en la novela y cómo se desarrollarán los acontecimientos al final.

En este libro el crimen no es lo único importante, ni el carisma de Harry Hole será lo que te tenga enganchado a la historia. Además de ello, el autor nos regala unos diálogos impecables entre sus personajes y una complejidad máxima en sus relaciones. Hay multitud de cuestiones morales diseminadas a lo largo de sus páginas: Nesbo nos habla de la culpa, de la responsabilidad, de la moral dudosa y de la ética (o no) de la justicia humana (que no divina). Además, otro punto positivo es el coraje del autor con sus planteamientos, sus desenlaces y la descripción de sus personajes. Nesbo es implacable: en El redentor habrá muertes inesperadas, sucesos que te dejarán sin habla, situaciones de nudo en el estómago, discusiones éticas y debates abiertos.

En fin, una maravilla. Un novelón de los pies a la cabeza, no sólo en su parte negra sino como libro en general. Ha cumplido todas mis expectativas y las ha superado. Espero haberos animado aunque sea mínimamente a acercaros a este autor noruego, de verdad merece la pena. A mí personalmente me encantaría conocerle peeero…lo veo complicado 🙂

Por qué decidí leerlo: En mi caso, Jonesboadicción

Lo mejor: Todo. Personajes, argumento, desenlace, moralidad, crimen. Es una novela redonda.

Lo peor: De verdad, no se me ocurre nada. Me parece complicadísimo sacarle un pero a este libro.

¿Volvería a leerlo?: Seguro que sí que lo haré algún día.

¿Lo recomendaría?: Sí, en mayúsculas, con los ojos cerrados y sin dudarlo. Pero lo que siempre os digo: Hay que empezar por Petirrojo (que no es un mal libro pero sí el peor de todos), luego continuar con Némesis y La sombra del diablo, para acabar con El Redentor.

Si quieres comprar el libro (por menos de 5 Euros)

El redentor (SERIE NEGRA)

Otros libros del estilo que podrían gustarte:

Malosa

11 comentarios

Archivado bajo Imprescindible, Novela Negra, Novela policíaca - thriller

Película – La Red Social (Revisión)

la-red-social-poster

 

Reseñado por 0017

Ficha técnica

Título original: The Social Network

Año: 2010

Director: David Fincher (The Game, Seven, El club de la lucha, Zodiac, Millenium)

Guión: Aaron Sorkin

Basado en el libro de Ben Mezrich, Multimillonarios por accidente: El nacimiento de Facebook. Una historia de sexo, talento, dinero y traición En versíón Kindle

Música: Trent Reznor

Fotografía: Jeff Cronenweth

Reparto

  • Jesse Eisenberg
  • Andrew Garfield
  • Justin Timberlake
  • Rooney Mara
  • Brenda Song
  • Rashida Jones
  • Max Mingella

Uno de los realizadores contemporáneos que más me gustan últimamente (con permiso de Christopher Nolan, que para mí juega en otra liga) es David Fincher. El director de Seven, El club de la lucha y la versión americana de Millenium gana con el tiempo conforme va dirigiendo nuevas películas y proyectos personales. La tercera entrega de Alien (su debut en la dirección) resultó excesivamente bizarra y la etiqueta de película de encargo pesó demasiado en su factura. Sin embargo, el toque que dio en El club de la lucha fue el de una cinta rompedora en todas sus facetas, desde el argumento con sorpresa final hasta el planteamiento antisocial y crítico que desprende toda la obra. Con Seven nos volvió a sorprender reformulando el género policíaco y de asesinos en serie, aunque con Zodiac no le salió tan redonda la jugada y nos brindó una película más densa todavía a lo que nos tiene acostumbrados.

La película es una adaptación libre de la biografía no autorizada de Mark Zuckerberg, y del proceso de creación que siguió para alumbrar uno de los mayores fenómenos de la informática del siglo XXI: la red social Facebook. De cómo una ruptura amorosa creó un proceso en cadena en la privilegiada y obsesionada mente del protagonista, ridiculizando a su novia en su blog primero y hackeando la base de datos estudiantil de Harvard después. El rápido número de visitas en una web creada para comparar las fotos de las chicas del campus y la caída del servidor del mismo le dio la idea para crear un sitio donde la gente crea amistades basadas en las invitaciones privadas para gente de la universidad. Mediante un oportuno juego de flashbacks y flashforwards simultáneos se nos muestra las múltiples demandas judiciales a las que se enfrenta por el robo de una de las mayores y más lucrativas ideas del siglo. Por un lado los gemelos Winklevoss, quienes se sienten estafados por Zuckerberg al que le contratan para desarrollar el código de una web similar. Por otro lado su amigo y cofundador Eduardo Saverin, quien colabora en la financiación del proyecto, se verá desplazado del mismo en cuanto aparezca la figura del oportunista Sean Parker, creador de Napster. La tensión empezará a aflorar en cuanto éste empiece a influenciar las relaciones entre los dos fundadores. Porque, como dice el lema de la película, “no haces 500 millones de amigos, sin hacer algunos enemigos”. Por mucho que empieces la empresa más lucrativa del momento por el desamor hacia una chica.

Que David Fincher es un director con un talento y carisma especial salta a la vista después de ver La Red Social. Nadie esperaba en 2010 que la insulsa historia de la creación de Facebook se convirtiera en un ensayo sobre la ambición y la envidia humanas, digno del mejor Shakespeare. Como suele ser habitual en sus películas, el protagonista es un tipo marginal con cualidades y obsesiones especiales que le hacen resaltar respecto al resto de la tipología humana que pueblan las tramas, como pueden ser Tyler Durden (El Club de la Ducha), Robert Graysmith (Zodiac) o Lisbeth Salander (Millenium). En este caso, la versión de Mark Zuckerberg que dibuja Fincher es la de un superdotado, un genio incomprendido que se sabe superior intelectualmente al resto de la humanidad y que suple con inteligencia sus carencias sociales. Sabe que nunca será un atractivo atleta del equipo de remo con una familia adinerada a sus espaldas, pero en agilidad mental nadie le gana y poca gente es capaz de seguirle en sus razonamientos. En la línea de Zodiac, donde la trama avanza incesantemente sin dar un respiro al espectador, con nuevos datos y giros argumentales, aquí asistimos como meros convidados de piedra al proceso mental del protagonista, donde a veces se nos hace cuesta arriba entender los diálogos del mismo. La diferencia con aquella será que en La Red Social, las conversaciones son más rápidas y fluidas, mejorando el ritmo de la cinta y haciendo que se nos pase en un suspiro.

Cinta fundacional de la era online en la que nos ha tocado vivir, en la que la paradoja de su planteamiento da pie a la tragedia que se articula después: el creador de una de las mayores herramientas de unión de nuestra época, es un marginado social que no logra integrarse en el sistema de exclusividad y fraternidades de la élite universitaria. El catalizador de tal creación que es la chica que rompe con él por considerarle un capullo y un creído con un ego desmedido, es medio y a la vez fin de tal proceso de creación intelectual, una excusa para mostrarnos el ascenso del genio y la caída de los que se encuentran a su lado. Los paralelismos que se despliegan entre la vida social que se destila por aquellos que forman parte de la élite, y el aislacionismo de los que permanecen al margen, alcanza su punto culmen en los momentos en que nuestro protagonista se bebe una cerveza mientras alumbra su idea frente al ordenador, mientras la fraternidad más exclusiva realiza una de sus fiestas más privadas con las mejores chicas y el mejor ambiente. La dificultad para formar parte de esa élite la plasma su amigo Saverin y las pruebas que pasa para entrar en el grupo de los más afortunados. Y la escena de la regata de los hermanos gemelos es brillante en su conjunción y mixtura formal de música e imágenes.

Salvo en estos detalles en los que se aprecia claramente el estupendo toque del director, la que puede que sea la película más redonda de Fincher es probablemente la que menos se nota su labor en detrimento del estupendo trabajo actoral y de guión. Es decir, que salvo algunas escenas, la mayor parte del mérito de la cinta es del guionista, Aaron Sorkin, y la visión de Zuckerberg que brinda Jesse Eisenberg, un tipo que roza la genialidad y la falta de cordura a partes iguales. Rooney Mara ya apuntaba maneras antes de ser la estrella en la versión USA de Millenium, mientras que Andrew Garfield dio motivos más que suficientes para que después le ofrecieran papeles de superhéroes.

Es una película que se convirtió en clásico instantáneo, imprescindible por ello y que ganó varios Globos de Oro y tres Óscar por su guión, música y montaje. Es de esas películas que es para ver varias veces, básicamente porque la primera vez los personajes irán demasiado rápidos para nuestro gusto. Y en posteriores visionados iremos captando más detalles de la trama y se nos desplegarán cada vez más matices en la cinta. Y eso, en mi opinión, sólo lo suelen conseguir las obras maestras.

Calificación: Imprescindible

Lo Mejor: El guión, el montaje, los actores, los diálogos,…

Lo Peor: Que nuestra inteligencia quede en entredicho al no seguir los diálogos con toda la rapidez que quisiéramos.

La vería de nuevo: Sí, los posteriores visionados son imprescindibles en esta cinta.

La Recomiendo: Totalmente, por la reflexión de la era de Internet en la que vivimos y la manera en que han evolucionado las relaciones sociales.

Ficha en IMDB: http://www.imdb.com/title/tt1285016/combined

Tráiler en You Tube (español):

1 comentario

Archivado bajo Imprescindible, Película - Drama, Película - Historia, Pelicula, Puntuado

La Plaga de los Muertos – Plague of the Dead – Z.A. Recht

Reseñado por Bitterblink

Plague of the Dead - ZA Recht

Plague of the Dead – ZA Recht

Zachary Allan Recht nacido en 1983 es uno de los primeros autores que destaca en el género Z tras otros autores que re-inauguran el género pero reconozco que destaca entre ellos también por compaginar su trabajo como periodista con su entrenamiento militar. Su trilogía de la cepa Morningstar es una de las mejores del género. Por eso es una verdadera lástima su fallecimiento en 2010, tan joven y con tanto talento. El tercer libro de la saga está aun por publicar pero aparentemente el autor la dejó escrita antes de fallecer. Seguimos esperando una traducción de este libro que por desgracia solo podemos encontrar en inglés.

Vamos al lío. Un extraño virus se extiende por Kenia, aparentemente es un virus nuevo y tan virulento como el ébola, tanto el gobierno local como el de EEUU intentan evitar que el pánico se extienda. Para ellos deciden poner en cuarentena el continente entero poniendo un bloqueo en el canal de Suez en manos del veterano general Sherman, en compañía de Denton, el fotógrafo, Mbutu un refugiado, Rebecca una voluntaria de la cruz roja y algunos otros soldados que sirven a las órdenes del general. Aparentemente todo está controlado y el canal es una barrera infranqueable. Pronto sin embargo descubrirán que no será tan fácil lo que tienen por delante.

Paralelamente en EEUU una teniente del ejercito americano se ha convertido en la mayor autoridad sobre la nueva plaga y comienza a sospechar el verdadero peligro que encierra por lo que decide filtrar la información a una periodista esperando que ella consiga poner al público sobre alerta, sin embargo ni lo conseguirán ni el gobierno se quedará quieto ante su amenaza de publicarlo todo.

Opinión personal

Este libro cuando lo empecé hace años me dejó extrañamente insatisfecho y lo dejé de nuevo en la estantería a medias. Y cuando lo he retomado años después me he dado cuenta de la razón de por qué lo dejé. Hay varias tramas argumentales que va a seguir de manera alternativa pero a la que dedica un capítulo cada X de la que sería la trama principal, eso despista, incluso hay personajes que tienen un capítulo casi cada 10 con lo que te despista pero una vez que te acostumbras es un estilo al que te acostumbras.

Los personajes son atractivos aunque quizá un poco planos, porque los buenos son muy buenos y los malos son malísimos pero en esencia al ser un libro donde están siempre luchando contra una plaga que no pueden vencer y no tanto contra enemigos humanos, es más agradable que los personajes sean “buenos” y no sean pusilánimes o gente mala puesto que no deseas que se los coman en ningún capítulo.

Destacan las escenas de acción que consigue tejer el autor, desde las grandes batallas como el asalto al canal de Suez como los enfrentamientos uno a uno repletos de tensión y de reacciones verosímiles de los protagonistas. Todo esto sin eliminar el punto “existencialista” y filosófico que suele acompañar este tipo de novelas, en el que los supervivientes se preguntan si merece la pena o no seguir vivos un día más.

En fin, es una de las novelas de zombis con trasfondo militar más entretenidas que he leído, con personajes atractivos y con tramas interesantes. Eso me hace lamentar doblemente la pérdida de un autor tan joven y con tanto talento. Gracias Sr. Recht.

Calificación: Muy Bueno

Lo Mejor: Mucha acción, personajes que gustan realmente

Lo Peor: Los capítulos de las distintas tramas están muy alejados unos de otros

Lo Releería: Si

Lo Recomiendo: Si a los aficionados del género Z, estoy seguro de que les encantará

Si quieres comprar el libro (en inglés) en Amazon.es

Plague of the Dead: The Morningstar Saga

Otros libros que podrían gustarte

El Despertar de los muertos – Gareth Wood

Diario de una invasión Zombi – JL Bourne

2 comentarios

Archivado bajo Bélica, Muy bueno, Zombies

El oro del rey – Arturo Pérez-Reverte

Oro_reyReseñado por Malosa.

“Son sus padres principales, y es de noble descendiente,
porque en las venas de oriente todas las sangres son reales;
y pues es quien hace iguales al duque y al ganadero,
poderoso caballero es don Dinero.”
Francisco de Quevedo.

Tras, en mi opinión, la decepcionante tercera entrega de las aventuras del capitán Alatriste, el autor nos regala una cuarta parte que, si bien no llega a las cotas impuestas en los primeros libros, sí hace que nos olvidemos un poco del tropiezo del tercero.
El oro del rey nos sitúa al capitán y a su paje en la ciudad de Sevilla, recién desembarcados tras participar en la guerra contra Flandes. Aquí se encontrarán con viejos amigos y conocidos, como Francisco de Quevedo, que les hará participar en una aventura inesperada con un navío procedente de las Indias y en la que parece estar involucrado el propio rey de España Felipe IV.

Sinopsis

Sevilla, 1626. A su regreso de Flandes, donde han participado en el asedio y rendición de Breda, el capitán Alatriste y el joven mochilero Íñigo Balboa reciben el encargo de reclutar a un pintoresco grupo de bravos espadachines para una peligrosa misión, relacionada con el contrabando del oro que los galeones españoles traen de las Indias. Los bajos fondos de la turbulenta ciudad andaluza, el corral de los Naranjos, la cárcel real, las tabernas de Triana, los arenales del Guadalquivir, son los escenarios de esta nueva aventura, donde los protagonistas reencontrarán traiciones, lances y estocadas, en compañía de viejos amigos y de viejos enemigos.

Opinión personal

La cuarta entrega de Alatriste me ha gustado, más que la tercera. No he llegado al entusiasmo inicial, pero al menos me ha parecido un libro entretenido. Continúa el pulso de los anteriores, con el mismo lenguaje depurado y usando la jerga y expresiones de la España de entonces. Mantiene a sus personajes principales e incluye algún otro secundario nuevo, pero de poca trascendencia y como mero acompañamiento de la historia. Y también introduce, esta vez sí, un argumento muy descriptivo de novela histórica, pero con una base de aventuras por detrás. Todo esto redunda en un libro interesante, con el que aprenderás historia de forma entretenida, pero que en ocasiones puede resultar denso.

Lo de denso viene porque Reverte, desde su anterior entrega, no consigue captar la atención del lector al 100% con su historia. El inicio de este libro es aburrido, peca de descriptivo en más ocasiones de las deseadas. Y esta sensación de párrafos y párrafos que parecen no demostrar nada más que la pericia del autor con el lenguaje, se alternan a lo largo de toda la novela. Realmente la segunda mitad es la que verdaderamente entretiene y gusta al lector.

Lo anterior como negativo, pero también hay que reconocerle al de Cartagena sus cosas buenas. Por ejemplo que nos vuelve a traer a los personajes queridos de las anteriores entregas, como Quevedo, Malatesta y especialmente hace recobrar el protagonismo al capitán Alatriste. Este personaje y también por supuesto la perfecta recreación histórica constituyen el éxito indiscutible de esta saga de novelas. Y el capitán en esta aventura se muestra con la misma flema, honestidad y coherencia que en las anteriores. Pero también muestra cierta desesperanza y decepción en el género humano, fruto de la experiencia. Nuestros capitán se va haciendo viejo.

También hablando de desesperanza, esta entrega contiene ese tono pesimista que caracteriza al autor, en cuanto a la situación de los soldados y el pueblo llano de entonces y que curiosamente sirve a la perfección para predecir la situación de la España actual, su decadencia y corrupción, igual que pasaba hace casi 4 siglos. No sé si de esto deducir que todo en la vida va por ciclos, o que los españoles no hemos evolucionado nada en todo este tiempo.
Aún así el autor desprende mucho patriotismo en esta saga de novelas, un amor por la patria y por el rey (acorde con el momento histórico narrado) que a veces viene bien recordar. Somos un país de borregos en muchas ocasiones, es verdad, pero España tiene sus cosas buenas, sus gentes, su cultura, su honestidad y valentía, la generosidad del pueblo, la rebeldía  y toda la evolución histórica que nos caracteriza. Está bien de vez en cuando tener ese orgullo por la patria patente, que alguien nos lo recuerde, que parece que en este país sólo se puede enseñar la bandera cuando gana algún título un equipo español de fútbol. Este patriotismo, a veces exacerbado, es otro punto positivo de esta novela y en general de la saga Alatriste.

En resumen historia entretenida con altibajos, uso perfecto del lenguaje, una aventura interesante especialmente en la segunda mitad y el reencuentro con un personaje fantástico como es el capitán Alatriste.

Por qué decidí leerlo: Mi primo me ha pasado este tomo y el siguiente. Así que me leeré los dos.

Lo mejor: La recuperación del género de aventuras en este tomo. El capitán Alatriste, cuyo protagonismo también vuelve. El último tercio de la novela en el que la acción te hace quedarte pegada a sus páginas.

Lo peor: Tiene altibajos, es una novela aburrida en algunas partes. Principalmente le cuesta arrancar, pero también presenta caídas frecuentes de ritmo.

¿Volvería a leerlo?: No, de esta saga por ahora sólo releería los dos primeros.

¿Lo recomendaría?: Fans de Reverte y sus Alatristes, claro. Resto de lectores, empezad por el primero de la serie, que además es el mejor.

Si quieres comprar el libro

El oro del rey

Otros libros del estilo que podrían gustarte:

– El caballero del jubón amarillo (Arturo Pérez-Reverte)
– Tierra firme. La extraordinaria vida de Martín Ojo de Plata (Matilde Asensi)
– Sandokan (Emilio Salgari)

Malosa

3 comentarios

Archivado bajo Aventuras, Entretenido, Novela Histórica

Película – Ocho apellidos vascos

Ocho apellidos vascos - poster

Reseñado por 0017

Ficha técnica

Año: 2014

Director: Emilio Martínez Lázaro (El otro lado de la cama; Las 13 rosas)

Guión: Borja Cobeaga y Diego San José

Música: Fernando Velázquez

Fotografía: Gonzalo F. Berridi, Juan Molina

Reparto

  • Dani Rovira
  • Clara Lago
  • Karra Elejalde
  • Carmen Machi

No tengo preferencia por el cine español, he de reconocerlo. Me parece un cine sin talento, politizado, y alejado de los intereses del público. No se trata de comparar con el cine USA y evidenciar las carencias a nivel técnico que se logra con un presupuesto elevado y derroches de efectos especiales. Tampoco es la típica postura que critica todo lo que sea patrio por moda o peor, por ese deporte nacional que tenemos en la península ibérica de denostar todo lo denostable que le dé por asomar la cabeza del resto, basado en la envidia.

En este sentido, el paradigma de mis excepciones favoritas es Amenábar y ese cine de género tan fabuloso que hace, usando (en sus orígenes) escaso presupuesto pero exprimiendo cada céntimo del mismo sin malgastarlo en derroches innecesarios. Nos ha demostrado que con un guión potente se puede mantener el interés y la tensión desde el principio hasta el final, mientras vemos situaciones cinematográficas más propias de otras cinematografías (persecuciones, etc.) pero aplicadas en entornos más reconocibles. Y en su ópera prima “Tesis”, es totalmente proverbial la declaración de intenciones que hace en boca del discurso de un personaje, de doble lectura en el desarrollo de la trama: que el cine es una industria que gasta dinero para ganar dinero, que el cine USA es el competidor directo en taquilla, y que para no dejarse comer el terreno hay que darle al público lo que quiere.

Pero a pesar de esto, se sigue insistiendo en presentar situaciones bizarras, desdeñar un buen guión y pensar que a los espectadores nos gusta más el cine intimista (o peor, revanchista con la historia) en vez de una buena película de evasión. Y a partir de ahí, le puedes contar al público las subtramas que quieras y hacer pensar al que quiera pensar, pero antes dale algo con lo que le diviertas y le enganches.

Por esto suelo bastante reticente cuando surge de vez en cuando el típico taquillazo actual fruto de una mezcla de carambola de bombardeo publicitario sin descanso y un boca-oreja que dé en el clavo en la oportuna semana de su estreno. En estos momentos tenemos el último bombazo del cine español: “Ocho apellidos vascos”, una comedia de Emilio Martínez Lázaro cuyo principal reclamo es la carcajada continua del espectador provocada por un humor basado a más no poder en los tópicos y estereotipos regionales españoles. Es decir, que todo aquel que no esté familiarizado con relación a los distintos acentos y maneras de vivir de sur al norte de España, perderá muchos detalles y la mayoría de las gracias de la cinta. Lo que no quita que Hollywood ya le haya echado el ojo a la que es ya la cinta más taquillera de nuestro cine, y esté preparando un remake con el sugerente título de “Spanish Affairs”. Tampoco se escapa de la continuación que también está en ciernes, en un intento de aprovechar el tirón taquillero de la cinta.

Amaia está de despedida de soltera en Sevilla. Es vasca de pura cepa y por eso no acaba de estar demasiado cómoda con la celebración. Además, su boda no se va a celebrar por lo que tiene motivos para no estar alegre. Tras ser echada de un local por montar una escena con uno de los empleados, acaba en la cama con él, a pesar de quedarse dormida al instante. Al día siguiente Rafa, que así se llama el chico, ya no la encuentra en su casa pero se da cuenta que se ha dejado su bolso. Tan prendado ha quedado de ella que decide emprender un largo viaje hasta la otra punta del país para aparecer en su casa y convencerla de que es el hombre de su vida, a pesar de todos los prejuicios y miedos que puede tener un señorito andaluz para adentrarse en lo más profundo del independentista País Vasco. Tras ser confundido por un abertzale radical, la inesperada visita del padre de Amaia y con la perspectiva de una reconciliación paternal, ésta le pide a Rafa que se haga pasar por su novio y prometido por unos días para que siga la farsa y su padre se quede tranquilo. Como el padre no comulga mucho con la idea de que Amaia tenga una relación con alguien que no tenga profundas raíces euskeras, Rafa se hará pasar por Antxon e intentará convencer, acento incluido, que tiene auténtica sangre vasca por sus venas, y sus ocho apellidos son vascos. Las situaciones graciosas y los malentendidos estarán a la orden del día, y Rafa se planteará si realmente merece la pena pasar tantas dificultades por una chica que vive en la otra punta del país, en un sitio ajeno a su tierra y con unas costumbres tan diferentes… ¿o realmente no somos tan diferentes?

Con “El otro lado de la cama”, Emilio Martínez-Lázaro supo demostrar buena mano con el género de la comedia española. Sin caer en clichés y con capacidad para hacer reír a pesar de guiones endebles, en aquel caso fue capaz de mezclar humor y musical para dar con la tecla del espectador y hacer que éste se olvidara de la nacionalidad de la cinta que estaba viendo. Con “Ocho apellidos vascos” hace tres tantos de lo mismo. Solo que esta vez precisamente incide en la españolidad de la cinta. Recoge los clichés y estereotipos más habituales de las dos regiones más extremas de nuestra geografía y hace de los gags y chistes gamberros la piedra angular de la película. No tiene miedo de tocar temas políticos que son tabú en el país, para hacer bromas a cada cual más exagerada. Aunque no se moja ni se posiciona de ningún lado del conflicto vasco (ni lo esperaba, la verdad, dado el momento de corrección política que atravesamos), a nivel de estereotipos desde luego que no deja títere con cabeza. Y esto es lo que hace que las carcajadas sean continuas entre el público. Todas las bromas que podemos hacer entre amigos pero que no se nos ocurriría hacerlas públicas para no ofender al personal, están en el metraje. El público lo sabe y desde los primeros minutos está predispuesto a la risa floja, lo que es el gran acierto de la cinta. Al igual que sus otras comedias, el guión es flojo y hace aguas por muchos sitios, pero otro acierto de Martínez-Lázaro es hacer que al espectador no le importe y la trama avance sin mucho sentido. Es decir, que de la comedia gamberra va pasando sin darnos cuenta a la comedia de enredo, con situaciones absurdas pero que funcionan sin más. El éxito lo logra con la complicidad del espectador, que a cambio de grandes carcajadas no exige demasiada coherencia argumental. Y al final, tenemos una deriva hacia la comedia romántica, ésa que hemos visto mil veces en las pantallas USA (estilo Mathew McConaughey, Tom Hanks o Meg Ryan).

En definitiva, tenemos a los actores de siempre haciendo de sí mismos (Karra Elejalde, Carmen Machi), junto con jóvenes promesas de la TV del momento (Clara Lago) y la revelación del andaluz Dani Rovira en su debut derrochando vis cómica. En vez de una comedia típica de cine español que acaba siendo insulsa y descafeinada, “Ocho apellidos vascos” vuelve a hacer lo mismo que con “El otro lado de la cama” y prima el género por encima de lecturas trascendentales. Si bien no se le puede exigir mucho a una cinta que basa su punto fuerte en el tono gamberro y el gag regional, sí que se puede decir que está por encima de sus competidoras nacionales. Su capacidad para reventar las taquillas españolas está justificada y, sólo a veces, se podría decir que trata de tú a determinadas cintas made in Hollywood pero dándole un marcado carácter Spain is Different.

 Calificación: Entretenida

Lo Mejor: Dani Rovira y su capacidad para cambiar de acento. Los gags descerebrados que se suceden uno detrás de otro.

Lo Peor: Falta de coherencia argumental, demasiada incluso para una comedia de enredo.

La vería de nuevo: No

La Recomiendo: Sí, aunque sólo sea por acercarnos a ver qué tiene el último gran éxito español.

Películas similares: El otro lado de la cama, Tres bodas de más.

Ficha en IMDB: http://www.imdb.com/title/tt2955316/combined

Tráiler en You Tube (español):

2 comentarios

Archivado bajo Entretenido, Película - Comedia, Pelicula, Puntuado

Zona Uno – Colson Whitehead

Reseñado por Bitterblink

Zona Uno - Colson Whitehead

Zona Uno – Colson Whitehead

Colson Whitehead es un escritor afroamericano radicado en Nueva York y graduado de Harvard, periodista y escritor ha saltado a la fama con un extraño libro llamado en castellano “La Intuicionista” sobre una inspectora de ascensores también afroamericana en unos años 60 ficticios que investiga un asesinato cuajado de metafísica. Esto hace que me acercara a este libro sobre el género zombie con cierta cautela porque desde luego este nominado al premio pullitzer no es un escritor “normal” y tira más a las excentricidades de un Murakami (uno muy moreno) que a la prosa directa de un escritor típico del género.

Vamos al lío. Mark Spitz es un superviviente de la llamada última noche, es uno de los llamados “fenixios”, es decir aquellos que han ayudado al resurgir al “Fénix Americano” tras la plaga de no muertos que ha asolado el país. Spitz es ahora una “limpiador”, es decir pertenece a un equipo y se dedica a limpiar de zombis los edificios de la llamada Zona Uno de Manhattan donde pretenden reconstruir la sociedad los del gobierno de Búfalo.

Mark Spitz no es su verdadero nombre, es un curioso apodo que se le ha quedado desde una de sus historias de supervivencia, poco a poco Mark nos irá contando cómo fue su huída por todo el país y como ha ido cambiando el mundo debido a la plaga, habla de sus compañeros y de su trabajo y de los peligros que tiene y que tuvo que enfrentarse en el pasado ahora que la sociedad se enfrenta a la posibilidad de un nuevo futuro.

Opinión personal

Sencillamente debo decir que este libro no me ha gustado. Me aburren las disgresiones metafísicas del personaje y la cantidad de flashbacks sin sentido que no aportan nada a la historia. No puedo negar que está bien escrito, está escrito con mimo y las reflexiones metafísicas de los personajes son interesantes para figurar en un libro quizá de otro tipo. Aquí el autor utiliza la plaga de zombis para reflexionar sobre el individuo, la sociedad y criticar de alguna manera todo lo que nos rodea y nos deja realizarnos, se ríe frecuentemente de su personaje que es una “B” es decir, un americano estándar que desea seguir siendo estándar, ni es el peor ni es el mejor en nada pero sobrevive.

El personaje reflexiona y reflexiona sobre su infancia, sobre el pasado, sobre su juventud, sobre sus compañeros y sobre la sociedad en general y entre medias pues, entre medias pasa poca cosa. Lo cierto es que la historia avanza muy poco porque siempre estamos perdidos en un momento del pasado del personaje o el personaje se está imaginando como era la vida de tal o cual persona en el pasado. Y eso hizo que el libro se me hiciera larguísimo…

Reconozco sin embargo que el mundo que crea el autor es altamente verosímil y muy “americano” con mucha publicidad y panoplia patriótica y con conceptos de sociedad totalitaria encubierta de lo más atractivos y sin embargo creo que no le saca partido. Pasan por la historia, están pero no aportan nada, no significan nada y eso hizo que mi interés por estos temas decayera. Y eso que incluso inventa una jerga propia del mundo, por ejemplo los zombis semovientes se llaman “Skels” de esqueletos porque se han consumido quedándose en los huesos y los que no se mueven se llaman Stragg (vulgarismo referido a alguien cuyo aspecto es un desastre).

Aguanté hasta el final del libro a ver si tenía que darle más oportunidades y resulta que no, que a este libro no, probablemente al autor si, por metafísico y por interesante pero no porque cuente una historia que en este libro es apenas así, cuanta muchas microhistorias pero no cuenta una grande y eso no es lo que esperaba.

Para mi es un libro fallido, no puedo evitar decir que para mi ha sido Malo, pero probablemente a los lectores habituales de Murakami o a los que les encantara la trilogía de Nueva York de Paul Auster es posible que este libro les parezca excelente y se lo recomiendo, yo esperaba otra cosa y me ha decepcionado.

Calificación: Malo, a mi no me gustó, pero eso no debe ser razón para que vosotros no le deis una oportunidad

Lo mejor: Las contadas escenas de acción, el mundo imaginado por Whitehead impresiona por su verosimilitud, buenísimas metáforas con citas memorables para sucesos sin relevancia

Lo peor: Las disgresiones y flashbacks son tan confusas que hay muchos momentos en que no entiendo lo que leo y me terminaba enfadando, estuve demasiadas veces tentado a tirar el libro por la ventana y lo peor fue que me aburrió, pesado y lento son adjetivos que utilizaría…

Lo Releería: No

Lo Recomiendo: No a los aficionados al género zombie, igual a los que busquen una novela más profunda esta novela les gusta pero no me gustó nada su forma de narrar.

Si quieres comprar el libro en Amazon.es

Zona Uno

Bitterblink

2 comentarios

Archivado bajo Drama, Malo, Zombies

La estrella del diablo – Jo Nesbo

Estrella_diabloReseñado por Malosa.

Antes de nada, tengo que decir que RBA no se curra nada las portadas de los libros de Nesbo en español (no sé del resto de autores). La del anterior libro, ésta y la del siguiente son casi iguales, no dicen nada y apenas se relacionan con el contenido del libro. Menos mal que el autor es buenísimo y sus novelas hablan por sí solas, que si no…
Porque sí, tengo que reconocerlo: me he hecho una  JoNesboadicta. He leído casi 4 libros del noruego seguidos en 10 días. Hasta ahora, el danés Adler-Olsen era mi favorito en el género negro nórdico, pero a partir de hoy comparte el top one con el noruego. Casi nada …

Sinopsis

En un verano excepcionalmente caluroso en Oslo, el cuerpo de una joven aparece en el suelo de su apartamento, en medio de un charco de sangre. Tiene amputado un dedo de la mano izquierda y bajo un párpado le han colocado un pequeño diamante rojo con la forma de una estrella de cinco puntas: el símbolo de las tinieblas, el emblema del diablo. Cinco días después del tétrico hallazgo, un hombre denuncia la desaparición de su esposa. Otro dedo cercenado aparece en escena: lleva un anillo con un diamante rojo engarzado, tallado como una estrella de cinco puntas. Harry Hole es un policía poco convencional y sus métodos para resolver un enigma, poco ortodoxos. El alcohol y una situación personal muy complicada le han hecho tocar fondo, y está a punto de perder el trabajo. Los demonios reales y los imaginarios se mezclan en la mente del policía, que se tiene que enfrentar a un criminal sanguinario y a un enemigo implacable dentro del departamento.

Opinión personal

Para los despistados, recordad que este libro supone el fin de la llamada trilogía de Oslo, cuyos títulos por orden son Petirrojo, Némesis y La estrella del diablo. Este último es el que más me ha gustado de los tres y sigo pensando que Nesbo es un autor que crece con cada novela que escribe y esto es algo muy raro en el panorama literario actual, sobre todo si nos fijamos en autores que escriben sagas con los mismos personajes. Nesbo no aburre, cada vez queremos más y más de él, de su escritura inteligente, de sus tramas casi perfectas y por supuesto de su personaje estrella, el comisario Harry Hole.

Y vamos a hablar de este personaje en primer lugar, porque es el alma de las novelas de Jo Nesbo y en especial de ésta. En La estrella del diablo vamos a encontrar más Harry Hole que nunca. Vamos a conocer muy bien a este gigante alcoholizado, arisco y capaz de mostrar un ahínco y una tenacidad envidiables a nivel profesional, pero totalmente incapaz de mantener relaciones personales duraderas y mucho menos sentimentales. Harry es un personaje que engancha, al que el lector seguirá de forma a veces ciega, a pesar de que en esta novela logra tocar fondo de forma clara. Puede que esta falibilidad sea lo que nos haga empatizar tanto con el comisario. A pesar de su perfección a la hora de resolver los casos a los que se enfrenta tiene sus fallos y sus propios demonios internos contra los que batallar. Como todos nosotros.

En esta novela vamos a tener varias tramas paralelas, las relacionadas con la búsqueda del asesino principal, que en este caso y como novedad en Nesbo se trata de un asesino en serie, así como las dedicadas a la persecución del príncipe, jefe de una gran red de contrabando de armas y asesino intelectual de Ellen. Ambas tramas son fantásticas, perfectamente hilvanadas, descritas con elegancia, buen hacer y un ritmo frenético, que por supuesto Nesbo se encarga de complicar en su parte final para confundir al lector y hacerle cambiar sus apuestas de quién es el asesino mil veces. Y como siempre digo, con un desenlace impecable y sin magia.

Destacar por tanto también la velocidad que tiene esta historia, en el sentido de que estás enganchado a ella casi desde las primeras páginas y el noruego no te da respiro, ya sea una trama, ya sea la otra, el ritmo nunca decae. Además, creo que el autor deja caer muchas pistas a lo largo del desarrollo del caso, pistas que un lector que disfrute pensando y uniendo cabos podría llegar a desvelar al igual que el protagonista de esta novela. Yo reconozco que fui incapaz, nunca logro descubrir al asesino entre los personajes que crea el noruego. La falta de previsibilidad en sus obras es también un punto muy positivo de este autor.

Me gustó mucho en esta novela la introducción del asesino en serie, sobre todo por las intervenciones de Aune, el psicólogo amigo de Hole y que muchas veces participa en sus casos para describir el perfil del asesino. En esta ocasión Aune nos cuenta un poco más de la psicología del serial killer, la diferencia entre psicópatas y sociópatas, entre otros detalles. A mí el punto criminológico y de perfilado de asesinos me chifla, así que esto hizo que disfrutara con la novela aún más.

Es cierto que este libro es el más americanizado de los que he leído de Nesbo y es una característica de él que se suele criticar por la red. A mí no me molesta ese toque yanki, me sigue pareciendo un buen escritor nórdico, aunque incluya algunos recursos narrativos más americanos (la introducción de la figura del asesino en serie, por ejemplo, ya que es un perfil homicida muy típico de los EE.UU).

En resumen, lo dicho: JoNesboadicta a partir de hoy. Y por supuesto ya estoy con el siguiente libro publicado por el mismo autor, El redentor.

Por qué decidí leerlo: Tras Némesis ya estaba casi literalmente enganchada a la pluma de Nesbo.

Lo mejor: Harry Hole. Los argumentos inteligentes de Nesbo, lo bien que es capaz de unir todos los cabos y finalizar con desenlaces casi perfectos.

Lo peor: Como decía, este libro no es una novela nórdica negra tipo. Tiene algo de mezcla de otros estilos, aunque ya os digo que a mí no me ha molestado en absoluto.

¿Volvería a leerlo?: Por ahora es el que más me ha gustado del noruego, así que probablemente sí.

¿Lo recomendaría?: Claramamente. Jo Nesbo es un escritor muy bueno, de los que sí o sí hay que leer, especialmente si te gusta la novela negra. Eso sí, yo recomiendo leer esta trilogía de libros en orden.

Si quieres comprar el libro

La estrella del diablo (SERIE NEGRA)

Otros libros del estilo que podrían gustarte:

– El redentor (Jo Nesbo)
El profesor (John Katzenbach)
El silencio de los corderos (Thomas Harris)

Malosa

1 comentario

Archivado bajo Muy bueno, Novela Negra, Novela policíaca - thriller